title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Se publica en Italia, Il fiore della poesia latinoamericana d’oggi

07 Nov 2016

Apenas se publicó en Italia, bajo el sello Raffaelli Editore, el libro Il fiore della poesia latinoamericana d’oggi, una antología de tres tomos. La edición bilingüe cuenta con la traducción de Emilio Coco, a quien el día 29 de noviembre le será entregado el Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde, en la ciudad de Zacatecas. El primer tomo consigna a los poetas de México, Centroamérica y las Islas del Caribe; mientras que el segundo y tercer tomo se dedican a diversos poetas sudamericanos. En las páginas del primer tomo aparecen nuestros editores Mario Bojórquez, Alí Calderón, Álvaro Solís y Mijail Lamas, así como nuestros colaboradores Marco Antonio Campos, Eduardo Langagne, Minerva Margarita Villarreal y María Baranda. El libro puede adquirirse en la página de Raffaelli Editore. A continuación se adjunta el prólogo escrito por Emilio Coco, en versión de Alfredo Soto; le sigue una breve muestra de los poetas mexicanos antologados en la versión que preparó Emilio Coco para la antología. El libro puede conseguir en la página web de la editorial en versión física y electrónica.

 

 

Una explosión de voces

En el 2015 se publicaron tres antologías de poesía latinoamericana, dos al cuidado de Mario Meléndez y Gianni Darconza, ambas publicadas por Raffaelli Editore, y otra preparada por Loretto Rafanelli con Algra Editore. ¿Qué prisa había de una nueva antología?, me preguntará el lector curioso de literatura de aquel continente.
Ésta nace principalmente del deseo de dar una visión lo más completa posible de la poesía que se está escribiendo en los diecinueve países que constituyen aquella unidad lingüística y literaria que es la América de lengua española, sin descuidar, como ha sucedido en otros trabajos sobre ciudades (y no solo en aquellas), la vastísima área de lengua portuguesa que es Brasil, porque sería muy injusto hablar de poesía latinoamericana, ignorando aquella de un país que ha dado a escritores como Carlos Drummond de Andrade, Murilo Mendes, Vinícius de Moraes, Lêdo Ivo, João Cabral de Melo Neto, Oswald e Mário de Andrade, los cuales han engrandecido no sólo la poesía en lengua portuguesa del siglo pasado, sino la del mundo entero.
Si cada antología, como alguno ha sostenido, es perpetrar un atentado a la justicia, en este caso la injusticia exigiría multiplicarla por veinte, que es el número de países que la componen. Esta antología considera tanto las inevitables omisiones, como la selección de los poetas o la mayor visibilidad que se le concede a uno antes que a otro. He buscado obviar ésta última injusticia concediendo a todos el mismo espacio, independientemente de la edad o de la relevancia de sus obras. El tema de las omisiones y de la selección es el que más atormenta al antologador. La necesidad de ser lo más posible objetivo y de “fotografiar” de manera clara e inequívoca la realidad poética del momento histórico tenido en consideración se zanja con la legítima exigencia de elegir en base a las propias convicciones particulares, al gusto personal. Está en un error quien pretende haber hecho una selección de entre aquellos más representativos o más consolidados, sin dejarse influenciar por su propia preferencia, la de su “poética”. Pero es sobre todo en mala fe quien no hace una selección de calidad. En base a ella debe expresar siempre la propia aprobación o el propio rechazo. El resultado final debe ser aquello que se ofrecerá a un público que no tiene un fácil acceso a las obras de los poetas, un muestrario entendible de la mejor poesía del país o países tomados en consideración. No de toda la mejor poesía, meta, ésa, imposible de alcanzar, por obvias razones.
En esta antología, cada poeta está representado con un numero de versos relativamente útil para que el lector pueda hacerse de una idea bastante clara de su obra, y a partir de allí para ampliarse y profundizarse, si acaso se desea, la conciencia.
Mi propósito es no caer en la tentación de disponer una compilación de múltiples nombres a base de una poesía por autor, tanto dispersa como ineficaz, pero tampoco de limitarme a introducir un limitado número de voces con una amplia selección de sus textos, porque no lo consiente la amplitud de la materia tratada. Hacer representar a cada país con uno, máximo dos poetas, como algunos lo han hecho, no sólo ofrece un panorama limitado y poco elaborado de la poesía latinoamericana, pero supondría serias dudas sobre cuáles de tantos poetas de valor serían aquellos más idóneos para hacerse portavoces de la propia nación.
El número de siento sesenta y dos poetas incluidos en esta antología, que podría parecer excesivo a primera vista, no lo es tanto si se consideran los países que la conforman y si se reconoce finalmente que América Latina ha producido en estos últimos años una poesía de altísima calidad, tan importante como aquella de otros países europeos como Francia, Inglaterra, Alemania o la misma Italia.
En la selección de poetas, si la balanza pende más a favor de algunos países que de otros es porque tal desnivel, a mi juicio, es un hecho objetivo y real. Los estados representados por un número mayor de poetas son México y Argentina, pero Chile, Pérú, Colombia y Brasil tampoco desfiguran. A quien debiese lamentar la ausencia de algunos poetas imprescindibles, lo hago notar, con mi parcial disculpa, que en este mi último trabajo no he querido repetir – con la excepción de una decena de nombres, pero presentes siempre con nuevos textos –, poetas ya incluidos en mis precedentes florilegios. A ellos envío al lector que quisiera tener un panorama relativamente concluyente de la poesía latinoamericana de hoy .
La poesía latinoamericana de las últimas décadas está caracterizada por una explosión de voces, de formas, de estéticas, de registros, de temas en continua ebullición y enriquecimiento. Cada autor es libre de elegir a sus propios predecesores y de enriquecer su propia obra con nuevos valores y dimensiones. En esta antología, como el lector podrá notar, se encuentran y se enfrentan las estéticas más diversas que van de lo barroco a lo surreal, del imaginismo a lo coloquial, de lo prosaico a lo simbólico, a lo fragmentario, a lo epigramático, a lo infrarealista. Son todos poetas vivos y aún activos que salen a la luz, en varia medida y con varia validez de resultados, pero sea siempre con su propio peso y su propia significación.
A lado de los poetas consagrados que se ponen, gracias a su fuerza y originalidad creativa, como modelos insustituibles del hacer poesía, el lector encontrará otras voces, voces de poetas jóvenes y menos jóvenes que reclaman justamente su propio espacio de atención. Ciudadanos de un mundo que supera los límites de su propia patria, en el cual se globalizan la fama, la violencia, la miseria, ellos han tenido el privilegio de asistir en directo al bombardeo de Bagdad, la legendaria ciudad de las azules mezquitas que conocieron a través de Las mil y una noches. Son los testimonios a través de internet de los horrores de la guerra en los diversos países del mundo, del desastre de Chernovyl, de las catástrofes y barbaries que distinguen los inicios de este tercer milenio, en tantas calles mediorientales y afro-asiáticas, con todo el séquito de desesperados sin mañana y sin tierra que escapan de lugares devastados por el odio y la intolerancia, donde los kalashnikov, las horcas, los sables no reparan ni siquiera en niños y mujeres inermes, en nombre de un dios cómplice y aún más monstruoso que aquellos que le imploran. Así, globalizados, internetizados, sin más certezas ni utopías, han heredado fragmentos de una modernidad llena de miedo y de paranoia, dispersándose en una mirada de tendencias y de estéticas, en un panorama en continua transformación. La única cosa que les une es la posesión segura de la lengua y un bagaje cultural adquirido a través de la lectura de autores clásicos y contemporáneos.
La ciudad como escenario dominante y emblema del mundo moderno es la protagonista de la nueva poesía latinoamericana, pero a lado de ella encontramos otros temas como el amor, la muerte, el implacable transcurrir del tiempo, la cotidianeidad y la miseria. Pero aquello que aquí va subrayado es que los jóvenes poetas no se dejan seducir por experimentalismos varios o acrobacias lingüísticas. Se nota más bien en ellos un trabajo riguroso de la palabra y la construcción de un mundo personal donde dominan los sentimientos y la emoción. La suya es una poesía que, más allá del nihilismo de las vanguardias y los estetismos, quiere proclamar la primicia de una palabra rica en vitalidad y visibilidad humana, de una palabra que recupere su tención y su función comunicativa.
Ellos han sabido asimilar las luces y las sombras de sus predecesores y de las diversas escuelas, grupos y movimientos presentes en el panorama lírico latinoamericano del pasado inmediato. Su poesía se nutre de los cantos de Pablo Neruda y Cesar Vallejo, de Octavio Paz y Vicente Huidobro, de Nicanor Parra y Ramón López Velarde, de José Asunción Silva y Jorge Carrera Andrade, pero también de Enrique Lhin, Lêdo Ivo, Thiago de Mello, Alejandra Pizarnik, Jaime Sabines, Eduardo Lizalde. Se trata de autores que no practican el “parricidio”, sino que, al contrario, efectúan la lectura crítica de la obra de los padres y llevan adelante una innovación ligada a la tradición, porque innovarse no significa precisamente romper, sino indagar las raíces en sus mares profundos y secretos y redefinirlas.
Es el suyo un mundo literariamente agitado y rico de iniciativas. De lado a las publicaciones poéticas de buena calidad, vale la pena recordar el gran trabajo desarrollado por las revistas electrónicas como las mexicanas “Circulo de Poesía” y “La otra”, la peruana “Vallejo & Co.”, las colombianas “Otro Páramo” y “Con-fabulación” o la brasileña “Agulha”, sólo por citar algunas, y de numerosos festivales de poesía que se organizan año tras año con grande participación de público y de poetas en Medellín, Bogotá, Granada, Ciudad de México, Caracas, Lima, Quito.
Aquí me detengo, dejando al lector que tenga la paciencia y el gusto de la literatura voluntariosa, no prevenida, de hacer sus descubrimientos y sus consideraciones. Después vendrán los académicos y la crítica de oficio a diseccionar, a integrar, a reincorporar, a confrontar poéticas y personalidades, a pedir y buscar explicaciones. En el inter, el lector se deja tomar de la mano de los poetas y guiar en el fascinante y caleidoscópico mundo de la poesía latinoamericana de hoy.

E. C.

 

 

 

Homero Aridjis

 

Poetas del siglo XXI

Tenemos talento. El mundo nos llama grandes.
Tu Fu

 

Tenemos talento. El mundo nos llama grandes.
Nadie lo duda. Aunque poca gente nos lea
y los elogios de ayer se los lleve el aire.
No tenemos que buscar nuestro público,
por dondequiera lo llevamos dentro.
No hay nada mejor que nuestro ego
para juzgar nuestro intelecto.
Viejos, taciturnos y gruñones,
tenemos hambre de reconocimiento.
Si bien somos autores póstumos
contemporáneos de los muertos,
nuestra poesía, hecha de tiempo, no tiene tiempo.
Mas si el tiempo desafía todo,
las palabras desafían al tiempo.
y si nadie nos quiere dar empleo,
prestar dinero, ofrecernos retiro laboral,
seguro médico y pensión, no importa,
quien no está loco no es normal.
La tribu irascible de los vates
(como la llamó Horacio) nunca se jubila:
Se es poeta hasta la muerte.

 

 

 

Poeti del XXI secolo

 

Abbiamo talento. Il mondo ci chiama grandi.
Tu Fu

Abbiamo talento. Il mondo ci chiama grandi.
Nessuno lo mette in dubbio. Anche se pochi ci leggono
e gli elogi di ieri se li porta il vento.
Non dobbiamo cercare il nostro pubblico,
dappertutto lo portiamo dentro.
Non c’è niente di meglio del nostro ego
per giudicare il nostro intelletto.
Vecchi, taciturni e brontoloni,
abbiamo fame di riconoscimento.
Sebbene siamo autori postumi,
contemporanei dei morti,
la nostra poesia, fatta di tempo, non ha tempo.
Ma se il tempo sfida ogni cosa,
le parole sfidano il tempo.
E se nessuno ci vuole dare lavoro,
prestare soldi, offrirci la buonuscita,
l’assicurazione medica e la pensione, non importa,
chi non è pazzo non è normale.
La tribù irascibile dei vati
(come l’ha chiamata Orazio) non va mai a riposo:
Si è poeti fino alla morte.

 

 

 

Juan Manz

 

Corazón de luna

 

Te sigo,
Padre viejo,
maso pusi parido de nuevo
como sigo a este año
que comienza
náufrago a fines de milenio
y en enero,
ojos de venado
en la última tercia de nueves
del siglo que termina;
a como vaya o venga,
asido a como seas,
en el viento más reciente
que llueve en mis poemas.
Nadie como yo conoce
tu corazón de luna,
orbeluz, a boca de ojo,
para quien canta
por sobre todo, lo que no ha visto.
Árbol,
enraizado en la tierra
de las palabras verdaderas
para hablar del misterio
que nos sobrepasa.
Clave movimiento del sonido
que se resuelve, tensado arco,
poema que desciende.
Levante hacia el cenit,
partido y partiendo
a mitad de tono gutural que lo remeda.
Para que no diga para siempre nunca
cada vez que su aire
me jale por los ojos el oriente,
cuando de espaldas a la orilla del mar
te moje la ciudad de sol
que se quedó en mis labios,
desde que un día la tierra
te parió opuesto al ritmo de lo oscuro.
Para que hable la luz que piensa
la sonoridad oculta,
cada vez que el hilo intangible
de tu dolor,
gravitado a mi queísmo,
me haga cambiar el rumbo,
y te me salgas de carrete
como se sale de mano un papalote.

 

Cuore di luna

Ti seguo,
Padre Vecchio,
maso pusi partorito di nuovo
come seguo quest’anno
che comincia
naufrago alla fine del millennio
e a gennaio
occhi di cervo
nell’ultima terza di nove
del secolo che finisce;
vada come vada,
afferrato a tuo modo,
nel vento più recente
che piove sulle mie poesie.
Nessuno come me conosce
il tuo cuore di luna,
orbe di luce, sfiorando l’occhio,
per chi canta
al di sopra di tutto, ciò che non ha visto.
Albero,
radicato nella terra
delle parole vere
per parlare del mistero
che ci trascende.
Chiave movimento del suono
che si risolve, arco teso,
poesia che scende.
Innalzi verso lo zenit,
diviso e dividendo
a metà tono gutturale che lo imita.
Perché non dica per sempre mai
ogni volta che la sua aria
mi porti attraverso gli occhi l’oriente,
quando di spalle alla riva del mare
ti bagni la città di sole
che rimase sulle mie labbra,
da quando un giorno la terra
ti partorì opponendoti al ritmo dell’oscuro.
Perché parli la luce che pensa
la sonorità nascosta,
ogni volta che il filo intangibile
del tuo dolore,
che gravita intorno al mio queísmo
mi faccia cambiare rotta,
e tu sfugga al mio controllo
come sfugge dalla mano un aquilone.

 

 

 

Marco Antonio Campos

 

Libros

 

En mi infancia libre y mi adolescencia oscura
los libros eran ventanas ciegas en palacios de ahogo.
Pero no, no me arrepiento un ápice
de haber leído exiguamente, porque los colegios fríos,
las calles grisáceas de mi barrio ajedrezado, el bullir de las
pequeñas tiendas, los cines de encantamiento, los
intrépidos partidos de emoción ebria de béisbol y de futbol,
las muchachas ávidas y anhelantes, las amistades
como ráfaga y ala y marea alta, me dieron,
sin saberlo o imaginarlo siquiera, las vivencias múltiples
para aquellos libros que escribiría después –porque
sólo aquello que se vive, sin mira ni propósito literario
(Pavese dijo), se puede convertir en un poema–.

 

 

Libri

 

Nella mia infanzia e adolescenza buia
i libri erano finestre cieche in palazzi di oppressione.
Ma no, non mi pento per nulla
di aver letto scarsamente, perché le scuole fredde,
le strade grigiastre del mio quartiere a scacchi, il brulicare dei
piccoli negozi, i film di magia, le
intrepide partite d’emozione ebbra di baseball e di calcio,
le ragazze avide e anelanti, le amicizie
come raffica e ala e alta marea, mi diedero,
senza saperlo o neanche immaginarlo, le molteplici esperienze
per quei libri che avrei scritto dopo – perché
solo quello che si vive, senza mire né propositi letterari
(Pavese dixit), si può trasformare in una poesia –.

 

 

 

Jeannette Clariond

 

La casa

 

La casa, ese sitio incierto. La niña
sin lámpara, blanco
el origen, arde en silencio
la revelación.
Todo origen es blanco,
la composición
de la forma, callada
la niebla, el árbol. La niña
callada, lo alto, lo
aire. Todo origen
es blanco, el azar. Callada
la niebla, cuya
música es silencio, sílabas
dispersas.

 

 

La casa

 

La casa, quel luogo incerto. La bambina
senza lampada, bianca
l’origine, arde in silenzio
la rivelazione.
Ogni origine è bianca,
la composizione
della forma, tacita
la nebbia, l’albero. La bambina
tacita, l’alto,
l’aria. Ogni origine
è bianca, il caso. Tacita
la nebbia, la cui
musica è silenzio, sillabe
disperse.

 

 

 

Eduardo Langagne

 

Testimonio

 

Nunca dije te quiero sin sentirlo,
y nunca competí con un amigo
ni por empleo, ni fruta, ni mujer.

Porque el sustento es noble en la amistad
y una fruta jugosa
puede siempre esperar nuestra mordida.

Sembrar ese manzano puedo con un amigo
en medio de una isla desierta en el océano.

Y una mujer jamás disputaré al amigo
porque ella puede decidir a dónde
dirige en plenitud el corazón que tiene,
en dónde pone el corazón que usa a su manera.

Y puedo por mí mismo
buscar una mujer que quiera amarme
a la sombra del árbol que sembré con mi amigo
y comiendo los frutos que habré de cosechar.

 

 

Testimonianza

 

Non ti ho mai detto t’amo, senza sentirlo,
e mai ho gareggiato con l’amico
nell’impiego, nel frutto, nella donna.

Perché il sostentamento è nobile tra amici
ed un frutto succoso
può aspettare sempre il nostro morso.

Seminare quel melo posso con un amico
su un’isola deserta nell’oceano.

Ma mai contenderò una donna all’amico
perché lei può decidere pienamente
dove vuole dirigere il suo cuore,
dove mettere il cuore che usa a modo suo.

E posso da me stesso
cercare una donna che voglia amarmi
all’ombra di quell’albero che seminai con l’amico
e mangiando i frutti che dovrò raccogliere.

 

 

 

Margarito Cuéllar

 

Imposibilidades

 

Cuando cumpla los treinta
me dejaré crecer la barba
llevaré de vacaciones a mis hijos
pasarás por mi vida
como anuncio de televisión.
Vaciaré la última ubre de la vaca
y regresaré de cacería con un león sobre mi caballo.
quitaré tus fotos del álbum del recuerdo.
Gritaré consignas en manifestaciones nuevas.
Me cegará el ébano, el barniz de tus piernas.
Te diré un cuento de brujas y bandidos.
He de sentirte flor, cerilla, caramelo
para tenerte siempre conmigo.
Te llevaré serenata con mi orquesta de pájaros
y recibiré tu risa usada por una diferente.
Al cumplir los treinta
un abril sin crueldad, otro junio baldío
te esperaré
como el que ve las hojas que pasan
en sentido contrario.

 

 

Impossibilità

 

Quando compirò trent’anni
mi farò crescere la barba
porterò in vacanza i miei figli
passerai nella mia vita
come la pubblicità in televisione.
Svuoterò l’ultima mammella della mucca
e tornerò dalla caccia con un leone sopra il mio cavallo.
Toglierò le tue foto dall’album dei ricordi.
Griderò slogan in nuove manifestazioni.
Mi accecherà l’ebano, la vernice delle tue gambe.
Ti racconterò una fiaba di streghe e di banditi.
Devo sentirti fiore, cerino, caramella
per tenerti sempre con me.
Ti porterò una serenata con la mia orchestra di uccelli
e riceverò il tuo riso usato da una diversa.
Quando compirò trent’anni
un aprile senza crudeltà, un altro giugno inutile
ti aspetterò
come chi vede le pagine sfogliate
in senso contrario

 

 

 

Minerva Margarita Villarreal

 

Piedra

 

En esta piedra yo te espero
en el estómago en el regazo de esta piedra
junto al río cuyas aguas dejaron cicatriz
Como jauría con hambre
como perro sin dueño
te espero
sobre la piedra que contempla
las grandes aguas que no volvieron más
la vista fija de las vacas que la tarde apacienta
Como estrellas caídas las botellas que alguna vez
guardaron la pureza
Excepto tú todo pasa
y todos pasan por aquí
excepto tú
por esta piedra
pasan
y en mi mente
quedan
como regalos
de tu ausencia

 

 

Pietra

 

Su questa pietra io ti aspetto
nello stomaco nel grembo di questa pietra
vicino al fiume le cui acque lasciarono una cicatrice
Come muta affamata
come cane senza padrone
ti aspetto
sulla pietra che contempla
le grandi acque che più non tornarono
lo sguardo fisso delle mucche che il pomeriggio pascola
Come stelle cadute le bottiglie che qualche volta
conservarono la purezza
Eccetto te tutto passa
e tutti passano da qui
eccetto te
da questa pietra
passano
e nella mia mente
restano
come regali
della tua assenza

 

 

 

José Ángel Leyva

 

TODAS LAS CALLES son arroyos secos
Para los hombres de mar
Todas las aceras son puertos
para anclar la muerte
en el reloj de un asesino
o para ver una mujer nocturna
erguida como faro bajo el sol
Todos los barrios se desprenden
de la misma plaza
caminan siempre al corazón
de las ciudades
hacia el lugar inamovible
de las ruinas
Todas las piedras son la misma
versión sedentaria
del nómada cansado

 

 

TUTTE LE STRADE sono ruscelli secchi
Per gli uomini di mare
Tutti i marciapiedi sono porti
per ancorare la morte
all’orologio di un assassino
o per vedere una donna notturna
eretta come faro sotto il sole
Tutti i quartieri si distaccano
dalla stessa piazza
vanno sempre nel cuore
delle città
verso il luogo inamovibile
delle rovine
Tutte le pietre sono la stessa
versione sedentaria
del nomade stanco

 

 

 

Marianne Toussaint

 

Último viaje

 

Sólo quedan tus ojos
pájaro que me observa en el filo del invierno.
Días inasibles como un hueco.
De la mañana a la tarde
transcurre mi voz por los jardines,
un enjambre de miradas
me teje en otro idioma.
El silencio rueda hasta el río
donde un sol palpita sobre el agua,
vena abierta de luz
en el desbaratado reflejo de los almendros.
La siesta nos desvanece en el temblor de sus orillas.
Descendemos
en el cielo plomizo de los campanarios,
para esperar el final del viaje.

 

 

Ultimo viaggio

 

Solo restano i tuoi occhi
uccello che mi osserva sul filo dell’inverno.
Giorni inafferrabili come un vuoto.
Dalla mattina alla sera
trascorre la mia voce nei giardini,
uno sciame di sguardi
mi tesse in un’altra lingua.
Il silenzio rotola sino al fiume
dove palpita un sole sopra l’acqua,
vena aperta di luce
nello sconvolto riflesso dei mandorli.
La siesta ci dissolve nel tremore delle sue rive.
Scendiamo
nel cielo plumbeo dei campanili,
per aspettare la fine del viaggio.

 

 

 

Carmen Villoro

 

Plátano

 

Qué pequeña es la planta
que sembraste
para nuestros próximos treinta años.
La miro sonreír con sus seis lenguas verdes,
echarse al sol como un cachorro alegre.
Por sus arterias nuevas corre miel
y su tallo espigado presagia
un ligero temblor adolescente.
quizá en la madurez se plantan hijos
para verlos crecer serenamente;
tal vez se siente el tiempo ya más corto
y dejamos las huellas enterradas,
los perfumes de ahora, las miradas
para que un día florezcan.
El presente es un dulce paraíso,
un trópico tan simple y cotidiano,
un amable vaivén que mece el alma.
Si te vas o me voy
está la planta.
y seguirá en su sitio
hablando frutos
que hoy tú y yo decimos.

 

 

Banano

 

Come è piccola la pianta
che hai seminato
per i nostri prossimi trent’anni.
La guardo sorridere con le sue sei lingue verdi,
stendersi al sole come un cucciolo allegro.
Nelle sue arterie nuove scorre il miele
e il suo fusto allungato presagisce
un leggero tremore adolescente.
Forse nella maturità si piantano figli
per vederli crescere serenamente;
forse si sente già più breve il tempo
e lasciamo le orme sotterrate,
i profumi di adesso, gli sguardi
perché un giorno fioriscano.
Il presente è un dolce paradiso,
un tropico così semplice e quotidiano,
un dolce viavai che culla l’anima.
Se te ne vai o me ne vado
c’è la pianta.
E resterà al suo posto
parlando frutti
che oggi tu e io diciamo.

 

 

 

Jorge Humberto Chávez

 

2006

 

En el año 2006 mi padre adelgazó tanto
que pudimos meter su cuerpo en una caja
de 1.70 por 65 cm

yo mismo empecé a perder humanidad
con el demonio muy adentro
86 kilos en febrero 69 en julio

En el 2006 el amor adelgazó tanto
que apenas una brisa lo podía cruzar
al otro lado de la línea fronteriza

En el año 2006 mi país empezó a adelgazar
la calle y la noche más flacas cada vez
la ciudad crecida de cadáveres

 

 

2006

 

Nell’anno 2006 mio padre dimagrì tanto
che potemmo mettere il suo corpo in una cassa
di un metro e 70 por 65 cm

io stesso cominciai a perdere umanità
con il demonio molto dentro di me
85 chili a febbraio 69 a luglio

Nel 2006 l’amore dimagrì tanto
che appena una brezza poteva attraversarlo
dall’altro lato della linea di frontiera

Nell’anno 2006 il mio paese cominciò a dimagrire
la strada e la notte sempre più magre
la città cresciuta di cadaveri

 

 

 

José Javier Villarreal

 

NO FUE NECESARIO cerrar la puerta,
sacudir el abrigo o acomodarse el saco.
Igual la lluvia seguiría cayendo,
mojando las ramas, las hojas,
los parabrisas, los sombreros y peinados,
los pensamientos que circulaban por la calle,
las banquetas, los periódicos y los puestos de comida.
Esa lluvia que caía sobre todo aquel que abriera los ojos;
sobre todo aquel que los cerrara.

No fue un consuelo –en lo absoluto– ver cómo todos
llorábamos un mismo llanto.

 

 

 

NON FU NECESSARIO chiudere la porta,
scuotere il cappotto o sistemarsi la giacca.
La pioggia sarebbe continuata a cadere lo stesso,
a bagnare i rami, le foglie,
i parabrezza, i cappelli e le pettinature,
i pensieri che circolavano per la strada,
i marciapiedi, i giornali e le bancarelle di cibo.
La pioggia che cadeva su chiunque aprisse gli occhi;
su chiunque li chiudesse.
Non fu consolante – assolutamente – vedere come tutti
piangevamo uno stesso pianto.

 

 

 

Leticia Herrera

 

No soy una mujer barbuda

 

no soy una mujer barbuda pero
natura me proveyó de vellos protectores
que con precisa terquedad sonsaco a mi piel
para ir por el mundo entre los otros

a los señores les preocupan esas cosas
los pelos las barbas los bigotes
(prohibido el vello en las mujeres)
mientras con gesto doctoral
registran los centímetros de cadera
y que los senos rebasen el cuenco de sus manos
y allá va una de idiota a depilarse a
cincelarse las cejas a pelear toda la vida
con los vellos pero aparte conciliar
con los dones de hetaira prudente y sumisa
las heredades con hilo y aguja
y estrambóticas modas pasajeras
de jaez culinario y hogareño

si me resisto o no dirán que es cosa mía
pero a qué mujer en sus edades le acontecerían
el gozo y la lujuria de la carne si no
claudica con elegancia a la erradicación
de la pelambre?

mientras descifro mis angustias
rutinariamente me avengo y según
los cánones de cultura me depilo
las cejas susirios los bigotes
las piernas y de una vez las lágrimas
achaques y risas explosivas
que tampoco son populares

oh dios cuánta exigencia

 

 

Non sono una donna barbuta

 

non sono una donna barbuta ma
natura mi provvide di peluria protettrice
che con precisa caparbietà sottraggo alla mia pelle
per andare nel mondo in mezzo agli altri

ai signori preoccupano queste cose
i peli le barbe i baffi
(proibita la peluria nelle donne)
mentre con gesto dottorale
registrano i centimetri del fianco
e che i seni superino il cavo delle loro mani
e tu come un’idiota a depilarti a
cesellarti le ciglia a lottare tutta la vita
contro i peli sempre tenendo conto
dei doni di etera prudente e sottomessa
del possesso dell’ago e del filo
e stravaganti mode passeggere
di genere culinario e casalingo

se resisto o non diranno che è cosa mia
ma a quale donna con gli anni accadrebbero
la gioia e la lussuria della carne se non
cedesse con eleganza all’estirpazione
dei peli?

mentre decifro le mie angosce
abitudinariamente mi conformo e secondo
i canoni di cultura mi depilo
le sopracciglia inquietamente i baffi
le gambe e tutti insieme le lacrime
gli acciacchi le risate esplosive
che non sono poi tanto popolari

o dio quant’esigenza

 

 

 

María Baranda

 

…Y CUANDO ME pregunto
a quién pudiste persuadir
viendo aquel cielo sonante,
la brecha abierta en la pared,
el movimiento en su mesura
y el campo en una tela de yerba
sostenida en sus membranas,
sola, tan sola, exhalando
una nueva puntuación, una voz
larga en la noche agravada,
forzada a ver
un resquicio de lo que fue,
diciéndote a ti misma:
mala, peor, funesta
y pienso en esa desproporción
del pensamiento,
en el asombro ante una pausa,
un compás detenido
en un teléfono inexistente o en un cd
temeroso y solícito, un ahora
en el intento de ser llama
entre los labios más oscuros
cuando los peces,
dijiste, eran dos veces
mudos
siempre en la caverna
donde el sol abría
desobedientemente
una defensa
contra la oscuridad
o una simple forma
opaca
que veías entre los átomos
y las moléculas,
¿soñabas?

 

 

…E QUANDO mi chiedo
chi potesti persuadere
vedendo quel cielo sonante,
la breccia aperta nel muro,
il movimento nella sua misura
e il campo in una tela d’erba
sostenuta nelle sue membrane,
sola, così sola, esalando
una nuova punteggiatura, una voce
lunga nella notte aggravata
costretta a vedere
uno spiraglio di quel che fu,
dicendo a te stessa:
cattiva, peggio, funesta
e penso a quella sproporzione
del pensiero,
allo stupore davanti a una pausa,
un tempo trattenuto
in un telefono inesistente o in un cd
timoroso e sollecito, un adesso
nel tentativo di essere fiamma
tra le labbra più scure
quando i pesci,
dicesti, erano due volte
muti
sempre nella caverna
dove il sole apriva
disubbidientemente
una difesa
contro il buio
o una semplice forma
opaca
che vedevi tra gli atomi
e le molecole,
sognavi?

 

 

 

Enzia Verduchi

 

Palabras para un día de campo

 

Para Coral Bracho

 

No conocimos la experiencia de un mantel
a cuadros sobre la hierba, no presenciamos
la huida de un sombrero de paja con el viento.
quizás segar el campo hubiera sido útil
como importante es para las mujeres
lavar la ropa juntas, contarse anécdotas
que jamás sucedieron.
No existió tiempo, el necesario,
para la contemplación.
Demasiados acres nos alejaron
de la ilusión posible, del paso
de la hormiga por la pierna.

 

 

Parole per un giorno in campagna

 

Per Coral Bracho

 

Non conoscemmo l’esperienza di una tovaglia
a quadri sull’erba, non assistemmo
alla fuga di un cappello di paglia con il vento.
Forse mietere il campo sarebbe stato utile
com’è importante per le donne
lavare i panni insieme, raccontarsi aneddoti
che non sono mai successi.
Non c’è stato tempo, quello necessario,
per la contemplazione.
Troppi acerbi ci hanno allontanati
dall’illusione possibile, dal camminare
della formica sulla gamba.

 

 

 

Mario Bojórquez

 

Ojo del tiempo

 

En mi mano arde la moneda del tiempo
círculo de metal sin efigie
arde lo que no sé de mí
lo que nadie sospecha

Rodando la moneda
llega a tus pies cansados
la tomas y sonríes con descuido

No es un sueño para ti todo esto
tomas la moneda y piensas
en mi pelo en mis ojos

Adentro de mis ojos alguien miente
alguien come mi corazón
adentro.

 

 

Occhio del tempo

 

Nella mia mano arde la moneta del tempo
cerchio di metallo senza effigie
arde ciò che non so di me
ciò che nessuno sospetta

Rotolando la moneta
giunge ai tuoi piedi stanchi
la prendi e sorridi distrattamente

Non è un sogno per te tutto questo
prendi la moneta e pensi
ai miei capelli ai miei occhi

Dentro i miei occhi qualcuno mente
qualcuno mangia il mio cuore
dentro.

 

 

 

Manuel Cuautle

 

DEJO UNA PARTE de mí
en cada espejo
que me encuentra

me despido constantemente
de otros yo

no es fácil dejarse
a sí mismo

hay hombres que odio
y los llevo conmigo

hay otros que amo
y no sé en donde los abandoné

he aprendido
a decir “chao” cuando se debe

 

 

LASCIO UNA PARTE di me
in ogni specchio
che mi trova

mi congedo costantemente
dagli altri io

non è facile lasciare
se stesso

ci sono uomini che odio
e li porto con me

ci sono altri che amo
e non so dove li ho abbandonati

ho imparato
a dire “ciao” quando si debe

 

 

 

Álvaro Solís

 

Conversión

 

Aunque estoy a punto de renacer,
no lo proclamaré a los cuatro vientos
ni me sentiré un elegido:
sólo me tocó en suerte…
VIRGILIO PIÑERA

 

Una mañana en la mañana
mi cuerpo comenzó a languidecer.
Se volvieron mis huesos quebradizos,
polvo, lodo en el tiempo breve de un instante.
Los huesos de mis manos, de mis brazos,
mis hombros lánguidos sin fuerza para sostenerse
y mis ojos sustrayéndose en sus cuencas.
Cada vez más lejana la tensión del músculo,
la terza rima de las vértebras,
más liquidas mis venas que mi sangre.
una mañana en la mañana, sencillamente,
fui el río que extravió su cauce.

 

 

Conversazione

 

Anche se sto sul punto di rinascere,
non lo proclamerò ai quattro venti
né mi sentirò un eletto:
solo mi toccò in sorte…
VIRGILIO PIÑERA

 

Una mattina di mattina
il mio corpo cominciò a illanguidire.
Le mie ossa divennero fragili,
polvere, fango nel tempo breve di un istante.
Le ossa delle mani, delle braccia,
le spalle languide senza la forza di reggersi
e gli occhi che sfuggivano alle orbite.
Sempre più lontana la tensione del muscolo,
la terza fessura delle vertebre,
più liquide le mie vene che il mio sangue.
una mattina di mattina, semplicemente,
fui il fiume che smarrì il suo alveo.

 

 

 

Mijail Lamas

 

Por larga distancia

 

A Rafael y Roberto Orozco

 

Por larga distancia te cuenta tu madre
que hoy podrías cocer un huevo en el toldo de algún carro si quisieras,
que no es conveniente salir a la calle al mediodía,
que hay 50 grados de un resentimiento para todos.
Te cuenta que el periódico de hoy señala
que este año ya hay más muertos por el narcotráfico
que caídos en la guerra de Irak.
No sabes si decirle que exageran o que al final, tal vez, tengan razón.
Será sólo el verano rugiendo sus bromas.
Otro día la voz de tu madre tiene algo de gladiolo y tierra,
todo porque no sabe explicarte
cómo a veces la vida es un espejo que duplica la muerte.
Entonces la voz de tu primo Rafael desde su tumba
te sigue preguntando:
¿qué es lo que hacen los poetas para ganarse la vida?
Pero él ya no vive para poder explicarle que un poeta no se gana la vida,
que la vita nos gana con trampas el juego
y es un lugar común decir que es injusta como la muerte.
 

A lunga distanza 

 

A Rafael e Roberto Orozco

 

A lunga distanza ti racconta tua madre
che oggi potresti cuocere, volendo, un uovo sul telone di qualche carro,
che non è conveniente uscire per strada a mezzogiorno,
che ci sono 50 gradi di cui tutti risentiamo.
Ti racconta che il giornale di oggi riporta
che quest’anno ci sono già più morti per narcotraffico
che caduti nella guerra dell’Iraq.
Non sai se dirle che esagerano o che alla fine, forse, hanno ragione.
Sarà solo l’estate a ruggire i suoi scherzi.
Un altro giorno la voce di tua madre ha qualcosa di gladiolo e di terra,
tutto perché non sa spiegarti
che a volte la vita è uno specchio che duplica la morte.
Allora la voce di tuo cugino Rafael dalla sua tomba
continua a chiederti:
Che fanno i poeti per guadagnarsi la vita?
Ma lui non vive più per potergli spiegare che un poeta non si guadagna la vita,
ma è la vita che ci guadagna tutti barando
ed è un luogo comune dire che è ingiusta come la morte.

 

 

Alí Calderón

 

Democracia mexicana

 

otro cadáver encontrado en una bolsa negra
cerca de ahí un cuerpo el viento un puente
a dos cuadras:
una cabeza hirsuta ojos abiertos
entre otras noticias: treinta ejecutados el fin de semana tiro de gracia
algunos con marcas de tortura el rescate fallido de un secuestro un
dedo un anillo un hato de periódico
entre otras noticias: terminaron e iniciaron las campañas hay buena
voluntad en Washington la reforma migratoria este bimestre se abate
en un punto la pobreza el bienestar la dicha

a lo lejos el escape de un camión

y después el silencio

abren la bolsa negra
el hedor el moho en la carne:

una recién nacida

 

 

Democrazia messicana

 

un altro cadavere trovato in una busta nera
lì vicino un corpo il vento un ponte
a due isolati:
una testa irsuta occhi aperti
tra le altre notizie: trenta giustiziati a fine settimana colpo di grazia
alcuni con segni di tortura mancato riscatto di un sequestro un dito un
anello un fagotto di giornale
tra le altre notizie: sono finite e cominciate le campagne c’è buona
volontà a Washington la riforma dell’emigrazione questo bimestre
scende di un punto la povertà il benessere la felicità

in lontananza il tubo di scappamento di un camion

e poi il silenzio

aprono la busta nera
il fetore la muffa sulla carne:

una neonata

Share Button

Escribe un comentario