title

CÍRCULO DE POESÍA

 

El Ángel Editor: Ahora viene mi padre / Papeles nocturnos

13 Jul 2016

Presentamos la reseña de Santiago Grijalva, al más reciente libro de la colección “2alas” de El Ángel Editor. Libro de poesía con los títulos: Ahora viene mi padre, de Javier Valencia (Ecuador) y, Papeles nocturnos, de Liyanis González (Cuba). El texto crítico viene seguido por un par de poemas de los autores.

 

 

 

 

 

 

 

Ahora viene mi padre

Javier Valencia (Ecuador)

Papeles nocturnos

Liyanis Gonzalez (Cuba)

El Ángel Editor

Colección 2alas No. 24

 

 

 

Como el dolor se convierte en la ausencia

 

Santiago Grijalva

 

Frente a la nueva publicación en la colección “2alas” de El Ángel Editor encontramos a dos voces que se juntan por un azar cotidiano, por un cumulo de imágenes que han sabido ir de la mano:

 

Viene en puntillas

agazapado en lo torcido de sus pasos

a regalarme una emoción,

un vaivén, un mar, una sonrisa. Javier Valencia

 

Y mi padre se esconde

-en los bolsillos macerados-

Las astillas de su aroma Liyanis González

 

Pero la ausencia también se encuentra en la renuncia, en las batallas perdidas, en la fascinación violenta ante el abandono. Ahora viene mi padre, nos dice Javier Valencia, como sabiendo que los rezagos de soledad se quedan en la solapa de la memoria y que los Papeles Nocturnos de Lyanis González nos ofrecen abrir un cajón para ver de cerca a la soledad.

 

seré un borrón en la historia

un cero a la derecha de Dios, […]

Javier nos propone una lectura que va desde un sentir inmediato hasta la memoria que se queda en el tacto:

 

Tus mariposas morderán mi oídos

Susurrándome la maravilla que vieron

Tú y el ocaso arenando belleza

 

Basto nacer y vivirnos dieciocho días

Para quitarnos la soberbia

 

Ven que te quiero

Desde qué tiempo ajeno al nuestro

Desde el hoyo primigenio donde nacen

Las estrellas que nos caen en los jardines

 

El poeta nos muestra la posta que se trasmite en las personas que nos vieron nacer, hasta las que nos verán desfallecer en algún momento. El cambio de generaciones y la dureza de cada una se manifiesta dentro de este libro:

 

Ahora viene mi padre.

Viene con todo gusto a quedarse

En el aire que nuestra boca aspira

En morada que habito, caminándole.

 

Hijo

captura con tus ojos esa puesta de sol

 

No siempre es el mismo dolor que nos invade, es por eso que los organizamos como nos dice Lyanis González:

Arrastro las antiguas derrotas

Y las alineo al borde de mi mesa

 

Como si la memoria fuese un álbum cargado de nostalgias y certezas:

 

afuera el sol enfermo

oculta sus frutos

sus insectos

y gusanos

 

Nos descubrimos buscando ese optimismo que se escapa por las manos de la poeta, dejándonos una desgarradura en el amor que se proclama en la noche, en la amante que se entrega a la muerte por ver la trascendencia en los descendientes, la transparente verdad que duele:

No hay desamparo

en el hijo

que se engendra para morir

 

todo envejece

Y

el alma calla sus finales rumorosos

Y nos entrega su forma de ver y afrontar la vida, la capa que recubre la realidad, sin embargo la autora lo devela para sus lectores:

Mi visión del invierno

un instante de placer

 

Dibujo un sol

 que me envuelva la noche

 

Construiré el lecho en un puñado de paja

una mentira

una loza de luz

 

 Aún cuesta la muerte desprenderse de la vida

Ambos poetas se desbordan y nos muestran una sensibilidad que nos alcanza en las palabras, la transparencia en sus escritos nos evidencia que han venido a transmitir, buscando a un lector.

Para que sus versos nos devuelvan esa sensibilidad que se mantiene al margen en la vida cotidiana y que solo aflora cuando se encuentra con un libro como este; porque es fácil identificarse con las imágenes que nos plantean los autores.  Este libro siempre tendrá un lugar donde será acogido sin importar sus soledades, remembranzas, rasgaduras… que siempre nosotros los lectores tendremos un espacio entre los versos de Javier Valencia y Lyanis González.

 

 

 

 

 

Traes a la memoria

 

Liyanis Gonzalez

 

cuanto ya sé que escribes
Caminas por calles lejanas
y el silencio es torre

y árbol recostado a las colinas
Aguacero insaciable sobre tu ciudad

tan aprisa consumida
La palabra ensordece
en el sabor agridulce
en los pliegues de tu lengua
Para qué nombrar al hombre
extrañarlo en el nuevo comienzo
donde la belleza cruza las planicies
Yo me bebo el milagro

 

Descanso en mis inviernos
gozo perceptible
de tus escasas encinas
Traes a la memoria tanto duelo
Yo contemplo la llama
Sólo lo que conozco

divido

 

 

 

 

Aceptar la suerte

 

Liyanis Gonzalez

 

 

mudar en ella la fuga o la fe
vívida, impasible, perdida
juntarla en el instante de su morir disperso
ajena al verme se diluye en sus trampas
y

en mi centro desciende
como oleaje de fuego retirado

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ahora viene mi padre

Javier Valencia

 

A Enrique

 

Ahora viene mi padre

con su andar doloroso

su mirada incierta

caminando sus calamidades,

accidentes y desórdenes mentales.

 

Viene en puntillas

agazapado en lo torcido de sus pasos

a regalarme una emoción,

un vaivén, un mar, una sonrisa.

 

¿Y qué de su risa

que empapaba las paredes de un trance

que hasta ahora se enquista en los pilares

de la casa que forjó como herencia?

 

Ahora viene mi padre,

poesía escondida y religiones sobrepuestas

que poseían con amianto las cortinas

para salvarnos de la soledad a quemarropa

 

En su lecho, nada conmovía

ni el andamiaje del mundo imperante,

ni las pérdidas, desencuentros o miedos,

ni desamores entrampados en cólera.

 

No hubo terremoto

que irrumpa nuestro sueño despierto

o luego de la vida o del destierro

que nos colme de bien los pulmones

 

cada mañana a celebrar

los últimos años que traían

de vuelta el seno paternal

y de regreso a su epitafio inmenso

 

somos, lo que vamos siendo

somos, el recuerdo de ser,

tus pupilas despabilan la noche,

tu alegría inunda aún la ausencia

 

y cansado de amar te fuiste amando

a eso de tentar al mismo amor y sus preguntas

sobre el pánico se montó un adiós repentino

con la pena seca en el tendedero.

 

Como siempre despediste al silencio

con una ráfaga reflexiva y profunda,

dejaste que el amor se nos fuera entendiendo,

que la flor entre poesía perdurara

 

te alcanzo los pies, te cobijo la madrugada,

aún el fulgor de discusiones inconclusas

invade nuestro espacio, la posta tomada

yo de hijo, padre, cuando de padre hacías de hijo

 

aún sueño tu marchita partida

resignada a lo que quisimos ser

y no alcanzamos, porque pasa,

porque somos, éramos, soy, sin mayor explicación.

 

todavía llamas nuestro nombre

con el nombre que llamamos

cuando tocamos a los hijos con la voz

al nombrarlos por los mismos nombres.

 

Hombría que evoca el nombre

del hombre que se desprende de su nombre,

fugitivos solidarios, hermanos solitarios,

islotes que se abrazan en el lecho de sus aguas.

 

Cuanta soledad esparcida en nuestras horas difíciles

cómplices de los primeros amores cuando todos era ninguno

que nos dejaron felices dejándonos

condenados a nosotros mismos.

 

Vuelvo a tu andar listando consejos,

queda una casa por cuidar y una soledad

que con los días se instala

en el baño, la recámara, los azulejos, las rendijas.

 

​como el polvo se esparce en los muebles

​rezago de presencia en cada

centímetro de atmósfera

​nos recorre los suspiros a ratos

 

Soledad como la tuya perdura,

soporta goleadas y aguajes

soledad intransigente, terca

que amando a solas se sostiene.

 

Porque de eso estamos hechos los hombres,

De esta ausencia que vira la copa,

y de esperar sostenernos

cuando las piernas no respondan.

 

Un miedo inmenso

y su agridulce persisten

en el juego de grandeza

que se aferra a los hijos que vienen

 

​armando números impares

​en temporadas altas y bajas

​en bajamar o plenilunio

​a esparcir en rodajas sus colores

 

Yo traté de sostenernos

jugando a ser Ulises, Hércules, Goliat

o al menos calzarme tus pisadas

para rodear con mi locura tu paz

 

Esto de alcanzarte

de ser grande, ajustarme a tu talle,

sostener la hombría, pero aún esconderme

en un sector al azar de tu armario.

 

Grato es llorar,

es el himno que acojo,

los vellos erizarán la música,

mientras sigues soplando los molinos

 

locuras y trances

inundan insurrectas las alcobas,

y la cocina con inventos salados

y las paredes con recuerdo de tertulia

 

 

Ahora viene mi padre.

Viene con todo gusto a quedarse

en el aire que nuestra boca aspira

en la morada que habito, caminándole.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Datos vitales

 

Javier Valencia Galarza (Quito, 1975). Poeta, diseñador profesional, cantautor, gestor cultural y publicista. Realizó sus estudios de Diseño en la Universidad Católica de Quito. Fue integrante del taller de la Fundación Nueva Generación dirigida en 1996 por el escritor Xavier Oquendo Troncoso. Involucrado en distintas actividades a lo largo de su vida, ha mostrado un constante interés por el arte, la poesía y la música. En 2013 publica su primer poemario Pendientes dentro de la Colección “Ópera Prima” de El Ángel Editor y participó en el Encuentro Internacional de poetas Paralelo Cero 2014 siendo parte de la antología del mismo.  El mismo año finalizó sus estudios de Maestría en Comunicación en la Universidad Andina Simón Bolívar, actualmente trabaja en varios proyectos de diseño, comunicación y gestión cultural.

Liyanis González Padrón: poeta cubana, licenciada en Derecho, y catedrática de Literatura en el Colegio Americano de Quito, además se desempeña como examinadora académica del Programa de Diploma para el Bachillerato Internacional. Ha colaborado con periódicos de poesía y editoriales de Ecuador y Cuba. Ha participado en eventos poéticos nacionales e internacionales. Hasta el momento tiene publicados tres poemarios. Algunos de sus textos aparecen en revistas culturales de: Cuba, Chile, México, España, Ecuador y Estados Unidos; así como en algunas antologías extranjeras.

Santiago Grijalva Aguilar (Ibarra, Ecuador, 1992). Estudiante de la Universidad Politecnica Salesiana en el 8vo nivel de la carrera de psicología. Pertenece al grupo literario “El tornillo”. Publicó el libro “La revolución de tus cuerpos” en la Colección Opera Prima de EL Ángel Editor.

 

Share Button

Escribe un comentario