title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Javier Sicilia: Estamos hasta la madre… (Carta abierta a los políticos y a los criminales)

03 Abr 2011

Javier Sicilia

Publicamos en este espacio la Carta abierta a los políticos y a los criminales que escribió Javier Sicilia en la revista Proceso.

 

 

Estamos hasta la madre… 

(Carta abierta a los políticos y a los criminales)

 

 

PROCESO / ABRIL 2011

 

El brutal asesinato de mi hijo Juan Francisco, de Julio César Romero Jaime, de Luis Antonio Romero Jaime y de Gabriel Anejo Escalera, se suma a los de tantos otros muchachos y muchachas que han sido igualmente asesinados a lo largo y ancho del país a causa no sólo de la guerra desatada por el gobierno de Calderón contra el crimen organizado, sino del pudrimiento del corazón que se ha apoderado de la mal llamada clase política y de la clase criminal, que ha roto sus códigos de honor.

No quiero, en esta carta, hablarles de las virtudes de mi hijo, que eran inmensas, ni de las de los otros muchachos que vi florecer a su lado, estudiando, jugando, amando, creciendo, para servir, como tantos otros muchachos, a este país que ustedes han desgarrado. Hablar de ello no serviría más que para conmover lo que ya de por sí conmueve el corazón de la ciudadanía hasta la indignación. No quiero tampoco hablar del dolor de mi familia y de la familia de cada uno de los muchachos destruidos. Para ese dolor no hay palabras –sólo la poesía puede acercarse un poco a él, y ustedes no saben de poesía–. Lo que hoy quiero decirles desde esas vidas mutiladas, desde ese dolor que carece de nombre porque es fruto de lo que no pertenece a la naturaleza –la muerte de un hijo es siempre antinatural y por ello carece de nombre: entonces no se es huérfano ni viudo, se es simple y dolorosamente nada–, desde esas vidas mutiladas, repito, desde ese sufrimiento, desde la indignación que esas muertes han provocado, es simplemente que estamos hasta la madre.

Estamos hasta la madre de ustedes, políticos –y cuando digo políticos no me refiero a ninguno en particular, sino a una buena parte de ustedes, incluyendo a quienes componen los partidos–, porque en sus luchas por el poder han desgarrado el tejido de la nación, porque en medio de esta guerra mal planteada, mal hecha, mal dirigida, de esta guerra que ha puesto al país en estado de emergencia, han sido incapaces –a causa de sus mezquindades, de sus pugnas, de su miserable grilla, de su lucha por el poder– de crear los consensos que la nación necesita para encontrar la unidad sin la cual este país no tendrá salida; estamos hasta la madre, porque la corrupción de las instituciones judiciales genera la complicidad con el crimen y la impunidad para cometerlo; porque, en medio de esa corrupción que muestra el fracaso del Estado, cada ciudadano de este país ha sido reducido a lo que el filósofo Giorgio Agamben llamó, con palabra griega, zoe: la vida no protegida, la vida de un animal, de un ser que puede ser violentado, secuestrado, vejado y asesinado impunemente; estamos hasta la madre porque sólo tienen imaginación para la violencia, para las armas, para el insulto y, con ello, un profundo desprecio por la educación, la cultura y las oportunidades de trabajo honrado y bueno, que es lo que hace a las buenas naciones; estamos hasta la madre porque esa corta imaginación está permitiendo que nuestros muchachos, nuestros hijos, no sólo sean asesinados sino, después, criminalizados, vueltos falsamente culpables para satisfacer el ánimo de esa imaginación; estamos hasta la madre porque otra parte de nuestros muchachos, a causa de la ausencia de un buen plan de gobierno, no tienen oportunidades para educarse, para encontrar un trabajo digno y, arrojados a las periferias, son posibles reclutas para el crimen organizado y la violencia; estamos hasta la madre porque a causa de todo ello la ciudadanía ha perdido confianza en sus gobernantes, en sus policías, en su Ejército, y tiene miedo y dolor; estamos hasta la madre porque lo único que les importa, además de un poder impotente que sólo sirve para administrar la desgracia, es el dinero, el fomento de la competencia, de su pinche “competitividad” y del consumo desmesurado, que son otros nombres de la violencia.

De ustedes, criminales, estamos hasta la madre, de su violencia, de su pérdida de honorabilidad, de su crueldad, de su sinsentido.

Antiguamente ustedes tenían códigos de honor. No eran tan crueles en sus ajustes de cuentas y no tocaban ni a los ciudadanos ni a sus familias. Ahora ya no distinguen. Su violencia ya no puede ser nombrada porque ni siquiera, como el dolor y el sufrimiento que provocan, tiene un nombre y un sentido. Han perdido incluso la dignidad para matar. Se han vuelto cobardes como los miserablesSonderkommandos nazis que asesinaban sin ningún sentido de lo humano a niños, muchachos, muchachas, mujeres, hombres y ancianos, es decir, inocentes. Estamos hasta la madre porque su violencia se ha vuelto infrahumana, no animal –los animales no hacen lo que ustedes hacen–, sino subhumana, demoniaca, imbécil. Estamos hasta la madre porque en su afán de poder y de enriquecimiento humillan a nuestros hijos y los destrozan y producen miedo y espanto.

Ustedes, “señores” políticos, y ustedes, “señores” criminales –lo entrecomillo porque ese epíteto se otorga sólo a la gente honorable–, están con sus omisiones, sus pleitos y sus actos envileciendo a la nación. La muerte de mi hijo Juan Francisco ha levantado la solidaridad y el grito de indignación –que mi familia y yo agradecemos desde el fondo de nuestros corazones– de la ciudadanía y de los medios. Esa indignación vuelve de nuevo a poner ante nuestros oídos esa acertadísima frase que Martí dirigió a los gobernantes: “Si no pueden, renuncien”. Al volverla a poner ante nuestros oídos –después de los miles de cadáveres anónimos y no anónimos que llevamos a nuestras espaldas, es decir, de tantos inocentes asesinados y envilecidos–, esa frase debe ir acompañada de grandes movilizaciones ciudadanas que los obliguen, en estos momentos de emergencia nacional, a unirse para crear una agenda que unifique a la nación y cree un estado de gobernabilidad real. Las redes ciudadanas de Morelos están convocando a una marcha nacional el miércoles 6 de abril que saldrá a las 5:00 PM del monumento de la Paloma de la Paz para llegar hasta el Palacio de Gobierno, exigiendo justicia y paz. Si los ciudadanos no nos unimos a ella y la reproducimos constantemente en todas las ciudades, en todos los municipios o delegaciones del país, si no somos capaces de eso para obligarlos a ustedes, “señores” políticos, a gobernar con justicia y dignidad, y a ustedes, “señores” criminales, a retornar a sus códigos de honor y a limitar su salvajismo, la espiral de violencia que han generado nos llevará a un camino de horror sin retorno. Si ustedes, “señores” políticos, no gobiernan bien y no toman en serio que vivimos un estado de emergencia nacional que requiere su unidad, y ustedes, “señores” criminales, no limitan sus acciones, terminarán por triunfar y tener el poder, pero gobernarán o reinarán sobre un montón de osarios y de seres amedrentados y destruidos en su alma. Un sueño que ninguno de nosotros les envidia.

No hay vida, escribía Albert Camus, sin persuasión y sin paz, y la historia del México de hoy sólo conoce la intimidación, el sufrimiento, la desconfianza y el temor de que un día otro hijo o hija de alguna otra familia sea envilecido y masacrado, sólo conoce que lo que ustedes nos piden es que la muerte, como ya está sucediendo hoy, se convierta en un asunto de estadística y de administración al que todos debemos acostumbrarnos.

Porque no queremos eso, el próximo miércoles saldremos a la calle; porque no queremos un muchacho más, un hijo nuestro, asesinado, las redes ciudadanas de Morelos están convocando a una unidad nacional ciudadana que debemos mantener viva para romper el miedo y el aislamiento que la incapacidad de ustedes, “señores” políticos, y la crueldad de ustedes, “señores” criminales, nos quieren meter en el cuerpo y en el alma.

 Recuerdo, en este sentido, unos versos de Bertolt Brecht cuando el horror del nazismo, es decir, el horror de la instalación del crimen en la vida cotidiana de una nación, se anunciaba: “Un día vinieron por los negros y no dije nada; otro día vinieron por los judíos y no dije nada; un día llegaron por mí (o por un hijo mío) y no tuve nada que decir”. Hoy, después de tantos crímenes soportados, cuando el cuerpo destrozado de mi hijo y de sus amigos ha hecho movilizarse de nuevo a la ciudadanía y a los medios, debemos hablar con nuestros cuerpos, con nuestro caminar, con nuestro grito de indignación para que los versos de Brecht no se hagan una realidad en nuestro país.

Además opino que hay que devolverle la dignidad a esta nación.

Share Button
  • Victor Hugo

    Es hora de volcarnos y recuperar nuestro simple derecho de vivir en paz, de trabajar honrradamente sin el temor de no volver a casa dia a dia. Es hora de recuperar nuestros vecindarios, nuestras colonias, nuestras calles que son las zonas de juego de nuestros hijos. Es hora de volcarnos contra el terror, la extorcion, la corrupcion de politicos y officiales de la lay, contra todo lo que nos quita el simple derecho de querer salir adelante sin el termor de morir, solo por querer triunfar. Es hora de ayudar el mvimiento a crecer y recuperar nuestro Mexico, con toda su belleza, su cultura, pero sobre todo paz.

  • Alma

    Me apunto como una mexicana más que apoya un movimiento social necesario para cambiar el rumbo de este país y que quiere lograr un cambio que resulte en la paz, en la justicia y las oportunidades que todos necesitamos. En lo personal también he vivido hasta el día de hoy más de una situación de injusticia, de maldad contra mi familia que han marcado las vidas de todos nosotros y las han cambiado.
    Quisiera decirle al Ing. Ramirez que comprendo su dolor y le aseguro que mucha gente más lo siente, ni Sicilia ni ningún ciudadano común pueden ser culpados por esta pesadilla que ahora esta viviendo, en todo caso los compañeros corruptos de su hermano que lo golpearon y el gobernador y demás cómplices son los únicos culpables.
    Si le creo cuando dice que su hermano es de trayectoria intachable porque si hay policías buenos y desgraciadamente también sufren con esta situación nacional.
    Le recomiendo que trabaje codo con codo al lado de la Comisión Derechos Humanos, con los medios de comunicación fuera de su Estado, contacte a los realizadores del documental Presunto Culpable. Por favor lea usted mismo el expediente y todo lo que resulte de este, muchas veces los familiares y amigos ponen más atención que los abogados a los detalles que son importantes. Si tiene la posibilidad de hacer contacto con medios de comunicación extranjeros y con las instancias legales internacionales hágalo pronto para exponer ante quienes pueden hacer algo por su hermano el caso que tanto él como todos sus seres queridos están viviendo.
    Las vidas de los inocentes sacrificadas en situación de cárcel no dan paz a los deudos, es una carga más para el corazón.
    Un abrazo y un saludo a todos.

  • Eugenia

    Sr. Javier Sicilia
    Estoy de acuerdo con usted, yo me uno a su movimiento para luchar en contra de la corrupción y los criminales que asesinan a jóvenes que están en contra de su inmoralidad, lamento lo de su querido hijo, de verdad lo siento ya que yo estoy pasando por lo mismo y se como se siente, ya que asesinaron a mi hijo el 15 de enero del 2012. Las autoridades, después de darme el oficio que dice homicidio para la salida de su cuerpo. Días después al ir a pedir sus pertenencias que ahora se, me las tenían que haber dado el mismo día de la salida del cuerpo, me dijeron que dejara de decir que fue homicidio que había sido un accidente en su moto, ya que el tenía una, pero según me dijeron el golpe que el tenía en la cabeza no corresponde a una caída y es la fecha en que aún no me han permitido ver la carpeta del ministerio público, ni me han querido dar información, además de muchas inconsistencias en las respuestas de los Agentes del Ministerio Público tanto del primer turno como del segundo en Metepec Estado de México y muchas anomalías más.

  • Eugenia

    Sr. Javier Sicilia
    Estoy de acuerdo con usted, yo me uno a su movimiento para luchar en contra de la corrupción y los criminales que asesinan a jóvenes que están en contra de su inmoralidad, lamento lo de su querido hijo, de verdad lo siento ya que yo estoy pasando por lo mismo y se como se siente, ya que asesinaron a mi hijo el 15 de enero del 2012.

  • Delia

    A los nueve años conoci la violencia, me robaron mi mundo y mi vida no como a usted, porque ahora tengo hijos y no puedo imaginar su dolor, no creo que pueda compararse con el dolor de un niño al no entender porque a su padre lo asesinaron con crueldad por unos pesos, los asesinos sin piedad me quitaron al que para mi era mi guia, y el gobierno termino con la esperanza de mi madre al arrebatarle la sed de justicia de una familia solo por ser pobres, me quitaron eso pero no mi alma no estas ganas de luchar por su memoria por salir adelante, sigo amando a mi pais y doy gracias a dios y ruego a dios por gente como usted que no acallen nuestras voces que el dolor no nos calle que el dolor nos haga gritar y exigir nuestro pais de regreso nuestro derecho a este pedazo de tierra con amor con respeto a nuestro projimo, gracias SEÑOR Sicilia por su grito de esperanza y me uno a su causa por mis hijos por mi esposo y por la memoria de mi padre que como muchos es ahora parte de las estadisticas de esos politicos que por su ansia de poder no ven mas alla de sus narices y solo piensan en engordar su bolsillo sin darse cuenta que la vida es solo un instante y las posesiones materiales por las que tanto lucha la clase politica no se iran con ellos, nuevamente gracias SEÑOR Sicilia por está esperanza y por estas palabras que llegan a lo profundo de nuestro corazon y nos arrancan un grito de JUSTICIA

  • Gustavo Adolfo Vargas Gonzalez

    Derechos de las víctimas y ofendidos del delito.
    El esfuerzo por obtener justicia es loable, no obstante; existen esfuerzos que parecerían destinados al fracaso. Dicho de otra manera; son rollo discursivo que pone ante los reflectores a los actores políticos del momento; entre ellos, está la Ley General de Victimas.
    Dice el Presidente Calderón; que el proyecto de Ley no toma en consideración la distribución de competencias, que en diversas materias realizan otras leyes generales expedidas por el Congreso de la Unión, lo que generará problemas en el orden jurídico mexicano”.
    Lo que no dice; es que la hermenéutica en las Leyes, históricamente ha hecho inaccesible la justicia para las víctimas de cualquier tipo de delito. Retóricamente; reconoce Calderón que las Leyes producen confusión entre sí y con la Constitución, en síntesis; para las víctimas de cualquier tipo de delito, se trata de otra falsa esperanza.
    Expone también, que la materia de “derechos de las víctimas y ofendidos del delito”, así como; la del “derecho a una reparación por violaciones de los derechos humanos” y la del “derecho de acceso a la justicia”, deben ser atendidas como materias multicompetenciales, es decir, materias asignadas por el texto constitucional a los diversos niveles de gobierno, pero sin que se mandate una necesaria articulación, reconociéndose así, por principio libertad de configuración normativa a cada orden jurídico.
    Para las victimas de negligencia médica, como para las víctimas de otros delitos, esto significa más dilación en la atención de denuncias, mas burocracia, mas corrupción y como dijo un día; el presidente Calderón mas rendijas de la Ley, que impiden el acceso a la justicia.
    existen suficientes Leyes, para la atención de las víctimas, y para que la reparación del daño se obtenga, sin embargo; quienes imparten justicia, han construido a partir de la Ley y sus rendijas, un “modus operandi” en el que reina todo, menos ética y moral.
    En cuanto a negligencias medicas y ultraje a las víctimas de Mal Praxis Médica, hay mucho en donde investigar, un ejemplo es mi caso en Puebla. Investigadores, investiguen, medios de comunicación difundan, FUNCIONARIOS, del Sector Salud y el Poder Judicial, FUNCIONEN
    Gustavo Adolfo Vargas González
    gustavovargas01@hotmail.com

  • AlexandeR

    Si un presidente “Pendejo” es presidente porque un Poeta como Usted no? 😀

Escribe un comentario