title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Arenas Movedizas. Poesía iberoamericana y principio de siglo. José Kozer

08 Mar 2011

José KozerEn el marco de Arenas movedizas. Poesía iberoamericana y principio de siglo, presentamos algunos poemas de  de José Kozer (Cuba, 1940), referente no sólo de la poesía cubana actual sino de la escrita en lengua española. Es una Figura axial del neobarroco latinoamericano.

 

 

Principio último de realidad

 

Es una bondad, que no deslumbre, por favor, y tenga

            áridos saberes, anís

            estrellado en la taza

            (humeante) sea el

            pobre de buen gusto,

            aparezca trajeado, la

            elegancia del lienzo,

            trabillas el pantalón

            de arpillera, solapas

            estrechas, una flor:

            bajos, portañuela de

            botones (nacarados)

            que es bondad fungir

            de espantapájaros. La

            estaca lo mantiene

            erguido, sea que no

            se ha de atrever la

            gorrionera arruinar

            la cosecha, el mirlo

            retrocede, el jilguero

            hortera se le cae la

            cara de vergüenza,

            váyanse todos: lo

            suban a la loma de

            estiércol. Ría, pájaro

            de heno el espantapájaros,

            cercanos los hórreos,

            anime a la semilla,

            cercanas las gamellas,

            guiñe un ojo a las aves

            que no desistan, hay

            pan de munición, una

            libreta de pan para

            saciar el hambre de

            seres semovientes,

            los inertes, y del

            correveidile al Rey

            que sepa todos los

            súbditos comensales

            ya están a la mesa. No

            hay peligro (es una

            bondad de los sufrientes)

            de insurrección.

 

Muy grande es la bondad del garabato de agua que

            sale del surtidor, corre

            la bondad, así sea, tibia,

            inerte casa la aguarda, al fondo

            de la acequia, arcaduces: el

            agua donde nace es en el fondo

            manadero de luz para sacar a

            flor de tierra, tres colores, el

            azafrán primero, ya no hay

            litigio entre la nieve y el sol:

            ¿qué más puede pedir el

            espantapájaros? ¿Dar de beber

            del cuenco propio de la mano

            a las aves, y de paso, al fondo,

            a los gusarapos? Piensa que la

            paloma es un buitre qué caray:

            bondad de la paloma en el

            buitre pues. Aquello de la

            oveja y el león dormidos en

            un mismo lecho (estrecho)

            nupcial de guano, se aparearán,

            veremos de ocho en ocho nacer

            camadas de grifos, gárgolas,

            engendro de cíclope y Gorgona,

            el rostro los delata por su velada

            capacidad de compasión: y oye,

            entablillan las patas rotas de los

            saltamontes en hospitales

            dedicados a sanar insectos

            estropeados, la flor que cae la

            entierran (cantos gregorianos)

            a la madre equiparan con el

            padre, no hay mayor bondad.

 

Apremia vivir lo más, pero que no deslumbre, ni el

            acabóse nuble la vista

            con alucinaciones de

            Dios y vergel, caínes

            bienaventurados, adanes

            choteando (a la cubana)

            a unas aves (digo, evas)

            que se desternillen de

            risa cuando las tilden

            de you know what

            eclesiásticos de pelliza,

            nunca se ofenden. Oh

            Muerte sé buena gente,

            súbenos a la espalda del

            munificente gameto,

            otear el espantapájaros,

            y ver venir paraje

            venidero con la forma,

            chico, del caimán: primer

            bojeo (Juan de la Cosa)

            perros apaciguados, y el

            manatí, madre, el manatí,

            he ahí el Bien personificado.

            Bienhechor entre bienquistos

            seres, de momento, inanimados:

            luego se verá. Se verá al

            espantapájaros (hulla, harina)

            desmoronado, vuelto charco,

            reflejos oleaginosos, oscurece,

            no hay nada que alegar: y ni

            un solo ente bíblico aparecer

            en las entrelíneas, ni flor

            surgir del ijar,  ni animálculos

            qué ijar ver lamer.

 

 

 

Principio último de realidad

 

Y varias veces más haré el mismo movimiento que

            hace de la sombra del

            brazo sombra encarnada,

            brazo y sombra una misma

            escueta muerte: muerte he

            dicho, y en efecto, a todos

            los efectos, se trata de eso:

            unísono brazo en sombra

            unísona reiterando escondida

            existencia del pusilánime a

            sombras aferrado, en carne

            amedrentado: en efecto,

            miedo. Yo tengo miedo. A

            morir.

 

Temí al padre, a Polonia, a la Pelona temo calata y

            muda (inmutable) fija hora

            (instante) Nada. Váyase por

            ahí: y no se mueve una hoja

            en lo alto de la tapia, en lo

            tupido del bosque mineral,

            pese a la nube negra, el

            viento norte, el sonido

            atorado, quizás por aceites

            de extremaunción o tacos

            de cerumen de mi oído

            dañado hace lustros: Orfeo

            suelta gallos, se atasca la

            flauta travesera, y un nuncio

            de melodías acordes se oxida

            entre los dedos de Nanae

            Yoshimura (Pan, se fugó a

            Japón): un koto desvencijado

            entre encinas, aromos, selva

            y espesura donde pudrir, al

            pie de un ginko, el cuerpo:

            sonido y madera, mástil y

            cuerdas, oquedad putrefactos.

            Y en medio yo, de cuerpo

            presente, ataviado (maquillado)

            primera vez que no estoy

            atareado, medio lado (la cara

            no visible) comido a medias

            por las miríadas del bosque,

            lasca a lasca el resto se irá

            pudriendo en la siguiente

            media hora. Caiga. Al diablo

            con las heces. Muera. Al diablo

            el trasudor, la secreción glandular,

            el pestumen caballuno del cagajón

            incrustado al ano, suelta, cae,

            cómetelo Muerte.

 

Percal muerto, deshilachada franela a cuadros, borra roja a

            la insaciable bocaza de las

            hormigas rojas, un pozo de

            pez apesta en la vertiginosa

            vertical sin fondo de los

            hormigueros: jaque mate

            y se comen al asalto los

            cuadrados negros de la

            franela. No hay camisa,

            no hay brazo, la sombra

            ennegrecida que moví día

            a día cual ejercicio espiritual

            durante lustros, tres veces

            media hora, tumor multicolor

            (predominan los morados)

            es ahora un olor amarillo

            que brota, vez postrera, del

            ano enrojecido de los insectos.

            Sus miríadas a mi brazo. Su

            sombra. El movimiento en

            alto.

 

 

 

Principio último de realidad

 

Del parque de las esferas y el aro descomunal de cobre

            refulgente (gozque) pasé al

            parque del carillón doce

            veces confirmando la

            muerte, el compás y el

            número romano, la

            guadaña entre acacias

            podadas en perfección.

            Asoma. El aro ha de estar

            oxidado, las esferas se

            habrán alejado, curioso,

            sin moverse un ápice,

            diría que lo indeleble

            por indefectible sería

            el carillón: apóstoles

            cariacontecidos, de qué

            tribulación no sé ni sé

            si Cristo ha resucitado

            en la torre del reloj: y

            yo estoy hecho, rostro

            mogollón, artritis, un

            auténtico despojo. A

            un tercer parque me

            encamino al atardecer,

            uvas de playa, embeleso

            florecido, palmitos y

            acebuche, me siento

            en un banco de hierro

            a mirar ardillas negras,

            al rato pasa la manejadora

            ataviada de blanco y

            chanclos, va vacía. Nada

            en las manos, nada en los

            bolsillos y nada (negra)

            debajo. Me llevo la mano

            a la cabeza y repito la

            plegaria única que me sé

            de memoria, la repito y

            medito, cada palabra un

            hito del fulgor divino que

            no acaba de aparecer. De

            alguna esfera inamovible,

            descender. Titilar un

            instante. Hacerme sonreír.

            Por Dios que tranquilizarme.

            De nada. La gracia no

            coincide con mi presencia

            diaria hasta más no ver al

            atardecer en el parque

            limítrofe, parque anterior,

            cerca de casa. Ya no pasa

            siquiera la manejadora de

            otrora por mi cabeza, su

            rastro de anillos y ajorcas,

            collar de cuentas de

            cáscara de coco, el

            brazalete ancho en el

            brazo izquierdo, un

            respingo: ella y yo

            (anagnórisis) del

            reconocimiento. Ella

            muere por el lado de

            los bateyes y yo por el

            lado ancestral del lomo

            cubierto por sacos ásperos

            donde se recoge la ceniza:

            blanco ritual ella, sagrada;

            y yo, estameña. No quiero

            saber nada de la continuidad,

            ni del turbión que me podría

            llevar de una sola ráfaga

            (regresar empapado) al

            parque ulterior tras las fijas

            esferas negras donde se

            renace. Ya, morir. Ni un

            cabello ni una uña más

            crecer otro milímetro verde

            para dar de comer, hogaño,

            a una quinta generación

            irrefutable de gusarapos:

            la descendencia de David

            es interminable. Las

            pantorrillas muertas, los

            almendrados ojos negros

            dos trabadas esferas ciegas,

            mudez astral: qué Dios ni

            ocho cuartos, zarandajas

            Beatriz, ni Amor moviendo

            no sé qué, por Dios, ta.

            Salgo del parque caminando

            al paso de la sombra de un

            bastón el doble de alto que

            yo (de espaldas, doblado)

            acacias muertas, carillón

            partido en dos: asoma. La

            impertérrita amaga una

            zancadilla, doy (lateral)

            un paso a todo lo largo de

            la sombra diagonal del

            bordón, primer estertor,

            dormí, ya clarea, mece la

            brisa las frondas de aquel

            parque mascullando

            (farfullando) helechos

            del rostro de la manejadora

            de blanco alzándome (cruz)

            me anega entre sus brazos.

 

 

 

Principio último de realidad

 

La actual inapetencia que experimento seguro que hasta

            los intersticios, esponjosas

            cavernas, tiroides, el pulso

            y la bestia, me vuelven más

            intranquilo: que nunca. Cedo

            al hambre la pócima de miedo,

            el ancestral vestigio que me

            viene por vía directa de mi

            padre (timor mortis): la

            pócima del tedio (todos los

            libros leídos) (los que me

            faltan por leer me son cada

            vez más inanes) (anoche

            boté a la basura, primera

            vez en mi vida, ya era hora,

            un libro de un tal Makine):

            deambulo leyendo (leo y

            me detengo) un poema

            (me detengo y arranco

            luego a caminar con brío)

            de Ajmátova (regresa de

            nuevo el muermo) cerré

            el libro: en parte me he

            recuperado. Saco del

            talego un bocadillo de

            atún con lechuga, el

            botellín de agua, la

            pera limonera magullada

            (cuánto padece la naturaleza)

            el rostro se me ilumina (tengo

            hambre): me acomodo en el

            ribazo, juncias, berro silvestre,

            el olor insalubre me reanima,

            el raudo huir de la araña de

            río me trae un recuerdo

            concreto relacionado con

            un pueblo cercano a Valencia,

            ah Cullera. Mastico, por

            omisión (empiezo por la

            pera recién lavada por

            segunda vez en el agua

            apestosa que me hincha las

            narices) el agua incomestible

            del río: saltan liebres,

            gazapos, una Alicia atónita,

            conejas irrepetibles, naipes del

            País de las Maravillas: escupo

            (cuatro semillas) a la vista surge

            (palpable) (aromático) el Árbol

            del Desconocimiento. Válido.

            Reitero en voz alta a Ajmátova,

            y tras la cadenciosa lectura a

            voz en cuello, lúbrico, sólo

            corporal, la gazuza en su punto,

            engullo. Es pez. Es trigo. Es era

            y verdura. Jorge Manrique y

            topacios, zafiros gongorinos,

            las broncas ganas evidentes de

            Hita. Bebo. Y bebo. Tintas.

            Aguas vírgenes. Del estero y

            de la alfaguara. Manadero de

            tintos y claretes. Me voy a

            hacer un bastón ahora mismo

            y ponerme a deambular hasta

            la hora en punto, sin otras

            consideraciones, más allá del

            crepúsculo y del alba ignota,

            hora intercesora. Comeré de

            la mano de la yegua, beberé

            de la gota que segrega del

            verdín el brocal. Ésta es una

            resucitación, fulgor la piedra

            donde me he sentado, la pupila

            sometida y convertida en letra

            (Ajmátova) la gana inusitada,

            más longeva que la inapetencia

            del anciano. Hambre, hambre,

            volveré a leer. Extracción

            supina (dentro del hambre)

            de una gárgola de barro y

            lana, resurjo recién emigrado,

            cuajada la entrepierna, pantalón

            manchado (un vino generoso)

            arias al aire, chorros intermitentes

            de legañas, limpian en todo su

            (blanco) anverso la oquedad.

 

 

 

Principio último de realidad

 

Se

ha

partido

en

dos

la

estatua

del

jardín (caso de que en casa hubiera habido un jardín): dio

            a luz la zarigüeya (sigamos

            alumbrando esta escena con

            la imaginación) (¿cachorro

            de zarigüeya en español se

            dice?) (tenemos jabato,

            lobezno, alevín, gazapo, etc.)

            (siempre tenemos etc.): ya

            crecen de sopetón las

            avellanas en el olmo, las

            drupas en el peral, la flor

            del limonero en el avellano,

            el pruno dio pimienta blanca:

            Proteo se transforma en Pan,

            Pan Príapo y Príapo un Febo

            penecorto de yeso, hombros

            tocados de verdín. ¿Dónde

            está la estatua? ¿El jardín?

            A veces en Mesopotamia,

            otras muy al sur de La

            Florida, estuvo en una

            ocasión en Cuba, se trasladó

            (unísono) a Brujas, Puerto

            Varas (el Osorno a la vista)

            de vuelta entre Babilonia

            y Asiria, a Mesopotamia:

            entro en escena, voy a

            reparar la estatua partida

            en dos mitades precisas,

            anoche o anteanoche,

            entre medianoche y

            Aldebarán o Alfa del

            Centauro iluminando

            hacia las dos el suelo

            escarchado, cielo

            despejado, luna llena,

            por detrás, la estatua:

            de dril cien me vestí,

            sombrero blando, zuecos

            colorados, clavellina en el

            ojal de la camisa, para la

            ocasión almidonada en la

            habitación trastera de la

            casa: ora por Zoila la del

            soldado chuleada, ora la

            mismísima madre que ora

            me alumbrara, ora fuera

            progenitora de la estatua

            (quien idea controlando

            fraguas, forja estatuas,

            levanta jardines, casas

            con balcones labrados,

            atalayas, la hermana

            una gárgola, la madre

            una ojiva). Juntar lo

            escindido. El laurel de

            Indias se niega en rotundo,

            las alimañas que sirvieron

            de pasto a las aves carroñeras

            se niegan por igual. Acudo

            a mi padre, hez fecal sin

            concesiones, delante de mis

            narices levanta su mortaja

            escindida en partes dos,

            una mortaja de cal (¿soy

            o no soy yo?) y me

            conmina a mirar detrás

            del desmoronamiento de

            su ojo del perpetuo orzuelo,

            casa (alfabeto de derecha

            a izquierda) muebles (ni

            polvo ni sombras ni matas

            de interior) se desmoronará

            el jardín, luego la estatua

            de cuyo yeso saldrá la

            sombra de la zarigüeya,

            unas alimañas saldrán a

            ingerir (sin concesiones)

            todo cuanto en

potencia,

y

más

allá,

deviene.

 

 

 

Principio último de realidad

 

A la izquierda la clepsidra, a la derecha (equidistante)

            el reloj de arena, en medio

            Libra, la balanza de Dios

            (al fiel) encima del péndulo

            (detenido) todas las

            constelaciones (negro

            agujero) una sola flor a

            punto de mudanza (recibirá

            o ya recibió otro apelativo)

            lo incipiente titila, punto de

            intermitencia, el reloj digital

            de casa fulge un momento,

            el péndulo se inclina a

            siniestra.

 

Aves, pido aves, indistintas bandadas sin rumbo fijo ni

            explicación: cual querubín

            de alas extendidas en un

            atrio, fulgor segundo, agua

            lustral (con cuentagotas) la

            ablución corriente, el agua

            común, jabón de tocador,

            alhucema, haber refrescado

            el rostro, hombros, brazos

            en la mañana invernal: ni

            rastro de cara y hombros,

            las aves tiritaron, el cuerpo

            estuvo expuesto a mano

            izquierda a la nevisca, a la

            derecha ceniza, de frente la

            Muerte (esculpida) madre

            de lo hierático, en la Balanza:

            número etrusco, revés inerte,

            aún escribe (¿ya mudó?).

 

Y ocurre en casa, aduana: una dura especulación en una

            escritura dura, fugitiva:

            óbolo abonado.

 

No se da en el clavo una sola vez: convéncete amanuense.

 

Seco, me extirparé unos restos: las sobras exprimir, hollejos

            succionar con la boca amarilla,

            las insípidas fauces de la vejez.

 

Nada espero, oigo al fondo la torrentera, ir y volver las aves:

            raeduras al fondo, brillo

            pestilente de escamas mostrando

            boca arriba ceniza, debajo la

            infección, y aún debajo etrusca

            escritura gota a gota empapada,

            por arenas golpeada, astilla al

            fiel de una Balanza que no

            dirime ni dictamina: aclara

            su voz (gárgaras) la especulación,

            últimas trazas.

 

¿A qué nombrar nada más? ¿A qué oír profetas a la entrada

            de los templos, presagiar?

 

Estuve enfermo y me he curado en la oscuridad.

 

Filfa la luz fue filfa estupefacta.

 

La verdadera apariencia siempre aparece, trola y trola su

            espejismo.

 

Me quedan unos años. No volveré a imaginar aquello, ni

            a pensarlo (de frente)

            (a retazos) escribiré

            caudas en idioma

            esperanto, tierras de

            pastoreo, sábanas a

            orear, varas de pescar,

            desmerece de Dios la

            certidumbre: revena

            Nada, en la infeliz

            sobremesa, orlas y

            galas.

 

 

 

Principio último de realidad

 

No comprendo en la extrema oscuridad de esta noche

            a Altaír: lo incomprendido

            anula en mí la acción: no

            salgo de incertidumbres,

            temo mayores trastornos:

            me propongo dar dos o

            tres vueltas a la manzana,

            quiero decir mañana, en

            la constelación del Águila

            perderé báculo y amago

            mínimo de movimiento,

            el próximo paso, la propia

            estela (si no visible al menos

            imaginable) apenas viene al

            caso qué he de desayunar en

            unas horas: Altaír me desvela.

            Prendo la lámpara de noche,

            la oscuridad devora la luz

            artificial. Saco a relucir un

            libro de cabecera, en el

            libro fulgen (se opacan)

            los poemas de Baudelaire,

            me dispongo a leerlos en

            voz alta, original, versión

            al inglés, versión al español,

            uno por tres, Altaír, y un

            miedo atroz, los opacan:

            opaco, apago. Me digo el

            Sutra, me quedo a medias:

            una existencia entrambasaguas,

            medias tintas, chicha no,

            limonada tampoco. Mírate:

            una barba florida, teñida de

            azabache, al bajar la cabeza

            me roza el ombligo, su

            anchura llega a mis costados,

            barba imaginaria. He perdido

            el pelo, vello, luz de las

            pupilas, acordes mesurados

            del oído, me asquea el olor a

            brillantina, dentífrico, me

            asquean en verdad aromas

            y colores. Soy más o menos

            bipolar y autárquico: no

            tengo descendencia ni quiero

            acompañamiento; me alimento

            de huevos duros, la durísima

            clara, la fárfara de los huevos:

            descafeinado: pan de molde

            tostado a pelo: me vuelvo de

            costado, cierro los ojos no

            sea aparezca la Ley, sopetón,

            susto mortal, a bote pronto

            morir, mejor de medio lado,

            duele menos, se ve menos,

            menos se intuye (vislumbra):

            ya estaba anquilosado. Medio

            tostado. Toda clase y orden

            y género y tipo de dolencias.

            En orza repleta, muerte. En

            fanal donde cabe mi cabeza,

            peluca y perilla, mofletes

            descarnados, patillas grises

            (mejor aún color plomo)

            muerte. Orza, fanal y

            cornucopia, segura muerte.

            Ya oscurece la oscuridad.

            Altaír resplandece justo

            en el sentido contrario a mi

            situación. Yo leía siete horas

            al día, y no hay en mí una

            sola célula capaz de

            conocimiento: el miedo

            tiembla al compás del

            azogue en mis pupilas, por

            septentrión viene bajando

            (sin acecho) en puridad

            incomprensión.

 

 

 

Principio último de realidad

 

Un bombardino, chistosísimo, la escalera de caracol

            que conduce al camaranchón,

            en el altillo futón, luz estival

            (perpetua) un corno inglés,

            unos someros apuntes de

            última hora en un cuaderno

            de tapas negras, briagos

            (viernes noche) en la sala

            de casa bailamos un danzón,

            mis muertos lo tarareaban,

            son triple de cornetas, una

            de las llaves se atascó: no

            pasa nada, descuida, el hecho

            no implica mal agüero,

            subamos, tálamo a la espera,

            la iré empujando por la grupa,

            vuelta y revuelta caracol hasta

            llegar (briagos) a la penetración:

            estoy chalado a fondo (una

            perpetuación) por sus

            membranas, recodos (peldaño

            a peldaño penetrarla) jaranero

            me desvío quién sabe qué

            (¿adónde?): entresijos, ruecas,

           un arcaduz largo (estrechísimo)

           parece interminable (se desea

           interminable) ya voy: ya vamos,

           unísono, de consuno darle otra

           vuelta a la escalera caracol,

           allá adentro.

 

En el trigésimo quinto año de nuestra coyunda nos sentamos

            a almorzar en otro lugar (final)

            mal digerimos, poca luz entra

            por la ventana en altos (allá)

            el aire fresco se vicia en los

            pulmones, miramos y miramos

            la comida, bebemos agua seca

            de manantial, una flor ocupa

            el centro de la mesa (¿nombre,

            constitución, sentido, destino,

            se precisa explicación?): la

            papa asada se enfría, a mi modo

            de ver está sucia, ¿por qué no

            empezamos por el postre?, una

            pieza de casco de naranja en

            almíbar gruesa, la pastilla para

            la presión: atrás quedaron las

            agudezas de la conversación,

            la risa inopinada, el sopetón

            de una carcajada, a bote pronto

            la coneja anhela al cabro, y qué

            decir del cabro siempre dispuesto

            a sus cuarenta años, del cabro

            edad provecta. Recogemos la

            mesa. El almuerzo, deshidratado

            y muerto, al latón de basura.

            Guardamos en su perpetua

            gaveta el mantel de hule a

            cuadros blancos y negros,

            una ficha por mi mujer

            (jaque) una ficha por mí

            (nada y anuencia) nos

            separamos: el agua corrió,

            nos cepillamos la dentadura

            otrora castiza, otrora aguas

            floridas que circunvalaban

            una ciudad ideal: se sienta,

            queda, en la butaca de

            la sala, coloca los pies

            (morados) en un escabel,

            amago acercarme (percatarme)

            reconozco el ruido del orín

            en las fauces de la carcoma,

            carcoma y orín una considerable

            (abrupta) compenetración.

 

 

 

Principio último de realidad

 

El sol efectúa su ascenso esta mañana, dejadez, luz

            destituida, incombustible,

            con inusitada lentitud.

 

Es hora, no me muevo, el minutero avanza con retraso

            evidente, me imagino

            rumbo al cuarto de

            baño, si meo olerá a

            espárragos, a camomila

            quizás: reloj digital

            ejecuta sus pasos

            deteniéndose más de

            lo preciso en albercas

            de agua gris, carpas

            jadeantes, una golondrina

            todavía del atardecer de

            ayer procura alcanzar el

            campanario de aquel

            pueblo donde pasé tres

            veranos consecutivos,

            la cigüeña y la guadaña,

            la cigüeña empollando y

            la guadaña acechando:

            dio el reloj de la torre

            la una, su campanada

            duró varias horas. Hora

            tercera, relumbró la

            guadaña, al filo de la

            madrugada.

 

Tendría que dejar (jadeo, ligero) la cama, acercarme al

            fogón, prender la hornilla,

            poner a cocer tres huevos

            morados, aguardar de cinco

            a siete minutos, sentir el

            endurecimiento de las

            membranas. Aquel farruco

            que fui está hecho un

            guillote. Me desperezo,

            echado, un orzuelo

            incipiente, dolor en el

            rabillo del ojo derecho,

            ver el mundo a través

            de una cortina de

            infección (pus) la

            realidad es un pugilato

            que confunde al más

            pintado. Esforzarme,

            dejar la cama, preparar

            café, rellenar el tarro

            del azúcar prieta, poner

            los huevos a cocer (¿a

            qué viene esa sonrisa

            fullera?): estoy a la

            espera de algo grande

            a sabiendas de que la

            luz y el reloj, breves

            compases con retraso,

            a ojos vistas me señalan,

            con orzuelo y todo, mi

            desconchinflamiento.

            Un flato, una erupción,

            un peso mucilaginoso,

            y estoy frito.

 

Arte y parte soy de mi desconfiguración.

 

Primero el contorno, luego lo focal, lo último que se pierde

            es la facultad (visión)

            auditiva: atrás siguen

            las coyunturas (años y

            años descomponiéndose)

            por último la voluntad

            de ir a la cocina a

            constatar que quedan

            tres huevos, cazo, hornilla

            y ebullición.

 

Me quedo echado imaginando que he imaginado, y que hace

            rato la cigüeña parió

            heces, el sol se desfondó:

            de las tinieblas el reloj

            extrajo los números

            cuatro y cinco, yazgo,

            mandíbula desencajada,

            ojos de par en par, oigo

            (cenizas crepitar) letras

            (nueve) cincelar.

 

 

Datos vitales

José Kozer nació en La Habana, Cuba en 1940. Es hijo de emigrantes polacos y checoslovacos. Se estableció en Estados Unidos donde comenzó su carrera literaria. Ha escrito 7908 poemas. Numerosos libros ha publicado, entre los que podemos mencionar: Este judío de números y letras (1975), Y así tomaron posesión en las ciudades (1978), Bajo este cien (1983), La garza sin sombras(1985), Carece de causa (1988), Prójimos-intimates (1990), La maquinaria ilimitada (1998), Dípticos (1999), Farándula (1999), entre muchos otros. Actualmente vive en Hallandale, Florida, Estados Unidos.

Share Button

Escribe un comentario