title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de Poesía No. 480 : Joaquín E. de la Torre

06 Oct 2014

Presentamos algunos poemas de Joaquín E. De La Torre (Cd. de México, 1991). Escribe poesía y ensayo. Trabajo suyo aparece en antologías como Diez años sin Octavio Paz (UNAM, 2009), ¿Somos poetas y qué? (HNE, 2012) y es autor de la plaquette Soñé con una sombra (HNE, 2013). Es colaborador de la revista TRAMA Magazine y ha publicado en revistas como La Cigarra, la Gaceta Río Arriba y en Periódico de Poesía además de distintos medios electrónicos. Asistió al curso de Creación literaria para jóvenes convocado por la  la f,l,m, y la UV en Xalapa (2012, 2014).

.

.

.

.

 

GRITOS

.

Dios no me sirve. Nadie me sirve para nada.

Pero respiro, y como, y hasta duermo.

Gonzalo Rojas

.

Que el llanto me ciegue pero no me calle.

He visto a la gente llorar sus muertos:

se diría que las lágrimas son como la sangre,

que Dios en su pereza las creo tranquilas y secretas,

mas la sangre como el llanto

siempre está esperando una oportunidad

para derramarse: empieza y no desea

detenerse. Cada noche

veo un cadáver golpear contra mi

ventana para desprenderse del silencio,

para dejar sobre mi boca su flor salina.

Entonces grito para ahuyentarlo,

y mi propio grito me despierta violento,

y me doy cuenta de que sólo

era un sueño cuando me sorprendo a mí mismo

invadido por una risa de terror al descubrir el irrecuperable

tiempo que permanecí callado.

Porque me río y nuevamente siento que un ángel

juega en mí carne, sé que los sueños todavía son

gritos que mantienen intocable a mi calavera

frente a la tierra enamorada y su queja.

Gritos que Dios tarde o temprano se cansará de escuchar

y callará con su mano.

 .

.

.

.

 

LA NOCHE NO SE ASUSTA

.

El alba que esperabas no es para hoy

J.E. Pacheco

.

Después de morir sobre un febril monumento

de huesos, despierto con una resaca de insomnio

en la boca. El alba golpea más violenta que nunca

contra las persianas precipitándose sobre mi rostro

que intenta hacerse de un sueño que no le pertenece.

 

Con mi dolor, vestido de una harapienta pasión,

cuento cada pluma que se desprendió

del mustio resplandecer amarillo que se insinúa

en el cielo: como pétalo que intenta no rendirse

sobre el lodo, las miradas de mis amigos.

No éramos nueva semilla del día, sólo el despunte

de su vuelo, con suerte. Bebimos amor en negros vasos

de ceniza para aullar la valentía y asustar la noche; sin embargo,

ya teníamos en plena mirada aquella resaca de todos los días.

 

No fuimos más que aquellos esclavos

que fusilaron a su capataz el siglo pasado y que prolongan todavía

su silencio, sin más camino, sin más

rebelión que embriagarse con las gotas de botellas vacías.

 

Anhelamos ser los hombres que, de nuestro propio polvo,

de nuestra propia guerra, de nuestro propia enfermedad,

renacieran iluminadamente angustiados,

pero seguimos aquí pisoteados mientras

empiezan a barrer nuestros dientes y a limpiar el día

para las nuevas risas que llegaran a enfrentar los gritos de la noche.

 .

.

.

.

madrigal

 .

como tus ojos pocas cosas/ claros

como el aire que se debe respirar

nada queda/ verde

cual germen de algo

tu mirada cae como un tajo de cielo

y el cielo se expande en mí

……….así empieza todo

……….parece la claridad peligrosa

.

.

.

.

 

 

avenida

 .

si tú y yo

caminamos por una calle despoblada

por esa avenida que termina allá

donde empieza el atardecer

si tú y yo

al paso vamos dejando una llovizna que incomoda

que se escapa

por entre las grietas del concreto hasta la tierra

si con nuestra risa hacemos volver con rareza

los rostros de la gente

si tú y yo

hacemos que calle la multitud

que refrenen sus vasos brindando

que encuentren de pronto

en sus bolsillos

la llave que perdieron hace tantos años atrás

si con nuestra respiración/ fatigada

de alegría­/ calla la música que revienta cada noche

es porque el amor atraviesa tan pocas veces por ahí

que a algunos pocos les despierta nostalgia

y más veces les resulta extraño/

es hablar ese idioma que alguna vez todos supimos

y del que apenas queda una ruina entre los labios

.

jalisco 2014

 .

.

.

.

 

luna

.

en mí un sol muerto de frío

resiste brillando como luna

contra tus inconmovibles dedos

……….en algún sitio del sueño

pellizcas mi arteria y me revientas/ las estrellas

buscan su sitio en el cielo

mientras yo persigo la mañana que me es extraña ya

y en este letargo oscuro sólo tus dedos brillan

 .

.

.

.

nunca

 .

no hace mucho tiempo te soñé con otro rostro

te prendiste al corazón

y entre el alar de mis venas me descarnó tu vuelo

alguna vez te oí cantar y fue como si soltaras vida

en mi pecho/ poco a poco fue crujiendo un sueño

fuiste llenándome de vuelo

y estrujaste un cielo entre mis costillas

y aun así necesitaste abrirte más espacio

y ahora cuando me muera

y los buitres intenten comerme

sólo tragaran la palabra nunca

porque no dejaste nada más

 .

.

.

.

 

cadenas

 .

tras conocer la miseria del mundo

en un rincón

abandoné mis maletas

el único clavo del que no me descarné

fue mi sangre militante

por la mujer/ los ángeles realmente alzan el vuelo

con el esplendor del sexo

sin el esplendor de dios

aleteando en lo más oscuro/ ese lugar

donde las mujeres guardan su risa

……….se destaca el cielo

cuando ondulante y tiznado de rojo

hombres y mujeres emprendemos el vuelo

……….que revienten los cuerpos contra la furia

si nos hiere algo si esperamos una masacre

que sea la del amor

……….conozco bien la carne lacerada

y no me equivoco

sólo se justifican las cadenas

con unos labios insomnes

……….son ellos los pilares del mundo

sosteniendo la noche

.

.

.

.

tesoro

.

algo delimita en el aire nuestra sonrisa

sin gran cosa ya en su fondo/nace/

se petrifica/ a un terrible ritmo

cesa su palpitación/ entre sus deseos

cruza el recuerdo de la infancia

sin encontrar alivio/ crece

como canto de golondrina/ recae/

no obstante es nuestra pertenencia aún

.

.

Datos vitales

Joaquín E. De La Torre (Cd. de México, 1991). Escribe poesía y ensayo. Trabajo suyo aparece en antologías como Diez años sin Octavio Paz (UNAM, 2009), ¿Somos poetas y qué? (HNE, 2012) y es autor de la plaquette Soñé con una sombra (HNE, 2013). Es colaborador de la revista TRAMA Magazine y ha publicado en revistas como La Cigarra, la Gaceta Río Arriba y en Periódico de Poesía además de distintos medios electrónicos. Asistió al curso de Creación literaria para jóvenes convocado por la  la f,l,m, y la UV en Xalapa (2012, 2014) y fue alumno del 8vo Diplomado en Creación Literaria organizado por Conaculta y el INBA (2013-2014). Estudió Lengua y Literatura Hispánicas en la FFyL, UNAM en donde actualmente es profesor ayudante en la materia de Lit. Iberoamericana.

Twitter: @Detectiverso

http://detectiverso.weebly.com/

Share Button

Escribe un comentario