title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Muestra de poesía italiana (parte I)

03 Oct 2013

Italia

Iniciamos la primera de tres partes de un dossier de poesía italiana contemporánea preparada por la poeta Alejandra Craules Bretón. Esta primera entrega nos ofrece poemas de poetas nacidos entre 1970 y 1983: Gian Maria Annovi, Laura Pugno, Daniel Cundari, Marco Simonelli y Matteo Zattoni. Todos los poemas de la muestra son traducidos por Craules salvo los de Cundari, traducidos por él mismo, y los de Matteo Zattoni, cuya versión es de Esteban Nicotra.

 

 

 

 

El  dossier de poetas italianos contemporáneos se divide en tres entregas, donde encontraremos a poetas con diversos estilos y comprobada trayectoria. Cada uno de ellos, con su particular estilo, nos ofrece una idea general del panorama poético de Italia. Este dossier nos sirve como punto de reflexión sobre los nuevos temas y las nuevas formas de escritura que nacen desde la necesidad de explorar temas y formas que marcan a la nueva Italia, multirracial, multicultural, en cambio continuo, renovado y al mismo tiempo aferrado a su tradición, a su fe, a su naturaleza latina,  a su identidad arraigada y celosa.  En la primera entrega presentamos a Gian Maria Annovi, Laura Pugno, Daniel Cundari, Marco Simonelli y Matteo Zattoni.

Alejandra Craules Bretón

 

 

 

 

Gian Maria Annovi

 

gian_maria_annovi

Foto: Dino Ignani

 

 

Nació en Reggio Emilia en 1978. Actualmente radica en Los Ángeles donde enseña Literatura Italiana. Debutó con su poemario “Denkmal” (l’Obliquo, 1998), seguido de “Terza persona cortese” (d’if, 2007), “Self-eaters” (Mazzoli, 2007), “Kamikaze e altre persone” (Transeuropa, 2010), “Italics” (Aragno, 2013). Su último libro “ La scolta “, saldrá para le edizioni Nottetempo. Sus poemas están incluidos en las antologías “L’opera comune” (Atelier, 2001), “Parco Poesia” (Guaraldi, 2003), “Nodo sottile 4” (Crocetti, 2004), “Poesie dell’inizio del mondo” (Derive e Approdi, 2007), “Calpestare l’oblio” (Cattedrale, 2010), “Poeti italiani in America” (In forma di parole, 2011),” Poeti degli anni Zero” (Ponte Sisto, 2012).

 

La pequeña Gloria “La Gloriola”, forma parte de “Italics”. Es un poema que nos habla de la Italia actual, que se enfrenta a un flujo de inmigración que parece interminable, tema de controversia con el que los italianos se enfrentan día a día. Sin embargo, el tópico principal es la lengua Italiana, representada bajo la forma de una recién nacida que no es alimentada, y una anciana que sufre de Alzheimer.

 

 

 

 

La pequeña Gloria

 

la recién nacida dentro un cajón

tal vez olvidada en la vitrina

o detrás de la pila de periódicos de ayer

seguramente tiene hambre

 

(morirá, probablemente)

 

en cambio tu sobrevives

al caer de troncos de pino

en el leñero

a la lección sobre Dante

en el henil:

 

la gloria de la lengua

(aparentemente)

no llora para que la nutran

 

pero si la gloria es gloria

(por lo tanto)

que hable de la gloria de las cosas

 

por ejemplo

que nombre darle

a la osamenta de las plantas:

maderorsales o maderavircales

o maderaxis o  simplemente

una marca grabada en la corteza del cerebro

ilegible si no te descalabran a macanazos

 

que hable de las cosas nuevas

 

por ejemplo

el nombre de sus nuevos ciudadanos

el nombre del país con fronteras

de cuerpos ahogados y volcanes:

 

(este país tiene un nombre

impronunciable)

 

lengua que cede y cae de las encías

que habla del temblor absoluto

de esta mujer: sobre la barca que vira

de noche con el recién nacido estrujado

entre los muslos: que no respira

 

la lengua que te recibe en la isla

entre lámparas y turistas y sirenas

no tiene la gracia ni la gloria

de una madre:

 

dices tu nombre

después dices: water dices

te falta la palabra para decir sed

(habla tu desesperación)

 

entonces te dan pan te dan

mucha televisión

y aprendes a decir:

 

mi hija flota en el mar

 

lengua perdida en absoluta

profunda rabia:

 

cunîn repite a la polaca

que la cuida: en su dialecto de jovencita

ahora que el Alzheimer le

tiene sepulta la lengua entre las manos:

quiere decir conejo

no sabe del latino cuniculus

y que a Coney conejo es rabbit

 

algo que se encalla

entre pañales y desechos

feriecita semi-rusa

apéndice péndula y

península en la boca:

 

lengua incomprendida que entierra

 

 

 

 

 

 

Laura Pugno

laura_pugno

Foto: Dino Ignani

 

 

Nació en Roma en 1970. Ha publicado tres libros de poesía: La mente paesaggio (Perrone 2010), Il colore oro (Le Lettere 2007) y Tennis (NEM 2002). La plaqueta Gilgames’ (Transeuropa 2009) y los textos teatrales de DNAct (Zona 2008). También ha publicado cuatro novelas, La caccia (Ponte alle Grazie 2012), Antartide (minimum fax 2011), Quando verrai (minimum fax 2009), Sirene (Einaudi 2007). Recibió el Premio Libro del Mare 2008 y el Premio Dedalus 2009. Publicó un libro de cuentos: Sleepwalking. (Sironi 2002). Recientemente publicó, junto con otros autores, en la plaqueta Nos habita, (Meninas Cartoneras, Madrid 2013). Está incluida en varias antologías de poesía y prosa, entre las cuales Nuovi poeti italiani 6 (Einaudi 2012). Ha participado a numerosos festivales de poesía y prosa en Italia y en el extranjero. www.laurapugno.it

 

 

 

 

se lleva años, después sucede,

lo vez en ésta mañana de diciembre

mira y mirarás,

 

luego la bufanda y los brazos se te congelan. Nadie

baja a las pistas,

hay niebla hasta la forma más pequeña, el deshielo

 

 

 

 

***

 

 

 

con calma

cumples todos los gestos,

recuerdas a quien has visto realizarlos

 

es tanto tiempo,

desde hace tanto tiempo que sucede,

 

sus manos rozaron tus manos, sus cabellos

 

 

 

 

***

 

 

 

donde estaba el blanco de los dedos,

o entre las clavículas

la piel más clara. Irán adelante,

se hará de noche

 

una vez y otra más, las noches en la cocina

y todo eso que es animal está

vivo, está vivo

 

 

 

 

 

Daniel Cundari

Daniel Cundari2

 

 

Daniel Cundari (1983) es un poeta comprometido que escribe su obra en italiano, dialecto y español. Reparte su tiempo en contradictorias actividades. Es autor de los libros: Cacagliùsi/Balbuzienti; Il dolore dell’acqua; Geografía feroz; Istruzioni per distruggere il vento; y de los Cuadernos: Prótesis del alma y Poemas para delinquir. Compone también teatro, letras de canciones y novelas. Vive en diferentes ciudades y publica bajo varios heterónimos.

 

 

 

 

1.

 

Tampoco tengo miedo

si venís por la noche.

Si preparáis más hondos y más negros

los surcos.

Si pedís matarme o matar

al terco fantasma

que llena mis sienes de mallas y poemas.

 

Tampoco tengo miedo

si disparáis como locos

a cristaleras y ventanas

mientras duermo.

 

Sin palabras mortales

sin versos vitales

asustarme no puedo.

 

 

 

 

 

2.

 

Te espero bajo un diluvio.

Te he esperado tantos años. No me importa.

 

Te espero para verte aparecer, secreta en el gentío,

y sonreír a los semáforos, con el bolso de piel,

el pelo al viento, procurando entender

si es sábado o domingo

si ha cambiado la hora

o bien sigue todo como antes,

y tengo que comprarme

un libro que no leo

para matar al tiempo.

 

Estás desnuda.

Tigre carmesí de pasiones breves.

Bosque insondable de árboles dorados.

Tu perfume desvanece como un humo.

El aguacero se consuma.

 

Escapamos amor.

Vámonos a morir.

 

 

 

 

 

3.

 

En un momento me iré.

Pero antes de que me vaya,

empezamos:

 

ahora que todo se aquieta

y nadie nos juzga

ahora que algo se ilumina

y no se apaga

ahora que ninguno es alguien

y tú eres este ninguno

ahora que nuestro amor empalidece

como una cebra blanca

 

dispárame

apedréame

mírame

 

he de morir de cosas así.

 

 

 

 

 

 

Marco Simonelli

 

Marco_Simonelli-2

 

 

Marco Simonelli, poeta, traductor y performer. Nació  en 1979 en Florencia, donde actualmente vive. Se dio a conocer con el cuento en verso Memorie di un casamento ferroviere del ’66. Escribió en el 2004 el poemita dramático Sesto Sebastian – Trittico per scampata peste rescritura homoerótica del martirio de San Sebastian: del texto se extrajo una performance vocal. En el 2007 salió Palinsesti – Canzoniere Catodico. En el  2009 ganó el  premio Russo – Mazzacurati con Will – 24 sonetti. Para Massimo y Pierce di Black Sun Productions ha escrito los texto de Hotel Oriente, poema para voz y electrónica. En 2011 publicó L’estate sta finendo y en el 2012 Firenze Mare apareció en Poesia Contemporanea, Undicesimo Quaderno Italiano.

 

 

 

 

ELOGIO FÚNEBRE A SUPERMAN

[de la raza de quien resta en la tierra]

 

La silla de ruedas

con la cual desde hace años te movías

soplando a duras penas dentro un tubito

está triste, vacía y planetaria

 

Volabas en el aire,  tiempo atrás

dejando en el espacio

un cometa de infinita brillantina-

con el puño adelante, el movimiento acelerado,

custodiabas el universo:

¡que nadie estropeara esas orbitas incoherentes ¡

Tu tos a menudo movió los continentes.

 

En una cabina telefónica

inventaste un personaje trivial:

periodista perdedor que adonde valla

se pierde por la calle inevitablemente

mito desenmascarado del  mentecato

 

Para salvar al mundo es obligatorio el camuflaje,

hay que disfrazarse, parecer un vagabundo,

un distraído torpe cuatro ojos.

Corrías el riego de ser desenmascarado.

 

Las estrellas con poco caen:

el juego adverso del destino

el escalón que cede bajo el peso

el azar que desboca tu corcel

un sendero accidentado

el camión que aparece al improviso

y los frenos que fallaron.

La colisión potente con la kryptonita

 

 

 

 

 

De Will – 24 sonetos

 

Estaciona tu boca en la mía.

Extrae de la cartera una monedita

Reenciende el motor. No cambies carril.

¿Seguro de haber puesto la gasolina?

Con esto tu motor parece trucado.

Engancha o bien desengancha los cinturones.

Vuélcame cual camión capotado.

Apaga. Para. Después igual parte de nuevo.

Mil millas y kilómetros y encrucijadas.

Un cuerpo como casa del guardavía.

Con la ventanilla abierta aquí me abordas,

con pantalones de mezclilla y camiseta.

Yo me dedico anónimo a un vicio

admisible en área de servicio.

 

 

 

 

 

 

¿Pero tú cómo me ves? ¿Creerías?

¿Que después las palabras son papilla

de leche azucarada?¿ Me verías

pan bañado  que hierve en la hornilla,

sobre el azul fuego de la cocina?

¿Quién me defenderá de tu boca

que se abre toda esparza  de llovizna

cual pez rojo que con un cebo aboca?

Blando puré, te resbalo por la garganta

te coso  la tripa adornada

para empastar la vetusta fábula

en el libro que contiene el amor y la carnada.

O visión famélica sabrosa:

tú me ingieres cual vaina venenosa

 

 

 

 

 

Matteo Zattoni

 

matteo zattoni

 

Matteo Zattoni nació en Forlimpopoli en 1980 y actualmente reside en  Forlì. Graduado en Jurisprudencia, está finalizando un Doctorato en la Università Statale di Milano.

Ha publicado los poemarios: Il nemico (Il Ponte Vecchio 2003, 1er lugar empate por opera prima al Giuseppe Giusti 2003), Il peso degli spazi (LietoColle 2005), L’estraneo bilanciato (Stampa 2009, 1er lugar en el concurso “Tra Secchia e Panaro 2010”, y Premio al joven autor “Guido Gozzano” 2009) y la plaqueta Promesse vegetali (L’Arca Felice, 2010).

Sus versos han sido publicados en varias antologías y revistas entre las cuales: Nuovissima poesia italiana (Mondadori, 2004), “Nuovi Argomenti” (Mondadori, 2008), “Almanacco dello Specchio” 2009 (Mondadori, 2010) y La generazione entrante (Ladolfi, 2011).

 

 

 

 

 

Podría morir en cambio no…

 

Podría morir en cambio no, viviré,

por eso sufro como un tronco

en que los otros graban y después vuelven

llorando a ver su misma incisión,

la tuya es apenas más profunda

porque elegiste un lugar más blando

sin decírmelo, pronto volverás

tú también a verla, y yo te espero

se vive también por esto.

 

del libro “Il nemico

 

 

 

 

 

Recuerda si puedes…

a J.B.

 

Recuerda si puedes si quieres este día

y las plantas que susurran y yo

y tu separados para siempre por este rayo de sol,

sólo un poco más intenso que los otros, un poco más dulce,

nos despertaremos, quizás, con los ojos encandilados

de tanto estupor, de que hayan pasado

sobre nosotros, invisibles, el futuro y los años

en que todavía las cosas pueden tener la vida la forma

que quieras, pero ya rebota como un pelota

el mañana y no la puedes dominar, se te escapa

y no sabés dónde irá a parar

entre espinas o a un cantero, sin embargo

nadie lo sabrá mejor que tú,

entonces, recuérdalo

cuando tengas una familia, tuya, una hija

que llamarás Sofía con decoro de sabiduría griega,

nunca mires  atrás para verme

mira hacia abajo ¿no ves el humus de la tierra?

mezcla oscura de sustancias orgánicas de algún

animal que se pudre para renacer, yo estaré allí

para preguntarte ¿valió la pena? ¿lo volverías a hacer?

y te lo preguntará toda la tierra

que pisotees sin darte cuenta, si harías de nuevo todo tal cual,

igual, desde el principio

si has, tal vez, si no hemos

cortado, quizás, aquel día de julio la última

ramita de un árbol quebrado.

 

del libro “Il peso degli spazi

 

 

 

 

La desesperación de mi padre

 

La desesperación de mi padre es también la mía,

me lo repito, no inventa nada

también esta vez,  mi cabeza aferrada

como una bola por mis manos incapaces

de hacerla rodar en la pista de los bolos

terminé en la canal y palpita el fotograma

gorro calado y bufanda subida

mientras sale balbuciendo uno piensa

llegar tranquilo a la vejez, en cambio…

la injusticia está allí evidente, pero el ángel

vengador que hay en mí

permanece en un rincón, acurrucado

aún aferrado en comprender el mundo, él.

 

del libro “L’estraneo bilanciato

 

 

Traducción: Esteban Nicotra

 

 

 

Share Button

Escribe un comentario