title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de Poesía No. 352: Kirmen Uribe

12 Jul 2012

Presentamos la poesía de Kirmen Uribe, (Ondarroa, Bizkaia, España, 1970). Es poeta, novelista, traductor y guionista.  Su poemario Bitartean heldu eskutik (Mientras tanto dame la mano) publicado en 2001 en euskera y traducido al castellano para Visor en 2003, mereció el Premio Nacional de la Crítica. En 2008 publicó la novela Bilbao-New York-Bilbao, merecedora del Premio Crítica en euskera y Premio Nacional de Literatura.

 

 

 

EZ EMAN HAUTATZEKO

 

Ez eman hautatzeko

Itsasoa eta Lehorraren artean.

Gustura bizi naiz itsaslabarrean,

Haizeak mugitzen duen zinta beltz honetan,

Gizandi erratu bati eroritako ile luze honetan.

 

Itsasoarena maite dut batez ere bihotza.

Inozoa, haur handi batena bezain.

Orain temoso, orain ezinezko paisaiak

marrazten.

Lehorrarena berriz

esku handi horiek ditut gogokoen.

 

Ez eman hautatzeko

Itsasoa eta Lehorraren artean.

Badakit hari fin bat dela nire bizilekua,

baina Itsasoarekin bakarrik galduko nintzateke,

Lehorrarekin ito.

 

Ez eman hautatzeko. Hemen geratuko naiz.

Olatu berde eta mendi urdinen artean.


 

 

 

NO PUEDO ELEGIR

 

No puedo elegir

entre el Mar y la Tierra.

Vivo feliz en la línea que las une.

En esta cinta negra que mueve el viento.

En este largo cabello de un gigante desorientado.

 

Del Mar me gusta sobre todo su corazón de niño grande.

A veces rabioso, a veces capaz de dibujar

paisajes imposibles.

De la Tierra, sus manos.

 

No puedo elegir

entre el Mar y la Tierra.

Sé que mi lugar es un hilo fino,

pero en el Mar me perdería

y en la Tierra me ahogo.

 

No puedo elegir. Me quedo aquí.

Entre olas verdes y montañas azules.


 

 

 

 

EGUN HURA

 

Esango didazu ez dela egia baina batzuetan ematen du

mundua geratu egiten dela. Bira egiteari utzi eta,

gurekiko behingoz abegitsu eta gaztigu eginez bezala,

une hori luzatzen digu betiko.

 

Esango didazu gehiegikeria dela nirea,

eta esaten ditudanak ez direla hain muntako,

hain berebiziko, beste gertaera batzuen aldean.

 

Baina uztaileko arratsalde hartan,

oraindik gazte, oraindik herabe,

etxekoak zelai hartan futbolean ikustean,

neska koskor ala nagusi izan,

orduan konturatu nintzen,

gutxi barru gutariko batzuk,

eta baita lekua bera ere,

desagertu egingo zirela.

 

Ez zen egun hartan ezer berezirik gertatu

baina une hura,

esnezko erle eta argizarizko zelaien eguna,

bakarra izango da beti niretzat.

 

 

 

 

AQUEL DÍA

 

Me dirás que no es cierto, pero de vez en cuando parece

que el mundo se detiene. Que ha dejado de girar y,

por una vez amable con nosotros y como avisándonos,

nos prolonga ese preciso momento, por siempre.

 

Me dirás que soy un exagerado,

que las cosas de las que te hablo no son tan importantes,

tan definitivas, comparadas con otras que pasaron.

 

Pero cuando aquella tarde de julio,

siendo aún joven, aún tímido,

vi a todos los de casa jugando al fútbol en aquel prado,

lo mismo la niña más pequeña que los más ancianos,

en aquel momento comprendí

que pronto algunos de nosotros,

y aquel lugar,

habrían desaparecido.

 

Aquel día no sucedió nada especial,

pero aquel momento,

aquel día de abejas de leche y prados de cera,

para mí será único siempre.


 

 

 

 

ZUHAITZEN DENBORA

 

Zugan da zuhaitzen denbora

elkar maitatu ondoren.

 

Ohean lo, betazalek

soilik estaltzen zaituzte.

 

Ez jarraitu beldurrari,

ez esan beti, ez esan inoiz ez,

utzi libre munduari

bidea egiten.

 

Zugan da zuhaitzen denbora

elkar maitatu ondoren.

Plazer-urak biltzen zaitu

malkoak begia legez.

 

Ez jarraitu beldurrari,

ez esan beti, ez esan inoiz ez,

utzi libre munduari

bidea egiten.

 

Zugan da zuhaitzen denbora

elkar maitatu ondoren.

 

 

 

 

EL TIEMPO DE LOS ÁRBOLES

 

El tiempo de los árboles está en ti

después de amarnos.

 

Dormida en la cama, sólo

los párpados te cubren.

 

No hagas caso del miedo,

no digas siempre, no digas nunca,

deja que el mundo

siga adelante.

 

El tiempo de los árboles está en ti

después de amarnos.

 

Dormida y flotando

como un feto o un ojo.

 

No hagas caso del miedo,

no digas siempre, no digas nunca,

deja que el mundo

siga adelante.

 

El tiempo de los árboles está en ti

después de amarnos.

 

 

 

 

 

EZIN ESAN

 

Ezin da esan Libertatea, ezin da esan Berdintasuna,

ezin da esan Anaitasuna, ezin esan.

Ez zuhaitz ez erreka ez bihotz.

Ahaztu egin da antzinako legea.

 

Uholak eraman du hitzen eta gauzen arteko zubia.

Ezin zaio esan tiranoak erabaki irizten dionari heriotz.

Ezin da esan norbait falta dugunean,

oroitzapen txikienak odolusten gaituenean.

 

Inperfektua da hizkuntza, higatu egin dira zeinuak

errotarri zaharrak bezala, ibiliaren ibiliz. Horregatik,

 

ezin da esan Maitasuna, ezin da esan Edertasuna,

ezin da esan Elkartasuna, ezin esan.

Ez zuhaitz ez erreka ez bihotz.

Ahaztu egin da antzinako legea.

 

Alabaina “ene maitea” zure ahotik entzutean

aitor dut zirrara eragiten didala,

dela egia, dela gezurra.

 

 

 

 

NO SE PUEDE DECIR

 

Ni Libertad, ni Igualdad, ni Fraternidad.

No se pueden decir.

Ni árbol ni río ni corazón.

La ley antigua ha sido olvidada.

 

Una riada se ha llevado los puentes entre las palabras y las cosas.

No se puede llamar muerte a lo que el tirano llama una decisión.

No se pueden decir cuando alguien nos falta,

cuando el recuerdo más pequeño nos desangra.

 

La lengua es imperfecta, los signos se han desgastado

como las viejas muelas de molino, de tanto girar. Por eso,

 

no se puede decir Amor, no se puede decir Belleza,

Solidaridad, no se puede.

Ni árbol ni río ni corazón.

La ley antigua ha sido olvidada.

 

Sin embargo, si me dices “mi amor”,

siento un escalofrío,

sea verdad o mentira.

 

 

 


 

MAIATZA

 

Utzi begietara begiratzen.

Nola zauden jakin nahi dut.

Rainer W. Fassbinder

 

 

Begira, sartu da maiatza,

Zabaldu du bere betazal urdina portuan.

Erdu, aspaldian ez dut zure berri izan,

Ikarati zabiltza, ito ditugun katakumeak bezala.

Erdu eta egingo dugu berba betiko kontuez,

Atsegin izatearen balioaz,

Zalantzekin moldatu beharraz,

Barruan ditugun zuloak nola bete.

Erdu, sentitu goiza aurpegian,

Goibel gaudenean dena irizten zaigu ospel,

Adoretsu gaudenean, atzera, papurtu egiten da mundua.

Denok gordetzen dugu betiko besteren alde ezkutu bat,

Dela sekretua, dela akatsa, dela keinua.

Erdu eta larrutuko ditugu irabazleak,

Zubitik jauzi egin geure buruaz barre.

Isilik begiratuko diegu portuko garabiei,

Elkarrekin isilik egotea baita

adiskidetasunaren frogarik behinena.

Erdu nirekin, herriz aldatu nahi dut,

Nire gorputz hau albo batera utzi

Eta maskor batean zurekin sartu,

Gure txikitasunarekin, mangolinoak bezala.

Erdu, zure zain nago,

Duela urtebete etendako istorioa jarraituko dugu,

Ibai ondoko urki zuriek uztai bat gehiago ez balute bezala.

 

 

 

 

MAYO

 

Déjame mirarte a los ojos.

Quiero saber cómo estás.

Rainer W. Fassbinder

 

 

Mira, ha entrado mayo,

Ha extendido su párpado azul sobre el puerto.

Ven, hace tiempo que no sé de ti,

Se te ve tembloroso, como esos gatitos que ahogamos siendo niños.

Ven, y hablaremos de las cosas de siempre,

Del valor que tiene ser amable,

De la necesidad de arreglárselas con las dudas,

De cómo llenar los huecos que tenemos dentro.

Ven, siente en tu rostro la mañana,

Cuando estamos tristes, todo nos parece oscuro;

Cuando estamos fuertes, el mundo se desmigaja.

Cada uno de nosotros guarda algo desconocido de las vidas ajenas,

Sea un secreto, un error o un gesto.

Ven y pondremos verdes a los vencedores,

Saltaremos desde el puente riéndonos de nosotros mismos.

Contemplaremos en silencio las grúas del puerto,

Porque estar juntos en silencio es

La mejor prueba de la amistad.

Vente conmigo, quiero cambiar de país,

Dejar este cuerpo mío a un lado

Y meterme contigo en una concha,

Con nuestra pequeñez, como los bígaros.

Ven, te espero,

Continuaremos la historia interrumpida hace un año,

Como si no tuvieran un círculo más

los abedules blancos de la rivera.

 

 

 

 

UN DIOS PEQUEÑO Y JUGUETÓN

 

Quisiera ser aquel dios que te dibujó los lunares,

un dios pequeño y juguetón

pintando miles de puntitos en tu piel.

 

Me gustan tus lunares,

me gusta contarlos como si fueran estrellas.

Encontrarme cada día con uno nuevo,

como si fuera un astrónomo que halla una supernova,

escondida en algún lugar recóndito de tu espalda

o bajo tus pechos.

 

Me gusta recorrer tu piel con mi mano,

seguir las líneas invisibles

que se van creando entre los planetas.

Muy poco a poco, como el telescopio más preciso.

 

Tú dices que no te gustan,

que quisieras no tener ningún lunar,

tener una piel blanca y lisa.

Pero qué sería entonces de mí,

marino sin rumbo en la noche cerrada.

 

Recuerdo que te pedí un lunar

La noche que nos conocimos.

Aquel que tienes junto al ojo.

Me bastaba esa pequeña Ítaca

para construir en ella mi casa.

Y tú, generosa, dijiste:

serán todos para ti,

si adivinas cuantos tengo en total.

 

Quisiera ser aquel dios que te dibujó los lunares,

un dios pequeño y juguetón.

Y besar tus lunares cada noche,

Con cuidado, con mucho cuidado,

para que no se despeguen.

 

(Inédito)

 

 

Datos vitales

Kirmen Uribe, (Ondarroa, Bizkaia, España, 1970). Poeta, novelista, traductor, guionista. Se licenció en Filología Vasca y cursó estudios de postgrado de Literatura Comparada en Trento. Además de poeta y novelista, realizó proyectos multimedia donde se combina literatura, música y artes visuales, así como también escribió varios libros de literatura infantil y juvenil. Su poemario Bitartean heldu eskutik (Mientras tanto dame la mano) publicado en 2001 en euskera y traducido al castellano para Visor en 2003, mereció el Premio Nacional de la Crítica. Fue también traducido al francés, inglés, catalán y ruso. En 2008 publicó la novela Bilbao-New York-Bilbao, merecedora del Premio Crítica en euskera y Premio Nacional de Literatura.

 

 

 

Share Button

Escribe un comentario