title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Poesía norteamericana: Rachel Wetzsteon

20 Jul 2014

Presentamos, en versión del poeta nicaragüense Francisco Larios, tres textos de la poeta norteamericana Rachel Wetzsteon, (1967-2009).  Fue editora de poesía de The New Republic. En 2001 mereció el Witter Bynner Prize for Poetry from the American Academy of Arts and Letters.

 

 

 

 

Sakura Park

 

The park admits the wind,

the petals lift and scatter

like versions of myself I was on the verge

of becoming; and ten years on

and ten blocks down I still can’t tell

whether this dispersal resembles

a fist unclenching or waving goodbye.

But the petals scatter faster,

seeking the rose, the cigarette vendor,

and at least I’ve got by pumping heart

some rules of conduct: refuse to choose

between turning pages and turning heads

though the stubborn dine alone. Get over

“getting over”: dark clouds don’t fade

but drift with ever deeper colors.

Give up on rooted happiness

(the stolid trees on fire!) and sweet reprieve

(a poor park but my own) will follow.

There is still a chance the empty gazebo

will draw crowds from the greater world.

And meanwhile, meanwhile’s far from nothing:

the humming moment, the rustle of cherry trees.

 

 

 

 

 

Sakura Park

 

El parque recibe al viento

los pétalos se alzan y dispersan

 

como versiones de mí misma que estuve

a punto de ser; y diez años más tarde

 

y diez cuadras después aún no decido

si esa diáspora parece

 

un puño que se abre o un adiós.

Mas los pétalos se apuran a volar en

 

busca de la rosa, del vendedor de cigarros,

y al menos yo tengo por corazón

 

reglas de conducta: niégate a escoger

entre llamar la atención y pasar la página

 

aunque el terco cene solitario. Supera

“sobreponerte”: Las nubes oscuras no se destiñen

 

más bien se alejan a colores más profundos.

Renuncia a una felicidad con raíces

 

(¡El árbol impasible se quema!) y una dulce prórroga

(un parque pobre, pero mío) vendrá después.

 

Todavía es posible que el quiosco vacío

atraiga las multitudes del mundo

 

Y mientras tanto, mientras-tanto ya es bastante:

El momento que tararea, el susurro de los cerezos.

 

 

 

 

 

About Time

 

I loitered with intent as the sun went down

and when that got me nowhere, I loitered

in a cloud of apathy as it came up again.

Days passed like sedated madmen—

pleasant, benign, but without that shifty

look in the eyes that lets you know

that at any moment anything might happen.

All times were alike and no times mattered,

all of which was a sure sign that

democracy is good for the world

but ruinous to the heart: when you look

at a clock without the furious urge

to set the hour hand forward or back,

you might as well be signing your will;

your feet may be running, but your pulse is standing still.

 

 

 

ii.

Not that I knew it at the time.

It took a sudden entrance to show me

the hours I had wasted

thinking all hours were the same;

I’d still be sleeping if I hadn’t seen

the face that held the future

as it summoned up the past.

I was crossing off the days when the moment imploded.

 

 

 

iii.

Eyes met, sparks flew, watches melted,

and then the shrill bells rang again,

their citywide harangue

sending us home before our time.

But now that I have a night to recall

and another to await, how strange it seems

that a minute ago I was barely alive,

and if I could place the hours in a line-up

I’d say that one was harmless, that one was clever,

that one was friendly but nothing special,

but that one there, the tall one with glasses,

that one I remember well:

it crept up fast and departed too soon

and until it returns to the scene of the crime

the clock face is my jailer,

the voiceless wind my best friend;

I’ll spend my days revisiting

the streets I always thought were gray,

I’ll spend my nights imagining

the pleasures that will come to me in good time.

 

 

 

 

 

El momento preciso

 

Merodeé maliciosa cuando el sol escapaba

y cuando nada conseguí de esa manera, merodeé

en una nube de apatía por el amanecer.

Los días pasaron como locos sedados—

agradables, benignos, pero sin aquel mirar

esquivo en los ojos que avisa

que en cualquier momento podría ocurrir cualquier cosa.

Todas las horas eran iguales y ninguna hora importaba,

lo cual es señal inequívoca de que

la democracia es buena para el mundo

pero es la ruina del corazón: cuando uno mira

el reloj sin la urgencia furiosa

de mover la aguja hacia atrás o hacia delante,

más le valdría firmar su testamento;

a lo mejor sus pies corren, mas su pulso se detiene.

 

 

 

ii.

No que lo haya sabido en su momento.

Hizo falta una aparición para mostrarme

las horas que había malgastado

pensando que todas las horas eran iguales;

todavía estaría dormida si no hubiese visto

el rostro que sostenía el futuro mientras convocaba el pasado.

Estaba tachando días cuando el momento explotó.

 

 

 

iii.

Las miradas se tocaron, volaron chispas, los relojes se derritieron,

las estridentes campanas tañeron de nuevo,

por toda la ciudad su arenga nos enviaba a casa

antes de tiempo.

Pero ahora que tengo una noche para recordar

y otra para esperar, cuán extraño parece

que hace un minuto estaba apenas viva,

y si pudiera ubicar las horas en una rueda de reconocimiento

diría que esa fue inocua, esa fue lista,

esa fue amable pero nada especial,

pero esa ahí, la alta con anteojos,

a esa la recuerdo muy bien:

se acercó sigilosa y rápida, partió demasiado pronto,

y hasta que regrese a la escena del crimen

la cara del reloj será mi carcelero,

el viento mudo mi mejor amigo;

pasaré mis días visitando de nuevo

las calles que para mí fueron siempre grises,

pasaré mis noches imaginando

los placeres que vendrán hacia mí en el momento preciso.

 

 

 

 

 

After Eden

 

Somewhere Zeno was smiling, the foul

goblins of paradox were wearing

their fairest clothes that night. My Dinner

with a Chainsaw, the evening could have

been called; and when one too many led

to wise judgements too few, “I’m trying

to break up with you!” he shouted as

stockings and scruples flew; and what was

over wasn’t; the brutal doings

were sweeter than a caress; the thrill

of it happening and the horror

of it being an awful mistake

collided like sweaty bodies in

the dark, disheveled room. So this is

moving on, she reflected after

he left. But what was motion? No straight

bright line but a wind every bit as

stormy as the people it carried

away from safety, through towns that froze

and burned, helping them forward but not

letting them forget for a second

their ceaseless looking for what is lost,

their sad resemblance to the quick and

stubborn arrows that never arrive.

 

 

 

 

 

 

Después del Edén

 

En algún lugar sonreía Zeno, los viles

duendes de la paradoja vestían

sus mejores prendas. Mi Cena

con una Guillotina, podría haberse llamado

la noche; y cuando un trago de más causó

escasez de cordura, “¡Estoy tratando

de romper contigo!” gritó él mientras

medias y escrúpulos volaban; y lo que había

terminado no terminaba; actos brutales

eran más dulces que caricias; la emoción

de que ocurrieran y el horror

de que fuesen errores terribles

chocaron como cuerpos sudados en

la sucia, oscura habitación. Así que esto

es marcharse, pensó ella cuando

él salió. ¿Pero qué era marchar? No una

línea recta y brillante sino un viento tan

convulso como las gentes que arrastraba

al desamparo, atravesando aldeas congeladas

y en llamas, alentando su avance pero

impidiendo que olvidaran ni un segundo

su incesante exploración de lo perdido,

su triste semejanza con las tercas y

veloces flechas que nunca llegan.

 

 

 

 

Datos vitales

Rachel Wetzsteon (1967-2009) poeta estadounidense nacida en Manhattan.  Publicó tres libros: The Other Stars (1994), merecedor del premio National Poetry Series; Home and Away (1998), y Sakura Park (2006).  Publicó también un libro de ensayos sobre W.H. Auden titulado Influential Ghosts (2007).  Fue editor de poesía de The New Republic.  Enseñó en el Unterberg Poetry Center de Nueva York y en la Universidad William Patterson de Nueva Jersey. 

 

 

 

 

Share Button

Escribe un comentario