title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de Poesía No.273: Ulber Sánchez Ascencio

14 Feb 2011

ULBER-~1Presentamos la poesía de Ulber Sánchez Ascencio (Tepetixtla, Mpio. Coyuca de Benítez, Gro, 1978). Mereció el Primer Lugar en el V Certamen Estatal de Poesía “Maria Luisa Ocampo”  2003, así como el  Primer Lugar en el Concurso Estatal de Poesía y Cuento “Liliana Huicochea” en el género de Poesía.

 

Los que miran hacia abajo no duermen

 

 

 

Hay un ojo que mira al silencio de las cosas,

un bruñido de luz,

el adiós marcado por la cumbre del muro,

un retorno tranquilo,

muertos sosteniendo la mirada,

perros devorándose en las esquinas.

 

El ojo observa.

A la ciudad le han robado sus postes.

 

—No hay manera de dar luto, ni lágrimas, ni párpados sobre los espejos.

 

Aunque se ignore la equívoca llama de veladoras,

un charco de astros da una sinfonía evasiva sobre la ciudad.

 

Vuelto el ojo al centro se lamenta en fragmentos de lodo.

 

 

 

 

Cuando el centauro dormita

el sol hiere la sonrisa de las sombras,

no es posible anclar sobre espaldas de perros.

 

Tampoco es posible ejecutar

suicidios colectivos de orugas,

o invitar a un recién nacido a una orgía de lobos.

 

Por eso cuando el centauro dormita nos reconocemos en el odio.

 

 

 

 

No es tiempo entonces de perros  cazando a deshora vírgenes de piedra,

pájaros en la mente como poetas rendidos a la palabra  peces.

 

En la calle,  manada de perros salvajes

a dentadas ciegas buscan  carne blanda,

quejido, huesos de polvo.

A lo lejos la luna es un ojo que no ve a su adentro,

y  no duerme ni mira hacia abajo.

 

 

 

 

Un niño llora ahogado en el aljibe,

sus lágrimas son llovizna.

No hay purificación para este miedo.

La ciudad es un rostro gaseoso.

La garganta de las plañideras calla como profundo eco del viento.

 

 

 

 

Los hombres dicen que estas sombras son sufrimientos,

apariciones del cuerpo.

 

Sombras  que protegen

la espalda de caminantes desterrados a la oscuridad.

 

Los hombres  andan sin sombra, no tienen trayectoria,

son como moneda sin sol, ciego sin ceguera.

 

 

 

 

 

No digo nada.

 

Una  mujer secó sus ojos para no llorar.

Así hoy sobre la ciudad no llueve nunca.

 

No lo dije antes.

 

Una mujer prestaba sus pechos para dejar mamar

a los que vienen al mundo sin ojos.

Así hoy existen ciegos que se vuelven sombras.

 

No lo sabia, por eso no lo dije antes.

 

 

 

 

En la ciudad de los ciegos no hay mar.

Los marinos naufragan sobre  escombros,

se emborrachan con putas que aman

rotundamente el oleaje.

 

Si en esta ciudad alguien ama demasiado abre su sayuela,

su camisa, se entierra un cuchillo y se saca el corazón

para ofrecerlo a  sus  perros.

 

Por eso el que ama es peregrino desnudo caminando por  calles, abrazado del último beso de una mujer,  de un cuerpo caliente para no morir de frío.

 

 

 

 

Para despertar en ésta ciudad se necesita

un gallo con cara de dragón,

una jeringa llena de espuma,

un revólver y una canción de Leonard Cohen.

 

 

 

 

Los perros son esplendorosos peces celestes,

dioses quemándose eternamente en los ojos del pájaro

sobrevolando el cuerpo planetario de una mujer que parió  ángeles.

 

Ángeles drogadictos,

celebran la vida en el hocico de animales inventados por la fiebre.

 

Los perros escandalizan por las calles cuando a media noche llaman a misa secreta de escépticos, quienes aún creen que la ciudad fue creada por un hombre amamantado por una loba leprosa.

 

—Ya los perros se marchan a dormir fatigados.

 

 

 

 

Al zarpar los perros hacia el ojo moribundo hablan sobre la ciudad edificada en el cuerpo de sal, de calles hechas de estrellas, dos pirámides derrumbadas,  gato fosilizado, de los labios envenenados.

 

—No miraba más que el lento itinerario de la mariposa en el vientre de la tarde.

 

Alguien mencionó que para partir de la ciudad uno tiene que arrancar a mordidas sus ojos, beber la sangre y fornicar con la herida.

 

Pero uno nunca parte

porque no es posible andar

por otra ciudad sin ojos.

 

 

 

 

El perro cancerbero de la muerte de cincuenta rostros devora el tiempo misterioso de sus víctimas. El perro es por la noche verdugo que espera bajo la niebla a los temerosos.

 

Todos los que mueren de amor reencarnan en perros.

 

Sabes también que alguna vez la mano cómplice del amo acaricia tu lomo, y tú nunca te atreves a hincarle los colmillos, porque bien sabes que esa mano te acaricia, es la mano de quien sana tu dolor.

 

—Por eso algunos hablan de la felicidad del perro.

 

 

 

 

El perro se muerde la cola en un principio de eternidad, no para juguetear con ella, eso es falso como que las ranas guturalmente no se destripan cuando cogen.

 

Hay quienes en la hambruna del celo, ponen a pelear sus perros sobre la espalda encorvada de sus amantes, para que después sólo queden restos y vísceras, ojos que pactan en blanco con los gritos de la ciudad.

 

 

 

 

El perro marcha lazarillo guiando al ciego, quien con el puño en cenit lanza letanías y enloquecen a la afición de crímenes.

 

La afición es una entrega de pasiones desbordad y descarga su odio sobre los cuerpos perfectos de las inexistentes.

 

Las inexistentes son mujeres bellísimas que no soportan evidentemente el amor.

 

Ahora el ciego grita a manera de contramaestre,

ha visto la claridad en el ojo del perro.

El perro es un tigre que ha olvidado su condición de fiera.

 

 

 

Cuando en silencio se lleva a cabo la procesión del odio, los mortales comunes rezan piadosos frente a los espejos que adornan los faros de la isla perdida en el vientre de la perra.

 

la angustia causa la presión de la arena,

dejan caer más antes de los últimos sus cuerpos

dentro de cuencas vacías como de  perros.

 

Los que miran adentro esperan ser traicionados por la prisa de los barcos y el surgimiento de nuevas deidades

 

Entre la ruina del espejo el rostro es un trazo que termina en los restos de la luz, un pez muerto carcomido por la sal.

 

 

 

 

Hoy no veras a la perra mordisquear huesos bajo el canto fúnebre de las inexistentes. Mientras  alacranes parten a la noche para depositar un sueño de aguijón en los párpados del centauro.

 

Sabrás que entonces  el odio no duerme.

 

Habrá tal vez una melodía que haga llorar a los ciegos, a  putas que abrazan un suspiro.

 

La muerte regresa de su pasado oliendo a semen.

No se va el perro nombrándose hijo del hombre.

 

No es animal que muerde rendido al centauro.

 

 

 

Hoy caerán  huesos del agua sobre la ciudad redimida

 

Los ángeles gritaran

inflamados,

leprosos,

juzgaran la llama.

Llorarán implorando a las ratas

el perdón de  homicidas.

 

 

 

 

La traición de los espejos es una promesa de antes,

por la ciudad erraban ebrias estrellas entre las alas de los pájaros.

 

Los dientes ensangrentados

no detendrán la retina

de quien duerma agazapado

de las inexistentes

 

—Es hora de partir sobre las calles del signo.

 

 

 

 

Engendrado el centauro

al equívoco ignorante del ciego,

deliberando el presagio del infierno.

 

El centauro es devorado

por los perros de la noche,

quienes conjuran la sed del cuerpo.

Amén de la muerte.

 

Sin alfabeto al borde de las agujas,

purifican el alma con la sangre del centauro.

 

 

 

 

Bajo la fragua de los designios el perro irrumpe la omisión del muro.

 

El  ojo destiñe la luz,

edifica puertos,

catedrales.

Vuelto todo al ojo

la farsa del espejismo

 

El perro olvida su comunión con Quirón,

hay sonidos de una puerta que se cierra.

El significado para nombrar los objetos

se consume sanguinario hasta la muerte.

 

 

 

Datos vitales

Ulber Sánchez Ascencio (Tepetixtla, Mpio. Coyuca de Benítez, Gro, 1978) mereció el  Primer Lugar en el V Certamen Estatal de Poesía y Cuento “Maria Luisa Ocampo” en la categoría de Poesía, convocado por Instituto Guerrerense de la Cultura. 2003 así como el  Primer Lugar en el Concurso Estatal de Poesía y Cuento “Liliana Huicochea” en el género de Poesía. Convocado por la Secretaria de la Juventud. 2003. Fue  Becario del Fondo Estatal para las Culturas y las Artes (Foeca) 2004, en la categoría a Jóvenes Creadores en la disciplina de Creación Literaria. Estado de Guerrero. Su trabajo está recogido en las Antologías Más vale sollozar afilando la navaja,  Editorial Curia. México, D.F. 2004 y  la antología de poesía, 40 Barcos de guerra, 2009. Ediciones Versodestierro 2009. Ha publicado las plaquetas de poesía: Ciudad invadida por la memoria. 2006, Chilpancingo, Gro y la Los que miran hacia abajo no duermen, ediciones la Tarántula Dormida 2010. Fue Becario del Fondo Estatal para las Culturas y las Artes (Foeca) 2007, en la categoría a Jóvenes Creadores en la disciplina de Creación Literaria. Estado de Guerrero.

Share Button
  • david

    decir cosas sin sentido que parecen muy profundas…nada nuevo, su poesia no me dice nada pero fingire que la entiendo para no parecer inculto

  • Sergio González

    Pues pareces más culto diciendo eso David, de cualquier forma me pasa algo parecido: lluvias de imágenes, malabares metafóricos, símiles que buscan la originalidad. Es complicado opinar sobre este tipo de poesía, yo al menos pasé la lectura sin que me conmoviera.

  • david

    La verdad no entiendo que pasa en estos tiempos con la poesia.

  • José Manuel

    La poesía e nuestros tiempos podría llamarla que es: Poesía de autor. Como el cine, ya que en pleno siglo XXI no hay una identidad literaria que defina a la poesía mexicana ni a la Guerrerense. Autores como Ulberto Sánchez entre muchos buscan proponer una nueva literatura, aun que la realidad solo hacen un juego de firugas y recursos literarios sin dejar marcado un estilo literario o una nueva estructura poetica a la que le podamos llamar nuevo género.

    saludos Ulberto Sánchez

Escribe un comentario