title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Cuento venezolano actual 09: Fedosy Santaella

19 Ene 2010

Fedosy SantaellaFedosy Santaella (Puerto Cabello, Estado Carabobo, 1970) obtuvo el Premio Único en la mención narrativa de la Bienal Internacional José Rafael Pocaterra por Postales sub sole; la mención de honor en la Bienal José Antonio Ramos Sucre 2007 por Piedras lunares; y en 2008 el Premio Canta Pirulero en la Bienal José Rafael Pocaterra.

 

 

Gemelo

 

Aquella mañana de domingo, se hallaban en las tumbonas dejándose atezar por el sol, cuando la Nena lo dijo:

            —¿No tienes un hermano como tú?

           Apenas formuló tamaño dislate (estaba conciente de ello), repasó rápidamente cómo había llegado hasta ese momento. 1) Acababa de salir de una relación sin futuro («ese tipo sólo quería cogerme, Silvi»), y estaba muy cerca de caer en otra de sus depresiones. 2) Silvia la invitó a pasar el fin de semana en el apartamento de playa de sus padres. 3) Las pastillas, como de costumbre, resultaban insuficientes; así que la ida a la playa le había parecido una excelente opción para retardar la caída. 4) El amor bonito entre Silvia y Rafael provocó que volvieran los acordes desafinados a su cabeza. 5) Y como siempre, no se pudo contener, no pudo evitar el arrebato, la impertinencia verbal. «¿No tienes un hermano como tú?». Así había llegado hasta allí, así había cometido esa insensatez… Claro, tampoco estaba totalmente loca; lo dijo luego de que Silvia se parara para ir al baño.

            Ahora Rafael hacía tiempo: luego de beber un poco de whisky, se aclaró la garganta. La Nena notó satisfecha que también le echó un vistazo a sus grandes senos y a sus piernas contorneadas.

            —Claro que tengo un hermano —dijo.

            —¿De verdad?

            —Sí, un hermano gemelo.

            La Nena se echó a reír.

            —Silvia no me ha hablado de él.

            —Es que Silvia lo conoce poco.

            —Bueno, pero que sea igual a ti es lo de menos. Yo no hablo de lo físico, sino de lo espiritual. Hay tan pocos hombres buenos en el mundo, Rafael, de verdad…

            —Nena, Arturo es un encanto.

            Ella se animó.

            —¿Y cuándo voy a conocerlo?

            —¿Le puedo dar tu celular para que él te llame?

            Ella le dijo que sí, que por supuesto, y le dio el número; luego pidió el de Arturo.

            —Si él no me llama, te voy a fastidiar para que se lo recuerdes.

            Ya se acercaba Silvia. Rafael hizo una última acotación para cerrar el tema:

            —Acuérdate que se llama Arturo. Es idéntico a mí, pero con los ojos verdes.

            La Nena sonrió. Le gustaba aquel misterio, le gustaba esa manera enigmática de hacer una cita. Era como en las películas esas que mezclan erotismo, suspenso y muerte.

 

 

///

 

            El lunes en la noche sonó el celular de la Nena. Era Arturo, el gemelo.

            —Tu voz es igualita a la de Rafi.

           —Y yo digo que la voz de Rafa es igualita a la mía.

            A la Nena le pareció encantador el comentario. Rió y se atrevió:

            —Entonces, ¿nos conocemos?

            Acordaron verse en el San Ignacio, en el Havanna Café. La Nena se miró en el espejo grande que colgaba de la pared de la sala de su apartamento. En su rostro había algo salvaje, en sus ojos una hoguera de bacante.

            —¿Cómo te reconozco? —preguntó él antes de colgar.

            —No te preocupes, si eres idéntico a tu hermano seré yo la que te encuentre.

            La Nena hizo una sonrisa de niña mala.

            Esa sonrisa aún estaba en su rostro cuando se encontró frente a Arturo.

            No pudo evitar mostrarse exultante, desenfadada.

            Casi le cayó encima a su cita cuando se le acercó para decirle su nombre. Arturo, pasando por alto la avasallante entrada, se puso de pie y se presentó a su vez; hipnotizaba por aquellos ojos verdes y por la sonrisa perfecta, perfecta como la de su hermano.

           —Arturo, el hermano gemelo de Rafael, por si no te has dado cuenta.

 

 

///

 

            Unos días después, se encontró con Silvia y Rafael. No dijo nada. Se limitó a lanzarle miradas cómplices a Rafael, a telegrafiar desde la sonrisa de niña traviesa.

            Silvia la llamó más tarde.

            —Te vi muy contenta, tú como que estás saliendo con alguien.

            —No, chica… Ojalá y fuera eso.

            —¿Y entonces?

            —¡Ay bueno, estoy contenta y ya!

            Contenta estaba, sí, contenta con aquel hombre que era bueno en la cama, que era cariñoso y dueño de una torpeza varonil y encantadora, y de un humor sexy que la hacía reír, a ella, que había sufrido tantas depresiones, que se había sumido tantas veces en el vacío.

 

 

///

 

            Arturo se mudó a su apartamento. Ella lo quería cerca, siempre cerca. Era un buen partido al que había que sacarle brillo. Porque, al fin de cuentas, ¿de qué servía ser directora en una corporación de primera y ganar tanto dinero si no podía darse el lujo de educar a un hijo de la UD3 de Caricuao?

            Así que se dedicó en cuerpo y alma a su labor redentora, a su amor bonito con tintes de telenovela. Le compró ropas, zapatos, un reloj Movado, dos frascos de Aqua de Carolina Herrera, un celular de última generación, y un Ipod con todos los gigas del momento. Él daba a cambio lo que ella quería: fuertes dosis de sexo y cariño.

 

 

///

 

            Silvia la estuvo llamando por aquellos días, pero ella le devolvió la llamada dos meses más tarde. Su amiga le contó que estaba mal, que algo había pasado con Rafael, que se había alejado, que se desaparecía, que ya casi no se veían, que la relación estaba a punto de terminar. La Nena apenas articuló palabra. Luchaba contra las comisuras de sus labios, que buscaban moverse hacia arriba, que buscaban esbozar una sonrisa.

            —Vamos a vernos, amiga —dijo al final.

            —Sí, por favor, necesito distraerme un rato.

            La citó en el Havanna Café del San Ignacio. Nada más pensarse sentada con su amiga en el lugar donde se había citado la primera vez con el gemelo le producía un placer inenarrable.

            Ya en el sitio, el goce fue aún mayor, casi orgásmico. Silvia hablaba y hablaba, desahogándose, contándole lo que ya le había dicho por teléfono, pero con más detalle, y ella apretaba las piernas, presionando el clítoris, escuchando como desde lejos, como desde el interior de su vagina ardorosa. Se sentía como se debió de haber sentido Sharon Stone en la escena de Basic Instinct cuando descruzaba las piernas.

            Aquella noche, la Nena le hizo el amor a Arturo con una desesperación de condenado a muerte.

            —¿Pero qué te pasa?

            —Que me encantas, Rafi, me encantas —susurró ella, y él no alcanzó a entender. Había momentos en que la Nena hablaba como proyectando las palabras hacia adentro, hacia sus vísceras. Al principio, él le pedía que repitiera, le decía que había hablado muy bajo, pero después de varias solicitudes, la Nena se molestó muchísimo y él aprendió su lección. No le preguntó más.

            Al cabo de unos minutos, ella le metió la lengua en la boca y lo besó largamente, mientras su mano volvía a buscar las durezas necesarias para el placer.

 

 

///

 

            Al día siguiente, en la oficina, la Nena llamó a Rafael al celular.

            —Quiero hablar contigo seriamente, almorcemos.

            —¿Dónde?

            —En el Havanna Café del San Ignacio.

            —Está bien, ¿en qué nivel queda?

            —Tú sabes, no te hagas el desentendido.

            La Nena sonaba enojada, severa. Rafael, que ya le conocía los vaivenes, fue comprensivo.

            —Está bien. ¿De qué vamos a hablar?

            —Lo hablamos en el sitio.

            Rafael llegó unos cuarenta minutos más tarde de la hora acordada.

            —Disculpa, había tráfico, y además, me perdí buscando el café.

            La Nena no estaba molesta. Cuando él se inclinó para darle un beso en la mejilla, ella sonreía.

            —Quiero que sigas con Silvi —dijo de improviso.

            —¿Cómo? —repuso él confundido ante aquellas palabras.

            —Que sigas con ella.

           Rafael había alzado la mano para llamar a un mesonero. Ahora, arrepentido, la dejó caer sobre la mesa. Intentó hablar serenamente:

            —Nena, disculpa, pero lo que pase entre Silvia y yo, es asunto nuestro.

            —Y mío —dijo ella sin pausa.

            Por unos instantes, Rafael no tuvo palabras. Luego, preparándose para ponerse en pie, dijo:

            —Me voy.

            —No quiero que nuestra relación se interponga entre Silvia y tú —dijo la Nena.

            Rafael se quedó en el sitio, fue como si sus pies hubieran sido aferrados por raíces que se hundían a mil metros bajo tierra.

            —¿Qué estás diciendo?

            —Yo te adoro pero no quiero hacerle daño a mi amiga. Lo que soy yo, puedo vivir sabiendo que tienes a otra.

            —¿De qué hablas?

            —De lo nuestro, «Arturo» —respondió ella dándole una entonación especial al nombre.

            —Yo no soy Arturo —respondió él aún más desubicado.

            —¡Vamos, Rafi! Tú y yo sabemos que Arturo es una linda invención tuya. ¡Por cierto, me encanta el detalle de los lentes de contacto!

            —¿Lentes de contacto?

            —Sí, los verdes.

            —Nena… —dijo él mostrando las palmas de la mano a la mujer, como poniendo un escudo, como protegiéndose de un fuego enorme—. Arturo no es una invención, Arturo es mi hermano gemelo.

            Ahora la Nena era la confundida.

            —¿Estás jugando conmigo, Rafi?

            Rafael hizo otro amago para ponerse de pie. Se detuvo como hacía unos instantes, pero esta vez su rostro se había transfigurado. Había recibido una revelación palmaria.

            —Espera, espera… —dijo—. ¿Quiere decir que todo este tiempo tú creíste que yo estaba jugando a ser otro? ¿Que yo me había inventado lo del hermano gemelo? ¿Quiere decir que tú, además, estabas disfrutando ese juego?

            —Pero Rafi, era más que evidente que…

            —Pensaste que tenías un romance con el novio de tu mejor amiga.

            —Un romance no, un amor verdadero —respondió ella indignada, en los ojos el reflejo de una alta hoguera.

            —Yo sabía que no te funcionaba bien la cabeza, pero esta vaina es el colmo.

            —No, por favor —rogó ella, casi histérica—. Tú eres Arturo y eres Rafi; eres los dos.

            Rafael sacó el teléfono celular e hizo un marcado rápido. Esperó unos segundos.

            —Arturo, hermano —dijo—. Aquí estoy con la Nena. Me la encontré en el San Ignacio. Sí, estábamos hablando de ti y decidimos llamarte. Te la paso.

            Rafael le extendió el celular. Ella lo agarró como quien sujeta de la cola a una rata muerta.

            —Hola, mi amor —farfulló ella.

            Al otro lado, escuchó una voz idéntica a la de Rafael. Era Arturo:

            —¿Cómo estás?

            —Bien, mi flaco… bien…

            —Mi bella, habla con Rafa, dile que se piense mejor lo de Silvia. Andan mal, me imagino que lo sabes.

            —Sí, sí… algo me contó Silvi…

            —Dile que vuelva con ella. Llevan muchos años juntos y cada vez se acerca más el momento del matrimonio. Eso lo aterra.

            —Te entiendo, sí… hablaré con él…

            Se despidieron. La Nena se quedó con el celular un poco separado de la oreja, como ida. Rafael, presintiendo que el teléfono iba a terminar en el piso, hizo un movimiento rápido y lo atajó.

            —Ahí tienes —dijo—. De todos modos, si quieres, mañana podemos vernos los tres en este mismo lugar, si te parece.

            —No… no… está bien… —dijo ella perdida, con el rostro vacío.

            —Entonces adiós, loca —dijo Rafael de golpe, asqueado, y se alejó del sitio a grandes pasos.

            La Nena, sombría, entre dientes, murmuró una frase venenosa que más parecía un pensamiento, de tan bajo que la dijo. Una mesonera que acababa de atender a la mesa de al lado, la vio mover los labios y creyó que hablaba con ella.

            —Disculpe, no la escuché —dijo.

            La Nena la miró con desprecio y no le respondió. Se quedó allí, con la mirada perdida, repitiendo en murmullos aquella frase atroz y homicida.

 

 

Datos vitales

Fedosy Santaella (Puerto Cabello, Estado Carabobo, 1970) es Licenciado en Letras por la Universidad Central de Venezuela. Ha publicado los libros de relatos Cuentos de cabecera, El elefante, Postales sub sole y Piedras lunares, y las novelas Rocanegras y Las peripecias inéditas de Teofilus Jones; ésta última bajo el sello Alfaguara. Obtuvo el Premio Único en la mención narrativa de la Bienal Internacional José Rafael Pocaterra, bienio 2004-2006 por Postales sub sole; la mención de honor en la Bienal José Antonio Ramos Sucre 2007 por Piedras lunares; y en 2008 el Premio Canta Pirulero en la Bienal José Rafael Pocaterra. Profesor de pre-grado y post-grado en la carrera de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello, y de “Estrategias de la composición” en el diplomado de escritura ICREA-Universidad Metropolitana. Es también editor (2006 a la fecha) de la blog-revista Los hermanos Chang (www.hermanoschang.blogspot.com).  En 2009 fue elegido para participar en el prestigioso Programa Internacional de Escritura de la Universidad de Iowa.

Share Button
  • José Herrera

    Muy divertido y duro.

  • YrinaK

    Me encanta cuando hay más de un lectura en un texto, o al menos cuando yo la encuentro.

    Por un lado nada más poético, que dos íntimas enemigas, tomando café juntas.
    Mientras una llora sus penas, la otra disfruta el sufrimiento, “Que derecho tiene ella de ser o tener lo que yo, no”, piensa la loca envidiosa mientras abraza con ternura a quien confía ciegamente en ella. (¿Quién no ha estado en ambas posiciones?)

    Por el otro sigo creyendo que el asco de Rafael es un desperdicio, total los gemelos son una fantasía recurrente entre algunos. Sorprender a la loca con una acción inesperada podría curarla o terminar de llevarla a la perdición, con poco más de placer.

    Aunque creo, que de alguna forma, los Murmullos Homicidas producen el mismo efecto en la Nena.

  • Adrian Herrera

    POR UN MOMENTO PENSE QUE REALMENTE ERA EL MISMO… REALMENTE MUY BUENO.

  • Yo

    Me gustan los relatos que atrapan y no sueltan, los que no dan tiempo para muchas consideraciones, los que invitan a correr pero no por eso te hacen perder detalle. Este texto tiene todas esas caracteristicas.
    Bien por Fedosy Santaella!

  • irene

    En esta vida todo puede ser cierto.. en un momento pense que se trataba del mismo hombre, pues asi tenemos la visiòn del genero masculino de ser tan ( insensibles y malos) en algunos casos, pero este caso nos demostro que no fue mentira del hombre sino de una obsesiòn que tenia la chica por el novio de su amiga.. muy buena el relato, solo espero que nunca pase por una experiencia de estas, de ninguno de los lados que se pueda ver… felicitaciones al escritor.

Escribe un comentario