title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de poesía No. 348: Diana del Ángel

08 May 2012

 

Diana del ÁngelLa poesía de Diana del Ángel (México, D.F., 1982) aduna evocaciones de la infancia con una detenida observación de la naturaleza. Autora de Vasija (2007), es Maestra en Letras Mexicanas por la UNAM y ha sido becaria de la Fundación para las Letras Mexicanas en poesía.

.

Maneras de fijar tu sombra

.

I
.
Cuando te conocí llamabas a las cosas
con el idioma hallado en los rincones de tu infancia
donde silencioso añorabas la tibieza prenatal
de la que habías tardado en salir.
Tu madre me dijo que allí te hiciste
la primera grieta
por donde la oquedad te invadiría.
Pero la tarde en que te descubrí
decías las palabras como el viento
forma y deforma las nubes del verano.
Mirabas las piedras como si en ellas
anidaran los verbos que nos harían falta
para comenzar los días por venir;
aprendías de la lluvia insólitos caminos
que marcaban nuestra ruta por las calles.
A tu lado, las botellas rotas fueron esquirlas de la noche,
y la noche un lienzo para plasmar nuestros espantos,
y tú no eras tú, sino los rayos del sol en mis cabellos,
y al amor no lo nombramos con la boca,
sino con los ojos, con la yema de los dedos,
con nuestra humedad sombría.
.

.

.

.

II
.
Llevada por el rumor de tu cuerpo era tan fácil
recordar los instantes felices de mi infancia.
Tu respiración era como el rumor
de la locomotora que escuchaba cuando niña.
.
El tren se aproximaba, poco a poco,
sobre los rieles, su cuerpo de acero
partía en dos la tarde,
vagón tras vagón, rueda tras rueda,
su andar cansino parecía no terminar nunca
y cerraba los ojos para que su respiración metálica
me hablara de otras ciudades, de otros cielos
cuya quietud se había roto
por el rastro del humo en el aire.
.
Junto a ti también cerraba los ojos
para escucharte desde el sueño,
para imaginar el sitio, donde habitabas libre,
niño por siempre, a la orilla de tu lago.
.
Al abrir los ojos, sólo podía ver tu cabello crespo,
derramado sobre tu espalda,
y como cuando niña,
las estelas negras me decían
que todo viaje es efímero.
.
.
.

.

III
.
Estabas lleno de árbol
desde la mirada oscura
hasta el sabor de tu piel cetrina.
Tu cabello rebosaba
del olor a las tardes de mi infancia
cuando juntaba las piezas del cielo roto
bajo el naranjo alumbrado de azahares.
De árbol tenías también el modo
de quedarte fijo en medio del bullicio,
o de silbar en la hora más profunda de la noche,
y colmada de su amarga corteza
descendía una cicatriz profunda por tu cuello.
Pero tu lado más arbóreo no era eso,
sino las cuatrocientas voces que en ti anidaban:
los dulces trinos con que amanecías,
el murmullo vespertino de tus caminatas,
y detrás de todos los cantos
ese graznido hiriente
que iba marchitando tu ser.
.
.
.

.

IV
.
El roce de tus dedos en mi rostro,
volvía el aire tibio y mi epidermis,
más honda, palpitaba como el surco
sediento, a flor de tierra, de semilla.
.
.
.
.

V
.
“Más que del fuego, vengo de la lluvia”, me dijiste.
Y supe que así era por tu mirada, oculta
tras el cielo endrino de tus ojos
y por tu beso de agua,
prolongado como un día de verano.
Y te supe lluvia, alegremente,
cuando tu abrazo me envolvía de improviso
en medio de la calle, en las tardes sembradas de promesas,
en las puertas de los salones, de los trenes y de las noches.
Y la lluvia de tus palabras me hacía ver en cada piedra
un tesoro, hallar en el pasto soles mínimos y eternos,
o contar las historias que duermen bajo los pasos de los vagabundos.
Y llovías con esa luz tan tuya, lacrimal desde los párpados,
salival desde tu lengua y desde todo tu cuerpo,
tibia y radiante, tu lluvia dejó en los caminos
una estela de preguntas, un arcoíris perenne en la memoria,
y un cielo escampado ante mis ojos.
Y todo en ti me decía
que no eras para la tierra, sino del instante,
y te fuiste,
lluvia sin remedio.
.
.

.
.
VI
.
Me dejaste
la sombra tibia de tus manos en mi cara,
esas tardes sobre la hierba, a la orilla del mundo,
mirando los volcanes falsamente dormidos,
el misterio de tu musgo, se me quedó
entre los dedos el desliz de tu pelo en retirada,
el horror de tu alma rota una noche
lejos del pan y del hogar compartido,
tu historia mutilada y tu locura,
la certeza de que no eras tú,
la memoria de tu cuerpo luminoso.
también algo de nostalgia. Tendido
te dejo en estas líneas
carne sombría, impensable, colérico,
lúcido, sonriente, asombro puro,
desterrado, triste, irónico,
horizontal, telúrico, olvidado.

.
.
.

.

Viejo bajo el sol

.

Él no se imagina cómo se alarga el tiempo
cuando acarrea penosamente
fierros y botes a un lado de la obra,
Los albañiles jóvenes, a golpe de pico y pala,
no paran de horadar el viejo pavimento.
El polvo que levantan con su trabajo
se cuela por el pantalón roto
y curte la piel de su cuerpo pétreo.
Se distraen pensando en el baile del sábado
en las muchachas de duros muslos
con su olor a tierra y agua.
.
Él piensa en que su equipo jugará mañana,
hace años solo pierde,
pero igual beberá una cerveza.
Su cuerpo, alambre retorcido y oxidado,
se tuesta junto a ellos, a la orilla
como un niño no invitado al juego.
Bajo la piel curtida que lo cubre,
aun siente,
la fuerza de su sangre,
que latido a latido, se suma
segundo a segundo, sobrevive
desde hace tantos años.
.
.

.
.

Nocturno

.
Oigo una gota, dos gotas, otra más:
al mismo tiempo todas,
se alborotan ignorantes del estruendo que producen.
Gordas, fugaces, cristalinas
notas de agua lanzadas
por un músico enloquecido
forman en el aire veloces hilos de plata
que estallan contra el suelo
en miríadas de estrellas de agua
donde la luz de los faroles se refleja y multiplica.
.
El aguacero es un muro,
líquido obstáculo entre los demás,
que poco a poco se entregan al descanso, y yo,
aterida contra esta pared, silenciosa.
.
.
.

.

Vendedora de flores

.
Quisiera tender como ella
un puesto sobre la calle sucia y sonora,
sumergir las flores en agua, misteriosa,
salpicarlas de rocío.
Rimar pino con margaritas diáfanas,
alhelíes naranjas con amarillos claveles,
blancas azucenas con gladiolos rojos,
astromelias de la selva con simples nubes,
conciliar las espinas de la rosa con delicadas gardenias,
y atarlas suavemente con un cordón
provisto por el acaso.
Transformarme, como ella,
bajo la falda de lana cruda y la blusa percudida
en el vértice de un abanico fragante,
en hacedora de ofrendas, de perdones,
de te quieros vegetales, hacedora
sin prisas, ni modelos.
.

.
.
.

Canción para cantar de nuevo

.

Un misterioso baile
hay en el mundo
de lo que nace y muere
¡ay! tan profundo.
.
Se marchitan las flores
mas su perfume
se conserva en el fruto
del sol de octubre.
.
Los pájaros emigran
en el invierno
vuelven en primavera
rasgando el cielo.
.
La luna mece el agua
de un lado a otro
mi sangre sube y baja
¡feliz retorno!
.
Serán polvo mis huesos
caerá la sombra
germinará en la tierra
la bella aurora.
.
Y al olor de la gleba
humedecida
a danzar nos impulsa
la nueva vida.
.
.
.
Datos vitales

Diana del Ángel (México, D.F., 1982). Maestra en Letras Mexicanas por la UNAM. “Concibo la escritura como un trabajo orgánico que implica el tránsito de distintas etapas para llegar a la síntesis máxima del poema y del verso. Se trata de una observación no pasiva, aunque haya mucha espera de por medio, como la del felino que se agazapa hasta que en el horizonte vislumbra a su presa.” Actualmente es becaria dentro del programa de formación para jóvenes escritores de la Fundación para las Letras Mexicanas en el área de poesía. Desde el 2002 pertenece al Taller de Poesía y Silencio. Vasija (2007), fue publicado en una plaquette, algunos de estos poemas se han publicado en revistas. Tiene dos libros inéditos.

Share Button
  • Víctir GM.

    Saludos Diana.

    No cabe duda que el escribir descubre la esencia de quien lo hace. Disfruté estos poemas y percibí gran parte de ti. Felicidades!!!, me da gusto, después de años encontrate y haciendo algo tan lindo.

    Víctor

  • lourdes sanchez duarte

    me impresiona, que despues de decadas, aparezcan otra vez EL Y ELLA

  • anafa

    yo conosco a esa muchachita, es mi prima y estoy muy contento por e ltrabajo que hace, felicidades por tus poemas tan bonitos.

  • Agustín

    Maravillosa poesía, siempre rítmica, siempre cantarina y llena de sentido profundamente humano. ¡Quiero sus libros!

  • Ismael Garcia

    Mi mente sigue la forma tan hermosa de escribir tus poemas, pero lo verdaderamente hermoso
    es lo que en mi interior despierta y ahi la letra muere…gracias por eso! Tengo una cita contigo en la libreria

  • rosa maria hernández durán

    Diana, al leer tus poemas, senti como las imágenes nítidas me envolvían, se fue agitando mi respiración, total me metí de golpe, gracias por ese regalo que nos das, que cura y enferma por ser tan real.
    rosy.

  • ---

    “Estabas lleno de árbol”

    Excelente.

Escribe un comentario