title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Escritores y alcoholes

28 Oct 2013

escritores y alcoholesEl poeta y narrador colombiano José Luis Díaz Granados (Santa Marta, 1946), nos presenta un ensayo plenamente disfrutable en torno a la afición de los escritores por el vino y todo tipo de licores embriagantes. De Shakespeare a León de Greiff, pasando por Hemingway y Verlaine, se nos muestra que el don amable de las musas y los efluvios de Dionisos van más que de la mano.

 

 

 

ESCRITORES Y ALCOHOLES

 

 

Parece que al fin los biógrafos de Shakespeare han terminado por ponerse de acuerdo en que el poeta murió a causa de una intoxicación etílica a la temprana edad de 51 años. Aquel 23 de abril de 1616 —por coincidencia, el mismo día, mes y año en que moría Cervantes—, los vecinos comentaban que durante la noche anterior el autor de Romeo y Julieta “había bebido demasiado vino”.

El que un autor literario haya sido de manera predominante consumidor de vegetales, de café o de drogas heroicas puede constituir algo sencillamente anecdótico: Balzac bebía 50 tazas de café negro al día (o mejor, durante la madrugada) y sólo así se sentía estimulado para escribir. George Bernard Shaw sólo comía vegetales sin haber probado jamás la carne ni el alcohol. Y la mayoría de los novelistas del movimiento “beatnik” probaron la marihuana, la cocaína y el LSD. Pero que un escritor sea (o haya sido) un dispómano impenitente parece ser casi un ritual paralelo al de su amor por las palabras.

No existe una razón lógica para creerlo. Incluso alcohólicos tan reconocidos como Hemingway, Karen Blixen o John Steinbeck aconsejaban no escribir jamás bajo los efectos etílicos. Sin embargo, no son pocos los textos y los libros en los que especialistas han intentado hallarle una explicación racional a esta extraña relación entre la creación literaria y la adicción al alcohol.

Precisamente Hemingway —quien en La Habana hizo famosos los eslogan: “Mi mojito en La Bodeguita; mi daiquiri en El Floridita”—, podía beber en un sólo día buenos tragos de vodka, ron y vino, al tiempo que ponderaba las “virtudes medicinales de la ginebra”.

Un día, escribiendo en un café de París sintió sed. “Pedí un ron Saint James —recordó en sus memorias—. Con aquel frío me supo a gloria, y seguí escribiendo, sintiéndome muy bien y sintiendo que el buen ron de la Martinica me calentaba el cuerpo y el espíritu”.

William Faulkner —quien el igual que el noruego Knut Hamsum recibió el Premio Nobel de manos del rey de Suecia en lamentable estado de embriaguez—, afirmaba que para escribir sólo se necesitaba un sitio acogedor, una mesa con una resma de papel, lápices y una botella de whisky. “¿Bourbon?, le preguntó el periodista refiriéndose al ron ordinario de Nueva Orleáns. No, respondió el novelista, no soy tan melindroso”.

Las borracheras de James Joyce eran tan famosas en su exilio continental que no hay cronista de la “Generación Perdida” que no las registre. Su pobre mujer, Nora Barnacle, lidiaba con paciencia aquellas rascas de vino electrizante de Trieste, o del “Fendant de Sion” de Zurich, que según Joyce sabía a “mineral metálico”. Según José María Valverde, “el alcohol y las reiteradas infecciones dentarias comenzaron a dañar los ojos de Joyce”.

Zelda, la conflictiva mujer de Francis Scott Fitzgerald, sentía celos de la literatura. Apenas el autor de El Gran Gatsby se sentaba a escribir algunos párrafos de su nueva novela, ella lo arrastraba a una nueva borrachera hasta que él perdía el conocimiento luego de pelear y hacer las paces. Al otro día, trataba de curar la resaca  sudando alcohol en largas caminatas con Hemingway para luego volver a intentar nuevos párrafos frente a su máquina.

Beodo hasta el “Delirium tremens” fue el desdichado y fascinante Edgar Alan Poe, al igual que Paul Verlaine, borracho feroz que casi mata con arma de fuego a su madre viuda, a su esposa y a su luciferino compañero Arthur Rimbaud. Pero el colmo del descaro lo llevó a cabo Truman Capote, el impecable narrador de A sangre fría, cuando ante 75 millones de televidentes declaró tartamudeando por la embriaguez: “soy marica, borracho y chismoso. Pero soy un genio”.

El genial poeta galés Dylan Thomas, después de haber asombrado al mundo literario anglosajón con su Retrato del artista cachorro, realizó cuatro giras triunfales por los Estados Unidos, al término de las cuales murió luego de haber ingerido alcohol sin parar durante un mes. Tenía 39 años.

Un novelista olvidado, Halldor Kiljan Laxness, autor de Las campanas de Islandia, respondió a la pregunta de los reporteros acerca de lo que pensaba hacer con la fortuna obtenida con el Premio Nobel de Literatura en 1955: “Me la voy a beber”. Lo que sin duda hizo, al igual que sus antecesores en el galardón: Sir Winston Churchill, dipsómano archiconocido, los ya citados Faulkner y Hemingway, el existencialista sueco Pär Lagerkvist y el controvertido André Gide.

El poeta colombiano León de Greiff, célebre por su cotidiana tertulia literaria del Café “Automático” de Bogotá, con Jorge Zalamea, Arturo Camacho Ramírez, Juan Lozano y Lozano, Jorge Artel y Luis Vidales, entre otros, celebró en sus versos las delicias extrañas del kirsh, el korn, el vodka, el aguardiente, el cogñac, la chicha y el mezcal. Pero también decía: “Bebamos en las cráteras de oro / que modeló el cincel benvenutino, / champán bullente y bullicioso vino”.

Y no son pocos los poemas de De Greiff y de muchos otros poetas en los cuales se evoca al gran idólatra del vino Omar Khayyam, quien a su vez exaltó los dones y frutos de la bebida como símbolos de alegría vital y de optimismo.

En fin, la lista de los escritores-dipsómanos sería interminable y agotadora —Rulfo bebiendo pulque en las tiendas del D.F.; Miguel Angel Asturias rescatado del guaro por una bella argentina; Onetti repleto de whisky mientras garrapateaba noticias en una agencia de prensa, “y el indio Darío borracho”—, pero haría válida la afirmación del poeta Juan Manuel Roca cuando se estaba proyectando la Casa de Poesía Silva en Bogotá:

—Aquí se debe exhibir la pluma de José Asunción Silva, la estilográfica de Guillermo Valencia, la pipa de León de Greiff, la máquina de escribir de Aurelio Arturo, el cacho de marihuana de Barba-Jacob y la botella de todos!

 

 

 

Datos vitales

José Luis Díaz Granados (Santa Marta, 1946), poeta, novelista y periodista cultural. Su novela Las puertas del infierno (1985), fue finalista del Premio Rómulo Gallegos. Su poesía se halla reunida en un volumen titulado La fiesta perpetua. Obra poética, 1962-2002 (2003).

Share Button
  • Sergio Osorio

    Hola José Luis, muy buen artículo y tema, es uno de esas honduras de los espíritus más atormentados y a la vez lúcidos que fondean en su propio infierno y sacan de ahí verdaderas joyas literarias, dejando la vida en ello y destruyendo las que los rodean. Yo sólo creo que hay un gran ausente en tu artículo: Malcolm Lowry y su Bajo el volcán, considerada la biblia de los alcohólicos, en opinión de varios de sus seguidores.

    Sergio Osorio

  • ANDRES RIVAS

    Interesante artículo. Ahora veo el porque de esa fenómeno

Escribe un comentario