title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de poesía No. 183: Muestra de poesía oaxaqueña joven

06 may 2010

Francisco Toledo

Preparada por la Revista Salamandra, presentamos una muestra de poesía oaxaqueña joven. Poemas de Efraín Velasco, Israel Reyes, Omar Fabián, Alfonso Carballo, Iván Cruz, Indira Villanueva,  Lorena Ventura, Yendi Ramos y Guillermo Clemente.

 

 

Muestra de poesía oaxaqueña joven

(1975 – 1986)

 

 

 

Introducción

El panorama de las letras oaxaqueñas está marcado por la diversidad. Cada una de las distintas voces surgidas en la actualidad toma diversos cauces estilísticos que permiten hacer heterogéneo textos y por ende da más color a la literatura producida.

            Esta muestra recoge a escritores en crecimiento menores de 35 años, nacidos entre 1975 – 1986. Algunos con libros publicados, otros con apariciones en revistas o antologías, otros más en lecturas de sus textos que dan muestran de la naciente producción.

           Tres autores nacieron en la Ciudad de México, pero han tomado a Oaxaca como su lugar para vivir, por tal razón son incluidos en la muestra.

           Asimismo encontramos tres grupos conforme sus logros. Por un lado encontramos a Áskari Mateos, Efraín Velasco, Iván Cruz Osorio y Lorena Ventura que han conseguido una mayor proyección nacional. El segundo grupo de escritores que han logrado un gran empuje y son parte de los proyectos y eventos culturales estatales tales como Israel Reyes, Omar Fabián, Fernando Carballo, Yendi Ramos y Ángel Morales. Finalmente un tercer grupo más en promedio que comienza tales como Andrei Vásquez, Indira Villanueva, Enrique Escobar, Guillermo Clemente, y Héctor Reyes. Escritores de dos generaciones dan muestra de su trabajo, aunque estamos ciertos de que lo mejor de su producción de ellos está por escribirse.

 

 

 

Efraín Velasco Sosa

(Oaxaca, Oaxaca, 1977)

 

 

****

Dime quien, agora

Que extendida en tan vasta patria,

Si innumerable agora,

quien en la fiebre de la negrura, Wallace,

pasajero aéreo, contagiado de cosmos

dime si conoces la razón de las migraciones,

de las parvadas que andan purificándose

en varias densidades. Wallace, tú

terrón, cabo de azúcar, más lúcido

en ese vaivén que el más mamífero,

largo, que persevera en quien sabe qué

desarticulada transparencia, tú

lo sabrás mejor, agora, urdido

en los aires, en el intersticio

que tiene el vecino

y su familia, y el chevrolet prestado

del ingeniero y el vino barato y el caro,

y esta mesa sin mesa, y los ojos

de la pava de Pavese, Wallace

¿Todavía recuerdas el mundo?

 

 

 

Cae mi voz

 

01.  Duerme en qué sitio tan montado caballo,

inmóvil, en la pradera interior de qué

mueble, en las vetas, plácido, en este

apartamento que ilumina. Le veo en

castellano, leo su mente en los días buenos,

escampados, empieza dónde que se le

adivina hermano gemelo de melopea, flaco,

de tono crudo & silábico. Anda carniza, que

brille algo de tu fósforo.

 

02.  Aire, sonido de árboles aserrados o galope de

osatura: imago & subtítulos: karaoke de la

realidad que permanece.

 

03.   Resplandece, pastizal, blindado, piel

extendida, fiero & bellísimo cuadrúpedo,

encontrar alguna vez contraseña pauta

rescoldo, cu-cú el apartamento el subsuelo la

mesa bufa, encontrar cifra grieta cardillo

aleteo de luz esqueleto, cu-cú los jugadores

fieltro conglomerado incombustible

transpiración, cu-cú las porristas material

combustible  ebúrneas ligerezas, cu-cú

papiroflexia.

    

05. Sonido de pasos por el lado ciego del Quaterback.

 

09. Oscilación del apartamento, hospital, sala de

espera, pasillo de espera, cocina de espera

edificio de espera, hondo hacia la bocacalle,

transeúnte, brillando confundido, el mismo

zumo espacio – temporal del rastro: ciudad &

gesto: rotación & tradición.

 

25.   P.e. la noche, gallo sin forma   que inhala antes

del canto, descomunales pulmones,

bronquios de tungsteno, alto vacío,

tokonoma, trampa eléctrica, nada ilumina el

suelo, se hincha, eriza, alas desplegadas,

filamentos vuelan, esquirlas, se hunden en las

carnes, tensión, horizonte, $:38 a.m.,nada

prende a nada & florecencia,

 

 

 

*****

El  folio   destapa  y  escapan  los   archivos   los  nú-

meros abiertos a las jaurías y en los claustros ya em-papaban las paredes la pajarada con la locura atada en cruz por la camisa de fuerza.

 

Algo cae, algo chapolotea.

 

Alguien grita:¡nnnnnnommmmbre al agua!

 

La parvada hambrienta lo rodea lo devora los nom-bres  nada  por  seguro  la  tinta  lía el  soplo  lía en na-

da seguro pero dormidos en lo alto del bulto juntos solos pequeños respiras te escucho  pero  nada di- ces en esa telegráfica borrasca pero dices que ha-brá tanto frío entre nosotros en la mañana como tantas noches le restan al siglo.

 

Así respiras.

 

Pájaros somos cuando respiras

 

 

 

Sul cuore della terra

 

Uno está solo y mentira, para taladro como ese

apenas y creer en la superficie bajo los pies.

 

Del corazón

no nos hagamos tantas ilusiones,

a lo que llamamos así,

con esa palabra es barranco,

agua y aceite de lo mismo

ventilándose en la materia, y qué se le hace.

 

Por eso uno no se mueve,

se mete uno en mujer,

pero no se mueve

y se mete uno en mujer,

pero no se mueve.

 

Uno está solo y barranco pieza

sobre pieza

amortiguado en músculo, lástima

por el nosotros,

ya ves

la concurrencia que somos.

 

 

 

Israel Reyes

(México, D.F., 1977)

 

La lluvia hizo provincias de nosotros

cuando el secreto del mundo

se resolvía en plumaje de paloma

 

Entonces el diente de león nos conjuraba

 

Donde el aire gobierna a la barcaza 

tu respiración guiaba el destino de mi mano

¡Y mira si sobrevivimos!

 

Tras el diluvio y sus amaneceres

pudimos ignorar

lo que sería

 

Al vuelo das tus alas

mensajera

pues somos un dibujo de agua

entre el fervor del viento

que toca el misterio de las cosas

 

 

 

Yazgo menor contigo

sin freno a qué atenerme

entre los tumbos de la playa

y así    peregrinando

 

Soy pájaro de tus abrazos

en cada parte tuya que se corresponde

 

Te encuentro flor de los misterios

mas somos niños de la misma yegua

heridos por los días que nacen

 

Además

hay cielos de azafrán que empequeñecen

 

Sin embargo

no importa ser menor mientras las sábanas

envuelvan

y descienda la luz para nosotros

 

 

 

Omar Fabián

(Oaxaca, Oaxaca, 1978)

 

  

El actor del relámpago

deslumbra la noche de fe,

baja su mano para  sacar la paz de ti.

 

El mar de los cielos hace la brizna de la fe,

la brillante lluvia de la tierra.

 

Echa el mundo a la basura,

echa todo el saber al fuego,

termina con la generación de la vida

y seguirás bombeando sangre como ahora.

 

Es hora de perder el tiempo,

de avanzar.

 

 

 

El agua negra no ha tocado el viento

Ni ha visto la luz.

Corre desde el hombre antiguo

que posee las cosas,

que siembra la semilla

y ataja a sus rebaños.

 

El agua derrama sangre.

Así el corazón se llena,

y el mar y la tierra y los cielos se llenan por fin

con agua que no ha visto la luz,

ni el viento la ha tocado.

 

Agua de la vena del hombre,

despierta.

 

 

 

Deriva en víspera del fin.

Cómo será el fin?

 

Escucho y entiendo.

es lógico y coherente,

majestuoso e inspirador de temor.

 

Pero, ¿no es el futuro lo que estamos esperando?,

lo que somos desde siempre

 

 

 

Alfonso Carballo.

(Tehuantepec, 1979)

 

 

 Como cierto verso de Neruda

o don de la espera

 

QUERÍA SER TROPEL

pájaro río o telegrama

que bordeara los minutos en segundos.

 

Pero el tráfico

                        la tarde

                                       la ciudad

me noquearon los segundos del reloj

como cierto vuelo a la intemperie.

 

Hoy, a decir de estos versos,

la ciudad me recuerda un tanto de lejos

de tus pasos. Punto fijo

do mis ojos se posaron

sin horarios ni segundos

en los tuyos.

—    A saber

veinte minutos menos cinco

con cierta hora de retraso.

 

PERO NO. NO HAY PEROS QUE VALGAN

ni justifiquen mi tardanza.

(Pues estoy seguro que si os

intentara conquistarte

perdería la partida.)

                                 A menos

que la espera no doliera en vano

y mis manos fueran bálsamo a tus ojos

 

como cierto verso de Neruda

lubricándote los labios.

 

            

 

Volcán y nave

 

La gracia delicada de tu boca

enerva aroma delicado y suave;

aroma delicado que provoca

dos olas de erupción, volcán y nave.

 

Volcán y nave;

embarcación, montañas y navío;

imaginar tu cuerpo sobre el mío.

 

Niebla y bruma; volcán en calma;

amor; no hagas doler los contornos de mi alma,

dime que aún me amas.

 

 

 

Iván Cruz Osorio

(Tlaxiaco, 1980)

 

 Andrés Bello

 

 

Navegué toda la noche

con la mirada fija en los días por delante,

con el miedo apretado en los puños.

 

Algo de la Tierra que dejé atrás

ha labrado mi sombra y mi abismo,

y aún no sé de qué patio,

de qué puerto sin brillo partí

con los sueños desvanecidos.

 

Pero sé que no habrá regreso,

porque nadie vuelve

para atizar los rescoldos

de su propia ceniza.

 

 

 

Contracanto II

 

Qué bien que estás ahí

donde la muerte es más pequeña

y tu alegría legítima,

yo, que te he visto partir

y te he visto cambiar de nombre,

sé que me darás una noche

 

para reír

en tu cama de paso,

donde inventé los escasos enigmas de mi vida,

donde la soledad es compacta,

y las mentiras son más grandes y divertidas.

 

Mañana conquistaremos tierras lejanas

para darles nuestro nombre,

y tendremos una casa escondida

para no hablar de esperanzas,

de remordimientos 

ni de todas las cosas que no tenemos.

Estoy seguro que desde la pequeña casa

podrás ver a los últimos soldados de Napoleón:

salúdalos con tu pañuelo de despedidas,

tú que has estado más cerca de la muerte

y de los países de hielo.

Mañana te contaré una historia de piratas

y de ángeles,

aunque quizá sólo te haya contado la misma historia,

y tu sonrisa sea la misma de siempre,

y nuestro desamor sólo sea algo común,

y ahora estemos perdiendo un poco más el tiempo.

 

Pero, puedo decir algo sobre mi angustia:

quizá sea mejor que te quedes con tu dolor

y yo con el mío,

o quizá sea mejor viajar juntos en un tanque de guerra

donde no haya relojes

y así disparar la muerte a todas horas.

Alégrate,

después me hablarás

de los hombres que caben en un cuarto de hotel,

de Franz Ferdinand vestido de mujer,

de la guerra del opio

donde Octavio Polichinela murió

sin encontrar una frase,

una palabra para él.

 

Escucha: mañana cuando estemos fusilados,

el paredón amanecerá cubierto de agua,

y alguien llorará

por nuestros corazoncitos de fuego.

Toma mi mano de aventuras y retornos,

yo soy el extraño que amó tu cuerpo deforme,

y nuestra tristeza es un buen pretexto

para que me dejes tocar tus senos,

para reconciliarnos con nuestras pequeñas vidas,

y hablar con los pulmones fatigados

como si la noche entera hubieras cantado

en un desierto de piedra.

 

Aquí estamos

y nada hay más engañoso que nosotros,

mírame:

estoy lleno de agua,

fuego y desamores,

me gustaría tener un amor infiel

para entretener mi soledad,

me gustaría ser un gitano

y leerte en las cartas

que la guerra terminó,

que perdieron los buenos,

que todo ha cambiado

 

Desde todos los rincones de su patria

brilla la esperanza de los hombres,

hagan que la libertad crezca

en las entrañas de su tierra

como un árbol eterno,

para que hable el corazón disperso

de su pueblo abandonado.

 

Escucha: no hay nada malo ni bueno,

abre las piernas y tus ojos maduros,

escucha lo que vengo a decir,

ahora todo depende de lo cerca

que estés de mí. 

Toma mi mano

que ayer empuñó una espada,

y hoy está llena de agujeros;

observa este boquete,

allí estabas tú,

pero ahora no hay nadie,

ahora sólo tengo boquetes de carne y de miedo,

acércate a este cuerpo bendito

y pecador de nuestra tierra,

dame esta noche,

vamos a reír y llorar

sobre la cama deshecha

para vivir una muerte

y no la vida.

 

 

 

Indira Villanueva

(México, D.F, 1981)

 

 

Soy

 

Silenciosamente soy

El canto de la muerte.

 

Fatuidad, susurros, gemidos,

Respiración y latidos.

 

Con remedios varo he

Alimentado a las estrellas.

 

Soy caminante de la nada,

Despojo de alquimistas trasnochados.

 

 

 

Héctor

 

A HTJ de OSSLA

 

Todas las noches llegas

 

la piel morena

cabellos de fino algodón

negro

 

            una trompeta en los labios

            el jazz encendido

            y la voz de Tlahuitoltepec

           

piel morena

del la sierra mixe

los ojos pequeños

y la frente alta

            grande

            pequeña

            extendida

 

tu rostro estampado

en mi memoria

todos los días lo veo

en mis ojos

apagados

 

todos los días te escucho

ir y venir del jarabe mixe

y me enamoro

y me desenamoro

pero no te olvido

 

todos los días te siento

la piel morena

rodeando mi piel

 

todos los días te leo

en griego

sosteniéndome

fuertemente

 

todos los días te leo

muriendo en el arma

de Aquiles

 

todos los días te leo

nombre sin nombre

muriendo en el arma

de Aquiles

 

todos los días te leo

debajo de estos párpados

muriendo en el arma

de Aquiles

 

todos  los días te quiero

muriendo en el arma

de Aquiles

 

 

 

Hechicería

 

 

Yo no sé si la magia exista

pero tú y yo volaremos hacia ella

 

 

 

Lorena Ventura

(Oaxaca, Oaxaca, 1982)

 

3

 

Este amor es un joven dinosaurio

que ha tardado cien años en crecer:

 

más tardará en desmoronarse.

 

Milenios pasarán

para que la puta muerte

le clave los colmillos

y lo enferme de miseria,

para que el tizne de unos dedos

–envidiosos de tanto y tanto amor

se atrevan a tocarlo en su textura

–que es de luz y de crisálida.

 

Este amor vive en el silencio

que rodea a la palabra

y de nada vale treparse a la punta de los pies

o alargar la mano

para minar su territorio.

 

No deja nunca de crecer.

 

Animal largamente fatigado por la sed

            frente a la espuma inalcanzable del lenguaje,

Aprendió a decirlo todo

ayudado por las aves:

grafías subversivas que el viento

            aprendió a ordenar.

 

Si otros se atreven hoy a amar

–a dejarse beber por el silencio

es por su dulce sombra

 

unida insalvablemente a nuestros nombres.

 

Lejos de la marítima traición

de ir y de volver

 

se encuentra este amor

trazado en el centro de la luz:

 

Toda noche es ya una tinta mal cuidada

en el cuaderno de los días.

 

 

De El nombre que me habita (inédito)

 

 

 

Yendi Ramos

(Oaxaca, Oaxaca, 1982)

 

 

Cerca

 

Confesaría que he llegado.

 

Traigo agua para rociar pupilas secas

la suficiente como si fuera de abril.

 

Una almendra y hojas de naranjo

las suficientes para demostrar

que alguien encuentra la libertad en la cocina

o a un caminante distraído en la ventana.

 

Quiero decir: estoy tan cerca

y la voluntad se desvanece

como un color de piel sumergido en el lodo

 

pero algo queda

un silbido desgarrándose entre las ramas.

 

Quiero decir: tengo sed y estoy tan cerca.

 

 

 

La espera

 

 

Y nada importa.

 

En la zeta del día

en si escribo o no la coma

en la curva de las doce

en lo amargo del cilantro que mastico como alfalfa

en mi mano de frío haciéndose chiquita entre las piernas:

-porque Señoras y Señores

he de decir que ya no tengo hambre

aprendí de las artes del alma

a mentir

a amar de lejos y a escondidas-.

 

Por eso ya no importa

si esta noche

sueño con ranas

o con perros comiéndose mis uvas.

 

 

 

Consejo

 

 

 ―Niña, si no me escucha, un día de estos, uno cualquiera, podría, quizá, y no diga que no se lo advertí, a veces sucede, las cosas no son como uno las espera. ¿Sabe? Me cuesta diferenciar el sonido de una cáscara que se rompe a las respuestas que me dan. En fin, niña, y no diga que no se lo advertí, si su ventana no cierra, una ardilla puede entrar…una ardilla.

 

 

 

Guillermo Clemente

(Oaxaca, Oaxaca, 1984)

                                  

 

Deseo litoral

 

 

Ahora que yo estoy sentado en la bahía

veo pasar el mar

como  una revelación del cielo vencido

como un relámpago.

Veo sus olas ciertas

el plumaje ardiente que se parte, se redime

emprende el vuelo hacia las rocas donde se agrieta

en el pliegue donde se acoplan dos montes.

Veo mi corazón

como ese mar donde la tempestad no termina

el agua arde al acampar en las comisuras de la tierra

y a la orilla, la hinchazón de la arena aguarda

lugar donde el mar busca refugiarse.

Escucho el gruñir de los embates de agua

la crestas acuáticas estrellan entre ellas sus espesuras

sus membranas que son las mías

su deseo breve

la lenta destrucción que se genera

las olas levantan su piel

y la esperanza duerme en el ojo de los peces.

Veo mi raíz que naufraga

el temblor del amanecer me pretende llevar al otro lado

aunque hay un alto oleaje que cae y me desintegra

el mar se apacigua, ahora sólo es un puente

y mi corazón es pura luz

pura fe

puro deseo.

 

 

 

Pulso

 

Escucha el viento en las paredes de tu casa. Pon atención. Un deseo rompe a la orilla del mundo. El silencio brota en su hueco. Un sueño pende de la ausencia en la mirada y anhelará enroscarse en la torre. Hay una esclavitud  en los ojos del abismo, su carcajeo trepa sobre ti. Con escalada furia el deseo recorre tu aliento, cae en marejada sobre tu boca, una tormenta de arena que quiebra tu lengua. Toca tu rostro, arde en las manos. Mira hacia donde incide el olfato de la brújula. Mira que la puerta está abierta para emprender el viaje. No voltees a ver tu recorrido porque ya todos huyeron. Porque la lluvia borra el estruendo de las huellas. Porque la lluvia borra el latido de tus pasos, el temblor en mi cuerpo de otro tiempo que persigo.

 

 

 

 

Zoografía nocturna

1

*****

Loba

 

Podrá transformarse en el ícono de otro espécimen, podrá saber como el tiempo encendido se detiene, el espacio y la materia laten en su cosmología. Serán los hijos de los lobos quienes sigan la voz que no pertenece a su manada.  Será la luna que dicte los rayos sobre sus escaramuzas. La hechicera no sigue las reglas humanas que la condicionan y esto la guía hacia un estado más vivo, latente, pleno de luz y poderío. Puede que su deseo sea más fuerte que la cordura _flor abierta en el arroyo de los sueños_, lo que permite transgredir el latido del cielo y de los aires. Sabrá que una alianza con goces ultra-terrenos tendrá su recompensa, cambiará el estado incompleto del espacio, las células en líquidos corpóreos hasta hacerse de un cuerpo animal. Podrá también encontrar la flor del zodiaco. Todo lo cambiará por sentir el rugido del trueno en sus arterias, la detención del tiempo bajo su piel, el roce de los perros salvajes en ella. Pero será en las horas oscuras,  como le fue señalada, donde el efecto de su alquimia brotará, y la noche, contemplándola, la abrazará para guiarla por sus comarcas.

 

 

 

2

 

Gato negro

*************

 

Gato negro    huella de la ceguera en abundancia    felino de luz corpórea    Sucede que su cuerpo circula por las calles y rebosa en el matiz de la noche    toda su brillantez se confunde     viene a habitar las páginas donde los astros se dibujan y trastoca las calles cuando nadie más las habita     Gato de apariencia intangible    fruto de la opacidad     fluido cuerpo naciendo de la disolvencia     gato que cuando todos ven    corta la piel de la noche y la penetra        para ser confundido con ella

 

 

Datos vitales

Efraín Velasco. (Oaxaca, Oaxaca). 1977. Ha colaborado en publicaciones como Tierra Adentro, Reverso, La jornada semanal, Luna Zeta, entre otros. Ha sido antologado en Oaxaca, siete poetas (Almadía, 2006), Los mejores poemas Mexicanos (Joaquin Mortiz, 2006), El vértigo de los aires (2007). Es consejero editorial de la revista Luna Zeta. Fue becario del FOESCA en 2006 y 2008 y del FONCA en 2008 – 2009.  Obtuvo el Premio Nacional de Poesía Joven “Elias Nandino” 2008. Es autor de & mi voz Tokonoma (Tierra Adentro, 2008).

Israel Reyes. (Ciudad de México). 1977. Ha publicado en las publicaciones Plan de los pájaros, Luna Zeta, Cantera Verde y Tierra Adentro. Antologado en Tres ventanas a la literatura Oaxaqueña. (Almadía, 2005) y en Cartografía de la literatura Oaxaqueña Actual (Almadía, 2006).  Becario del FOESCA 2003.

Omar Fabián. (Oaxaca, Oaxaca). 1978. Ha publicado en diversas revistas. Ha sido antologado en Espiral de los latidos. Poesía Joven del centro del país (2002). Oaxaca, Siete poetas (Almadía, 2006). Cartografía de la literatura oaxaqueña actual (Almadía, 2007). Becario del FOESCA en 2007.

Alfonso Carballo. (Tehuantepec, Oaxaca). 1979. Ha publicado en revistas como Guidxizá, Bacaanda, El Zapoteco y Salamandra. Es autor del poemario Personalísima Antología, Poemas reunidos (Oaxaca, 2007); patrocinado, entre otros, por la Proveedora Escolar de Oaxaca y el Rincón del Libro. En septiembre de 2008, instauró el Primer Tour de Poetas Jóvenes en el Istmo. Ha participado, asimismo, en encuentros culturales como el Coloquio Internacional de la Imaginación Literaria (Oaxaca, 2004), La XXVII Feria del Libro Oaxaca 2007, el Primer Encuentro Estatal de Escritores Indígenas (Juchitán Oaxaca, 2008), el Tercer Festival del Centro Histórico de Tehuantepec 2009. Coordinó, también, en su emisión 2008 y 2009, el Encuentro de Poetas dentro del marco del Festival del Mar de Salina Cruz, Oaxaca.  Actualmente coordina el Proyecto Colectivo y Taller “Poesía Itinerante – Poesía en Acción” (Proyecta Poe); con quienes ha impulsado talleres de creación literaria y presentaciones de libros. 

Iván Cruz Osorio. (Tlaxiaco, Oaxaca). 1980. Poeta, ensayista y traductor. Terminó la carrera de Lengua y Literaturas Modernas Inglesas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Es miembro del consejo editorial de la revista de literatura y gráfica Viento en vela. Es autor del poemario Tiempo de Guernica (Editorial Praxis, 2005). Poemas suyos aparecen en el libro colectivo Espacio en disidencia (Praxis, 2005); y en las antologías Un orbe más ancho. 40 poetas jóvenes. 1971-1983 (Punto de partida/UNAM, 2005); Los mejores poemas mexicanos. Ediciones 2005 y 2006 (Joaquín Mortiz/FLM, 2005, 2006); Anuario de poesía mexicana 2005 y 2006 (FCE, 2006, 2007); El rompimiento amoroso en la poesía (Alforja, arte y literatura, 2006); Vigencia del epigrama (Ediciones fósforo, 2006); La luz que va dando nombre [1965-1985]. Veinte años de la poesía última en México (Secretaría de Cultura del Estado de Puebla, 2007); Esas distancias de algo (IPN, 2009); y El oro ensortijado. Poesía viva de México (Ediciones Eón/Secretaría de Cultura de Puebla, 2009). En 2008 obtuvo el primer lugar en el 1er. Certamen Internacional de Poesía Bernardo Ruiz. Actualmente es becario del programa Jóvenes Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (2009-2010), en el área de poesía.

Indira Villanueva. (Ciudad de México). 1981. Es licenciada en literatura hispanoamericana por la Universidad Autónoma de Tlaxcala.  Ha asistido a talleres de creación literaria con Juan Bañuelos e Isis Estrada Quintero.  Su cuento “Un día de asueto” recibió el primer premio dentro del XIV Festival “La muerte tiene permiso” (UAT 2004).  Más adelante, su trabajo de investigación “El simbolismo y lo corpóreo – espacial femeninos en Conjuros y ebriedades, cantos de mujeres mayas” recibió la recomendación para ser publicado (UAT 2005).  Durante el periodo de noviembre de 2004 a mayo de 2005, algunas minificciones y poemas de su autoría fueron publicados en la página cultural del diario ABC Noticias de Tlaxcala.  También colaboró con algunas publicaciones más en la revista Espíritu Universitario del año 2006 al 2008 y su poema “Antropofagia en Chacahua” recibió una mención honorífica dentro del Primer Concurso de Poesía Social “Pablo Neruda” (UABJO 2008).  Durante su estancia laboral en el Centro Cultural Universitario de la UABJO realizó algunos trabajos de locución y periodismo culturales y durante el verano de 2009 participó en el Taller de Creación Literaria “Lo que sea que suene” impartido por Francisco Hernández.  Actualmente realiza diversas actividades en el área de redacción y literatura de la Fundación Cultural Rodolfo Morales A. C., imparte algunos talleres de creación literaria en esta institución y es profesora de educación secundaria.

Lorena Ventura. (Oaxaca, Oaxaca). 1982. Es Maestra en Letras por la UNAM, donde se graduó con mención honorífica, y Licenciada en Lingüística y Literatura Hispánica por la BUAP (mención Cum Laude). Como poeta ha colaborado para algunas revistas nacionales como Crítica, Luna Zeta, Tierra Adentro y Alforja. Ha sido incluida en las antologías Un orbe más ancho. 40 poetas jóvenes (UNAM, 2005), y en Cartografía de la literatura oaxaqueña (Almadía, 2007). En 2004, recibió el Premio Nacional de Poesía al Estudiante Universitario “José Emilio Pacheco”, convocado por la Universidad Veracruzana, por su poemario breve Bach para sentirse bueno.  Actualmente es becaria del FONCA en la categoría de poesía (período 2009-2010) y estudiante del Doctorado en Letras de la UNAM.

Yendi Ramos. (Oaxaca, Oaxaca). 1982. Ha publicado en distintas revistas. Ha sido antologada en Cartografía de la literatura Oaxaqueña actual (2006).

Guillermo Clemente. (Oaxaca, Oaxaca). 1984. Ha publicado en las revistas Espíritu Universitario, Palabrarte, Fanzine 3D2, Salamandra y Círculo de poesía. Primer lugar del concurso de poesía social “Pablo Neruda” 2007. Incluido en la Antología Cuentos del Sótano (Endora, 2009). Editó  la revista electrónica Salamandra de Enero de 2008  – febrero de 2010.

Share Button

Escribe un comentario