title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de Poesía No 202: Leo Lobos

15 Jun 2010

Lobos

Leo Lobos (Santiago de Chile, 1966) es poeta, ensayista, traductor y artista visual. Laureado UNESCO-Aschberg de Literatura 2002. En 2003 recibe la beca artística del Fondo Nacional de la Cultura y las Artes del Ministerio de Educación de Chile y el 2008  la beca de creación para escritores profesionales del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile.

 

“La poesía parece estar más del lado de la música y de las artes plásticas y visuales que de la literatura. El poema es un ser de lenguaje. El poeta hace lenguaje, haciendo el poema. Esta siempre creando y recreando el lenguaje. Vale decir esta siempre creando el mundo. Para él, el lenguaje es un ser vivo. Con eso, el mundo del lenguaje gana troncos, ramas, flores y frutos. Es por eso que un poema parece hablar de todo y nada, al mismo tiempo. Es por eso que un poema, siendo un ser concreto de lenguaje, parece el más abstracto de los seres. Es por eso que un poema es una creación pura – por más impura que sea. Es como una persona que dice siempre que quiere ser comprendida. Pero lo que ella quiere verdaderamente es ser amada.”

 

 

 

 

Décio Pignatari
(Jundiaí, São Paulo, Brasil 1927)

 

“Hace algún tiempo solía dividirme en innumerables personas. Fui sucesivamente, y sin que una cosa estorbara a la otra, santo, viajero, equilibrista”

 

Rafael Cadenas

(Barquisimeto, Estado de Lara, Venezuela, 1930) 

 

 

“Soy sirio. ¿Qué te asombra, extranjero, si el
mundo es la patria en que vivimos todos, paridos por el caos?”

Meleagro de Gádara, 100 antes de Cristo.

 

 

 “La poesía que busco / es como un diario /

en donde no hay proyecto ni medida”

 

José Emilio Pacheco

(Ciudad de México, 30 de junio de 1939) 

 

 

 

 

 

 

Picnic en el Central Park

 

 

A Levana Saxon.
A Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux.

 

 

Observo la hermosa reserva de agua de la
ciudad de Nueva York en el Parque Central y
me emociona pensar cuan lejos estoy de la persona que fui,
plantamos nuestra bandera detrás de la estatua del Rey de Polonia y

divisamos claramente desde ahí los patos
salvajes que nadan cerca de la orilla del lago donde niños
arrojan migas de pan, las ardillas nos rodean con timidez,
mientras brilla el horizonte de plateados edificios
iluminados por el sol de la tarde.

 

El tren subterráneo nos lleva de vuelta al centro de la ciudad

Times Square es una fiesta y nos sumamos
felices a una multitud multirracial.

 

 

 

 

Jazz on the park

Leemos el diario en el Jazz on the Park, el hotel donde nos hemos mudado

 

Nos han invitado al concierto de Peter Salett, y es sin duda una buena idea para salir de aquí

 

Un taxi móvil nos lleva al Club que está prácticamente copado, entramos sin dificultad con la ayuda de los ángeles custodios en medio de luces fotográficas cegadoras, tomamos bebidas blancas, escuchamos con atención mientras hermosas mujeres rubias son
mecidas por la música.

 

 

 

 

 

Urban Night life

 

Salimos de ahí disparados a seguir girando
por el lado oscuro de la ciudad
un grupo de rastas fuma en las afueras
de un local nocturno donde esta noche toca un demonio,
quiero irme, aunque el aroma de tranquilidad que aquí se respira me retiene, comemos verduras cocidas que ellos venden bajo el pórtico de un rascacielos donde nos refugiamos de la lluvia. Uno de ellos recorta fotografías de revistas y pinta los marcos donde las expone sobre

un pedestal – maleta, otro, dibuja en un enorme block a grandes trazos innumerables imágenes difusas.

 

Quemamos la antigua imagen que teníamos de ellos y de paso
las nuestras se hacen cenizas
que el viento
lleva.

                                             

 

 

Buscando luces en la ciudad luz

A Paz Carvajal y a la tan necesaria Paz para este mundo y el otro.

Busca que busca
la luz de la palabra cruzando
ríos y lagos
mares y montañas internándose en
ciudades laberintos actuales bosques
sumergidos desde Santiago a Boston desde
Nueva York a París, París, París y en este
bosque blanco que, otra cosa, la misma cosa
la veo parada ahí
en la calle
pensando quizás en el eco
de las aguas entre la multitud y los autos veloces
buscando la luz, buscando las luces de una piel
que nadie podrá herir
mientras perdidos transeúntes
le preguntan
por dónde
por qué camino
por qué lugar se entra
se sale del espejo
donde a ratos logran escuchar a un triste Lewis Carroll
llorar por una niña llamada
Alicia
atrapada por
él
en
una
historia
paradojal        

 

 

 

 

Ciclistas

A   Jean-Yves Coffre.

Veloces
giran por las
calles de Provins veloces
unos, otros
en sus ejes multicolores
circulan
rápidos en una rueda infinita
andan
van
como
persiguiéndose
a

mismos

 

 

 

Árboles

Los árboles serán barcos
casas navegantes
papeles
que llevarán
letra muerta impresa
sobre sí
océanos
nubes poderosas
lluvias eléctricas
tierra
árboles
serán

 

 

 

 

Una secreta forma

“las palabras como el río en la arena
se entierran en la arena”
Roberto Matta

El automóvil esta poseído por la fuerza
de los animales que le habitan
como un carruaje tirado por caballos
sobre piedras húmedas de un pasado verano

Río de Janeiro aparece de repente como
la secreta forma que el Atlántico
deja entrever desde sus colinas de azúcar:
ballenas a la distancia algo
comunican a nuestra humanidad sorda
y cegadas por el sol preparan su próximo vuelo
caen ellas entonces una vez más como
lo han hecho desde hace siglos
caen ellas en las profundidades entonces
caen ellas y crecen en su liquido amniótico.

 

 

 

 

Una Visita al Zoológico Fantasma

“Libre de la enfermedad aún en medio de la enfermedad”
Yagyu Munenori

He visto tanta mierda de perro
en las calles de París que debo
caminar con cuidado en la noche

es cuando me parece entonces
escuchar a niños y niñas fantasmas
reír en la fila a la entrada del
zoológico que para ellos aquí se levanta:

un desfile de elefantes blancos cruza
la plaza del Louvre haciendo
malabares con obras de arte y restos
de arqueologías extraterrestres, jirafas
corren por los Campos Elíseos comiendo
las luces navideñas que crecen en
sus árboles, ballenas, delfines,
patos salvajes nadan por el Sena
tragando turistas desprevenidos
que encienden flashes en sus narices
leones copulan hambrientos
sobre los tejados como reliquias
de cristal de una ciudad inminente…

 

Hipopótamos ebrios se atascan en sus
calles serpenteantes, en sus arcos triunfales,
en su torre famosa…

 

Galeristas confusos
corren tras caballos libres de
carrusel que llevan grabada una estrella
de oro en su flanco…

 

Bandadas de aves tropicales cubren la luna
de plumas de plástico que
osos vestidos a la moda soplan
con ventiladores nucleares desde
globos que intermitentes suben
y bajan por escaleras invisibles
que águilas ciegas traen
desde Nôtre-Dame…

 

Campanas-nubes cargadas de
perfumes humanos llueven
al final de esta noche sobre
el zoológico de plasma y todo
vuelve en los ojos de un gato
sabiamente
a ser luz solar
y París
es
otro día.

                                

 

 

 

So you to me

Leyendo a Gael Turnbull y
mirando pinturas de Lucian Freud.

A monsieur Charles Baudelaire.

Es mejor dejar pasar
las balas y rendirse
ante tu destino
sabes
bien y mal son
nombres que pueden
significar la misma
flor

 

 

 

 

Perdidos en La Habana

 

Se puede ver a lo largo de Cuba verdes
o rojos o amarillos descascarándose con el
agua y el sol, verdaderos paisajes de estos
tiempos de guerra

 

Después de tres botellas de ron
ella lloraba en el lobby
del Hotel Capri, mientras le leía poemas que no eran míos,

Hablaba de las playas a las que llegó
en motocicleta, cuando aún el sol brillaba
los cubanos son niños que lo miran todo                                                  decía
Otro él, aparece desde el centro del salón y necesito
más de un segundo para
reconocerle
me acerco y me cuenta de mujeres, palacios de salsa,
de bailes mágicos
no hay, pienso
no existe una isla
sin orillas…

No quiero habanos
no tengo dólares
mejor será
desaparecer antes que la noche

 

 

 

 

Camino a Copa de Oro

…mientras avanzamos por el desierto de Atacama
Amanda duerme y sueña por nosotros…

Cuatro eran cuatro
Que avanzaban por la carretera norte
Unos días de diciembre de 1998
Toda empresa
toda secreta esperanza
todo mágico ritual
todo plato quebrado y
vuelto a quebrar
infinitas veces
en la playa de piedras
¿Recuerdan?
todo arte, todo el arte
de vivir y respirar en el peligro

Recordé a Vincent van Gogh
y el retrato que hiciera de sí mismo mirándonos
un día de septiembre de 1889
a estos, nosotros remotos
lectores de su obra

Alex Chellew llevaba un cucalón
Rafael Insunza calzaba un sombrero vietnamita
un explorador, dos exploradores, tres
científicos del arte
en jeep
recorriendo terreno
desconocido

Un paisaje
de hermosas nubes
brillantes y
una autopista que se perdía
en un lejano horizonte
eran complemento de un paisaje terrestre

que se abría a nuestros ojos

el desierto avanza

avanzamos con el desierto

 

 

 

 

Invocado o no, dios está presente

A la tribu Pazific Zunami

Chellew bailaba con los kurdos en París
Insunza cantaba en el Tacheles con
la tribu cosmopolita de Berlín

cada día más comúnmente la Tierra
se nos presentaba
como algo redondo
verdaderamente
circular
como la vida

 

 

 

“si un solo hombre dejara de creer en esta mierda,

toda la letrina se derrumbaría para siempre”

William Burroughs

 

 

 

Imaginación y vida

 

Nació en un lejano lugar perdido entre las montañas

en los confines del mundo

Creció sano y fuerte y levantó mucho polvo recorriendo sus caminos

Habló claro y cuando fue necesario guardo silencio

Fue augur y profeta en tierras lejanas

Escuchó, habló, escribió y entendió español, portugués, francés, inglés, italiano, alemán y ruso

Publicó muchos libros

Dibujó muchas orgánicas imágenes

Pintó multicolores paisajes interiores

Descubrió que no era

Dios

 

 

 

“Bajo las nubes inmóviles el viento se lleva a la ciudad”.

Alejandro Jodorowsky

 

 

 

 

Esta ciudad

 

Esta ciudad me recuerda el poema de Enrique Lihn

y me quedo atrapado por ella

 

Esta ciudad me recuerda

el día del estrellato de John Lennon y el pequeño aparatado de radio

donde escuche la noticia y la canción let it be en la calle Portugal el año1981

 

Pertenezco también a esta ciudad

creo en la ficción que ella encarna como el poema de Francisco Véjar

 

Recuerdo luces de navidad en la calle Pedro de Valdivia y a los ciberpunk leyendo la revista música marginal a finales de los noventa en Providencia

 

Recuerdo a mis niñas queridas reír una tarde cualquiera en la calle Quilín

 

Recuerdos dispersos

apariciones húmedas y terrenales ilustraciones de una noche de amor

 

Como el poema de Lihn, como el poema de Véjar

algo nos separa y nos une del abismo

el reflejo de lo que está más allá de nosotros

 

Mis recuerdos y yo

somos como

el viento que se lleva esta ciudad pertenecemos a ella alimentamos

con nuestros pasos sus calles en el atardecer

 

 

 

 

Poseidón

A Federico Errázuriz Soza, por la vuelta al día en ochenta mundos.

Poseidón y sus

tiburones de madera

nos persiguen por cubierta

el perro mascota del barco 

cae al mar
y hago lo mismo
escupo sal por la nariz

tos y más tos

aclaro la visión

y mientras doy gracias

por vivir

recuerdo al cachorro

ladrar

bajo

el agua

 

 

 

 

Tiempos anteriores

Haz de caminar un largo
trecho a pie
antes de conseguir
tus
alas

 

 

 

 

Hablan

 

Hablan sin parar todos al mismo
instante
disparan con sus afiladas lenguas
modulan uno, otro, uno más
en la rueda sus palabras
se acomodan, cantan, bailan
se arrastran
vuelan
saltan
sin saltar
suspendidas en sus bocas
y respirando en el habla
ellos se escuchan y ciegos
se tocan, se escuchan y ríen
aunque hablan todos al mismo
tiempo
ríen

 

 

 

Hi-tek

 

Con dinero de plástico pagamos nuestros
instrumentos importados desde tierras lejanas,

Camiones con alimentos transgénicos nos sobrepasan en la calzada

Automáticos seguimos en trance en una súper carretera
leemos cartas en el teléfono portátil imágenes activas
de cuarzo liquido que satélites
de plata nos ligan desde
una órbita desconocida

 

El tiempo
es
sin ser el espacio
el mismo complemento

 

El reloj digital anuncia la caída del sol
pulso el control remoto
del portero electrónico
y en el carro de combustión interna nos
desplazamos parapléjicos.

 

 

 

“Palabra somos y en palabra nos convertiremos”
Armando Roa Vial

 

 

 

Palabralengua

 

Cuando el que escribe
se convierte en escritura
cuando el que habla
en palabras se transforma

Estos sonoros hilos
lineales vínculos
que vienen del ovillo
de la sangre
alada
que
llevamos
movimientos
poblados
arenales
son

Ocasionales rasguños en el viento

 

 

“Yo quisiera contarte, Brasil, muchas cosas calladas,
llevadas estos años entre la piel y el alma,
sangre, dolores, triunfos, lo que deben decirse
los poetas y el pueblo: será otra vez, un día”
Pablo Neruda

“Si tuviese madera e ilusiones
Haría un barco y pensaría el arco-iris”
Hilda Hilst

Al viajero incansable Amir Klink.

 

 

 

 

Un día es hoy

Un día es preciso parar de soñar
y de algún modo
partir

partir de ti, de mí también
y escribir
escribir

eso
lentamente
hablar
hablar de algo
algo ver
dibujar
bajo la lluvia de estos días
pintar

rayos

mis letras

sobre

una tela ardiente

 

 

 

 

Palabras de rebaños diferentes

Primero
perdió la palabra mano
el mapa
la dirección
el viento
luego perdió el negro y el rojo
el azul, el verde
el amarillo
las nubes de ceniza
y todo el tiempo del mundo
palabras
de rebaños diferentes
se encontraban
a esa altura del sol
en
el
centro
de
una
niebla
luminosa

para él todo
era ciudad
extranjera

 

“Me sacudí como los perros
de las olas que me querían”
Pablo Neruda

 

Altaola

 

Cuando el mundo es un horizonte curvo
inmenso
como los arenales de la luna
mar adentro
soy nacido de los pájaros

un punto inmóvil
una tabla
suspendida sobre
el mar
un giro
un vuelo de palabras
entre tiburones de espuma
una enorme ola
de
lo
otro
subiendo con la marea del instinto
un nombre vacío
la tempestad
el hijo de la nada

 

 

 

  “Los árboles son santuarios”
Hermann Hesse

 
 

 

Mis dedos escriben en el aire

 

Mis dedos escriben
en el aire
hoja tras hoja
en el árbol de mi vida
mis dedos escriben
un sin nombre
en el aire de estos días

 

 

 

 

Digitoscrito encontrado en la Playa del Francés

En busca de turistas para sobrevivir a la pérdida vital
los niños de la playa del francés alejados de la escuela
aprenden idiomas y costumbres nuevas

dos, tres, cinco reales deben llevar
a sus padres-hijos como una cuota
diaria para el almuerzo

entonces

van y vienen en la arena
como todos, se mojan y ríen
entre vendedores ambulantes
y bañistas ciegos nos acompañan y guían

son

tablas de salvación

en
éste
nuestro
propio
naufragio

 

 

 “Es el tiempo el que verdaderamente
tiene dominio sobre los hombres
desnudos al sur de la lunas curvas”
Mário Faustino

 

 

Un río que corre en todas direcciones

 

Al occidente de la guerra
aquí en medio de la copia
de una copia
de una mecánica
terrible
ignorantes de estos
signos de orientación
en la era del error
el publico consumidor
recorre el gran mercado
como
una criatura prisionera
de necesidades insaciables
movida por un interés renovado
día a día
condenada a vivir
en busca de aquello
que
no
tiene

 

En tanto la guerra
es aquí

 

 

 

 

 

 

Un intérprete

 

“No somos la fuente de nuestro vivir, pero por nosotros pasan las aguas”                                                                          Rafael Cadenas

 

Un instrumento en una
larga marcha
una antena para lo que aún no ha recibido voz

Un nombre nada significa
flexible y pronto
para seguir
la dirección de los vientos

 

A Marcos e Isabel y mi sobrino Diego.

 

 

 

 

El peregrino de la duda

Comienzo a dibujar
los contornos de este artista
dotado de poderes insólitos
y al mismo tiempo tan débil
que debe buscar
indefinidamente
en los caminos de
refracción y resonancia
palpitante de alas

 

Más perdidamente que nunca

cierra
los
ojos
y reaparece iluminado por la noche

 

 

Al pintor chileno-francés-italiano Roberto Matta (1911-2002).

 

 

 

Noticias primero de diciembre de 2006    Puente Alto – Santiago de Chile

Hoy recordé a Ray Bradbury

en el carro del metro rumbo al centro de la ciudad

y a mis amigos y compañeros del liceo

desde mi asiento podía ver en dos pantallas

de cuarzo liquido

imágenes en movimiento

sonidos escuchar

música habla

publicidad

 

Ayer

encapuchados

quemaban libros

fuera de la Universidad

 

451

451

 

 

 

Paisaje – espejismo

 

Al escritor británico Artur C. Clarke (1917-2008).

 

Las ovejas que pastan allá lejos son chacales
un tren
estremece la ciudad
y los ángeles del cementerio lloran polvo

 

Las palabras son puertas que abren y cierran sus alas
las palabras son múltiples y contradictorias
y poseen el ritmo del trote de un caballo en el pastizal

 

Un día viene después de otro día
y para mí
un día nunca es un día cualquiera
son estas las responsabilidades de ser
en un paisaje desierto de humanidad

 

 

 

 

Ensueño tenaz

 

Al escritor chileno Roberto Bolaño (1953-2003).

 

Un diario discontinuado
que se abre y se cierra
con una orquesta que acompaña
poesía
vertiginosa y sincopada
conmovedor
romántico
Rimbaud en fuga perpetúa

Y ya sabes como es
Cesaréa habló una fecha
por allá por el año 2600
quemándose las manos y los pies
por cada poema
exhalado

¿Qué hay detrás?

 

 

 

 

Parálisis del sueño

 

“Pequeñas motas de luz etéreas burbujas
diminutas pecas en la lente externa del ojo”
 Ray Bradbury

 

Nunca siento que soy yo quien hace arte
No sé de donde vienen mis ideas
Yo solo aparezco para el trabajo
Y sigo mis órdenes

 

 

 

 

Temor

 

“La mejor parte es sentirse vivo pintando                                                                                         y la peor es necesitar hacer pinturas para sentirse vivo”
 Geoffrey Lawrence

 

Reverencia emocionada
cuando todo
deje
de
importar
cuando todo esté oscuro
cuando todo esté perdido

Que la musa te toque con sus
dedos la espalda
y te empuje al camino

Que la frialdad de las ciudades
que la rosa de la nada
que el fango inmóvil
que la arena movediza del desierto
no borre la tristeza de tinta
que ha de alcanzar el agua

Y sea aire movido por los labios
una
vez
más

 

 

 

Corazón

 

El corazón no amenaza ni cuenta nada,

su labor esencial es verter la esperanza

en tus venas

 

Llegaras, sí llegaras a puerto

antes mucho antes de que el barco sepa

antes, antes que el mar queme tu rostro

con el viento

antes, mucho antes que el sol de la iluminación

que vendrá mañana

te despierte.

 

 

 

 

Creer

 

Creer en el corazón

para que el vuelva a creer en ti,

siéntelo, no lo rechaces

ignorando su presencia

por creer que es un reloj

que cuenta los minutos

que te llevan a la muerte.

 

Sí esta bien seremos uno al menos hoy

 

En ese instante sublime

en la gran danza de las capitales

La cama es un campo estelar

una explosión de dos en uno

 

¿Y el poema?

 

el poema se adelanta

hasta la mañana

del nuevo poema

 

 

 

¿Dónde?

En el lugar donde la muerte perderá la vida
el hielo del infierno quema

Tenues olas de aire
blancos acantilados
desde el confín extremo
azules y minúsculos cristales de hielo
soplados por el viento

 

 

“la estrella se revela por medio de la lengua francamente”
Carlos Germán Belli

 

Un pintor primitivo culto

Oh este corazón que duro se torna
Cuando te dan de improviso la espalda

La soledad es un claro espejo
Mas dibujo, rayo, ensucio y pinto sin pensar
Sin decir
Como la sombra del hielo
Sobre la nieve

 

 

  

 

Datos vitales

Leo Lobos (Santiago de Chile, 1966). Poeta, ensayista, traductor y artista visual. Laureado UNESCO-Aschberg de Literatura 2002. Realiza una residencia creativa en CAMAC, Centre d´Art Marnay Art Center en Marnay-sur-Seine, Francia los años 2002-2003 con apoyo Fondo Internacional para la Cultura y la Fundación francesa Frank Ténot. Ha realizado exposiciones de sus dibujos, pinturas  y una residencia creativa los años 2003 hasta comienzos del 2006 en el centro de cultura Jardim das Artes en Cerquilho, SP, Brasil. Ha publicado entre otros: Cartas de más abajo (1992), +Poesía (1995), Perdidos en La Habana y otros poemas (1996),  Ángeles eléctricos (1997), Camino a Copa de Oro (1998), Turbosílabas. Poesía Reunida 1986-2003 (2003), Un sin nombre (2005), Nieve (2006), Vía Regia (2007), No permitas que el paisaje este triste (2007). Su obra ha sido traducida parcialmente al portugués, inglés, italiano, árabe, francés y holandés. Sus fotografías, ensayos, dibujos y poemas han sido publicados en revistas y antologías en Chile, Argentina, Perú, Brasil, Cuba, Estados Unidos, México, Túnez, España, Portugal, Francia, Italia y Alemania.  Como traductor desde el portugués ha realizado versiones en castellano de autores como Roberto Piva, Hilda Hilst, Claudio Willer, Tanussi Cardoso, Helena Ortiz, José Castelo entre otros. Sus dibujos, poemas visuales y pinturas forman parte de colecciones privadas y publicas en Chile, México, Estados Unidos, Brasil, España y Francia. El 2003 recibe la beca artística del Fondo Nacional de la Cultura y las Artes del Ministerio de Educación de Chile y el 2008  la beca de creación para escritores profesionales del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile. Forma parte del equipo productor del V Encuentro Internacional de poetas CHILEPOESIA el año 2008 y 2009, uno de los principales festivales de poesía de Hispanoamérica. En la actualidad trabaja en la Corporación Cultural de Peñalolén, donde realiza labores de gestión y producción de proyectos.

Share Button
  • Antonio Arroyo Silva

    La palabra de Leo Lobos deslumbra pero no ciega, llega pero no irrumpe. Enciende el lenguaje y éste se hace revelación. Como dice el poeta brasileño José Geraldo Neres, recientemente traducido por Leo: “ La revelación no es una casa, es un follaje en llamas”.
    El universo-Dios se reveló a los hombres en forma de zarza ardiendo y dictó sus leyes. Los hombres se perdieron por los laberintos y se olvidaron de sentir. No son éstas a las que se refiere Leo Lobos, sino a esa impronta del lenguaje que invade todos sus poros y dibuja su rostro para transformarlo en pura imagen de sí y de los otros (poesía visual). Lenguaje propio que descifra los símbolos, los traduce (también a otras lenguas) y bebe de las musas despreciadas por el minotauro de la esquina que teme la sonrisa especular de ese verso certero que fecunda la vida.
    Así, el poeta viaja desde su periferia lingüística a las metrópolis de la voz y el sonido, y deposita su semilla. Pero no con el asombro del neófito que ha de practicar por primera vez los ritos preestablecidos. No como el recién llegado o el recién ido. No con el ímpetu del conquistador que irrumpe y clava su pica en esos parques y después duerme la siesta del guerrero. Leonardo Lobos Lagos, sencillamente, se funda y respira como alguien que ama a la Humanidad y transita sus territorios urbanos llenos de música y encuentros.

    Antonio Arroyo.
    Desde Canarias.

  • Angélica

    Un gozoso y afortunado encuentro con la palabra de este artista chileno cuya obra se asienta en el corazón de hombres y ciudades con la esperanza en un mundo mejor y con la convicción de que la belleza puede desviar “la dirección de los vientos”. Felicidades Leo, tus amigos mexicanos esperamos tu palabra en el próximo julio. Saludos desde el norte del continente.

    Angélica Santa Olaya.

  • Alejandra González

    Silenciosa y sutil, asombrada y expectante, la poesía de Leo Lobos como signo y expresiòn vital, experiencia y ejercicio de escritura, cálculo e inspiración, confluyendo con el canto de la vida, con el alma, con lo que vé y percibe, con lo que siente, abriéndose a otra realidad, universal y diversa. La experiencia, la manifestación emocionada de la existencia que se traduce en revelación estableciendo una correspondencia íntima entre los sentidos, las cosas y la palabra.

    Alejandra González

Escribe un comentario