title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Xavier Oquendo entrevista a Margarito Cuéllar

18 Abr 2012

Margarito Cuéllar IIXavier Oquendo entrevista al poeta mexicano Margarito Cuéllar (San Luis Potosí, 1956). Cuéllar antologó recientemente dos volúmenes de importancia capital en la poesía mexicana e hispanoamericana, “Vientos de siglo. Poetas mexicanos 1950-1982″ y “Jinetes del aire. Poesía contemporánea de Latinoamérica y el Caribe” (esta última con prólogo de Cuéllar y selección de Julio Ortega). 

 

 

 

1.  ¿Cuáles son los tres títulos de la literatura universal a los que se acerca constantemente a releerlos?

Es que no son tres. Al menos que sólo se quieran tomar en cuenta los que encabezan esta lista. Tampoco creí que fueran tantas. Por más variaciones que haga regreso siempre a Cien años de Soledad de Gabriel García Márquez, Rayuela de Julio Cortázar, Aura de Carlos Fuentes, Libertad bajo palabra de Octavio Paz, El Quijote de Miguel de Cervantes, Palinuro de México de Fernando del Paso, Nadja de André Breton, El llano en llamas y Pedro Páramo de Juan Rulfo, No me preguntes como pasa el tiempo de José Emilio Pacheco.

 

2.  ¿Qué haría por obtener un ejemplar de la primera edición de algún libro famoso de la literatura y Cuál sería ese título?

Podría sustraerlo de alguna biblioteca, de una librería de volúmenes raros y antiguos, la estantería de un amigo; lo canjearía, enamoraría a la anciana dueña de la tienda de antigüedades, pediría prestado, empeñaría mi auto, haría un pacto con el diablo, sobornaría a mi novia, hipotecaría la casa que no tengo. Podría ser un ejemplar de Rayuela

 

3.  ¿En qué libro ha encontrado su definición de “Vida”?

En los que mencioné en la primera respuesta. Aunque más en los poemas de Octavio Paz y Jaime Sabines, Efraín Huerta y Enriqueta Ochoa, Eugenio Montejo y Gonzalo Rojas, Nicanor Parra y Olga Orozco. Busqué afansmante, y encntré definiciones acordes y discordantes, en Andre Breton, en Francis Ponge, en Eduardo Lizalde, en Alejandra Pizarnik, en José Carlos Becerra, en Paul Eluard, en Eliot. No se diga en Cioran.

 

4.  ¿Qué historia de amor de la literatura le hubiera gustado vivir?

La de Romeo y Julieta, por supuesto, aun y con todos los dramas de por medios, pero más las de las parejas pares de Cien años de soledad.

 

5.  ¿Qué obra de la literatura le gustaría ver en el cine?

Ya vi algunas de ellas: El Perfume, Del amor en los tiempos del cólera. He visto algunos fracasos de Pedro Páramo. Sin duda falta llevar al cine el humor inteligente de Jorge Ibarguengoitia, Los recuerdos de El Porvenir de Elena Garro. Por supuesto, algunas de las obras más provocadoras de Rubem Fonseca. Y claro, algunos de mis cuentos de Los riesgos del placer.

 

6.  ¿Con qué autor de la literatura le hubiera gustado conversar y compartir en una velada bohemia?

Cortázar, sin duda, creo que conservaba un espíritu juguetón. Los espíritus serios me aburren, si son buenos escritores prefiero leerlos. Borges es un caso así.

 

7.  ¿A qué autor de la literatura universal considera injustamente olvidado?

No sé si injustamente olvidado pero falta leer más a Augusto Monterroso, su humor es aterrador y lúdico. A German Arciniegas se tiene en el olvido. Leer a Camilo José Cela es una deuda, no se diga a Don Ramón Gómez de la Serna.

 

8.  ¿A qué autor de la literatura universal considera sobre valorado por la crítica y el tiempo?

No creo que haya sobrevaloración, todo lo que se haga en nombre de la literatura universal, entendida como tal, está bien hecho. Aquí no entra Paulo Coelho, ni Jorge Bucay ni esa chatarra comercial. Muchos pueden estar cansados de oír el nombre de Saramago o el de Vargas Llosa o el de Garcia Márquez. Pues entonces lean a Bellatín, a Mutis, a Élmer Mendoza. A los poetas Rafael Courtoisie (Uruguay), a José Eugenio Sánchez (México), a Jotamario Arbeláez (Colombia), a Jorge Enrique Adoum (Ecuador), a Eduardo Llanos (Chile).

 

9.  ¿Qué personaje de la literatura le hubiera gustado que exista, efectivamente?

La Maga de Cortázar; Estefanía de Fernando del Paso, La chica de Ipanema de Viniciuos de Moraes.

 

10.  ¿En qué personaje de la literatura se ha visto reflejado en virtudes y defectos?

Los Miserables de Víctor Hugo; en madame Bovary, en algunos personajes de Henry Millar, en el Grenoiville de Patrick Suskind de El Perfume, en un loco de Novela con cocaina de M. Aguev.

 

11. ¿Cuáles son las cinco palabras que utiliza con obsesión en su literatura?

Corrección, bote de basura, autoestima, editoriales, lectores.

 

12.  ¿Con qué está comprometida su literatura?

Con la vida. Esta palabra lo es todo. Sin ella no somos nada. Acaso un saco de huesos, un montón de polvo, unos cuantos kilos de gusanos. Olvido, es su contraparte. Comprometerse con la vida es hacerlo no solamente con la vida de uno sino con lo que está alrededor. Incluye el medio ambiente, los problemas sociales, la globalización, la situación de otros países. La literatura tiene finalmente el compromiso que cada practicante le da, eso le da funciones variadas, con lo que el mundo se enriquece.

 

13. ¿Cómo sería su vida sin la literatura?

Algo gris, en blanco y negro quizá. Habría que inventarlo todo y no tendríamos el talento ni el tiempo suficiente para hacerlo. Imagínense, inventar a Víctor Hugo, a Cervantes, a Shakeaspeare, a Dostoievski, al loco de Pound, a Eliot el banquero, a Lewis Carroll. Mejor nos quedamos con lo que ya existe y esperemos con avidez lo que vendrá.

 

Puedes leer poemas de Margarito Cuéllar siguiendo este enlace

 

 

Datos vitales

Margarito Cuéllar (San Luis Potosí, México, 1956). Se ha dedicado a la literatura y al periodismo cultural. Publicó su primer libro de poemas en 1982, Que el mar abra sus puertas para que entren los pájaros. Al que le han seguido una docena de títulos, entre ellos: Tambores para empezar la fiesta (colección el Ala del Tigre, UNAM, 1992), Árbol de lluvia, antología personal 1983-1993 (colección Los Cincuenta, Conaculta, 1994), Cuaderno para celebrar (2000), Plegaria de los ciegos caminantes (2000), Poemas para protegerse del sol (2003), Noticias de ninguna parte (2007), Arresto domiciliario (2007), y Estas calles de abril/ Saga del inmigrante (2008). Ha obtenido algunas distinciones nacionales e internacionales por sus poemas y cuentos. Radica en la ciudad de México, donde realiza trabajo de corrección y edición para la revista Mileno semanal.

Share Button

Escribe un comentario