title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Las muertas de Juárez, poema de Neeli Cherkovski

18 Abr 2012

FeminicidioPresentamos, en versión de Moisés Villavicencio, un poema de Neeli Cherkovski (Santa Mónica, California, 1945) que trata el tema de los feminicidios en Ciudad Juárez. Cherkovski inició su labor como poeta en los años 90 en la cosa oeste, específicamente en San Francisco. Su último poemario es From the Canyon Outward. Fue amigo de varios poeta de la beat generation.

 

 

LAS MUJERES DE CIUDAD JUÁREZ

 

 

Nota y versión de Moisés Villavicencio Barras

Neeli Cherkovski nació en 1945 en Santa Mónica, California. Figura literaria de la costa oeste norteamericana, fue el realizador del primer Festival de Poesía de San Francisco, ciudad donde radica desde 1975. Su trabajo poético comprende una decena de libros entre los que se encuentran Animal, Elegía por Bob Kaufman, Inclinado contra el tiempo (por el que recibió el galardón literario Josephine Miles en 2005) y Fronteras rotas (Generación, Universidad de Guadalajara, New College of California, 2005) edición bilingüe, primer libro suyo publicado en México.

Cherkovski mantiene una complicidad existencial y creativa con los poetas de la generación Beat manifiesta en sus biografías sobre Charles Bukowski y Lawrence Ferlinghetti, y en su colección de ensayos Los hijos salvajes de Whitman sobre doce poetas cercanos a él: Michael McClure, Charles Bukowski, John Wieners, James Broughton, Philip Lamantia, Bob Kaufman, Allen Ginsberg, William Everson, Gregory Corso, Harold Norse, Jack Micheline y Lawrence Ferlinghetti.

Profesor de literatura y filosofía en el New College of California, actualmente concluye otro volumen de poesía y trabaja en sus memorias Entre otros: la vida de un poeta.

 

 

 

THE WOMEN OF CIUDAD JUAREZ

 

she draws a sun dog out of the sky

followed by a jaguar,

tell me how far away

are the dreams, how near at hand

trucks wheezing across the land

carrying oil from rich fields,

and tell me as you jump

about the women, but talk with a soft tremor

on sidewalks bathed in blood,

and pay homage to the labor

of those who love the rain

I come to you out of a crowd,

ancient lady, so far

away, yet so close by, I touch

your lips while a scorching noon

leaves us dizzy, tell me, always, how

did they bring you down? what words

fell from their mouths?

talk to the men who run the sugar processing

plants, the ones who own condominiums in high

mountain places faraway, and how near

are the rabid corners, how near women

alone in the streetlights, alive on the death-star,

alone in the house of lamps, speak into the microphone

and be quick, soothe the men

with your words, drink their mescal, eat their food

and let them argue about the ups and downs

of democracy, leave them to their stipends, give them

room to think, save the women for the dream

that tightens just before the distances glow and

grow near, talk to him, whisper in his ear, where is

Rosa now?  who took Maria now?  when will

the pottery lady return?

Carla, this is my new one, I wrote it this

morning so you might hear my words

in your mountain city surrounded by

condors, so I might whisper

the words, and be not quite appropriate,

the wistful dreams of those women who are

gone, the lost balladeer and the one

who walked to the abyss in her own, late

at night, surrounded by stars

what assassins appear in the name

of the dog, the cat?  “justice for the

murdered women” is nailed to the post

at the end of a road leading

to the unforgiving, how many

must die?  what is a border?

whose shade crosses the drawn blinds

of the town? I imagine a street of shopkeepers

opening their stalls, we sell Indian blankets

and the choked up emotions of a republic

pecked by the beak of the eagle, STOP THE

VIOLENCE AGAINST THE WOMEN and come

out of your torment, find the perpetrators

who raise their hands against your daughters, your

mothers, your sisters, your shadows, the bodies

wrapped in your bodies

give me a laurel wreath to place

on the steps of the library, I came here

and gave them a song, really, I am gone now, I

am dressed in a blouse and I wear beads

and have applied lipstick and rouge,

I am not of you. they come

to kill you, they are so far away and so

near at hand, they hide in their colonias,

they hire guards for the children,

they step over your broken bones,

what do they sing? they sing

of the empty sierra and

the dry arroyos, and sleep soundly

through the night

 

 

 

 

LAS MUJERES DE CIUDAD JUAREZ

 

ella saca un sol perro del cielo

seguido por un jaguar,

dime qué tan lejos

están los sueños, qué  tan al alcance de las manos

camiones jadeando por los caminos

cargando petróleo desde terrenos abundantes

y dime al mismo tiempo que saltas

acerca de las mujeres, pero habla con un sueve  temblor

en las banquetas llenas de sangre

y rinde homenaje al trabajo

de aquellos que aman la lluvia

Vengo hacia tí desde la multitud

mujer ancestral, desde muy lejos

pero al mismo tiempo tan cerca

Toco tus labios mientras el medio día

nos deja mareados, dime, siempre, ¿Cómo

te derribaron? ¿Qué palabras cayeron  de sus bocas?

habla con los hombres que manejan las plantas de azúcar

los que son dueños de condominios

en las colinas de lugares lejanos , y qué tan cerca estan

las esquinas rabiosas, ¿qué tan cerca están las mujeres

solas bajo la luz de la calle? vivas en la estrella muerta,

solas en la casa de las lámparas,

habla en el micrófono, se veloz, calma a los hombres

con tus palabras, bebe su mezcal, come sus platillos,

y dejalos discutir acerca de las altas y bajas de la democracia,

dejalos a sus salarios, concedeles el tiempo para pensar,

guarda a las mujeres para el sueño que aprieta antes de que las distancias brillen

y crezcan cerca, habla con él, murmura en su oido,¿dónde esta Rosa?

¿Quién se llevó a María?

¿Cuándo regresará la mujer que trabaja el barro?

Carla este es mi poema nuevo, lo escribí esta mañana

para que tú tal vez escuches mis palabras

en tu ciudad montañosa rodeada de condores,

tal vez debo murmurar las palabras, aunque no sea apropiado,

los sueños tristes de las mujeres que ya no están,

la baladista perdida y aquellas que caminan hacia el abismo solas

rodeadas de estrellas

¿Qué tipo  de asesinos arcaicos aparecen

en nombre del perro y el gato?

“justicia para las mujeres asesinadas”

dice un papel clavado en el poste

al final del camino que lleva a  lo implacable,

¿Cuántas más tienen que desaparecer?

¿Qué es una frontera?

¿De quién esa sombra  que cruza las persianas

cerradas del pueblo?Imagino una calle de comerciantes

abriendo sus negocios, vendemos sábanas de la India

y el ahorcamiento de las emociones de una república

picoteada por el águila, DETENGAN LA VIOLENCIA

ENCONTRA DE LAS MUJERES y sal de tu martirio,

encuentra a  los perpetradores

que alzan sus manos encontra de tus hijas,

las madres,  tus hermanas, tus sombras

y los cuerpos envueltos en tus cuerpos

dame una corona de laureles para ponerla

en las escaleras de la biblioteca, vine aquí y les entregué

una canción, realmente, ahora ya no estoy,

visto una blusa y collares,

llevo lápiz labial y maquillaje,

no soy tuyo

ellos vienen a matarte, están

tan lejos y tan cerca, ellos se esconden en sus colonias,

contratan guardias para sus hijos,

ellos pisan tus huesos rotos,

golpean con sus pies tus ojos

¿qué canción es la que ellos cantan?

ellos cantan sobre la sierra y

los arroyos secos, y duermen

de manera profunda toda la noche.

 

 

Share Button

Escribe un comentario