title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de Poesía No. 309: Luis Flores Romero

08 Ago 2011

Luis Flores Romero

Luis Flores Romero (Ciudad de México, 1987) es uno de los poetas más interesantes de su generación. Lirismo, y un eficaz ejercicio de la metáfora y de los recursos prosódicos de la lengua animan a sus versos. Flores Romero recibió en 2009 el premio de poesía joven Jaime Reyes y en 2010, el Premio Punto de Partida. Es becario de la f,l,m..

 

Zeta para una mosca

 

¿Cómo es que esta mosca

suelta tanto ruido

si sólo es una cifra, una pelusa inquieta

y una diminuta morona de la noche?

¿Cómo es que le cabe tanto ruido

si sólo es una letra con alas y patitas?

¿Por qué tanto zumbido en una sola zeta,

en esta armónica brevísima

que vuela en si menor, en miniatura,

y en disparejos círculos? No entiendo:

la luna es un enorme y silencioso cráneo,

y este zopilote minúsculo y casero

se trae no sé qué aguda y puntiaguda música;

es como si un flautín

no sacara más que una corchea

y de repente fuera mosca esa corchea,

y de ahí todo el sonido, todo este

hilo motorizado y prolongado como un verso

de más de veinte sílabas seseantes,

yo por lo mientras llevo veinte versos y ninguno

me convence tanto como el verso de esta mosca.

 

 

 

Piano para una mariposa

 

Vivo en la ciudad, escucho un piano, es mediodía;

ya qué, la podredumbre, la inmundicia, la ciudad

grisácea, rancia, cascarienta, lejos de

la intervención explícita de Dios, y por fortuna

algo le pasa al aire, algo sencillo, algo se enciende

como un color de Modigliani;

algo pasa en el aire, algo arcangélico, algo así

como un haikú pero en insecto;

el aire está gozoso por un filo de arco iris,

por un vuelo de acuarela, por un pétalo

simétrico; ya qué, las bailarinas

no son tan naturales en su vuelo, por fortuna

la mariposa pasa porque la

música del piano se mariposifica.

 

 

 

Evocación para una libélula

 

Iré al parque a buscar una libélula,

en el camino cantaré: libélula,

libélula, libélula y la lengua

se me pondrá melosa, dócil, casi líquida;

la buscaré por todos lados; y si no

la encuentro, volveré a cantar: libélula,

metal ultravioleta, dónde estás; si no

me escucha, seguiré: libélula, libélula,

dragón de serpentina, ven; y si no viene:

libélula pincel aliterado lento chorro indivisible,

luz de doble filo ven temblor serpiente a cuatro alas,

flotante fluorescencia ven; si todavía no aparece:

libélula carajo dónde estás azul esdrújulo fulgor,

estalactita dónde dónde rápida y cosmética te busco,

dónde estás espiga que me desespero ven exploto

de no verte; si la lengua

se me seca, volveré

con un silencio

doloroso.

 

 

 

 

Réquiem por Mercedes Sosa

 

Por si Mercedes vuelve, por si acaso

la trae el bombo o la guitarra, si tal vez

vuelve en el galope de una chacarera,

o vuelve en el oleaje de una zamba, y ojalá

también la traiga el tango y, de una vez por todas,

todas las canciones que ha dejado, todas las

palpitaciones que ha dejado, toda la

flora y fauna que ha dejado contentísima de haber

sido concebida por el canto de la negra;

por si Mercedes vuelve, digo, por

si no la trae ningún avión, ningún concierto y aun así

Mercedes vuelve con su pura voz más pura, con su pura

voz capaz de hacer nacer panes o aves de repente;

por si Mercedes vuelve, por si acaso,

aparto dos lugares de hasta en frente: uno para

sentarme y escucharla, y otro para

sentarme y sonreírle.

 

 

 

Repetición

                                

La luna tantas veces y uno se

tiene que aguantar, disimular las ganas

porque la repitieron hasta en la lechería,

porque es una obviedad, porque la luna ya,

la luna ya desde hace mucho, yo no sé

decir lunaba luneciente lunitílico, yo vengo

demasiado impuntual para la luna, yo no sé

desarrollar la luna en español, uno creció

sin saber cómo conjugar la luna, sin saber

cómo replantear la luna, sin saber qué gato

me enseñará a lamer la claridad; hay que aguantarse

las ganas de decir: la luna me cae gorda,

porque esta afirmación,

si se dice en octubre,

se vuelve una metáfora.

 

 

 

Borgiana en Gorostiza

 

La sentencia es de Borges.

Hay en Muerte sin fin, entre los versos

ciento ochenta y ocho y ciento ochenta y nueve,

una cantidad indefinida,

y tal vez infinita,

de versos adyacentes. En ellos, Gorostiza

hace un recuento prodigioso

de todo cuanto hizo, hace, hará,

el ser humano.

 

 

 

Alebrije

 

Me mira el alebrije,

el alebrije sueño de colores con su cola pez

o papagayo en pleno vuelo, su nariz también un pez

azul y vertical. El alebrije,

mezcla de dragón y de rebozo,

me mira con lo negro, con lo duro, con lo sapo

de sus ojos y se mueve por mi sueño, baila, va

de un lado a otro. Me mira el alebrije

y otra vez se acerca, se ríe, se columpia,

lagarto patas de paloma; rústica entelequia

con alas elegantes pero inútiles y brazos

de tridente inofensivo; taurino y sigiloso

se desliza de mi sueño, camina por mi almohada,

salta de mis sábanas al mundo,

se esconde en la madera de copal y la madera

la talla un artesano, la pule, la ilumina,

la transforma en alebrije y en la plaza

de los miércoles lo vende. Yo también

lo miro, lo descubro como tigre pavo real,

irrealidad brillosa, panzón y más festivo

que un borracho. Lo miro misterioso,

colorido y feliz como una feria,

juguete saurio y esperpento con su magia

de caballo; con su cuerpo lleno de

lunares rojos, blancos, lilas, semicírculos y flores;

con su lengua pétalo de lumbre,

sus orejas en zigzag, farol su cuello, su cabeza

graciosa, tensa, casi humana, y cuatro cuernos

encendidos su corona. Yo también lo miro,

miro cómo se sale de mi sueño, se me escapa

de pronto y yo no quiero despertar hasta encontrarlo;

después comprendo que se ha ido. Me despierto

suspenso y resignado, sin saber lo que me espera.

Salgo a comprar dulces

porque es miércoles

y hay plaza.

 

 

 

¿Será?

                                        A Yael Escamilla

 

¿Cómo será el amor de esa muchacha?

¿Será como una víspera de luz?

¿Una geoda cerrada?

¿O todo lo contrario?

¿Su amor es la advertencia

de una sombra o ceniza inevitable?

 

¿Cómo será su olor cuando ella ama?

¿Cuántos aceites medirá?

¿Cuando ama es ingrávida

o mucho más pesada?

¿Es posible enumerar su amor por frutas?

¿Acaso por caricias? ¿Por veneno?

 

¿Esa muchacha ama de repente?

¿Ama sin zapatos? ¿Con insomnio?

¿Tiene filo cuando ama?

¿O ama cautelosa?

¿Con instintos de venado?

 

¿Cómo se debe amar a esa muchacha?

¿Con una sola mano?

¿Con todas las entrañas de la tierra?

 

¿Esa muchacha tiembla cuando ama?

¿O permanecerá casi intocable?

¿Como una flor de cactus?

 

¿Esa muchacha ama?

¿Cómo será el amor si ella no ama?

 

 

 

Poesía visual

 

Nada más predecible que escribir
en espiral un caracol,
o hacer letras redondas
que digan plenilunio,
o escribir en un círculo
círculo muchas veces
sin salirse del círculo,
o escribir descender
con letras que desciendan, o escribir
micrófono con forma de micrófono;
yo escribiré un poema
con forma de poema, y haré otro
que hable de la idiotez
con forma de idiotez.

 

 

 

Soneto en contrarrima

 

Amor, agrediré cada palabra
porque tengo una torrencial urgencia
de romper este pésimo silencia
y exigir tu figura y tu mirabra.

Antes pacientemente me guardabra
los ruiditos, la voz, la murmurencia,
pero no conseguí tu cercanencia
sino la soledad más despiadabra.

Por eso, a pleno amor, a pleno aire,
a plena maldición de Baudelaire,
con gritos y con hígado te evoco.

Oh, mira, estoy urgente y doloroco,
ven ya porque después será muy taire
y besa la sequía de mi boco.

 

 

 

(Poemas del libro Gris urbano de próxima publicación)

 

Canto de los amigos

                               

A Javier Pulido Luna

 

Ya viene el pájaro cerveza,

ya esparce su abundancia,

ya se alegran los que tienen afligido el hígado,

ya se alegran nuestros pies.

 

Gocemos, oh amigos,

al ave de la sangre clara o de la sangre oscura,

gocemos al ave del plumaje de vidrio,

al ave del pico de corcholata.

 

Oh amigos,

si en verdad vamos a perecer

allá en la región de la resaca,

allá en la región de la cruda moral;

si es verdad que existen los separos

donde dicen que nadie perdura,

donde se tiene miedo;

entonces choquemos nuestras copas

para que suene un cascabel alegre,

para que cante el pájaro cerveza.

 

Él ha llegado

de la tienda del señor del delantal de hule,

de la tienda del señor del delantal florido,

él ha llegado para derramarse,

ya se sacrifica en nuestras bocas,

su canto embriagador ya se propaga,

nos da sus flores de espuma,

adormece nuestras lenguas.

 

Celebremos, oh amigos,

al pájaro cerveza,

con los caracoles que salen del cigarro,

con las mariposas del eructo.

 

Oh, que nunca cese el canto

del pájaro cerveza.

 

 

 

Flores amarillas

 

                     A Leopoldo Laurido Reyes

 

Vi flores en el patio de mi abuela,

o quizás no eran flores,

sino dulces, mi infancia, desnudeces,

recuerdos amarillos, labios, tiempo,

montoncitos de luz, ecos de sol

inmersos en la noche,

oropéndolas que penden

del aire o de los tallos;

vi flores y quizás no eran flores,

quizás era mi abuela lo que vi,

mi abuela en amarillo,

en múltiples retratos,

en pétalos retratos.

 

 

 

Carrusel para Emilia

 

 

I

 

Séme la inventora de otra tierra

donde el corazón suelte su galope

sin rendirle cuentas a la incertidumbre.

Séme para mucho. Séanme tus ojos

un alojamiento sin fantasmas.

Séme totalmente en la nariz.

Llénense de Emilia mis pulmones.

Gócense mis dedos, húmedos y firmes,

en tus laberintos. Seas de repente

casa de mi olfato. Sea mi saliva

para celebrarte. Poco a poco seas

más en mis entrañas. Llévenme las calles

a donde contigo. Séanme tus labios

cada que los llame. Séanme tus pies

ruta de mis besos. En tu piel yo sea

lo que el panadero es en la harina.

Un elevador, un baño público,

o la habitación doscientos cuatro,

vuélvanse lo que otros sitios eran

(valles solitarios nemorosos),

cuando otros amantes se imantaban.

Séme permitida. No seas con ropa.

Séame tu cuerpo junto, dentro, cerca,

bajo, con el mío. Y al fin y para siempre

conmigo sea, pues, tu desnudez.

 

 

 

II

 

Ponte de nuevo desnuda y de frente al espejo,

dame dos veces tu luz aromática y láctea,

riega tus mármoles vivos en dos manantiales,

siembra y derrama dos veces los astros,

ponte de frente al espejo,

quiero mirar doble vez lo que llevo a la boca,

y que te salgan luciérnagas dulces

cuando se copie tu piel en la piel del espejo,

oh suculencia bimembre, sonámbula doble,

no solamente el espejo bifurca tu carne:

sino también se duplica tu alma,

pero no sólo tu alma:

todo tu aroma se vuelve dos veces más tuyo,

pero no sólo tu aroma:

dos veces míos son míos tus lentos pezones,

dos veces hondos son hondos tus besos,

dos veces eres un aire pesado,

oh bilunar encendida, mujer bidesnuda y vibrante,

¿cuánto neón, cuánta sal, cuánta sed, cuánta seda

se ha dividido en dos causes de idénticas lumbres?

¿Quién bipartió la hermosura en dos cuerpos iguales?

¿Quién reproduce tus pétalos? ¿Quién te hace dos?

Ponte de nuevo desnuda y de frente al espejo:

déjame vivo en dos aguas,

déjame muerto dos veces.

 

 

 

IV

 

El abajo aquí firmante

recibe de conformidad

a la mujer liviana; por más señas,

la mujer que es eólica, la misma

que es evidencia de la luna

cuando la noche es inlunada;

recibe encantadísimo la boca, la indudable

influencia de Rubens en Dios cuando la creó;

recibe los veinte dedos, los dos ojos

de mujer de cine mudo,

de veneno incandescente y persuasivo;

recibe también los ambos senos

tanto dormidos como frenéticos;

recibe, antes que al agua, a la mujer de avena y viento,

ésa que lasciva es un festín de pirotecnia,

y cuando está desnuda no es más que un solo pétalo;

recibe, cómo no, el sexo férvido y lacustre,

el ombligo circuncéntrico y gozoso,

arácnidas las manos si me toca;

recibe, desde luego, la página turgente de la espalda;

recibe íntegro el gemido y muy gustoso el buen olor,

el epitelio lácteo,

la seducción de los dos hombros,

la geometría de los muslos;

recibe, pues, al organismo entero

con todas sus estrellas,

sus perversiones y sus llagas

habidas y por haber.

 

 

Datos vitales

Luis Flores Romero, nació en la Ciudad de México en 1987. Estudiante de Letras Hispánicas en la UNAM. En 2009 obtuvo el premio de poesía joven Jaime Reyes, que otorga la UACM, con el libro Gris Urbano, que pronto será publicado. En 2010 ganó el primer lugar en el concurso de poesía Punto de Partida. Actualmente es becario de la Fundación para las Letras Mexicanas.

Share Button
  • Dalí Corona

    Qué maravilla. Chulada.

  • Pablo

    Insoportablemente bueno.

  • nose

    Bueno para alguien de 24 años no esta tan mal, pero no entiendo cual es el criterio para separar los versos, a veces corta frases, solo para hacer versos forzados, incluso termina un verso con un articulo, algo verdaderamente imperdonable. Esta actitud se entenderia si escribiera con rima, pero no es el caso. la poesia no consiste solo en crear intrincadas metaforas, debe tener musicalidad, ser casi como una cancion.

    simétrico; ya qué,***** las bailarinas
    no son tan naturales en su vuelo******, por fortuna
    la mariposa pasa porque la****??????
    música del piano se mariposifica.

    Por otra parte los temas son demasiado simples, la simplicidad en la poesia puede ser sustituida por una buena rima, pero aqui ni eso vemos.

  • luis alcaine

    Efectivamente, la manera en que estan acomodados los versos, no tiene ni pies ni cabeza, tambien veo metaforas rebuscadas y que no provocan nada como “se mariposifica” “esdrujulo fulgor” “petalos retratos”, a simple vista parecen ingeniosas, pero no dicen nada. O que tal estos versos

    “aparto dos lugares de hasta en frente: uno para

    sentarme y escucharla, y otro para

    sentarme y sonreírle”

    No tienen sentido y esa expresion de “de hasta en frente” suena algo vulgar, pero bueno si, si escribio esto a los 16 o 17, se entiende.

  • Eduardo

    No entiendo que tiene de malo que un artículo aparezca al final de un verso. No le veo lo imperdonable.

  • La grek

    Terriblemente mediocres.

  • luis alcaine

    CLARO Q ES MALO DEJAR UN ARTICULO AL FINAL DE UN VERSO, ESO SOLO SE JUSTIFICA SI ES PARA HACER UNA RIMA, ADEMAS MAS QUE INGENIOSOS EN UN SENTIDO DE PROFUNDIDAD, FILOSOFICO, EXISTENCIAL, VEMOS PURAS OCURRENCIAS, CHISTES DE LINGUISTAS: PORQUE LIBELULA ES UNA PALABRA ESDRUJULA RESULTA PUES QUE UNA LIBELULA ES UN “ESDRUJULO FULGOR”, BLA BLA BLA

  • NOSE

    No es x nada pero yo he escrito cosas mucho mejores, he enviado mi trabajo a diversas revistas y nunca me han publicado nada, pero eso si, se han plagiado mis cuentos y poemas, nada mas les dan una retocada y ¡listo! Bueno escribi poemas muy profundos hace un par de años, ya no podria escribir algo asi de nuevo porque la poesia no se hace por encargo o por “proyecto” fue algo que me nacio en ese momento, y este niño de plano, tal vez haya ganado festivales escolares o haya hecho poemas para el dia de la madre, pero esta muy verde y sin animos de ofender.

  • Sísé

    Amigos Nosé y Luis Alcaine: sólo puedo ver en sus comentarios que no tienen ni una pizca de idea de lo que es un encabalgamiento, y menos, sin ánimos de ofender, de los portentosos encabalgamientos que ahora ciertos poetas a los que no podemos llamar “niños” -Gonzalo Rojas, por ejemplo, por no decir Raúl Zurita porque sus versos son otra cosa- lograron. Búsquen algo de ellos y pregúntense; ¿ellos, no niños, por qué cortan el verso (“encabalgan”) en un artículo o una preposición? Las razónes (semánticas, sonoras, de expresividad…) son muchas. No se las diré porque me tardaría… etc. Busquen el libro de Antonio Quilis que se llama algo así como: “estructura del encabalgamiento”… ¿No tienen ritmo los versos de este poeta? Si hasta son machacones de tan regular que es su ritmo; más rítmico, por regular, no puede ser. Me dirigo particularmente a Luis Alcaine, que parece que tiene un poquito más de idea. Yo también tengo 24 años… pero la edad no importa, importa el pensamiento. Por otra parte las metáforas… etc.

  • LUIS ALCAINE

    EL ENCABALGAMIENTO SE USABA PARA CREAR UNA RIMA, ASI QUE PARECE, SISE, QUE ME ESTAS DANDO LA RAZON, AHORA, ESTOS VERSOS NO TIENEN RITMO, NO SI CORTA FRASES DE MANERA TAN ARBITRARIA, NO PUEDEN TENER RITMO ASI Y LA TEMATICA ES PUERIL Y TRIVIAL, NO DICEN NADA, NO PROVOCAN NADA, SOLO TRATA DE DECIR “MIRENME, SOY EXCELENTE MANEJANDO EL LENGUAJE” A UN MAESTRO DE ESPAÑOL LE PARECERIA “LINDO” PERO A MI NO ME DICE NADA.

  • Noé

    yo no sé si el manejo del lenguaje (escrito) amerite algun premio que signifique algo más que eso, y si el lenguaje está obligado a decir algo, pero, lo que sí sé es que, como erramienta del arte, debe expresar. Y acá, nuestro amigo Luis, lo logra. Pienso que con la edad le llegará la finura y profundidad.

  • Nieves Álvarez

    Me gusta tu poesía, es una puesía excepcional, nueva, refrescante, bien construida. No es que sea buena para un chico de 24 años, lo es de por sí, sin edad.
    He leído los comentarios y no comparto los que critican tu forma de construir los poemas. Sigue adelante, llegarás lejos. Tu poesía merece la pena, lo sé, lo siento.
    Un placer la lectura.
    Versos y besos, POETA.

  • Roberto

    ¿Decir? Qué tiene que decirte el poema, el poema es un artefacto verbal que puede no “decir” nada y aún así ser un buen poema. Qué pueril es esa exigencia de sentido en el poema, no es culpa de la poesía que te hayan enseñado a buscar netas de auto ayuda en ella. La poesía no tiene que ser “profunda” si no lo requiere. Por otro lado, si algo tienen estos poemas es claridad, la dificultad no es su búsqueda.
    A los que se quejan del encabalgamiento, debieran aprender algo de historia de la poesía española. Ya no digamos Rojas, Zurita, Bracho o Bonifaz; ya Fray Luis tienen un poema con un encabalgamiento que parte una palabra a la mitad. Eso no tiene que ver con la rima, al contrario, la dificulta y la vuelve un ingenio, no un ripio.
    Los poemas de tono satírico me parecen los más logrados, hay mala leche bien encauzada, oficio. Los poemas más “serios” me parecen naïf, pero algo hay que apunta a un buen poeta.

  • Agustín García

    Maravilloso poeta. Qué bien ayuda el contacto musical al versador. Creo que este joven está llamados a ser uno de los grandes en el el siglo XXI. Enhorabuena y díganme dónde hallar sus libros.

  • jaen arvizu

    LOS POEMAS ESTAN “SIMPATICOS”, PARA ALGUIEN DE DOCE AÑOS, PERO YA TIENES 25, YO NO VEO QUE TIENE DE MARAVILLOSO CREAR PALABRAS COMO lunaba luneciente lunitílico O HACER UN POEMA ACERCA DE UNA MOSCA, SI TU POEMA TUVIERA RIMA SE ENTENDERIA LO TRIVIAL DEL TEMA, PQ SERIA UNA ESPECIE DE EJERCICIO CREATIVO…PERO SI EL TEMA ES MALO Y LA COMPOSICION TAMBIEN, ESTAS PERDIDO.AUNQUE A TU ULTIMO POEMA LE PONDRIA UN 8, ES ALGO FRIVOLO PERO NO ES TAN CHOCANTE.

  • Victor Hugo

    Que verguenza perder el tiempo tratando de imponer razones. La poesía no entiende de razones, la poesía ES. HAY PARA TODOS LOS GUSTOS SEÑORES. Para mi Excelente, no soy docto en “poesía”. Buen trabajo, buen juego de palabras, y si la poesía deba provocar algo, entonces esto es poesía por que provocó algo, ¿qué? no lo sé, cada uno lo sabe. un gran saludo y abrazo a Luis Flores Romero.

  • laiser

    TU POESIA ES MALABA, PATETICIENTE Y PESIMITILICA, ME ABURRISIFICA

  • hector avelica

    Estoy de acuerdo con Sisé; y no veo la necesidad de la rima, con la que tanto se insiste en los comentarios.
    Sí creo que muchas veces se queda con la mera idea y le da vueltas a lo mismo, pero eso no es nada grave, es como la juventud: se pasa con la edad.
    Tienen mucho talento, eso es obvio más allá de las filias de cada uno y de los supuestos errores que se te achacan, creo que muchos de ellos son búsquedas que un día llegarán a buen fin.

Escribe un comentario