title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Nuevos poetas de la UNAM

12 Abr 2012

UNAM

Presentamos una muy interesante muestra de los nuevos poetas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Esta Facultad ha nutrido la tradición lírica de México durante el siglo XX, al menos desde la época de Rosario Castellanos y Ernesto Cardenal.  Una selección de siete autores nacidos entre 1987 y 1991.

 

 

Horarios extraordinarios

Nuevos poetas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM

 

 

Presentación

 

Esta antología es resultado de una doble labor. En primer lugar, busca cumplir con el sentido cabal que nombra su tarea: antología es el resultado de reunir o coleccionar obras escogidas, que merecerían el privilegio de ser destacadas, de llamarse “extraordinarias”. Pero ésta no es toda la dimensión de la tarea que aquí se busca completar.

Ἀνθολογία significa originariamente “colección de flores”. Liddell y Scott registran que, ya en Homero, el ἄνθος no es una flor cualquiera, sino la flor en su propio florecer, como cuando decimos, por extensión, que una vida florece o que ésta alcanza una cierta altura reconocible (ἀκμή). Así, se coleccionan aquí poetas en el auténtico florecer de su poesía.

Los poetas aquí reunidos no sólo comparten entonces un espacio de formación, sino una situación vital: digamos, la del ἄνθος, es decir, la de atreverse a escribir poesía y publicar en conjunto, en un momento en el que sus poemas son aún piezas de aprendices, pero que testimonian ya una cierta maduración y que en conjunto bien pueden representar una parte de la labor poética publicable de la Facultad en la que han convivido.

Importante decir “una parte”, porque aquí no se pretende ni mostrar a los únicos mejores poetas jóvenes de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, ni desconocer la labor en materia poética que en este mismo sitio ha surgido recientemente.

Sin recurrir a categorías estéticas ni análisis literarios específicos, añadamos que el elector encontrará temas recurrentes en los poemas de estos jóvenes estudiantes: lo apocalíptico de la violencia, el narcotráfico, lo urbano, el sexo, el amor, el mar, la poesía misma, entre otros.

El segundo objetivo, aunque sea uno límite, que persigue esta antología es la de hacer recordar lo que significa que los estudiantes de una Universidad continúen con la creación poética.

Los estudiantes aquí reunidos pertenecen a distintas licenciaturas (Lengua y Literaturas Hispánicas, Filosofía, Desarrollo y Gestión Interculturales) e incluso, en un caso, a otra Universidad (intercambio de la Universidad Católica de Valparaíso). Algunos de ellos han sido anteriormente premiados o publicados, pertenecen a algún colectivo o se han dado a conocer en otros ámbitos de la creación literaria o mediáticos (cuento, guión cinematográfico, radio). Pero en más de una ocasión nos encontramos con poetas inéditos.[1]

¿Qué significa que en la situación actual de México, donde las humanidades han sido infravaloradas a nivel político, aún haya jóvenes que escriban poesía?, ¿qué significa que persista la creación poética en el espacio educativo de este país, incluso al margen de cualquier fomento gubernamental?

Quiere decir que alguna injerencia eficaz puede ofrecer la poesía en el porvenir de este país; que desde la formación universitaria, la poesía ofrece aún algo humano ante un escenario de desastre social y político. En palabras de Eduardo Nicol:

 

Poesía es paideia. Educar en Grecia a los jóvenes en el conocimiento de la poesía (la épica y la trágica) no es informarlos de las confusas y poco edificantes andanzas de los dioses. Es fomentar en ellos el amor por esas singulares formas de decir que emplean los poetas. Esa paideia es una lingüística erótica. La mejor, la realmente formativa.

[…] en términos de jerarquía, el primer efecto de la poesía no es verbal, sino existencial. Su verdadera obra es la transformación del poeta. Cualquiera puede entonces reproducir en sí mismo esa metamórfosis, esa auto-póiesis del poeta. La paideia poética no es una instrucción para las minorías. Es una pedagogía abierta. La distinción que brinda es una distinción humana, más que social. La constitución de una minoría en el seno de la comunidad no es un derecho adquirido; es un efecto de la buena educación.

[…] bastan unos cuantos para que la poesía se consolide en el cuerpo social. […] Que sirva esto de lección al hombre contemporáneo. El amor de lo bello y lo verdadero es contagioso, e imprime carácter en un pueblo.[2]

           

La poesía que aquí florece no puede ser fortuita ni dispensable; se trata del necesario impulso vital de un país que necesita recordar el valor de lo que escapa a lo serial y mecánico que lo sofoca. Se trata de una prenda de amor en medio de un escenario de discordia; una señal de la juventud de un pueblo, a través de un viejísimo acto humano: la poesía.

Que el lector juzgue entonces la calidad de los poemas presentados, pero que no dude del impulso que atestiguan.

Por último, es necesario el agradecimiento a Alí Calderón por la propuesta amable y optimista de llevar a cabo esta publicación electrónica.

Por lo demás, gracias ti, amable lector.

  

Óscar Palacios Bustamante

Compilador

 

 

 

KARLOS ATL

karlos atl 

  

Destino manifiesto

 

La realidad arrebata

en su estado de ocultación y encubrimiento:

apunta hacia las palabras y las hojas,

desgatilla el aliento del arma sobre la historia,

habla de ficciones, muertes y engaños.

 

Metralla lo arboles,

apunta hacia los textos

que queden todos deshojados.

 

Haré que corras hacia la muerte

para comprobar tu condición de hombre,

haré que des la vida

para que no te coja la muerte.

 

Éstas son mis armas:

balas y metrallas.

 

La realidad arrebata:

déjalos que se maten solos.

¡Y qué tal si nos matamos juntos!

Amarra el revólver de tu mano

mientras yo meto las balas

a tu primer momento líquido.

 

En un árbol he sido sembrado,

me descolgaron las balas y metrallas

para gritar poemas al alimón garcialorquianos,

para gruñir quebrantahuesos roquedaltianos,

para rezar a cadáveres exquisitos bretonianos,

para narcotraficar con mis palabras.

Tus metrallas me deshojaron

como deshojaron a Bolívar,

a Martí o a Guevara.

La puntería de tus balas

intempestivamente

por la puerta trasera,

forzados

sin poner ni discutir las reglas del juego,

maniatados al momento.

 

El poeta sabe

que el dolor del mundo

es más grande que su propia congoja,

el poeta es un revólver en medio del dolor del mundo.

 

Lo que yo tengo no son balas ni metrallas

lo que yo tengo se llaman balabras

 

bang                             bang                             bang.

 

 

 

 

oferta

 

1000 poemas

X

1000 pesos

BODAS, XV AÑOS, FUNERALES, ETC.

044 55 K4RL0Z 47L

 

 

anuncio microbús II

 

A la persona que informe sobre lecturas de poesía en voz baja o en silencio a bordo de esta unidad se le gratificará económicamente. La lectura en voz baja es un delito. Atte. El Chofer.

 

 

anuncio comercio de comida III

 

Queda estrictamente prohibido el consumo de poemas ajenos a este establecimiento. Atte. El mundo.

 

 

 

Traduttore Traditore II

 

Si he de querer leerte

o entender la hermenéutica de tu cuerpo,

he de volcar, he de volcar

el alfabeto tuyo.

Traicionar las letras

con que me miras,

los discursos de tu cuerpo completo.

Leerte para entenderme contigo.

Para traducirte en tu mirada:

contemplar esparcidos los silencios,

las pausas y las comas;

deslavar de tus ojos

las palabras que me miran:

                  

                  Acuáticos fragmentos ensilabados

                  que sólo caben mar adentro.

 

Me he vuelto traidor

para traducirte en tu mirada.

Leerme para entenderte conmigo.

 

 

 

 

Déjalos que se maten solos

 

para América Latina

 

: déjalos que se maten solos :

 

rozar silente tus fronterizos bordes

fundar sicalípticos asientos

recorrer poco a poco tus costas

y apropiar entero tu centro

descansar mientras dicto

metrallo y fusilo tu vientre

                 qué ganas de poner la pata encima del otro

conseguir tu permiso

tu paso abierto

enlazar las aguas poco a poco      bajando

adueñarme de ti

hasta donde existe el desierto

comarcar con el sur del polo

y avivar tu entero terreno de besos

la orgia en tus pechos

el derrame liquido  

el derrame mineral   

y sostener la palabra amor en un poema

luego de sostener tu vientre a puñetazos

 

: ¡Y qué tal si nos matamos juntos

amarra el revólver de tu mano

mientras yo meto las balas

a tu primer líquido momento! :

 

 

 

Carlos Ascensión Ramírez Méndez, Karloz Atl (México, 1988), es estudiante de la Licenciatura en Desarrollo y Gestión Interculturales en la Universidad Nacional Autónoma de México. Es coordinador del Colectivo “PoesíaYTrayecto”. Ha desarrollado varios proyectos de slam poetry como el 1er Festival Poesía Re-apropiada (México) y el 1er Slam poetry dentro de la instalaciones del STC-Metro (México). Participó también en el documental El poeta es un revólver en medio del dolor del mundo, en colaboración con Racconti Producciones, dentro del movimiento internacional “100 mil poetas x el cambio”. Ha sido publicado en la antología Somos Poetas. ¿Y Qué? de Honda Nómada Ediciones y en las revistas Trajín Literario  y Argot & Aisthesis. Actualmente gestiona proyectos de difusión cultural y reapropiación de espacios públicos y patrimonio cultural.

 

Sitios web:

http://intervenciondelarealidad.blogspot.com/ http://www.youtube.com/user/poesiaytrayecto http://www.facebook.com/karlozatl

 

Contacto: carlosunam.dgi@gmail.com

Fotografía: Luis Juvera

 

 

 

Nina Avellaneda

 

Nina Avellaneda

 

 

Los pasajeros

 

Era un otoño de días blanquísimos

llenos de pérdidas de extravíos

Era el DF con los Pasajeros en mi casa

en la cocina de mi casa

arrancando páginas de antologías

de poetas no queridos

De discos de microondas como ceniceros

de platos plásticos como discos de microondas

de basura plástica como platos

como muebles

comida y cena

 

Los Pasajeros diciendo Nina! Nina!

yo echándolos fuera de la casa

Los Pasajeros tatuando guitarras blancas en el pavimento

yo intentando apagar las voces

entrar en el silencio morir sin impacto

 

 Afuera se están matando

adentro podemos solos

mis Baskiat todos mis Baskiat

podemos solos

 

 

 

Consecuencias

 

Cuando Él se enamora lo embarga una imaginación delirante y muy oscura. Planea encuentros sexuales insospechados y transforma hasta los lugares más sucios –como los bancos o las catedrales–, en escenarios de guerra amorosa. No regala nada, se regala él. Todo.

 

Cuando Ella se enamora se llena de granos y le crece un poco la panza. Como le teme al embarazo tiene frecuentemente trastornos alimenticios y con la regla. Tiene antojos y no sangra en varios meses. El embarazo la aterra, pero de todas formas prefiere la angustia a los métodos anticonceptivos. Ésos… no los usaría por ningún motivo.

 

Cuando yo me enamoro siempre quiero regalar cosas. Quiero regalarle todo a ese chiquillo tartamudo. Sí, porque generalmente son tartamudos y comen poquísimo. Me dan ganas de regalarle flores cortadas de por ahí o volantines o dibujos veraniegos. Jamás un libro o un disco o una película; esas cosas traen puros problemas. Todos lo saben. 

 

Cuando te enamoras no eres capaz de distinguir entre un cómic de Liniers y ella. Mueves los brazos con exageración y sonríes, sonríes mucho y agrandas los ojos y te sorprendes de nuevo. Se te olvidan las cosas y dejas tirada tu vida en la hebra que cruzan juntos. 

 

Cuando nosotros nos enamoramos tenemos aspecto de grillo. Nos salen más extremidades y cantamos. Nos ponemos un poco feos porque nos descuidamos y cuando nos llegamos a bañar, lo hacemos con agua salada y entre cochayuyos. Cuando nos enamoramos más nos gusta el cochayuyo y los mariscos y la monotonía de las olas, porque también nosotros somos monótonos, pero nunca convencionales, si nos enamoramos.

 

 

 

 

Pasos de cebra

 

No me imagino un mundo sin lápices ni cuadernos. Puedo imaginar un mundo incluso sin libros, pero no uno sin lápices ni cuadernos. Quisiera pensar qué sucede por el afán ese de ser siempre la emisora de algo; un dibujo, una carta o un cuento que nunca releeré y que nunca leerá nadie. Hay tanto y tantos que queremos decir y tan pocos que quieren oír.

Tampoco me imagino un mundo sin

Pasos de cebra

Pasos de cebra, sigilosos pasos de cebra
tan internados en la selva,
tan expectantes a cualquier cosa que pueda pasar.

Trotes de cebra, saltitos de cebra,
tropiezos,

corridas,

escapes…

maratón de cebra.

Voy a cruzarte

con todos mis nombres 
en fila india, 
uno tras otro, tras otro…

Voy a tardar toda la vida 
aunque los micreros me amenacen con su puño inflado,
aunque los ilustres de automóvil me lancen sus monstruos
perfilados,
yo te voy a recorrer despacio
con el rito sagrado del tacto…

Pasos de cebra 
Bailes de cebra
Lecturas de cebra
Escrituras 
Besos

Sudores

Gemidos

Ritos nocturnos

 

Tranquilo

que vengo caminando desde muy lejos
Desde muy ayer diría que años
para comenzarte 
y caminarte
paso a paso

sin correr

Y QUE LOS IMBÉCILES SE DETENGAN
O QUE SE DETENGAN

 

 

  

 

La primavera será fotografiada

 

La primavera será fotografiada, será una manera de compartir y de decir: “No al suicidio por contraste”. Yo no debo existir sino en tanto sea fondo y ese fondo no puede ser sino un esqueleto fuerte, luminoso y justo.

 

 

 

 

 

Párpados

 

En los párpados de Ana se esconde una media luna gris y cayéndose. 

En los párpados de Ana se depositan pequeñas flores pálidas que nadie le trae, 

porque ella es la explanada, el recorrido, la llegada. 

En los párpados de Ana vive la bailarina triste de párpados ceniza, extraviada. 

En los grandes párpados de Ana se acomoda la mirada suspendida y desecha 

de quien no tiene ya nada que perder. 

La invitación recostada en el sofá sombrío

y suave 

como los párpados de la bailarina que vive bajo los párpados de Ana. 

En los párpados de Ana golpetean los héroes de sus cuentos favoritos,

le cepillan las cejas, las hermosas cejas de Ana, 

que caen dóciles hasta sus pómulos rosados, hasta su cuello y hasta sus hombros. 

De cejas se viste Ana, y de párpados. 

Ana vive en un párpado suyo y está tan pálida como si otra ya fuera,  

un deseo perdido, un noviazgo sagrado interrumpido por ninguna razón. 

Una lejanía planetaria. 

No existe dolor más grande, me ha dicho, que el de la desacralización.

 

 

Nina Avellaneda (Limache, Valparaíso, 1989), estudia Pedagogía y Licenciatura en Lengua y Literatura hispánica en la Universidad Católica de Valparaíso, Chile. Fue estudiante de intercambio en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Escribe cuento y poesía. Ha participado como colaboradora en revistas digitales de arte y cultura, así como en editoriales independientes. Actualmente prepara su segundo libro titulado provisoriamente Mapas. Realiza también la práctica final de la carrera de Pedagogía.

Sitio web: http://feminografías.blogspot.com

Contacto: ninadja.a@gmail.com

 

 

 

Pilar Gómez González

Pilar Gómez González

 

 

 

Las rodillas de Víctor

 

Cincuenta y tantos kilos sospecho, Víctor, que cargan tus rodillas:

 

dos granos de sal entre las rodillas de los poetas del mundo

deletreando la redondez de los mares profundos,

de los puños cerrados y del manchón de la tinta.

 

Tinta redonda.

Redonda tinta.

Pienso que en tus rodillas hay eco, y que hay eco dentro de la poesía.

 

Cincuenta

y tantos

kilos

sospecho, Víctor, que cargan tus rodillas:

cincuenta y tantos kilos de poesía.

 

 

 

 

Caminata citadina

 

Transcurren la mañana, la vista, el olfato, el oído, el tacto y el gusto por vivir. Persiguen los minutos, años, veintiún siglos con rapidez; y los zapatos caminan, vagan, circulan casi con total libertad de no ser por la gravedad que los empuja a obedecer al gran reloj: amo, fuerza y señor. Al salir a la intemperie, encuentran edificios, casas, automóviles y aviones; un claxon tras otro, el periódico, y los estampa el polvo, el humo, el ruido de toda una película de ciencia ficción para quien viene de una cueva. La concentración en los propios pies, la monotonía de esta realidad. El saber que sin darnos cuenta nos percatamos. La calle repleta de gente y la gente cubierta de vidrio oscuro, el cristal que nos permite estar solos, el gesto hostil que provoca Don Reloj, y la vida tan ajetreada, tan distinta… tan distante en la ciudad.

 

 

  

El retrato de Lola

 

Un enorme lienzo te cubre y te atrapa, cuando ya has perdido la sensación de su rozamiento en las yemas de tus manos.

 

Pero ahí estás tú, hundida entre el óleo que no tocas y que manipulas como un diamante cuando todos duermen; y vagas una y otra vez por cada línea ya hecha camino, en la que a veces tú misma desconoces tus propios atajos.

 

Lola: ¡éste es tu retrato!

 

 

 

 

Carta a mamá

 

El día que yo vi la luz por primera vez, tú conociste la oscuridad.

Supe que las mariposas son metálicas.

Que el ciego sueña que duerme.

Que la poesía es humana.

Que el humano es poesía.

Que el despertar fue fácil, pero el percibir la vida como sueños me trajo problemas.

Que a veces amo más a mi pie izquierdo que a mi mano izquierda.

Que se puede volar tan alto hasta olvidar que se tiene cuerpo.

Que se puede caminar en las estrellas

o pensar que lo eres todo…

o que lo eres nada…

Que “La nada” son tres sílabas.

Que la nada son tres relojes en la oscuridad con hombres girando como si fueran manecillas en un círculo.

Que luciérnagas sin rumbo preciso guiaron mi realidad.

Que formé a mi padre a imagen y semejanza mía,

que tú, mamá, me condenaste a vida

y la vida se convirtió en la pintura o el poema más complejo

y extenso

que se puede convertir un amasijo de guijarros en un mundo.

Que caminar entre la multitud fue ir contra corriente

como en una carrera de caballos

sin jinete.

Que “No tener cabeza” se convirtió en lo más normal,

pero sospecho que en la Historia no se plasmó el pasado,

que los mejores tiempos fueron los tiempos verbales

y que me aproximaste al comienzo

de la nada, de la vida y de la Historia.

 

 

 

 

Frases

 

1

Yo era sólo un TUMP-TUMP de tu corazón.

Sólo un TUMP-TUMP de una canción cósmica.

 

 

2

Cargamos el mar en nuestras manos cuando jugamos a ser caracoles.

 

 

3

De aquel frío queda un retazo

que cobija nuestro aliento.

El sol extiende sus brazos

para congelarnos lento.

 

 

Pilar Gómez González (Tecario, Michoacán, 1991), es estudiante de la Licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de México. Fue alumna del poeta Marcos Davison Faikujen y asistió al taller de Hernán Lavín Cerda. Escribe poesía y ensayo.

Contacto: mpgoglez@hotmail.com

 

 

 

 

Esteban Govea

 

 

Lágrimas

 

Si no fuera por las lágrimas,

la sal se nos anegaría dentro;

en la sangre se formarían témpanos de sal

y al final de la vida seríamos gárgolas

de tanto sufrimiento endurecido.

 

 

 

 

Naufragio

 

Se acabará el petróleo

y estaremos echando mano de combustibles al alcance

para pasar el invierno gélido.

Primero serán las revistas y periódicos

y luego irán los libros a nutrir las hogueras.

Habrá quien resista románticamente,

quien queme hasta el último pedazo

de la madera de su casa,

pero el tiempo vendrá de ir cediendo

a los autores menos estimados,

los contemporáneos quizá tan semejantes a nosotros.

Luego las ediciones superfluas,

los poetas menores o desconocidos,

la mitología de los no griegos,

los pensadores subversivos sin sistema.

Así iremos forjando La Antología

con las ruinas del naufragio.

 

 

 

 

Escalofríos

 

Sentir escalofríos

y de repente,

salir de la casa, vagar un rato a las tres de la mañana

y respirar el aire acidulado

y escuchar los grillos

y el resuello de la noche

– el alcohol bulle la sangre

como un rumor lejano–,

y presentir oscuramente

en el aire de los huesos,

en el perfume de abandono de la camisa,

que nadie va a tomarte de la mano

en esta negra hora,

y que dios murió de parto.

 

 

Esteban Govea (Celaya, Guanajuato, 1988) estudió la Licenciatura en Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México. Escribe poesía, cuento y guión cinematográfico. Mereció una mención honorífica en el concurso no. 41 de la revista Punto de Partida y recibió un apoyo del Instituto Mexicano de Cinematografía para la escritura de un largometraje. Ha sido publicado por las revistas Opción, Consideraciones y Punto de Partida.

Sitio web: http://estebangovea.blogspot.com

Contacto: estebangovea@hotmail.com

 

 

 

Alfonso Montoya

 

Alfonso Montoya

 

 

La humareda

Poética del gato por liebre

 

 

 

La poesía debe ser hecha por todos. 

Isidore Ducasse 

 

Amo a mi patria casi infinitamente, como se podría amar a un hijo imbécil o malvado. 

Ricardo Garibay

 

 

 

José Marc Flores Pereira en franco y alucinado soliloquio luego y antes de secuestrar el 576 de aeroméxico

 

yo le prometí a dios

nunca más en mi vida

volver a agarrar una pistola

en el Cañón del Sumidero

allí aventamos la pistola

oraron los pastores

uno de ellos, aquí de tuxtla me dijo

hermano, pero esto no lo cree nadie

entonces yo aviento una moneda de 10 pesos

y rasgo la pistola del pantalón y en el aire le pego

en el nombre de cristo

escuche, si no era yo uno de los peores

porque no se puede decir el mejor

era uno de los peores

era el peor de los francotiradores

allá en bolivia, santa cruz

le pego tres veces a la moneda en el aire

y aventamos -lloramos- y aventamos

la moneda en el Cañón del Sumidero

y le prometí a Jehová

nunca en mi vida jamás

volver a tocar una pistola

y ahora en el nombre de jesuristo

porque brilló el sol

yo le he pedido que quitara esa lluvia

y se quitó la lluvia

aquí aviento esta pistola

hermano, pero esto no lo cree nadie

estamos viviendo lo último de lo último

había tenido una revelación

de que México estaba ante un peligro

ante un terremoto

como nunca ha habido

para esta nación

de esta nación saldrá

el último avivamiento a las naciones

sabrán las naciones que cristo viene pronto

porque en México

la hospitalidad es nuestra ley

porque la verdad de dios

como México no hay dos

ser mexicanos, señores

es un don de dios

el deseo de mi corazón es

que a pesar de lo que ocurra

crean lo que quiero decir

no estoy loco

éramos tres los secuestradores

yo y dios y el espíritu santo

jamás me voy a arrepentir

escuchen bien

si el narcotraficante muere

por promover el narcotráfico

si el terrorista muere

por promover el terrorismo

un hombre de dios va a morir

por anunciar la verdad

y me dijo un hermano

me habló y me dijo

estas loco, brother, pero dios te usa

dios te usa, dios te usa

hermano, pero eso no lo cree nadie

 

 

 

Serenata mexicana a los pies de la ventana de nadie

 

III. Operativo y arrullamos a las muchachas

 

los oaxacos espían la avenida iluminada por las luces rojas y azules

son un grupo de travestis

 

María Magdalena fue asesinada por un cliente

Selena murió atropellada por una patrulla

Mary Chuy la Piquitos murió por enfermedad

Galilea, Lesly el gay, Tania-Roberto, Abeja, Ana Sabrosita, Giovanna, la Barby,

Raúl-López-Madam-Sushe

 

15 putas observan un nuevo arresto

 

corrí al hotel Américas

pero me tacleó

ya bien tarde bajó el juez

y estuvo chingando toda la noche

 

hoy por única vez vamos a dejar salir a estas personitas

explica el magistrado

pretende que firmen una hoja en blanco

 

luzbel le lame los labios

qué fiebre

me voy, preciosas

que traigo la diálisis

la noche avienta monedas

a ver si consigo un servicio

 

nos cayó el 20

deberíamos llamarnos Revolucionarias

por el metro, claro

para el mundo somos putas

qué fiebre

deberíamos llamarnos Revolucionarias

  

 

 

 

1000 botones de rosas

 

entiendo que estés sin moverte ni un centímetro

en lo que piensas y lo que sientes

y eso es de buen cabrón

pues como en todo hay niveles, compa

terciopelo, pelo, medio pelo y pelusa

se sabe que fichas van y fichas vienen

si las cosas salen mal te citan y te mueres

la orden es duro y tupido

hasta que pujen

que la burra se pedorreé o caiga desmayada

duro y a la cabeza, raza

el barbas para el gobierno

para la gente de Sinaloa y Sonora el botas blancas

para su gente el tío o el jefe

toda una pinche bomba

sabe mover muy bien la cuchara

padece de diabetes

dice que con un pericazo se le controla el azúcar

tiene puras mujeres como hijas

le escriben cartas y firman “tus ojos”

carga siempre una virgen con un manto de oro en una cúpula

un dije de la santa muerte con esmeraldas

se van a quemar las mujeres

están sufriendo demasiado con la muerte de su padre tío hermano

se van a quemar

y aunque ande en el viaje no se confíen

al tiro con su sombra

porque también puede ser ponedora

abran los ojos, mexicanos

la guerra civil ya empezó

cuídense un chingo hasta de los dedos de su mano

las cosas pasan por algo en esta vida

hay lenguas que son más peligrosas que una pistola o un puñal

en este negocio no se meten las manos por nadie

ni por el padre

al tiro con los ponedores y hocicotes

1. sólo seguir carroza

2. no pisar pistola

3. no jalar manguera

4. no mirar pa dentro

5. no pensar pa fuera

el que entendió entendió

caminando y miando pa no hacer zanja

aunque ande en el viaje no se confíen

no sea que les de su desconocida

que si es santero

que si se le para

eso, mi compa

está de más

así que no te preocupes

las cosas no son de rosa para todos

vamos a rifarnos la vida que dios nos dio

te invito a un entierro

nomás acuérdense

el muerto al pozo y el vivo al gozo

nada de llorar

saludos, Sinaloa

 

 

 

 

La nave de los locos, Casa de Atención e Integración Social Cuemanco, baja por Canal Nacional a las universidades de la megalópolis para radiotransmitir su fragmentaria, holística y demencial cordura

 

buenos días a todos los pueblos y naciones de la tierra

esta canción es metafísica

:

diferentes hilos de dios componen al dios todo poderoso

creo en el aire en los pájaros en los árboles en el pasto en el agua en el amor

y sigue adelante y es eterno

dios es muy chiquito para expresar lo que es dios

descubrir el hilo negro significa crucificarlo

la vida: el humo y el esmog

la muerte: la muerte viene después

el tiempo: es libre, es una luna que explotaron

somos energía

somos como una estrella en el centro del cerebro

yo no sueño, duermo como dios manda

circulo

navajeo

yo me incluyo entre todos ustedes

-a lo mejor algún matemático pudiera decirme cuántos millones hay en esta ciudad-

y distingamos, ahora sí

que el tiempo pasa

fuimos nubes que el viento apartó

fuimos piedras que siempre chocamos

borracheras que no terminamos

en el tren de la ausencia me voy

hacemos de cuenta que fuimos basura

vino el remolino y nos alevantó

y cuando anduvimos allá en las alturas

la fuerza del viento nos aseparó

y ahí está, la tragedia del hombre

y ahí está, a media calle como escupido por el cielo

yo estoy loco por decir algo que es cierto

yo soy combate frontal operación 1 en acción directa relámpago-águila y no puedo dar pasos atrás

dios también le dio vida a todos

y dios hizo esta enfermedad para darnos a conocer la vida

 

 

Alfonso Montoya Vázquez (México, 1987), es estudiante de la Licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de México. Actualmente trabaja en su tesis sobre el poeta sonorense Abigael Bohórquez. Escribe cuento, ensayo y poesía. Ha sido publicado en revistas literarias de diferentes estados de la República Mexicana. Es editor de la revista de difusión cultural en línea Síncope, en donde además colabora con una columna de música.

Sitio web: www.revistasincope.com

Contacto: ponchomv@gmail.com

 

 

 

 

Óscar Palacios Bustamante

 

Oscar Palacios Bustamante

 

 

Frankly, Mr. Shankly, I’m a sickening wreck
I’ve got the 21st century breathing down my neck

[…]

I want to live and I want to love
I want to catch something that I might be ashamed of

Frankly, Mr. Shankly, this position I’ve held
It pays my way and it corrodes my soul
Oh, I didn’t realise that you wrote poetry
I didn’t realise you wrote such bloody awful poetry, Mr. Shankly

[…]

  

The Smiths,

“Frankly, Mr. Shankly”

 

 

 

I Jazz You

a Atenas

 

tu cuerpo es un sax

en el que soplo

y soplo

cada vez que te beso

 

y a veces

muy pocas veces

logro escuchar

tras nuestras risas

 

los aplausos

 

 

 

 

 

Cielo adentro

a Fernanda

 

Eres un mar que vuela,

un navegar sin puertos,

eres todas las costas sumergidas en un vuelo.

Eres un mar que vuela,

un rumor de nubes saladas sobre una costa sin tierra.

Eres un mar que vuela.

Arqueo la espalda para caer al vuelo

y son mis brazos en flecha unas alas abiertas.

Nací bajo el mar para morir ahogado.

Mi vida es un clavado hacia el fondo del cielo.

Y por querer besarte en la marea,

hallé la muerte entre las nubes;

eres la trampa submarina en la que se acaba mi voz,

el canto secreto que entre las nubes navega.

Fue mi cuerpo un rompeolas

y como tarde de lluvia cayó la espuma del mar.

Sobre las calles caemos con el disfraz de la tormenta

y un silencio secreto se esparce entre los cuerpos.

Desde el otro lado de cada palabra

se huele la nostalgia del mar,

y un silencio mortuorio

atestigua

el naufragio del cielo.

  

(Cover-remix a Charles Baudelaire y Ramón Sampedro)

 

 

 

 

Perfiles

a Hernán Lavín Cerda

 

el vagabundo dormita de día

y sólo por las noches

se preocupa por dónde volver a dormir

 

roba, sin consideración, sólo lo necesario

y a veces

hasta puede tener amigos

 

el poeta

habita el mundo de la misma manera

sólo que a veces

al final del día

se arrepiente

 

entonces

vuelve a escribir

 

 

 

 

Planet of the Apes

a Zdeňka

 

no fue el planeta Tierra el Planeta de los Simios

 

era mi corazón en rebelión

contra la errancia de las cosas

 

y no era la Statue of Liberty

ni la erosión de las falsas promesas

 

una vez más

era tu ausencia

entre el mar y la arena

 

 

 

 

Das Hospital

 

desde mi ventana puedo ver

las luces tras las ventanas de un hospital

 

estoy solo en casa

y puedo sentir

la tristeza de un enfermo

 

desde aquí puedo ver

la esperanza de las luces de enfrente

 

¿quién mira mi ventana?

 

 

 

 

Las luces de esta ciudad

a Judith

 

durmamos en el fondo de esta noche

 

donde la ciudad ya no maldiga nuestros pies

y nadie nos pregunte ya

si vale o no la pena estar con vida

 

déjame abrazarte

como si fuera el último recurso

para salvar todas las cosas

 

dame la espalda

pero salva al mundo

cobíjalo en silencio con tus manos en puño

 

huyamos lejos

 

muy lejos

 

abrázame como la noche abraza al mundo

 

y donde el frío se canse de buscarnos

donde la oscuridad se haga otra vez belleza

sepamos que aún vale la pena

volver a despertar

 

 

Óscar Palacios Bustamante (México, 1988), estudió la Licenciatura en Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México. Escribe poesía, cuento y ensayo. Realiza también trabajos de video. Asistió al taller de Hernán Lavín Cerda. Ha sido premiado por la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Iberoamericana, el Instituto Mexicano de la Juventud y el Festival Internacional de Cine Contemporáneo de la Ciudad de México. Como becario de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), elaboró la serie radiofónica Xochime intozqui. La voz de las flores, transmitida por internet. Ocupa la Foja de poesía no. 321 de la revista electrónica Círculo de Poesía. Prepara actualmente su primer libro de poemas.

Sitios web:

http://arrullodelmar.tumblr.com     

http://nnein.blogspot.com

Contacto: n_opb@hotmail.com

 

 

 

Israel Alejandro Sandoval

 

 

Génesis

 

Dicen que la abuela nació de una flor gigante

en el jardín del abuelo,

porque nadie podría soportar al abuelo

tras conocer el mundo.

 

Horrible era el abuelo

(y qué hermosa era la abuela),

lo consignan su carácter masturbante

y su vida muy cristiana.

Era bíblico ese hombre…

todo un Apocalipsis.

 

Siempre anciano

fue el abuelo.

 

Dicen que era estúpida la abuela.

Una flor, eso es cierto,

pero sin savia dulce.

Sin raíces cerebrales.

Una fábrica de frutos.

 

Cantaba en el jardín regando flores,

cultivando mujeres. Pero no tuvo hijos.

 

Sólo a la madre engendraron los abuelos

y a las plantas de raíz las arrancaron

mientras lloraban ambos.

 

La madre, dicen, había nacido genio

y alérgica a las flores.

No creyó nunca en El Libro.

No pisó nunca un jardín.

 

La madre, dicen,

le dio muchos balazos al abuelo.

La abuela se secó sobre su tumba.

 

Después,

el día del juicio hubo llegado.

Y la guerra.

De las ruinas nacimos millones.

y la madre murió

en el parto.

 

Sin El Libro, sin flores, sin locuras crecimos.

No sabemos hablar ni pensar.

No sabemos sentir.

 

Dicen:

los abuelos fueron demasiado bellos,

demasiado horrorosos para ser humanos.

Dicen que la madre pensó demasiado.

 

¿Será nuestro deber aceptarlo y suicidarnos

o diremos una cosa diferente?

 

 

 

 

Pintura

 

Vino a morir el tiempo en este instante,

muy cansado.

Se petrifica el árbol

que acaricia implorante la ventana.

El aire se detiene

empujando, expandiendo la vida,

como un globo que estallara.

En la calle,

las grietas, los baches

(comedores de almas)

ya ni siquiera se erosionan.

A medio grito un niño se atraganta,

petrifica su canto

como se petrifican las balas que viajaban

hacia el rostro de alguien,

suspendidas a centímetros

de lo inevitable.

Afuera ni el dinero tiene movimiento.

Un perro, en un salto,

se come su ladrido.

Un carro atropellado por su fuerza

se queda a punto de ahogar la ropa

de una señora que camina hacia el mercado,

al provocar una ola en un charco pantanoso,

que recuerda a la olla podrida de Cervantes.

El año se queda detenido.

Parece que el reloj mató sus baterías.

Todo sugiere,

todo aparenta

como una pintura

dinámicamente, a pesar de la muerte

del tiempo;

incluso mi oreja

que la muerte acaricia.

 

 

 

Ante el oleaje

 

El mar emprende el vuelo apresuradamente:

ave multicolor de salado carácter:

alas de espuma que sangran

cuando las atraviesa, con furia tranquila, la mirada

del sol poniente aletargado:

ojo divino que presagia la ruptura de este instante.

El mar se despide

y no se atreve a marcharse.

Es parecido a los recuerdos de infancia,

que se alejan y regresan como unidos

a un sosegado suspirar interminable.

El mar se despide,

mas la vida se va y no el agua.

 

 

 

Israel Alejandro Sandoval (México, 1989), estudia la Licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas en la Universidad Nacional Autónoma de México. Escribe poesía y ensayo. Su trabajo literario se mantiene inédito.

Contacto: le_escaramujo@hotmail.com

 

 

  

 


[1] En todos los casos, el lector podrá encontrar una semblanza de cada autor, junto con los datos para contactarlo.

[2] Eduardo Nicol, “Filosofía y poesía. El problema de la y”, en Ideas de vario linaje. México, Facultad de Filosofía y Letras-Universidad Nacional Autónoma de México, 1990, p. 380.

Share Button
  • Dalí Corona

    Interesante trabajo. Es muy importante dar a conocer el trabajo de poetas tan jóvenes. Celebro, una vez más, esta contribución.

  • lourdes sanchez duarte

    una recopilacion impotante, importa para el momemto poetico la inclinacion hacia la comunicacion llana,asi como la desesperacion, aqui y alla, del lexico…importa aqui el nivel del contexto, ..aporta

  • gabriel najera

    Yo estudie en la Facultad de Filosofia y realmente esperaba algo mejor, tal vez no esta aqui porque regularmente los estudiantes de letras no son buenos escritores. Creo que lo unico que se salva es algo de la poesia de Pilar Gomez, me gustaron algunas frases de su Carta a Mama, lo demas realmente no tiene pies ni cabeza.

  • Andrés

    Qué chido, Pili… awevo. Esos versasos no salvajes, no estereotipo de la facu y poca madre.

  • valeria carpintero

    Un delirio hermoso el de estos jovenes. Una poética llena del tedio y la metralleta.

Escribe un comentario