title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Poemas de Miquel Martí i Pol

13 Jul 2012

Presentamos, en versión del poeta e historiador catalán Joan B. Fort i Olivella, algunos poemas de Miquel Martí i Pol (1929-2003), uno de los poetas catalanes más importantes del siglo XX. Publicó cerca de 40 libros de poemas, con marcado acento social, además de 8 libros de prosa, obteniendo 5 destacados premios y 3 de la Crítica de la poesía catalana.

 

 

Miquel Martí i Pol (1929-2003) es uno de los poetas catalanes más populares y traducidos. Nació en la población osonense de Roda de Ter, Barcelona, donde desde los 14 años trabajó en la oficina de una fábrica textil de esta localidad, que dio nombre a dos de sus primeros y más populares libros de poemas (La fàbrica, 1959 y 1972). A los 19 años sufrió una tuberculosis pulmonar que le obligó a guardar cama un año, cosa que le permitió leer mucho. En 1970 se le diagnosticó una esclerosis múltiple que le obligó a dejar el trabajo en1973, a pesar de lo cual siguió escribiendo hasta su muerte en Vic. Publicó cerca de 40 libros de poemas, con marcado acento social, además de 8 libros de prosa, obteniendo 5 destacados premios y 3 de la Crítica de la poesía catalana, el primero por Estimada Marta (1991), uno de sus libros más leídos por su sensualidad. Poemas suyos han sido musicalizados por más de 30 reconocidos cantautores y grupos catalanes, en especial por Lluís Llach, con el que colaboró en los 10 últimos años de su vida. Ha sido traducido a 13 lenguas, y también destacó como traductor. Toda su Obra poética la publicó primero Llibres del Mall en 5 volúmenes y luego Edicions 62 en 4 volúmenes, de los que traduzco el texto de los poemas seleccionados, enriquecidos con algunas observaciones de Florenci Crivillé i Estragués, cuidador del archivo del poeta. Una edición aparecida posteriormente recoge la obra poética en un solo volumen.

 

 

 

HE HEREDADO LA ESPERANZA

(Este poema da nombre a un libro (1963-1967) y fue emblemático en un tiempo de lucha y pesadumbres para nuestro país).

 

 

He heredado la esperanza de los abuelos

y la paciencia de los padres.

 

Y de los dos, las palabras

de la cuales ahora me sirvo

para hablaros.

 

Me han dicho que el nacimiento me da derechos

inviolables.

Pero yo soy miedoso y siempre me siento

un poco alicorto y solitario.

 

Vivo en un pueblo pequeño,

en un país pequeño

y, sin embargo, quiero que quede bien claro

que esto que escribo lo escribo para todo el mundo,

y que para mí es como si el mundo entero

girase en torno al eje de mis poemas.

 

Deambulo a solas por las calles en silencio

y cada atardecer escucho el canto de las sirenas

desde la azotea de mi casa.

 

 

 

 

TU SOLEDAD

 

En tanto puedas, pues, no malbarates

tu soledad dedicándola a una absurda

búsqueda de la nada ni te persigas

tozudamente por corredores oscuros,

atemorizado por la luz de los preceptos.

Sal a pleno sol y fíjate

en cosas duras. Piensa

que el juego desmesurado de las palabras

no te servirá de nada si no lo apoyas

sobre aquello que te envuelve. Hay las piedras

y los árboles y la gente y tantas cosas

que puedes tocar con las manos! Que no te des cuenta

algún día, con espanto, que los años te pasan

y te mueves sólo entorno de tu sombra.

 

 

 

 

AHORA TE PIENSO

 

Ahora te pienso ―tan lejos!―

y te invento una pose

expectante para que me llenes

este vacío de la tarde.

Cada palabra es un mundo

con ríos y mares y pueblos,

o un cristal quebradizo,

o una habitación en silencio.

¡Que lento es el paso del tiempo!

Que pesada la vieja

soledad y que próximos

tus ojos, cuando te invento

una pose expectante

para que me llenes la tarde.

 

 

 

 

 

Si fueses tierra crecería en ti

y daría frutos de una rara dulzura,

sería fiel a los caminos que te surcan la piel

y a los ríos secretos que te atraviesan la entraña.

Si fueras mar pediría prestado el viento

para desvelarte remotísimos ecos.

Si fueras lluvia te recibiría todo desnudo.

Si fueras bosque amaría la sombra.

 

Solo te tengo a ti. Cobardemente

te invoco en plena noche con las mismas

palabras que tiempo ha. La luna es amarilla

y me chupa el tuétano de los huesos. Tú regresas

como un recuerdo de mi mismo y me caen

de los dedos a tierra, lentamente, los restos

del tiempo caduco que he vivido sin vivir.

 

Ahora es la hora encarnada de los guerreros.

Marca la cera nueva con dedos lentísimos.

Tiéndete en el suelo, acógeme.

Sin tu fuego ningún fuego me vivifica.

Retorno a tú y los pasos me resuenan

como si inventara caminos por dentro de un claustro.

 

Del libro Llibre sense títol (1970-1971).

 

 

 

 

METAMORFOSIS – I

 

De tanto en cuanto la muerte y yo somos uno,

comemos el pan de la misma rebanada,

bebemos el vino de la misma copa

y compartimos amigablemente las horas

sin decir nada, leyendo el mismo libro.

 

De tanto en cuanto la muerte, mi muerte,

se me hace presente cuando estoy solo en casa.

Entonces hablamos tranquilamente

de lo que pasa por el mundo y de las chicas

que ya no puedo haber. Tranquilamente

hablamos la muerte y yo de estas cosas.

 

De tanto en cuanto, sólo de tanto en cuanto,

es la muerte quien escribe mis poemas

y me los lee, mientras yo hago de muerto

y lo escucho en silencio, que es tal como

quiero que escuche la muerte cuando yo leo.

 

De tanto en cuanto la muerte y yo somos uno,

mi muerte y yo somos uno, y el tiempo

se deshoja lentamente y lo compartimos,

la muerte y yo, sin hacer ascos,

Dignamente, que diríamos para entendernos.

 

Después las cosas vuelven a su lugar

y cada cual reemprende su camino.

 

Del libro Quadern de vacances (1975).

 

 

AHORA ES MAÑANA

 

Ahora es mañana. No calienta el fuego de ayer

ni el fuego de hoy y tendremos que hacer fuego nuevo.

Del gran silencio para acá, todo lo que se mueve

se mueve con voluntad de devenir.

 

Y acaecerá. Las piedras y el camino

serán el pan y la mar, y el oscuro bullicio

de ahora mismo, el cántico que conmueve,

la ánfora nueva llena de buen vino.

 

Ahora es mañana. Que lluevan nuevas voces

para el anochecer turbio, que revengan fuentes

ansiosas de amarar lo seco.

 

Todo será poco, y la hiedra y la pared

proclamarán conjuntamente el derecho

de vulnerar la nueva plenitud.

 

 

Del sub-libro Capfoguer (Morillo, son los hierros que se ponían a ambos lados del fuego para aguantar los troncos) del poemario Estimada Marta (1977-1978), es este otro poema sin título pero con mucho contenido.

 

 

 

Mucho he amado y mucho amo aún.

Lo digo contento y hasta un poco sorprendido

de tanto amor que todo lo clarifica.

Mucho he amado y amaré mucho más.

sin ninguna ley de miramiento ni trabas

que me escatimen el hondo placer

que mucha gente dirá incomprensible.

Lo digo contento: mucho he amado y mucho

tengo que amar. Quiero que todo el mundo lo sepa.

Desde la altura clara de este cuerpo

que me hace de tornavoz o de respuesta

cuando el deseo reclama plenitudes,

desde la intensidad de una mirada

o bien desde la espuma de un solo beso,

proclamo mi amor, lo legitimo.

 

 

En este poema corto del libro L’àmbit de tots els àmbits (1980) habla, como en otros, de la belleza y del paso del tiempo.

 

 

LA CASA

 

Dejemos que la hierba crezca por los caminos

y borre el paso del viandante cansado.

 

Todo lo que es bello incita a la belleza.

 

No duele el olvido, que en cada gesto hay toda

la inmensidad del querer y del deseo

de hacerlo perdurable.

 

De nosotros depende que el paso del tiempo

no estropee las señales que hay escritas en las piedras

y que el huésped que los años anuncian no encuentre

la casa abandonada, y oscura, y triste.

 

 

 

SOBRE DECIR POESÍA

 

La voz confirma y afirma el prodigio

con todo el peso de una existencia efímera.

De la una a la otra, la orilla del silencio,

qué puente, el gesto, para transitarlo en calma.

Qué río, los sonidos, para balancear esperanzas.

Todo converge en el espejo lentísimo

que el secreto del árbol o de la rosa

hace un espacio inmenso de luz y vida.

Todo converge en aquel ritmo exacto

que desde el fondo de cualquier mirada

impulsa a creer, al reencontrar cadencias,

que tal vez creíamos ya perdidas.

Crecer en las palabras es crecer en la belleza

y ensanchar con fuego los límites y los orígenes.

Vivir en las palabras es desvelar certezas,

porque la voz, austera, configura

el espacio concreto donde cualquier sueño

puede alcanzar densidades de esperanza.

Vivir en las palabras es comunicar vida,

porque con el peso de una existencia efímera

la voz confirma y afirma el prodigio

al conferir fervor de hombre al poema.

                                               13-XI-1982.

 

 

 

TIEMPO PERDIDO

 

El tiempo no se pierde ni se gana,

transcurre y lo vivimos, con vientos propicios

a veces; otras veces, con angustia.

 

Todo es incierto, i a la vez necesario,

y nunca se sabe qué hay tras de las dunas

del gran esfuerzo de crecer y de comprender.

 

Transcurre el tiempo:

Nadie no lo pierde ni lo gana.

Transcurre el tiempo y transcurrimos nosotros.

                                                                       11-XI-1983.

Del libro Per preservar la veu (1980-1984).

 

 

 

AUSENCIA

 

Es bueno tener siempre a punto el recurso

de una palabra que llene el vacío de ti, para hacer de ella

la pertinente coraza que me preserve

de la pesadilla de la añoranza y la tristeza.

 

Entonces te me haces presente en cada

verso que escribo, y cuando, solo, me lo repito

no hay distancia entre tu cuerpo y el mío,

unidos para siempre en el poema.

 

 

 

PAISAJE ENCENDIDO

 

Corta el aire de vidrio el diamante

de tu mirada.

                        Todo es breve

detrás de la cortina que me separa

de la tarde que muere en medio de un gran

silencio.

              Cuando volvamos a vernos, toda

la quietud será paisaje encendido,

reducto de designios y esperanzas.

 

 

 

TODO ES PROPICIO

 

Todo es propicio en tus ojos que me abren

profundas vastedades, todo se me revela

denso como la tarde detrás de las cortinas.

 

No me quiero encontrar solo.

                                        En el centro del silencio

que me envuelve estás tú, y el tacto cálido

de aquellas manos con que recoges la vida

que, esperanzado, a manos llenas te doy.

 

Del libro Els bells camins (1984-1985).

 

 

 

 

PAN CON TOMATE

 

Dios nos dio de ser catalanes

para comer buen pà amb tomàquet

con un chorro de aceite discreto

y un pellizco de sal si hace falta;

pan de payés si puede ser,

que es mas sabroso que los otros,
 y tomate bien maduro,

pero que no lo sea demasiado.

 

Dios nos de un trozo de jamón

o longaniza bien ancha

par que acompañen al pan

bien untadito con tomate;

jamón de buen masticar,

longaniza dela Plana*,

que los osonenses en esto

tenemos mucho renombre.

 

Dios nos de todo lo que he dicho

y buenos amigos en la mesa

para compartir lo que comemos

y fer petar la xerrada,

que conversar con los amigos

siempre suele despertar apetito

y el comer, si es compartido,

resulta más saludable.

 

 

Este es el último poema del Apèndix: Bon profit!, de la Obra Poética/3 1980-1990.

 

 

La Planase refiera ala Plana(llano) de Vic, la comarca donde nació y vivió el poeta y donde crían muchos cerdos y hacen muchas longanizas y embutidos. Los osonenses son los habitantes de esta comarca, porque ya así se llamaban en la época romana y toda la comarca también de llama Osona.

No he traducido en el poema “Pà amb tomàquet”; ni la expresión “fer petar la xerrada” porque es muy típica y quiere decir hablar distendidamente, de hecho, quizá habría sido mejor no traducir el poema.

 

 

 

TANKAS

 

Donde confluyen

las rayas y los designios,

el gran círculo

del deseo anuncia

puertos de extraña belleza.

 

Labios de mujer,

marea de prodigios,

ojos, senos, sexo;

todo el universo estalla

en un fuego de artificio.

 

Del libro Onze tankas (1990)

 

 

Silenciosa,

la piedra te interroga,

inexorable,

desde su lenta

perennidad inmóvil.

 

Lluvia y silencio

configuran un cálido,

discreto paisaje:

cierra los ojos para percibir de él

la música lejana.

 

En la armonía

de las palabras confluyen

voz y silencio.

Todo el universo se explica

por el gozo de la palabra.

 

Del libro El silenci (1992)

 

 

Sobre el traductor

Joan B. Fort i Olivella es un historiador y poeta catalán nacido en el pueblo de Sant Miquel de Campmajor (el Pla de l’Estany, Girona) en 1958, casado y residente en Atlixco (Pue.) desde 2008. Ha publicado varios libros de historia y toponimia y una plaquette de poesía bilingüe A la cala de mi corazón (2011), pero tiene en su blog en catalán Poesia, historia i fotografía http://poefotoh.blogspot.com 4 libros de poemas y otros 50 poemas más y en su blog en español otras dos docenas.

Share Button

Escribe un comentario