title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de poesía No. 364: Sandra de la Torre

24 Sep 2012

Presentamos el trabajo de la poeta ecuatoriana Sandra De la Torre Guarderas (Quito, 1971). Mereció el Premio de Poesía Paralelo Cero 2011, organizado por Xavier Oquendo. Estudió comunicaciones, en Nothwestern College, St. Paul, Minnesota.  Ha escrito y dirigido piezas de teatro, es guionista audiovisual y directora de doblaje. Su primer libro es El hueco en el zapato.

 

 

 

LECTOR IN FÁBULA I

 

en el rincón un piano

amenaza con romper

                                 el silencio

 

la pelirroja

               espera sin rostro

 

el tipo del sombrero

            saca del bolsillo

   el arma homicida

 

ella dulcemente

           alarga sus dedos

      sobre las teclas

 

ataca

          pianísimo

                    ese pánico viejo

 

la puerta se cierra

 

un pañuelo blanco

es su alma agitada

 

está intacto –le dice

y revienta

                          la tarde

 

 

 

 

LECTOR IN FÁBULA II

 

la puerta se cierra

                               pianísimo

 

ella dulcemente

        saca del bolsillo

     ese pánico viejo

                            el arma homicida

 

en el rincón un piano

                     espera sin rostro

 

el tipo del sombrero

         alarga sus dedos

                           ataca

      amenaza con romper          

                               el silencio

 

un pañuelo blanco

sobre las teclas

                es su alma agitada

 

está intacto –le dice

y revienta

                la pelirroja

                     la tarde

 

 

 

 

LECTOR IN FÁBULA III

 

ese pánico viejo

                 alarga sus dedos

      amenaza con romper

                                la tarde

 

la puerta se cierra

                          y revienta

       el tipo del sombrero

 

                       pianísimo

la pelirroja

            saca del bolsillo

   un pañuelo blanco

 

está intacto –le dice

       en el rincón un piano

 

es su alma agitada

              el arma homicida

     sobre las teclas

 

ella dulcemente

                           ataca

 

espera sin rostro

                         el silencio

 

 

 

 

 

Voracidad

 

Me asomo a la ventana

                bebo por los ojos

    escucho

                 toda la música

       me saturo de historias

                            y geografías

       lo legible

              multiplica mis sentidos.

Me embarco en un texto

                     zarpo hacia otro

      que me lleva a Venecia

 cito

          las citas

                        del que citó

      para nomás de decir te amo.

No se sacia el ojo

                       ni el oído

hasta  cuando

             despierto

       y sigo perdiendo

                                   la inocencia.

 

 

 

 

Bautizo

 

Para extirparse

el cálculo de angustia máxima

hay que descender a la tina

atornillar las pupilas

palidecer

amoratar los labios

almidonar el cuerpo

bajo el agua

hasta transparentarse

 

contenido el aliento

atornillar las pupilas

en el que bajó a los abismos

y esperar al tercer día.

 

 

 

 

Vértice

 

Escucho en la caracola

la contrariedad de las olas en desbandada

recuerdos pájaros batiéndose en el vaho.

 

Hierve

       se multiplica

       el rugido en el hueco insondable

bailan las dudas y las parcas

dientes del infierno

                           sus zapatillas.

La certeza

       parece aflorar en el fondo

el león se ha dormido

la caracola vuelve a la repisa.

 

Vibra en la repisa

              en la oreja

               feroz  siempre

                                       feroz

no hay fondo.

 

Se arremolina Láquesis en puntas

devanando el hilo con urgencia

cantan las dudas su opereta

en el nácar de mi oído

                                incansables

celebra Cloto

Átropos

       tijeretea  el viento

braman los aplausos

silba la cuchilla

       en el mar íntimo de la caracola.

 

 

 

 

De lirios

 

El ramo en el centro

su aroma infecta

cada escondrijo.

 

La madre los cultiva

al servir el almuerzo

abona la guerra

advierte

muecas floreciendo

en sus capullos.

 

Todos tragan

la sopa de espanto

contienen el habla

                   el gesto.

 

Ella

levanta la loza

tiembla

                   podando.

 

Secos

                   los hijos

esconden sus rostros

        los rastros                

                  las hojas.

Macetas floridas

atestan ventanas

                      repisas

                 memorias.

 

Demasiados

           los almuerzos

vividos en la casa

sin ramos de rosas

solo

                     delirios.

 

 

 

 

Fiebre

 

Roce (pla)tónico

en el umbral de los labios

 

(des)pedirse

con las manos ardientes

 

(trans)formar

esculturas en arena

 

(des)vestirse

del olvido

 

(pre)sentir

 la (de)cadencia de las hadas

 

(des)esperarse en la calle sombría

(trans)portándose a la altura

(inter)cediendo un poco más

hasta que se (tras)toquen

los (anti)cuerpos

y estalle

                                la fiebre. 

 

 

 

 

 

Lobrá 

 

Canto

bajo una lluvia de hojas

el rayo de luz

enciende contornos

baila el jardín.

 

Doy saltos cortos en la rama

picoteo el tronco

mis ojos descubren

el árbol de enfrente.

 

Allá también llueven cantos

                  en los contornos

baila una luz verde naranja

entre las hojas.

 

Allá

corto una rama saltando

           me picotea el tronco

enfrente del árbol

descubro mis ojos.

 

Mis plumas se agarran del viento

voy a esa copa

                         espejo espejismo

mi pico toca el cristal

                                   la sombra.

 

 

 

 

Belinda’s

 

en el espejo

el gesto empequeñece la boca 

                                             su boca 

los ojos callan

entre mechones 

                              rojizos

                                        mis pómulos

                         denuncian

un pudor antediluviano

                                pugna con su voz

grave de rabia

                                dispara

                                                       aire

                                                caliente

gime por

mi necesidad y la suya

                    se tocan en la punta de

mis cabellos

sus dedos

calcan una imagen de Vogue

                    fantástica con sus uñas

postizas

                las miradas

                coinciden

en el espejo

 

 

 

Datos vitales

Sandra De la Torre Guarderas (Quito, 1971). Estudió comunicaciones, en Nothwestern College, St. Paul, Minnesota. En 1998, Integró el Taller Literario de Poetas Jóvenes de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, dirigido por Edwin Madrid. Once años más tarde ejerció su oficio en el taller literario auspiciado por la FLACSO y actualmente es integrante del taller Palacio (I)caza de Palabras de la Universidad Andina Simón Bolívar.  Ha escrito y dirigido piezas de teatro, es guionista audiovisual y directora de doblaje. Enseña las asignaturas de Guión de ficción y Producción dramática, a nivel superior. Su ópera prima en el género lírico, El hueco en el zapato, es Premio Paralelo Cero 2011-2012

 

Share Button

Escribe un comentario