title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de Poesía No. 396: Niall Binns

23 May 2013

Presentamos algunos poemas del poeta y ensayista inglés Niall Binns (Londres, 1965).  Es autor de los poemarios, 5 love songs (1999), Tratado sobre los buitres (2002; 3ª ed. ampliada, 2011), Canciones bajo el muérdago (2003), Oficio de carroñero (2007) y Salido de madre. Antología poética (2010).  Ha preparado las ediciones de Obras completas & algo + de Nicanor Parra (2006, 2011) y El árbol de la memoria de Jorge Teillier. En colaboración con Vanesa Pérez-Sauquillo, ha traducido y prologado la antología Muertes y entradas de Dylan Thomas (2003).

 

 

 

EN LAS TORRES DEL SILENCIO (publicado en Tratado sobre los buitres, 3ª ed., Santiago de Chile, Piedra de Sol, 2011)

 

 

Today, there are only about 50,000 Parsis left in India. And now, the crash of the vulture population has added to their problems. According to their religion, the elements of earth and fire should never be contaminated by the impurities of human flesh, and as a result, burial and cremation are unacceptable. The Parsis, therefore, “bury” their dead in the sky. In practice, this means leaving the body on a high building, a Tower of Silence, to be devoured by vultures. Now that the vultures have gone, the Parsis are faced with a vile choice: let the bodies pile up, or resort to a belief-defiling method of disposing of them. With, on average, three Parsis dying each day in Mumbai, the situation is becoming critical.

Malcolm Tait, “The Fate of India’s Vultures”,

The Ecologist, octubre de 2004

 

 

La tierra es sagrada: no se entierra al muerto

El fuego es sagrado: no se quema al muerto

El agua es sagrada: no se arroja el cuerpo al mar de Mumbai

Así habló el Zaratustra de verdad

 

*

 

Mark Twain en el Cerro Malabar, 1896

 

1.

 

Tumba decimos, sepultura decimos

Cementerio, camposanto, necrópolis decimos

Nada tan majestuoso como torre del silencio

Cómo turba y perturba y reverbera en la mente

 

2.

 

Se diría un paraíso de árboles y flores

A nuestros pies la llanura

Bosques de cocoteros, más allá Bombay

y a lo lejos el océano con sus barcos estatuarios

Todo envuelto en el grave silencio de estas torres

 

3.

 

Las torres del silencio velan por los vivos

Todo rastro de enfermedad, todo riesgo de infección

viaja hacia el cielo en el cuerpo de los buitres

 

*

 

Funeral parsi

 

Inmóviles en su espera, como esculpidos sobre el muro

Rodean las torres. Conocen el ritual

El cortejo se acerca. Ya les toca

 

*

 

Sólo los nasasalares entran en las torres

Vestidos de blanco, son intocables

tan impuros como el cuerpo que cargan en andas

En fila india los deudos

los siguen

a treinta pasos de distancia

 

*

 

De la casa del difunto hasta las torres

el perro de cuatro ojos acompaña el cortejo

Tiene manchas blancas simétricas en la frente

como si fuesen otro par de ojos, con otros propósitos

como si pudiese con ellos empujar el portal de la muerte

asomar el hocico, ver

de verdad

En la casa del difunto le enseñan el cadáver. Husmea el cadáver

De nuevo a la entrada de la torre se lo muestran. Lo husmea

El perro de cuatro ojos

atestigua con su mirada el hecho de la muerte

 

*

 

El ombligo de las torres

es un pozo de huesos

 

*

 

Tres fosas de piedra

ciñen en círculos concéntricos el pozo

En la fosa interior los niños

En la fosa intermedia las mujeres

En la fosa de fuera los hombres

Las fosas se inclinan hacia el centro de la torre

El agua de lluvia lava los huesos

El sol de Mumbai los blanquea

Los nasasalares

depositan con pinzas los huesos en el pozo

 

*

 

 

Mumbai siglo XX

 

Aquí todo es novedad, no hay nada nuevo

Lo sólido se desvanece en el aire

La urbe ruge, se expande, se desquicia

El tiempo engulle lo que encuentra a su paso

Pasan los británicos, Mahatma Gandhi pasa

Pero los parsis permanecen

Las torres del silencio son inmunes al tiempo

 

*

 

En las faldas del Cerro Malabar

 

En el Cerro Malabar crecen los bungalows

Son bungalows soberbios

Sobre el jardín, a veces, de un soberbio bungalow

un buitre distraído ha dejado caer

el pedazo de un parsi

recogido en las torres

Poca gracia les hace a los soberbios dueños

 

*

 

Mumbai se moderniza

Otras torres asedian el perímetro del bosque

pero el bosque es sagrado

En el corazón del bosque

las torres del silencio son sagradas

 

*

 

Desde las terrazas de los últimos pisos se ven

las entrañas secretas de las torres del silencio:

los anillos concéntricos de sus fosas

su osario como el cubo de una rueda

Desde las altas torres el macabro rito se desvela:

la puerta que se abre

las dos diminutas figuras de blanco

que cargan con el muerto, descubren su desnudez

lo asignan a su fosa

y los buitres congregados en el muro de las torres

que descienden en bandada sobre el cuerpo

que en un abrir y cerrar de ojos, in ictu oculi

lo descarnan

 

*

 

 

 

Conquista de la ciencia, fin de siglo

 

Los ganaderos están de enhorabuena

El sueño de la razón engendra milagros

El diclofenaco es la salvación

de una vaca enferma

 

*

 

Conquista de la ciencia, nuevo milenio

 

Una vaca ha muerto

El diclofenaco fue insuficiente

El mecanismo de siempre empieza a girar

Chirría sobre su eje, se atasca el motor

Los buitres acuden en masa al cadáver

En poco más de una hora quedan huesos sólo

Cada buitre que ha comido del cuerpo de la vaca

morirá envenenado

 

*

 

2004

 

Gyps bengalensis, buitre de Bengala, descansa en paz

Gyps indicus, buitre de la India, descansa en paz

Gyps tenuirostris, buitre de pico corto, descansa en paz

 

*

 

Los cuerpos se amontonan en las torres del silencio

 

*

 

Los últimos buitres languidecen en las ramas

de los banianos y los gulmohares

El diclofenaco fulmina

con colapso renal, con gota en las vísceras

Los últimos buitres agonizan en sus nidos

Se desploman al suelo como sacos de patatas

 

*

 

La tierra es sagrada: no se entierra al muerto

El fuego es sagrado: no se quema al muerto

El agua es sagrada: no se arroja el cuerpo al mar de Mumbai

Así habló el Zaratustra de verdad

 

*

 

Desde los rascacielos se contempla

la putrefacción paulatina de los cuerpos

En el Cerro Malabar la pestilencia abruma

Los sacerdotes instalan en las torres del silencio

reflectores que concentran el sol, que apresuran

la descomposición de la carne humana

Cada día trae sus muertos

Los buitres ya no están

El ciclo se ha roto

 

*

 

2011

 

En torno a las torres del silencio el silencio

se diría que es sepulcral

 

 

 

Datos vitales

Nacido en Londres, de padres escoceses, en 1965, Niall Binns es autor de los siguientes poemarios: 5 love songs (1999), Tratado sobre los buitres (2002; 3ª ed. ampliada, 2011), Canciones bajo el muérdago (2003), Oficio de carroñero (2007) y Salido de madre. Antología poética (2010). se licenció en Filología Clásica por la Universidad de Oxford e hizo estudios de postgrado en la Universidad Católica de Santiago de Chile y en la Universidad Complutense de Madrid, donde hoy es profesor titular de literatura hispanoamericana. Ha preparado las ediciones de Obras completas & algo + de Nicanor Parra (2006, 2011) y El árbol de la memoria de Jorge Teillier. En colaboración con Vanesa Pérez-Sauquillo, ha traducido y prologado la antología Muertes y entradas de Dylan Thomas (2003). Es autor de los libros de ensayoUn vals en un montón de escombros: poesía hispanoamericana entre la modernidad y la postmodernidad (1999), Nicanor Parra (2000), La poesía de Jorge Teillier: la tragedia de los lares (2001) y ¿Callejón sin salida? La crisis ecológica en la poesía hispanoamericana (2004) y La llamada de España. Escritores extranjeros en la guerra civil (2004), y responsable de las ediciones Voluntarios con gafas (2009), Ecuador y la guerra civil española. La voz de los intelectuales (2012) y Argentina y la guerra civil española. La voz de los intelectuales (2012).

Share Button

Escribe un comentario