title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de Poesía No. 367: Leidy Yaneth Vásquez

10 Oct 2012

 Presentamos algunos textos de la poeta colombiana Leidy yaneth Vásquez (Medellín, 1981). Obtuvo mención en el II Premio Nacional de Poesía Joven Isaías Gamboa. Mereció el Primer Premio con edición de Ediciones Embalaje, por Las horas de la espera, 2008.  Se le concedió el Primer Galardón al Mérito Literario por parte de la Secretaría de la Mujer (Medellín-Colombia).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Del libro Las horas de la espera (2008)

 

 

Canción del exiliado

 

 

Estoy frente al abismo oscuro,

 

abajo están los hombres  con cadenas

 

que aguardan mi caída.

 

¡Oh, compañero! soy tan pequeño

 

para el viento que hala,

 

si mis piernas son frágiles espigas.

 

Pero oigo tu voz que también

 

al viento teje el universo

 

y hará de la caída un tránsito,

 

de cuatro muros un arroyo

 

con palabras que palpitan

 

donde tu voz me sostendrá…

 

Y ya no temo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Noches mil y una más

 

 

 

En la noche calculaste mi pecho entre tus manos abiertas,

 

tal vez buscando los pedazos de piel que dejé en el paraíso

 

o la sombra de la mujer que te escurrió de sus labios hace tiempo.

 

Pero en el ropero de dios no hay más que barro y algas…

 

agua en mi boca y tu palabra.

 

 

 

Hombre de manos infinitas para todos los abrazos

 

 

 

elegiste esta noche en la que no soy más que un rumor de pena

 

una zancadilla al borde del abismo, borde, arista, hilo.

 

Esta noche en la que me das un nombre como a otras en la ceremonia continua de los cuerpos…

 

Un nombre que me guardo entre las manos

 

accidente inconcluso entre mis piernas.

 

 

 

Soy entonces, desde ahora y para siempre,

 

un pichón abandonado

 

sexo virgen, umbral deshabitado

 

salto en la otra orilla de tu cuerpo

 

 

 

y huelo, como las otras, a tierra 

 

atajo del silencio.

 

 

 

Elegiste tomarme en una copa como al vino.

 

 

 

Tal vez ahora mismo yo sea esa copa que te espera

 

sentada en la laguna entre tus piernas,

 

con el filo apuntándote a la lengua;

 

y mis hijos escapando por la boca son estrellas

 

que te aguardan en la esquina

 

o palabras cayendo en el silencio,

 

anagramas de algún verso inconcluso aleteando en tu mochila…

 

sólo eso.

 

 

 

Pero soy yo la que escribe:

 

es este intonso afán de no pasar los días en vano,

 

porque lo que escribo me da un poco de miedo

 

porque soy sólo un dolor más, como dice De Greiff,

 

que se consume,

 

como el humo en la boca de la calle

 

de una ciudad en la que fácilmente podría nacer

 

todo el dolor del mundo.

 

 

 

Afuera me aguarda mi sombra

 

al lado de la noche que baila en las aceras

 

y ambas se fuman un cigarro en mi nombre

 

mientras remiendan mis pedazos

 

tendidos en su tela sobre el tiempo

 

y se burlan de mí, como otras veces,

 

porque esta noche, -mil y una más-

 

confundes mis pasos en la bruma,

 

con el humo en la boca de la calle…

 

 

 

Afuera suena la voz de la mañana que se acerca

 

con su risa socarrona de quien no espera.

 

Porque no logré atar la lengua de la luz a mi palabra.

 

Porque no logré hacer un paraíso entre mis ojos.

 

Porque mi cuerpo se hizo sólo niebla entre tu boca.

 

 

 

Sí, hay que reconocerlo,

 

tú también sabes llegar de vez en cuando,

 

como el olvido eres ave que regresa;

 

te veo ahorita mismo plegando una barquita de papel con amplia vela

 

y con la suavidad de las plumas de un gorrión

 

tendiéndome en el río de esta ciudad que me espera…

 

como un olvido de alguien, despierta.

 

 

 

Sí, hay que reconocerlo

 

adoro esa vieja costumbre del olvido

 

de predecir todas las partidas

 

para esperar el regreso de mi sombra

 

detrás de cada lluvia que me acecha.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La tierra de mi abuelo

 

 

 

“Los muertos de los blancos olvidan la tierra en que nacieron

 

cuando desaparecen para vagar por las estrellas”

 

Carta del Jefe Pielroja, 1885

 

 

 

 

 

La tierra de mi abuelo no era mucha;

 

un poco más cabía entre sus manos,

 

manchadas con los afanes cotidianos.

 

 

 

La tierra de mi abuelo,

 

el plátano creciendo de sus venas,

 

balcones de heliconias flotando en sus palabras.

 

 

 

La tierra de mi abuelo

 

entre sus uñas,

 

de perejil y hierbabuena.

 

En su azabache de infantil festejo

 

gusanos y lombrices se debaten,

 

los hombres nos son los que construyen casas

 

de siemprevivas, tomateras y princesas del África.

 

 

 

La tierra en que crecieron mis hortensias,

 

la que ahora está tapada de cemento,

 

morada de mis muertos, la cuna del abuelo,

 

rincón del universo en que me siento

 

solo ínfimo polvo más

 

muriendo.

 

 

 

 

 

 

Muerte de Virginia

 

I

 

Llevo los bolsillos llenos de suficientes piedras.
El río es un niño que me llama con su llanto y yo lo sigo 
hasta donde no hacen falta las respuestas…

¿qué te hace falta mujer para ser tuya? ¿acaso tu alma niña es ahora un viejo cofre que se cierra? ¿o tus lágrimas pagarán el arrepentimiento de todos los hombres que han matado algo?… 
porque tienes una voz que nació para ser inmortal como la noche
no te escondas en Bloomsbury o en Ouse;  
allí también te encontrarás temprano.
 
Abre la puerta, afuera ya no está tu sombra con su teatro de claraboyas.
Y luego, recoge tus fantasmas en la intriga del personaje que increpa a su autor, si tú misma te has creado de sueños y gritos en algún patio en donde tus alter egos juegan escondidijos o alguna mujer grita con su parto. 
Ahora eres un viaje inverosímil que se niega a sí mismo cuando grita con ganas: Nadie me mate, yo me muero en mí misma y se cierra el telón.

 

 

II


Desde la gruta me aliviano más y más…; arremango mi falda para cruzar la zanja y lanzarme de un olvido a otro, para llegar traicionada nuevamente. En mis uñas me como lo poco que me queda de defensa frente al mundo. Persevero en la tarea de consumirme en un retrato pintado con agua, desde que pacté el acuerdo secreto de espantar las palabras como moscas. 

Me sentaré debajo del oloroso ciprés para menearme la mano cuando pase de salida…¿sabes qué?…déjate ir. 
Espero; sólo espero eso: 
que respetes tu crueldad
cuando juntando los días en racimos
los arrojes en el río que se aleja
con su quitasol líquido.

¡No me pidas que defina mi dolor
las cosas fundamentales
no se pueden definir!

 

 

 

 

 

 

 

 

Del libro inédito Las grietas del tiempo

 

 

 

                                                                                                            

 

                                                                                                          El oficio

 

 

 

Viertes la noche en tu botella.

 

Después de sembrar dientes,

 

cosechas un animal terrible que muerde tu mano.

 

Hombres desnudos de sí mismos sembraron sus ojos

 

y crecieron tallos como soga de ahorcado.

 

Ebria, desconoces

 

adónde te llevarán los barcos

 

que un día encallaron en tu boca.

 

 

 

Lavas en las noches los poemas,

 

Quedan cuerpos abiertos de mujeres.

 

 

 

Vas con la pequeña lámpara a tientas.

 

Escuchas la tarea de los insectos mientras duerme la hoja.

 

Te rompen la carne esas imágenes que hablan desde los árboles

 

donde los búhos sembraron la discordia.

 

 

 

Gritan tu nombre desde el centro del lago sin fondo,

 

es la niña que olvidaste como a un animal enfermo.

 

 

 

La hormiga traza su círculo de sal;

 

ella es bruja y te protege de los lazos,

 

del calor de las bombillas,

 

de los ojos del lobo blanco que te sigue de cerca.

 

 

 

Sepultar las palabras es tu oficio.

 

Nunca fuiste buena sembrando flores,

 

siempre te nacieron huesos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                                      Esta casa que soy yo

 

I

 

 

Esta casa que soy yo
desconoce el dolor de las partidas:
poco sabe de las ruinas del relámpago 
-luciérnagas ahogadas en el agua de mis ríos-,

el abandono del silencio en la escritura,
la renuncia del poema en la palabra,

los viajes de la ausencia en los amargos laberintos.

Estos muros están viejos, 
sucumben a las horas
y a tu olvido,
a un antiguo susurro de ese dejarse ir
como quien abandona una moneda vieja
en mitad de un lago.

A veces pienso, ¡cuánto te habrían gustado mis techos rojos
en esta ciudad de mediodías!

 

 

II

 

 

Algunas, como yo, parimos sombras;

 

las mías se dedican cada instante

 

a ser llamas en los abismos del espejo…

 

en el lugar donde el  sueño

 

va dejando sus cenizas sobre el mapa de los días muertos

 

 

 

Siempre regresan con el amanecer

 

trayendo sus carnes rotas;

 

yo las remiendo una a una

 

como si ya no las hubieran perdido

 

en la amarga tarea de habitar

 

entre la luz y las paredes

 

de una vieja casa derrotada.

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                                                           Nadie

 

 

 

Me olvidaron en este pedazo de madera

 

que me arrastra por el agua

 

como las pulgas en las alas de un ángel.

 

Voy sin más riqueza que la tierra entre las uñas,

 

con la sangre seca de mi falda,

 

mis gritos desatando la codicia

 

de un viento que todo se lo traga.

 

Nadie me dijo que la vida sería una canción

 

donde la chinita del bosque nunca regresa.

 

 

 

Despojo de mi voz, nadie me mira;

 

me vuelvo un tronco consumido,

 

habitado por gusanos que no se sacian.

 

Desnuda sobre la arena, mudo mi piel,

 

pero el agua ya no lame mi constelación de piedra,

 

ni se apiada de mis heridas la sal enmohecida de las rocas.

 

 

 

Nadie me mira; hicieron un pantano con mi rostro

 

y los cerdos se sacian con la arena de mi lengua.

 

Me repudia el fango en que me hundo,

 

una espina de la hierba en el cuerpo de los límites,

 

la risa de los pozos con su boca llena de moscas.

 

 

 

Soy el resto de un gorrión dormido,

 

una canción de cuna que olvidaron las nanas.

 

La memoria es una barca destrozada;

 

en ella las palabras sumergidas

 

ya no me nombran.

 

 

 

 

 

Datos vitales

 

LEIDY YANETH VÁSQUEZ RAMÍREZ, (Medellín, 1981). Es candidata a Magister en Educación en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Especialista en Literatura con énfasis en producción de textos e hipertextos y Licenciada en Educación con énfasis en Humanidades y Lengua Castellana de la Universidad de Antioquia. Su obra hace parte de la exposición Itinerante Mujeres de la tierra florida (Secretaría de la Mujer, Medellín-Colombia, desde 2011), donde se le destacó al lado de reconocidas escritoras contemporáneas del Departamento de Antioquia. Obtuvo mención en el II Premio Nacional de Poesía Joven Isaías Gamboa (Cali, 2005). En el año 2007, obtuvo el GRAN PREMIO CON EDICIÓN DE EDICIONES EMBALAJE (Museo Rayo, Valle del Cauca- Colombia), por su libro Las horas de la espera, editado en el año 2008; en este mismo año se le concedió el Primer Galardón al Mérito Literario por parte de la Secretaría de la Mujer (Medellín-Colombia), destacando su obra poética. En el 2012 obtuvo Mención de Honor en el Concurso Internacional de Poesía “Rumbo a Grito de Mujer” (2012), organizado por Mujeres Poetas Internacional y la Promotora Cultural Diablos Azules en Trujillo- Perú. Se desempeña como docente universitaria y de educación básica en la ciudad de Medellín, donde desarrolla proyectos vinculados con la didáctica de la lengua y la literatura, la formación de maestros y la escritura literaria.

 

 

Share Button
  • Rafael Mecías

    cásate conmigo, te amo
    hahahahahhaahhaha

  • Luis de Fuentes

    Impactacte. Quedo con el ansia de experimentar otros de sus logrados y líricos versos.

Escribe un comentario