title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de Poesía No. 118: Galo Alfredo Torres

26 Dic 2009

Galo Alfredo Torres   Como parte del acercamiento a la tradición poética ecuatoriana presentamos a continuación un viaje por la poesía del poeta, traductor y crítico de cine Galo Alfredo Torres (Cuenca, 1962).

 

Canción de memoria

I

 

Desciende en nosotros, memoria.

Sobre tus aguas todavía crujen

las aves en que hemos viajado:

los cruceros de papel que armó la infancia,

la antorcha flotante que se llevó a mis muertos,

el ballenero que hundió algún enorme pez blanco.

 

 

 

II

Poco importa si no he visto los palcos de coral,

si mi olfato no ha merecido el yodo y el salitre,

si nunca mi ojo se embriagó en la cabeza de un mástil;

mi pecho y todos los pechos se ahogaron

con la tripulación del negrero inglés.

 

 

 

III

¡Desciende sobre nosotros!

Entrégame juntas, memoria, las capas sucesivas

que ha ido dejando mi serpiente,

los cuadernos que avergoncé

con atrevida caligrafía.

 

 

 

IV

El pasado no ha pasado,

la memoria es un dique prodigioso

y huele a limo,

a polvo batido por mis pies

y por los de aquellos viajeros

que tocaron a mi puerta:

los miro, entran puntuales a esta hora,

con una mano sudorosa y tímida

comen del blanco mantel que tiende mi madre.

 

 

 

V

No preguntemos dónde está la noche

o la sábana en que el primer amor se hizo gotas:

aquellos cuerpos, torpes y claros, prolongan su beso

en la más inesperada extensión de nuestros silencios.

(Ahora, justo ahora, vengo de abandonar mi tribu;

junto al arroyo mastico un pedazo de carne roja y cruda

y tengo frío, mucho frío.

Con el calor de conocido sudores

enciendo esta hoguera).

 

 

 

VI

Los hombres no vamos solos.

Al coro de pasos que tengo que marcar

se unen viejos cantos que multiplican mi voz.

(Lo que llamamos soledad

no es más que el apacible sueño de puertas

y aldabas que no se franquean).

 

 

 

VII

Importa poco si no preparaste el surco,

si no lo aromaste con estiércol o roca de fósforo,

si no elegiste la semilla o se te olvidó la oración;

en el barro que aquel día batió la tormenta

crecen todas las hierbas que han mirado tus ojos.

 

 

 

 VIII

La memoria es el país donde bullen todas las ciudades

(incluso las más antiguas y asombrosas,

con sus mercados de fruta y su fe en ruinas,

con sus vendedoras de té y su pócima elegante).

En ellas los campanarios siguen anunciando

mi bautismo y el de mis hermanos.

Por sus calles avanza un cortejo:

lo acompaña el llanto

de los crímenes que no he confesado.

 

 

 

IX

Tierra preciosa, de extenso hormigueo y alta floración,

por la que me arrastro como un grano de carne

sitiado por el sol.

Mapa poblado, precioso y expiatorio,

trazado con el delgado hilo de mi sangre

y la de ustedes

(que se desovilla entre el nacimiento y el último día).

Desciende en mi y dame caza, memoria.

 

 

 

Datos vitales

Galo  Alfredo Torres (Cuenca 1962). Poeta, traductor y crítico de cine. Autor de los poemarios Cuerdas de sonajería (Segundo Premio en el Concurso Nacional de Poesía César Dávila Andrade, 1996) y Sierra Songs (2003). Ha traducido del francés poemas, ensayos y artículos sobre arte, cine y literatura, entre los que se destacan las plaquettes Elogio de la nada de Christian Bobin (1998), y Cuadernos de Saorge de Charles Juliet (1999); tiene además una versión inédita del ensayo Francis Bacon, lógica de la sensación, de Gilles Deleuze. Ha sido jurado del Festival Internacional de Cine de Cuenca y del Festival Cero Latitud. Es columnista del boletín de cine Ochoymedio.

Share Button
  • Silvia Loustau

    Interesante poesía en la cual la Memoria es el personaje principal; un personaje tan importante para nuestra América.Cordialmente, desde Argentina,

    Silvia Loustau- Escritora

Escribe un comentario