title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de poesía No. 160: Horacio Cavallo

24 Mar 2010

Horacio CavalloGracias a los buenos oficios del poeta Santiago Márquez iniciamos un acercamiento a la poesía uruguaya contemporánea. En seguida presentamos la poesía de Horacio Cavallo (Montevideo, 1977). Obtuvo el Primer Premio (compartido) en el Concurso Anual de Literatura del Ministerio de Educación y Cultura 2006 con el poemario titulado El revés asombrado de la ocarina.

 

Creación

 

Juego al solitario los domingos,

revuelvo cajones, miro el cielo

–otros se suicidan por lo mismo–

canturreo

 

Vuelvo a estar a solas con el otro,

que se deshilacha en la semana

–ese suicidado de mí mismo–

trae mi cara.

 

Dejo al inquilino entre cuadernos,

mirándolo hacer, ensimismado

–sobro los domingos en sus cosas–

lo he notado.

 

De sus garabatos cae la noche,

se pone de pie, desaparece

–no entra en estadísticas el muerto–

oscurece.

 

 

 

 

 

Primavera

 

Hay dos caras,

diametralmente opuestas

en setiembre.

 

Una que se construye hacia la luz

Donde brota el verdor de la enramada

 

Otra que la provocan siete vientos

Que empujan a gorriones desplumados

Hacia el cuadrado gris de las veredas

 

Vale mirar al cielo en primavera

Pero en puntas de pie.

 

 

 

 

Otoño

 

Idas las moscas vuelvo al recurrente

sueño en que la hojarasca incontrolable

lejos de las escobas y las quemas

sepulta a la ciudad en su beige(eza)

 

indignado va el cielo ensangrentando

nubarrones desde marzo hasta junio.

 

 

 

 

Invierno

 

Solo la cama guarda la segura

Dulce inmovilidad del paraíso.

El resto de la casa, la ciudad,

Todo es mentira cuando lluvia, viento,

Hacen temblar las manos y las ramas.

 

Una tonada triste bajo las frazadas.

Eso es lo cierto: duerme, espera, inverna.

 

 

 

 

 

Nada para agregar

 

He venido cambiando domicilio

Y dejando mujeres en posición fetal

Con los ojos perdidos en el cielo

Del que planificaban no soltarse

 

Yo perdí el corazón entre las manos

Diminutas y abiertas de mi hijo

Y el vientre en los colchones olvidados

Y los brazos  en los mostradores

Donde ofrecí monedas por billetes

Y vi pasar el tiempo calle afuera

 

El trajinar es largo y ya no puedo

Rumiar en solitario mis canciones

He perdido la cosa que sostiene

-pongale ud. El nombre-

Al individuo sobre la superficie

 

Nada para agregar

Llega la noche

Vienen los alaridos a destiempo

Y está mi hijo sosteniendo un corazón

Inmóvil

Aterrado

La cara de cerdo es de tu padre

La cara de cerdo es de tu padre

La cara de cerdo es de tu padre.

Nada para agregar. 

                                              

 

 

Datos vitales

Horacio Cavallo nació (Montevideo, 1977). Es narrador y poeta. En poesía obtuvo el Primer Premio (compartido) en el Concurso Anual de Literatura del Ministerio de Educación y Cultura, en 2006, con el poemario titulado El revés asombrado de la ocarina. En narrativa obtuvo menciones de honor consecutivas, en 2004 (Maquinaria viva, novela) y 2005 (Doce vueltas alrededor de un plátano, cuentos), en el Concurso Literario Municipal, y el Primer Premio en 2007 con la novela Oso de trapo, editada por Trilce en 2008. El mismo año fue galardonado con una de las 10 becas Luis Cerminara que otorga la Intendencia Municipal de Montevideo a jóvenes creadores. Ha publicado algunos de sus trabajos en la revista Versal (Holanda),  El Parnaso (España), Viento en Vela (México) y Punto de partida (México, UNAM). Integra varias antologías tanto en el género narrativa como en poesía. En 2008 fue premiado con los Fondos Concursables junto a Francisco Tomsich por Sonetos a dos (Trilce, 2009), un libro de sonetos escrito a cuatro manos. En 2009 obtiene los Fondos Concursables en la categoría narrativa con la novela Fabril, que será publicada en 2010. Publica también Lo que cae del ciruelo, en coautoría con Germán Borelli, La propia cartonera, 2009. Participó en Festivales literarios en México (El vértigo de los Aires) Brasil (Festlatino) y Venezuela (Encuentro de escritores del ALBA- FILVEN 2008)

Share Button

Escribe un comentario