title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Poesía centroamericana actual: Murvin Andino

29 May 2013

Presentamos la poesía de Murvin Andino nacido en San Pedro Sula, Honduras, 1979. Poeta, narrador, licenciado en Letras con orientación en Literatura por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula. Ha obtenido los siguientes premios: Primer lugar a nivel nacional Premio Óscar Acosta año 2001. Mención de honor Instituto Cultural Latinoamericano, Junín, Argentina, 2001.

 

 

 

 

 

Irreversible

Yo siempre fui un adiós… Un brazo en alto, un yaraví quebrándose en las piedras, cuando quise quedarme vino el viento, vino la noche, y me llevó con ella.

Atahualpa Yupanqui

 

Oscurece,

se consuma la batalla

con el tiempo

y el gran espejismo que atrapa la ciudad.

Se llena la calle de silencio,

de bastardos atroces,

de reflejos intermitentes y miserables

que transitan el olvido.

Carga la gente su dolor

-la espuma enardecida reconoce el agua

que derrama a grandes mares-,

y sonríe a pesar de su delirio.

La escasa luz se va difuminando,

el pecado y la agonía estrechan las palabras,

desaparece la multitud

poseída de infinitas preguntas.

El hambre azota a la solemne figura

-el hambre es un monólogo transparente

que quebranta la belleza-.

La gran metáfora de la vida

expira con el caserío reflejando

su inocente fulgor

y la lluvia ejerce su castigo

en la catástrofe imaginaria del ser

que, incuestionable, ajeno y elocuente,

cambia su vergüenza por monedas

y coronas de piedra o cartón.

Estamos de pie ante el equinoccio

en ese frenético mar de estatuas

y corceles de ensueño,

estamos en el instante

que devasta todo y cegamos al mítico cíclope

con la materia destruida

y la elegancia de los pobres en su trajín cotidiano.

Estamos en el instante

que dejó la carne erguida

y la inútil luna que esparció en la noche sus criaturas

de fatales abrazos y vísceras de plomo.

Viajamos en el camino de los magos

y otras subespecies imaginarias

que no escapan del diluvio,

de la mañana,

del sueño,

del castigo de la cíclica serpiente

y su fatal movimiento de reloj

o sus minúsculos incendios nocturnos

capaces de percibirlo todo.

El hedor -ingrata mirada del amor-, irrumpe,

pero la noche también es una inválida memoria

donde cada situación nos desdibuja,

la noche es un jardín de infinitas mariposas

y para morir se necesita una palabra,

palabras, canciones, miradas,

una visión carnal del paraíso

-el paraíso subterráneo del corazón-

que acostumbre a desaparecer

al transeúnte flagelado

que delimite el poder absoluto

y la indiferencia,

la continua mentira que destruye

en las prisiones

y otros resquicios.

No tengo el dolor de todos,

pero siento el miedo del rotundo ser,

la concéntrica teoría

de la misericordia prometida

y las falsas aves que van cegándose.

No tengo el amor de quienes

dejaron todo como un secreto

y escribieron sueños

para el río que abraza

y devasta las horas y la soledad

y las sonrisas hermosas de amantes impulsivos.

La noche inexplicable

viaja oculta en el rostro inverso

de los enigmas cotidianos

y es la misma desnudez encantadora

que esparce las esquirlas,

el irreversible laberinto de la muerte

que, sediento y nauseabundo,

arrastra todo con el asombro

del destierro entre visibles heridas

y la sustancia que exalta la arena,

el metal,

la arteria,

la absoluta mentira,

la tormenta,

la sangre,

la desdicha

y cada noción de sentimiento transgredido

o advertido

o escupido

en las vertiginosas islas de la noche

que derrama su espesor

como una vieja lámpara que se oculta

con el efecto definitivo de lo que ya es eterno.

 

 

 

 

Esa noche

 

Esa noche la luna fallecía

y la música era una campana

antigua que lloraba

-navegaba, sonaba, explotaba- contra el viento.

Esa noche las águilas nos vengaron

y se volvió vulnerable el tiempo,

como un silencio lánguido

que ocurre en la estación desenfrenada

de la existencia.

 

 

 

 

En el valle de las sombras de muerte

 

“Vas a morir como un ganglio de luz que se ha vuelto loco…” Papasquiaro

 

Se puede enarbolar el miedo a media noche,

disipar las ansias,

soportar ofensas y otros horóscopos parcos.

Se puede negar el mal,

el fuego amenazante que dispara gritos

en infinidad de sentimientos.

Se puede una voraz infamia,

un cuerpo lívido

o una catástrofe de medidas sentimentales

o los extensos senderos recorridos

para no ceder al manto lúgubre de la oscuridad

o a esas atrocidades inhumanas.

Así se esconde la maldad, se asume,

se incita a no entender ese marasmo lúdico,

ni esos gigantes necios que arrebatan la sangre rítmica,

la médula ósea de cada ser

y la monótona canción de la vida.

Acá el enemigo contundente,

los huesos que asoman como flores

geográficamente antiguas

y se muere de miedo o de artificios de la fe,

de ese Cristo terrestre y lacrimógeno

de mirada incoherente que

no extrañamos ni exigimos

en el valle de las sombras de muerte.

 

 

 

Datos vitales

Murvin Andino Jiménez, San Pedro Sula, Honduras, 1979. Poeta, narrador, licenciado en Letras con orientación en Literatura por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula. Ha obtenido los siguientes premios: Primer lugar a nivel nacional Premio Óscar Acosta año 2001. Mención de honor Instituto Cultural Latinoamericano, Junín, Argentina, 2001. Y en los Juegos Florales de Santa Rosa de Copán, Honduras, en  2006, 2008, 2010, 2011 y 2012. Parte de su obra poética y narrativa ha sido publicada en revistas literarias de Honduras, México, Nicaragua y Brasil. Ha sido antologado en los libros Muestra poética (2002, San Pedro Sula) y Cuarta dimensión de la tarde (2011, Holguín, Cuba, y San Pedro Sula, Honduras). Ha publicado los libros de poesía Corral de locos (Mimalapalabra, San Pedro Sula, 2009) y Extranjero (Mimalapalabra, San Pedro Sula, 2011). Ha impartido talleres de redacción y poesía a niños de su ciudad. Ha participado en los festivales de poesía de Pereira, Colombia, en 2009 y en Managua, Nicaragua, 2012. Es articulista de Diario El Heraldo de Honduras.

Share Button

Escribe un comentario