title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Foja de Poesía No. 485: Juan Manuel Zermeño

19 Oct 2014

Presentamos algunos textos de Juan Manuel Zermeño Posadas (Monterrey, Nuevo León, 1991) es poeta, crítico literario y editor de la revista Kátharsis XXI.  Cofundador del colectivo Slam Poetry Monterrey. En 2013 obtuvo el primero y segundo lugar más una mención honorifica en el Certamen de Literatura Joven Universitaria de la UANL. Su trabajo aparece en diversas antologías. Ha colaborado en el suplemento Laberinto de Milenio Diario Nacional así como en la página web española “Tenían 20 años y estaban locos” coordinada por Luna Miguel con el poema PoeObama, siendo éste traducido recientemente al inglés por Kevin Cole.

.

.

.

[CONCEPCIÓN DE REFLEJOS TARDÍOS]

 

I

soy de lengua delgada y la tengo en todo el cuerpo
en las calles
soy un trazo que no da curva pero con las patas
de un mosquito me emparejo

la luz se me adelanta
será la velocidad
y que un rayo no pega contra las piedras

encontré una fisura entre el nombre
del de arriba reflejado en el agua
y ahí me escondo

coincide que conozco
la dirección que tomará el sol al seguirte

 .

.

.

.

II

estoy escarbando pero la lengua no me basta
si hay cuerpo no hay razón para detenerme

yo inventé las nubes que recogen las sombras
estuve pretérito cuando debí dar un paso

y me recosté sobre el pavimento pero vi tierra
y te llamé
aún con la boca a reventar de odio
me introduje una mariposa por los labios

 .

 .

 .

.
III

al dormir en las bancas del parque no me quedó otra
que hacerlo boca arriba
insoluble a la realidad

si desayuné estrellas no fue mi culpa
reconstruí el abecedario mientras la luna
me contaba las muelas

.

.

.

.
IV

ya lo viví
no era un holograma todo lo que derribé
me duelen los puños y las manecillas

cuando vi la palma de mi mano abierta
retraje los dedos y me hice todo yo un nudo

en la garganta paró

justo se desenvolvía la tarde cuando me rugió el estómago

.

.

.

.
V

al carajo las cadenas que traigo arrastrando
no hacen ruido pero voy lento

se me cae la voz y la pisoteo a contrarreloj

idas las horas
idos los pájaros
ida la evanescencia que deja la saliva en el concreto

.

.

.

.
VI

pesan más los días que las moscas
hay esperanza de que el sol salga por otro lado

 .

.

.

.

VII

se anuncia con estruendo pero yo soy el tambor
la debacle no se inclina hacia mí

los postes de luz se confunden con el repliegue de las aves

 .

.

.

.

VIII

me he vuelto migajas de pan sacadas a flote en un charco
tarde o temprano me hundiré en mí

han caído al fondo del traste mis ansias
toqué tierra con la voz debilitada

hay una línea que se escapa de mi mano
y regresa descompuesta

un piquete de jeringa era un nuevo respiro
o la próxima palabra

.

.

.

.
IX

soy Ícaro

Padre

y estoy fabulando una nueva estrategia para no elevarme al cielo

estar distante ya no es una inercia
cuando me tiembla la boca tartamudeo

Padre ¿por qué las alas se agitan?
allá arriba me absuelvo de toda retórica pero estoy solo

coqueteando con lo irreversible

*(de Los vidrios elementales)

.

.

.

.
[INCURABLES]

 

partamos de que hay un problema –hay algo qué
hacer. partamos de que existe y que tiene realidad
superior a cualquier cosa. un gran mismo problema
ante el cual lo conducente es [aún] morir –y sucede.
Rodrigo Guajardo

Para esto:
como alivio del hambre milenaria
de los hombres que no tienen
más que eso.
Eduardo Milán

 

novísimas generaciones van y vienen
-antologías de poesía a la intemperie-
árboles sin hojas: puro tronco

y nadie de la vieja ni la nueva escuela
se decide a dejar de dar gato por liebre

no hay juego sin dados ni chicle que no se despegue
del pavimento al pisotearlo
se estira como liga: una fórmula que cuece las habas

en lugar de abejas son los dedos que buscan la miel
y si hay un trono que ocupar
no será en verso las escaleras al pedestal

viejos ya no somos: no más
aunque en ventanas cerradas nos rompamos la nariz

 

*(de La revancha del ipod mariachi)

.

.

.

.
kitting se llevó la primer hoja del libro a la tumba

Y la elegante y delicada nave
Debió haber visto lo inaudito:
La caída de un niño que volaba.
Pero el barco tenía un destino
Y siguió navegando en calma.
W.H. Auden

 

pero la poesía
niños
es cosa del diablo: no la toquen si tienen las manos limpias

no toquen la campana en la madrugada
los búhos están bajo la cama y tienden sus
alas al aire en un soplo de odio
dejándoles un hueco en el alma

pero
si tienen el valor de hacer de su lengua un lirio
y tragar la hoja arrugada de un libro
a la vez que hacen un nudo de la realidad
escriban
y vean como les salen pelos en las manos
mientras su cabeza roza las nubes
que cargan la lluvia de la tristeza más pesada

pero la poesía
no estará en ustedes

estará en un cuarto oscuro
encerrada
en un lugar en donde ni se imaginan
pero lo han soñado.

 .

.

.

.

  houston no tenemos un poema ni corazón y apenas inicia la semana

 

houston te informo: el lunes es el día en que los conos de nieve lucen sin
……….esperanza -ni cabeza- en el pavimento
houston no seas anticuado y dile a los pájaros que bajo el sol no hay oro
……….ni gusanos
hay acaso un ramo de flores en la mano de una mujer que mira a otro
……….hombre

¿alguien tiene en sus manos un poema? la última vez que tuve uno me
……….volé la cabeza y manché el sofá de mariposas

houston el planeta ha reparado en volverse un cráneo de lumbre
y yo me quedé solo adentro de la nariz
en la punta del dedo
sin alcanzar a salir: estático y calcinado

houston líbrame del mal y de la tempestad del recuerdo
ponme a pensar en hormigas mantequilleras avanzando en fila india
……….rumbo al sol
o en golondrinas con tendencias suicidas hacia la tarde

¿quién volvió un costal de box mis huevos?

háblame de todo un poco y explícame ese olor a quemado
……….en la punta de mis pestañas
al voltear de pronto a mis manos y perder la cuenta
……….de los golpes.

 

 

*(de Candy Candy & Rouch)

 

.

.

.

.

intermitente

tengo serios problemas con reconocer la maldad

mis ojos ciegos esperan el tacto para abrir

de par en par un fragmento de mí

a veces el calor se torna insoportable

-las sucursales del infierno están en los hoyos-

mientras mi lengua se broncea

otros pasean a la orilla de la playa

sin saber siquiera el precio de la lumbre

que les moldea las costillas:

las flores por ejemplo tienen su idioma

y se comunican por el agua

yo en cambio

tengo esperanza en alcanzar un rayo de sol

del cual colgarme toda la tarde:

ya sea que la noche siendo noche estire su mano

y me coja de los pies

jalando mi vida hacia ella

en un espasmo que estas alturas es irreversible.

(de Dinamo)

.

.

.

Datos vitales

Juan Manuel Zermeño Posadas (Monterrey, Nuevo León, 1991) es poeta, crítico literario y editor de la revista Kátharsis XXI. Estudiante de la licenciatura en Letras Mexicanas en la UANL. Cofundador del colectivo Slam Poetry Monterrey. En 2013 obtuvo el primero y segundo lugar más una mención honorifica en el Certamen de Literatura Joven Universitaria de la UANL. Su trabajo aparece en las antologías Poetas Parricidas -Generación de entre siglos- (Cuadrivio, 2014), Palabras de emergencia: poesía joven desde el asfalto (Ed. Regia Cartonera, 2013) y Los volátiles (Juanita Cartonera de Argentina, 2014), así como en el CD “Antología de Spoken Word regiomontano” (Slam Poetry Monterrey, 2013). Ha colaborado en el suplemento Laberinto de Milenio Diario Nacional así como en la página web española “Tenían 20 años y estaban locos” coordinada por Luna Miguel con el poema PoeObama, siendo éste traducido recientemente al inglés por Kevin Cole. Actualmente coordina el taller literario de la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL.

Share Button

Escribe un comentario