title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Un poema de Simon J. Ortiz

26 Mar 2012

Simon J. OrtizPresentamos, en versión de Moisés Villavicencio Barras, un poema de Simon J. Ortiz (Albuquerque, Nuevo Mexico, 1941). Simon J. Ortiz es Acoma Pueblo Indígena que creció hablando  su idioma original, el Keresan. Ha impartido clases de literatura en las universidades de San Diego, Santa Fe, Arizona y Toronto. Mereció el Pushcart Prize en poesía

 

 

 

TELLING ABOUT COYOTE

 

Old Coyote…

“If he hadn’t looked back

everything would have  okay

…like he wasn’t supposed to,

but he did,

and as soon as he did, he lost all his power,

his strength”

 

“…you know, Coyote

is in the origin and all the way

trough…he’s  the cause

of all the trouble, the hard times

that things have…”

 

“Yet, he came so close

to having it easy.

But he said,

“Things are to easy…”

Of course he was mainly bragging,

shooting his mouth.

The existential Man,

Dostoevsky Coyote.

 

“He was on his way to Zuni

to get married on that Saturday,

and on the way there

he ran across a gambling party.

A number of other animals were there.

                                   He sat in

for a while, you know, pretty sure

of himself, you know like he is,

sure that he would win something.

 

                                   But he lost

everything.  Everything.

And that included his skin, his fur

which was the subject of envy

of all the other animals around.

 

Coyote had the prettiest,

the glossiest, the softest fur

that ever was.  And he lost that.

 

                                   So some mice

finding him shivering in the cold

beside a rock felt sorry for him.

‘This poor thing, beloved,’

they said, and they got together

just some old scraps of fur

and glued them on Coyote with pinon pitch.

 

And he’s had that motley fur ever since.

You know, the one that looks like

scraps of an old coat, that one.”

 

Coyote, old man, wanderer,

where you going, man?

Look up and see the sun.

Scored, an old raggy blanket

at the back of the closet nobody wants.

 

“At this one conference

of all the animals there was a bird

with the purest white feathers.

His feathers were like, ah . . .

like the sun was shining on it

all the time but you could look at it

and you wouldn’t be hurt by the glare.

It was easy and gentle to look at.

And he was Crow.

He was sitting on one side of the fire.

And the fire was being fed large pine logs,

and Crow was sitting downwind

from the fire, and the wind was blowing

that way . . .

                                   And Coyote was there.

He was envious of Crow because

all the other animals were saying,

‘Wowee, look at that Crow, man,

just look at him,’ admiring Crow.

Coyote began to scheme.

He kept on throwing pine logs into the fire,

ones with lots of pitch in them.

And the wind kept blowing,

all night long . . .

                                   Let’s see,

the conference was about deciding

the seasons—when they should take place—

and it took a long time to decide that . . .

And when it was over, Crow was covered

entirely with soot.  The blackest soot

from the pine logs.

And he’s been like that since then.”

 

“Oh yes, that was the conference

when Winter was decided

that it should take place

when the Dog’s hair got long.

                                   Dog said,

‘I think Winter should take place

when my hair gets long.’

And it was agreed that it would.  I guess

no one else offered a better reason.”

                       

                                   Who?

                                   Coyote?

O,

O yes, last time . . .

when was it,

I saw him somewhere

between Muskogee and Tulsa,

heading for Tulsy Town I guess,

just trucking along.

 

He was heading into some oak brush thicket,

just over the hill was a creek.

Probably get to Tulsa in a couple days,

drink a little wine,

tease with the Pawnee babes,

sleep beside the Arkansas River,

listen to the river move,

. . . hope it don’t rain,

hope the river don’t rise.

He’ll be back.  Don’t worry.

He’ll be back.

 

 

 

 

CONTANDO SOBRE COYOTE

 

Viejo Coyote…

“Si no hubiera volteado hacia atrás

todo estaría bien

…como no debiera hacerlo,

                                pero lo hizo,

y tan pronto como lo hizo, perdió todo su poder,

su fortaleza.”

 

“…tú conoces a Coyote

él esta en el origen y en todo el camino

hasta aquí… él es la causa

de todos los problemas, los tiempos difíciles

que las cosas poseen…”

 

“Aún así, él estuvo muy cerca

de hacer las cosas fáciles

                                    pero el dijo

“Las cosas son demasiando fáciles…”

por supuesto que estaba presumiendo,

hablando de manera impulsiva.

El hombre existencial

Doestoesvsky Coyote.

 

“Él estaba en camino hacia Zuni

para casarse ese sábado

y en su camino

se encontró con una fiesta de apuestas.

Bastantes animales estaban ahí.

                                         Se quedó

por un rato,tú sabes, bastante seguro

de sí mismo, tú sabes como es él,

seguro de que ganaría algo.

                        Pero perdió

todo. Todo

Eso incluía su piel, su pelaje

que era el objeto de envidia

de todos los animales que estaban ahí.

 

Coyote tenía el más bello,

el más brillante, el pelaje más suave

que nunca había existido. Y el perdió eso.

 

               Después algunos ratones

lo encontraron temblando en el frío

junto a una roca. Se compadecieron de él.

‘Esta pobre cosa, amada,’

dijeron, y reunieron

algunos pedazos de pelaje

y se los pegaron a Coyote con goma de pino.

 

 

Y él ha llevado esa mezcla de pelaje desde entonces.

Tú sabes, el que se parece

a los restos de un viejo abrigo, ese.”

 

 

Coyote, hombre viejo, vagabundo

¿A dónde vas, hombre?

Mira hacia arriba y ve el  sol.

Desechado, vieja sábana

que nadie quiere en fondo del closet.

 

“En esta reunión

entre todos los animales ahí había un pájaro

con las alas más blancas y puras.

Sus plumas eran como, ah…

como si el sol brillara en ellas

todo el tiempo, pero todavía podías mirarlas,

sin que su brillo te lastimara.

Era fácil y reconfortante mirarlas.

Era Cuervo.

Él estaba sentado a un lado del fuego.

Y el fuego era alimentado con pedazos largos de pino,

Y cuervo estaba sentado con el fuego hacia él. El viento soplaba

hacia él…

                   Y Coyote estaba ahí.

Tenía envidia de Cuervo

por todo lo que los otros animales estaban diciendo,

‘Wowee, mira a ese Cuervo, hombre

sólo miralo,’ Admirando a Cuervo

comenzó a sentir verguenza.

Siguió tirando pedazos de pino en el fuego,

los que tenían bastante resina.

Y el viento siguió soplando

toda la noche…

                             Veamos,

esta reunión era para decidir

las estaciones- cuando deberían llegar –

y llevó bastante tiempo en tomar la decisión…

Y cuando la reunión terminó, Cuervo estaba totalmente cubierto

de ceniza. La ceniza más oscura de la leña.

Desde entonces Cuervo ha estado así.”

 

“Oh sí , esa fue la conferencia

donde se decidió el invierno

y que debaría pasar

cuando el pelaje de Perro fuera largo.

                                                                        Perro dijo,

‘Pienso que  el invierno debe llegar

cuando mi pelaje este largo.’

Y se acordó que así pasaría. Supongo que

nadie ofreció mejor razón.”

 

            ¿Quién?

            ¿Coyote?

 

Oh,

Oh sí, la última vez…

donde estaba,

lo vi en algún lugar

entre Muskogee y Tulsa,

con rumbo a Tulsy Town creo,

caminando con rapidez.

 

Él estaba entrando entre los matorrales de roble,

justo sobre la cima había un manantial.

Problamente para llegar aTulsa en un par de días,

tomar un poco de vino,

jugar con  las chicas de Pawnee,

domirse junto al río Arkansas,

escucharlo moverse,

…esperar que no llueva,

esperar que el río no crezca.

Él regresará. No te preocupes.

Él regresará.

 

 

Nota y Traducción de Moisés Villavicencio Barras.

 

 

Datos vitales

Simon J. Ortiz (nació en Albuquerque, Nuevo México en 1941. Simon J. Ortiz es Acoma Pueblo Indígena que creció hablando  su idioma original, el Keresan. Como la mayoría de niños Indígenas Ortiz fue enviado a las escuelas-internados que el gobierno de los Estados Unidos creó con la sola intención de alienar las culturas originales a la cultural dominante,  donde aparte de otras restricciones se prohibía a los niños hablar su lengua maternal. Sin embargo, Simon J. Ortiz  atribuye a su lenguaje original la fundación de su trabajo su  literario.  Desde los años sesentas Ortiz ha impartido clases de escritura creativa y de Literatura Nativo Americana  en diferentes instituciones educativas dentro de las que destacan la Universidad de San Diego, Santa Fe y la Universidad de Arizona. Simon J. Ortiz. Simon Ortiz, es  poeta, autor de ensayos, y libros para niños. Dentro de su extensa carrera literaria, Simon J. Ortiz ha sido merecedor de varios honores y reconocimientos como el reconocimiento por parte de la Casa Blanca en 1981 y el Pushcart Prize en poesía. Actualmente es parte de la facultad de la Universidad de Toronto. Dentro de los títulos de poesía de Simon J. Ortiz destacan Fight Back: For the Sake of the People, for the Sake of the Land, 1980.  From Sand Creek: Rising In This Heart Which Is Our America, 1981. El poema Telling about Coyote forma parte de A Good Journey, publicado por la Universidad de Arizona en 1977.

Share Button

Escribe un comentario