title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de Poesía No. 467: Alain Derbez

22 Jun 2014
Alain Derbez

Presentamos algunos textos de Alain Derbez, (Boca del Río, Veracruz, 1956). Es poeta, narrador y ensayista además de músico, crítico, promotor cultural, maestro, conductor y productor radiofónico.  Ha sido becario Salvador Novo, en narrativa, de 1979 a 1980, y del Becario del IBA-Fonapás, en poesía, 1982-1983. Es reconocido por su trabajo como historiador y difusor del jazz hecho en México o por mexicanos en el extranjero. Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Creadores.

.

.

.

Cuando digo este país

Para Gonzalo Rojas muerto en abril

 

Cuando digo

  ……………….. “este país”

…..digo

que soy paisano de huevones y corruptos

……………….. políticos ladrones abusivos prepotentes

…..de hijos de puta

  ……………….. de hijos de la chingada

…..quejumbrosos rastreros lamesuelas

…..convenencieros cínicos ignorantes

consumidores de mierda: vendedores de mierda

compradores de mierda: arrendadores de mierda

  ………………..prometedores de mierda

…..de millonarios y obesos subalimentados pegados a una caja idiota a una cruz a un aparato a otro aparato a otro aparato aislados incomunicados bip zing lup clap

tienes un mensaje: tienes una llamada: no tienes nada

…..colección de olvidos

agua mala ampolla

cicatriz tumor

enema arcada y cirujía

 

…..de analfabetos arrodillados farsantes obsesos violadores culeros autoritarios obedientes ciegos sordos mudos impotentes conquistados colonizados invasores invasivos oprimidos sujetos ojetes parlanchines verborrágicos estridentes crustáceos y moluscos

babosas micos mocos macacos sarahuatos zascandiles

perros en pelea de perros

gallos con sotana con uniforme

puercos puercos puercos trompudos arrogantes que dicen “este país” por no llamar

lo que una vez nombre tuvo y que se derrite se deshace se escapa se diluye entre las manos de gobernantes y de gobernados pagadores de impuestos robadores de impuestos impostores asesinos asesinados muertos tristes muertos todos muertos todos muertos y vivos por morir sin para qué ni ganas de inquirirlo al dueño al inquilino al arrimado

 

…..Cuando oigo que alguien dice

  ………………..  ………………..“este país”

    …..cierro los ojos y busco aquel país que un momento (cuál) fue y vino chistera prestidigitación engaño usurpador usurpadores así en el cielo como en la tierra en el subsuelo en el sonido en el aire en lo que queda del vasto devastado territorio

el erial el mal

el mal país malpaís este país este país este país este paisito el nuestro que ruega por nosotros que ruega por los otros que implora que llora que pela los ojos hasta que los ojos hartos de desmesura vuelan desde sus orbitas y caen para flotar en una ciénega un lodazal un mar inmóvil seco un océano de polvo y de ceniza una humareda

…..Cuando digo

  ………………..  ………………..“este país”

es que estoy harto y hablo por hablar para que no se oiga

…..Cuando oigo  ………………..  ………………..“este país”

no digo más nomás no digo ni oigo ni siento ni doy vuelta a la página ni hallo lectura porque este país hastiado de palabras no es no tiene nombre nomás no tiene nombre ni palabra que nombre que describa que acierte que ajuste que defina que eche a andar no acicale no finja no pretenda no aplauda podemos ir en paz en paz en paz demos gracias señor

señor demos las gracias

el santo y seña

el pinche santo y seña…

 .

 .

 .

 .

La toma de la vestida

 

No vivo en París.

Tampoco he muerto aquí.

Vivo en París sin lluvia y sin paraguas.

La colonia Vallejo: la Vallejo.

Un poco más allá se apareció la virgen

pero es aquí que hacemos,

desde lo alto del cerro,

como si a lo bajito nos hablara.

 

El nombre la Vallejo

lo dio un generalote que inauguró el Colegio Militar hace mil años.

Es el valle de México,

el vallejo de mierda transparente

partículas al aire en toda la región

y aún así respiramos,

…………transpiramos,

………………..  ………..convivimos:

  ………………..  ………………..la armamos como sea.

 

Vivo en París.

A diario voy, me instalo porque vivo en París.

Checo tarjeta empero en la calle de Euzkaro, la Gustavo A. Madero ciego de un ojo donde está Lindavista: la Gustava amadero madero de San Juan y mamá de Eros en hoteles garaje de poca y mucha monta.

Allá en Azcapotzalco

ganamos al imperio aunque ya para qué

la batalla final Maxtla contra Iturbide

trigarante taparrabo seda y yute y nada

cubriendo las vergüenzas pero haciéndolas ver

(o adivinarlas con los ojos vidriosos relamidos):

¡Palo dado ni dios loquita!…

 

Me moriré en Vallejo cuerdo, bien cuerdo un día sin agua.

Volvieron a cortarla.

Ésta es zona industrial y hay prioridades.

Somos modernos claro: hule vulcanizado nos cubre del salitre

cada vez que pisamos sin dejar huella al sol de chapopote.

Sí: vivo en París junto a los Indios Verdes,

la salida a Pachuca

y Notre Dame La Villa por seis pesos.

Caminos sí que hay.

Todos los días transitan autobuses de oriente y choferes de tráiler

reyes magos aburridos de porvenir y urgencias, urgencias por venir.

La terminal,

la fase terminal,

la soga con sus colgantes huesos, mide nomás cien metros.

De noche los recorro con tacones muy altos e indiscreto rubor.

Los clientes me conocen.

Los de casa y las otras me llaman La Gustava.

 .

.

.

.

Esto es: no es nada

 

He de morir de asfixia

  ………………..Y he de morir sin dios

como López Velarde

que se murió a la una y se murió a las dos.

Cuán culpable la muerte

va a quedarse conmigo en esa noche mía:

nadie querrá cantar – ni el búho ni el grillo-

nadie sujetará mi mano fría

y el mar

no cesará el vaivén

de lotería.

Yo he de morir, es todo… esto es:

No es nada.

Será un golpe de suerte

Garbanzos.

Cartoncillo

Una simple aventura

para no ser contada.

.

 .

 .

 .

preguntas a un portero

(para félix fernández y para peter handke)

 

en el tiempo añadido por el árbitro

endeble, quebrantada, la frágil esperanza

igual que en un encuentro que tienes en la bolsa

se cae y se hace trizas con el empate a dos:

como si la quincena se te fuera

líquida, inatrapable,

con un golpe de dados,

tras un batir de puertas en una cruel cantina

lo sabes y lo dices: quien inventó la vida inventó el penalty

y quien inventó el castigo inventó a quien lo falla

para poblar el limbo:

en esta contingencia el cancerbero, más adivinador

que imposible cartógrafo, sólo puede ser héroe

o persona normal, sujeto o complemento

de una pobre entrevista al nivel de la cancha

y un postrer comentario sobre las alas de ícaro.

pero hay una enseñanza:

el miedo no es asunto de quien guarda la meta

cuando es la pena máxima quien pretende violarla.

al minuto noventa te pregunto:

¿qué espera el atlantista de un equipo

cuyos cambiantes dueños, corruptos o volubles

dan evidente muestra que nada hay por jodido

que no sea susceptible de empeorar?

¿es este viejo barco que cruzara el Atlántico para acabar la guerra

reproducción a escala del país que habitamos?

¿puede ser la de gajos, juguete del destino, atrapada y redonda

pelota de cristal sobre la raya última?

 .

.

.

.

Imagen semejanza

 

No creo en dios pero le hablo

Con palabras de piedra y algodón.

Y me contesta acá que no cree en mí

Y me mienta la madre

Y me dice: no existes…

Y entonces yo le grito un ¡tú ten fe!

Que nos mata a los dos a carcajadas.

 

Imagen unas veces,

Semejanzas las otras

nos la vamos llevando

entre alquiler puntual

y vil desahucio.

 .

.

.

.

Canto a un dios material

 

1-

Ella movió sus ojos

para mirar los míos

y desnudarse en ellos.

Luego

echó a andar las manos

y delineó mi cuerpo

con breves tocamientos:

como si por primera vez

la brisa húmeda lamiera la montaña.

Más tarde

rompió el mundo con estruendo:

¿Efectivo o tarjeta?

 .

 .

2-

Los oscuros sabores

La caverna recóndita

El hervor donde el seno receloso

El ruido y los abismos

La lengua dura y fina

El tímido principio

Y el final majestuoso

Son asuntos de lista y de menú.

Número que se suma

Guarismo que se resta

 

“Al cliente lo que pida

(y lo que pague)”

 

: el amor Jorge

cuesta.

 .

 .

 .

 .

Obedecer es todo lo contrario

 

Adiós le digo a dios cada mañana

Ahí te ves y ahí te quedas:

Dios mediante te mire cuando vuelva…

Al regresar de noche ya no está.

 

Obedecer es todo lo contrario.

 .

.

.

.

de la versada impopular

1

Ya lo dijo Edipo Rey

Para nuestra pena ajena

No tengo la culpa buey

de que mamá esté tan buena

.

.

2

Dios no existe

porque fue a atenderse al Issste

.

.

3

Igual que si la vida se les fuera

Desgañitados párvulos patriotas

Cantan los lunes en la guardería

Civismo es la lección no economía

Estómagos vacíos y bolsas rotas

“Se levanta en el maskin mi bandera…”

.

.

.

Datos vitales

Alain Derbez, (Boca del Río, Veracruz, 1956). Es poeta, narrador y ensayista además de músico, crítico, promotor cultural, maestro, conductor y productor radiofónico. Estudió historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México). Ha sido becario Salvador Novo, en narrativa, de 1979 a 1980, y del Becario del IBA-Fonapás, en poesía, 1982-1983. Es reconocido por su trabajo como historiador y difusor del jazz hecho en México o por mexicanos en el extranjero. Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Creadores.

Share Button

Escribe un comentario