title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Novedades editoriales: Muerte de Catulo, de Marco Antonio Murillo

05 Sep 2011

Marco-Antonio-Murillo[1]

El poeta yucateco Marco Antonio Murillo (Mérida, 1986) ha publicado “Muerte de Catulo” bajo el sello de Catársis Literaria El Drenaje, dirigida por Adán Echeverría. Es miembro de la Red Literaria del Sureste. Obtuvo el primer sitio en el premio nacional de poesía Rosario Castellanos de los juegos florales universitarios UADY.

 

 

Confesión de inicio

 

Vuelvo al poema pero no comprendo

su escritura de párpados y ríos

que me llevan del sueño por tu piel.

 

Vuelvo y no habla: qué injusto que tu aliento

no venza su prisión de luz y sílabas

y no tome la forma de mi muerte.

 

Más que presagio, extensión de mi espíritu.

 

Tal vez mañana o nunca

de mis ojos adivines:

cómo al verte prisionera

te salieron alas:

 

 

 

 

EL SOL se pone cada tarde y sale al día siguiente, pero nosotros, cuando se nos apague la vela, dormiremos una noche sin fin.

 

Tomé estas palabras prestadas para ti,

en lugar de decirte

una botella inscrita, un barco de periódico,

o un cadáver lanzado a la deriva.

 

Y es que nunca me hubiera preguntado

cómo es posible que la suma de todo lo vivido

se resuma en una imagen sepia;

cómo es posible que de algún muro de la plaza,

entre ilegibles garabatos y grafitos,

haya tomado todo lo que un día

quise decirte y no pude.

 

Ahora recuerdo cada una de esas líneas

sagradas, intactas casi                                

como el agua efímera del Tíber.

 

Por su préstamo, no ruego el perdón de los dioses.

 

A fin de cuentas, las palabras escritas en los muros

terminan borrándose

por el sol y nuestros ojos; ya sólo queda

devolver en ruinas

todas aquellas cosas que nombramos.

 

Al amarte, yo mismo me he nombrado:

 

 

 

Roma, 56 a.c.

Y has de vivir como si eterno fueras.

Y has de morir como si fuera nada. 

Rodolfo Alonso.

 

Escribo

este último epigrama.

 

Porqué ponerle título.

 

Lo escribo no

para que me admiren

las generaciones

que vendrán.

 

Tampoco para amarte

cuando ya me haya ido.

 

Sino para que el tiempo

el tiempo

que logré derrotar

después de treinta y tres años,

se detenga, y los días

que sigan a éste, siempre

sean el día de hoy:

LA QUISE hasta descubrir que su talento

no se limitaba al arte de la cama: en secreto

escribía canciones y era mejor que yo.

                                                                                                                                        

Al morir, me legaste todo. La envidia

y el amor por tu nombre hicieron

que lo echara todo a la misma llama

con que todavía te deseo. No

todo está perdido: un leve descuido,

o más bien un absurdo instinto de supervivencia,

quiso que mi memoria guardara

una de tus canciones:

 

El sol se pone cada tarde y sale al día siguiente, pero nosotros, cuando se nos apague la vela, dormiremos una noche sin fin.

 

Te traicioné y después lo hice conmigo.

 

Aunque sea por otros crímenes,

estoy a punto de pagar, y no me quejo. Ya escucho

el sonido de jaulas abrirse y la piel

de otros traidores desgarrarse

ante la presencia del tigre. Tu deseo

se ha cumplido, moriremos juntos                

 

 

 

 

Crónica final

 

Cuánto me entristece ver que esta mañana en la antigua ciudad derrumban las últimas estatuas, los últimos templos para levantar rascacielos,  árboles que no darán fruto sino sombra.

Las crónicas lo constatan, hoy son el único documento que ha quedado de aquella ciudad.

Cuánto me entristece ver que el amor, el odio, la paz y otros grandes sentimientos y palabras son sólo envolturas, colillas que se amontonan en las acequias.

          En contra del presagio de los profetas, ves arder tu casa, sus cenizas también se perderán en la noche de los siglos.

Cuánto me entristece verte escribir con un dedo al aire, creyendo que al final podrás salvarte del fuego:

Share Button
  • ing balam

    execelnte la muerte del catulooooooo, felicidades

Escribe un comentario