title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Muestra de poesía coreana contemporánea

06 Ene 2017

A partir del volumen Language for a New Century: Contemporary Poetry from the Middle East, Asia & Beyond, preparada por Tina Chang, Ravi Shankar yNathalie Handal para Norton en 2008, la traductora Indira Díaz (Puebla, 1988) nos presenta textos de siete poetas coreanos contemporáneos.

 

 

 

 

Pak Chaesam            

Nació en Tokio, Japón en 1933, pero se mudó a Samchunpo en Corea, el pueblo natal de su madre a la edad de cuatro años. Asistió a la Universidad  de Corea, su primer libro de poemas La mente de Chunhyang fue publicado en 1962.

 

 

El camino de regreso

Sobre  el helado camino,

la madre vuelve  al amanecer

empapada del pesado rocío nocturno;

después de un día de ventas.

 

No hay tarro de miel en la alacena

Sólo el polvo gris acumulado

Mientras  tanto los niños, tan pequeños para el trabajo,

Sin culpas, duermen tendidos aquí, allá.

 

Nadie ve, nadie comprende cuando ella sacude

la lluvia de estrellas que trae en la frente.

Cuando de sus mangas

se desprende la luz de la luna. 

 

 

 

 

Shin Kyong-Nim

Nació en 1935 en Ch’ongju, al norte de la provincial de Ch’ungch’ong. Se dio a conocer con la publicación de la colección Nong-mu en 1973, después de pasar diez años como granjero, minero y comerciante.

 

 

Ssitkim Kut-

La canción de un espíritu errante

 

Anda tu camino en paz, ellos dicen, recorre en paz tu camino.

Con tu cuello roto y tus miembros mutilados:

Avanza mil, diez mil leguas por el camino

Al más allá, sin noche, sin  día

Anda tu camino en paz, ellos dicen, recorre en paz tu camino.

 

Duerme,  dicen ellos, duerme ahora tranquilamente.

Piensa que millones de años han pasado, nunca abras los ojos

mientras caes en un extenso campo, en un prado

o en un pedazo de arena, séllalos con sangre.

Duerme, ellos dicen, duerme tranquilamente ahora.

 

Apodérate, con tus manos rasgadas y astilladas

Apodérate cálidamente de estas manos cubiertas de sangre.

Un nuevo día  llega, el sol está brillando

Los pájaros  cantan, la brisa es suave

Apodérate, con tus manos rasgadas y astilladas, ellos dicen, aduéñate.

 

No puedo continuar con mi cuello roto y mis miembros mutilados,

No puedo cerrar tranquilamente los ojos.

No puedo apoderarme de nada con estas manos astilladas,

No puedo adueñarme  de tus manos cubiertas de sangre.

Tengo que volver  con los ojos llorosos y brillantes.

Debo regresar

Con mi cuello roto, cargando mis miembros mutilados,

Apretando los dientes y deseando que caigan tristes las heladas del cielo.

No puedo apoderarme con estas manos astilladas

No puedo apoderarme de tus manos cubiertas de sangre.

Tengo que volver, una densa nube anuncia la tormenta

A  los callejones, a los mercados, a las fábricas, a los muelles;

Tengo que volver, es un clamor violento.

 

 

 

 

Kim Sung-Hui

Nació en Corea del Sur en la provincia de Cholla, en 1952. Entre sus libros se cuentan Talgyal sok ui saeng (1989)  un volumen de ficción Santa Fe ro kanun saram(1997) , y  un amplio estudio de la obra de Yi Sang en 1998.

 

 

Sun Mass

La oscuridad precede al sol,

El sol destruye a la oscuridad.

La realidad se opone al sueño

Y entonces, los sueños destruyen la realidad.

El águila toma el sol en su paseo.

Ahora, detrás de una pared de nubes

Me  arriesgo

A soñar

Que las corpusculares ondas misteriosas del sol

Están uniendo mi vida con la suya

Para evitar que mi existencia se convierta en cenizas

Para evitar que se convierta en una máscara de hielo.

Me atrevo a imaginar:

Mi fuego girando como el sol en su eterna órbita.

Para siempre, eternamente.

Uniendo

Mi vida y esa enorme vida.

¿Qué rueda giratoria

En el vacío de qué niebla

Es nuestro hilo que comienza a destejerse?

 

 

 

 

Kim Kwang – Kyu

Nació el Seúl en 1941. Fue profesor en el departamento alemán de la Universidad de Hanyang de la cual se retiró en 2006. Además de publicar ocho volúmenes de sus poemas más destacados, tradujo a poetas del alemán al coreano, incluyendo volúmenes de Henri Heine, Gunter Eich y Bertold Brecht.

 

 

 

Norte Sur Este Oeste

En primavera las verdes olas van en aumento

Extendiéndose  hacia el norte, hacia el norte.

Sin obstáculos, sin cercas, no hay alambre de púas o  líneas de demarcación militar

que las detengan.

Viajan hacia el norte.

Cruzando  los llanos y las montañas,

Azaleas y arbustos desertan también hacia el norte.

En verano las aves cantan

Se escucha el croar de las ranas

Y  es lo mismo en todas partes.

En otoño, cae una avalancha de tonos dorados

Que viaja  hacia el sur, hacia el sur.

Sin obstáculos, no hay zona que los detenga

Viajan al sur.

Por los ríos

Por los valles

Florecen  cosmeas y hojas carmesí que cruzan la frontera sur.

En invierno el sabor helado del vinagre

Y  la picante sopa matutina.

Siempre es igual.

Norte Sur Este Oeste: sin hacer distinción

El blanco cubre el mundo por igual

no se puede contener la nevasca.

 

 

 

 

Ko Un

Nació en Corea del Sur al norte de la provincia de Cholla en el año 1933. Fue un autor prolífico, publicó alrededor de 140 volúmenes. Después de sus años como monje budista se convirtió en un reconocido portavoz en pro de la democracia durante los 70´s y los 80´s. Fue nominado al premio nobel en dos ocasiones.

 

 

Extractos de  Flores de un momento

 

A la puesta del sol

Sólo un deseo-

Convertirme en lobo

Bajo una enorme luna llena.

 

*

 

Pasé  el día entero viviendo una historia ajena

Y cuando vuelvo a casa

Los árboles me miran

*

 

En el Monte  Kariwang en Chongson, en la provincia de Kangwon

Las corrientes cayendo

Están ocupadas, pero más ocupados están

Los peces pequeños,

Nadando hacia arriba

Luchando contra la corriente

 

*

 

Remando con un solo remo

Perdí el otro

 

Miro a mi alrededor por vez primera, la extensión de agua es inmensa.

 

 

*

 

Afuera de la cueva el aullido del viento, la lluvia.

Dentro,

El chillido de los murciélagos llenando el techo

 

*

 

“He llegado queridos,

El duro invierno terminó”

 

*

 

La tumba de su esposa se ríe en silencio

 

*

 

Sí, algunos dicen que pueden recordar mil años

Y algunos dicen que ya han visitado los próximos.

Es un día de viento

Estoy esperando el autobús

 

*

Fuimos a Auschwitz

Sobre el camino de regreso

Cada uno de nosotros miró por una ventana distinta.

Vimos montones de vidrios y

Pilas de zapatos

 

*

 

Siguiendo las huellas de un animal en la nieve

Miré atrás mis propias huellas.

 

*

 

Dos personas están comiendo

uno frente a otro

La cosa más rutinaria

Y al mismo tiempo

La mejor cosa

Como si ellos dijeran, esto es amor.

 

*

 

En silencio

La resina enterrada se transforma en ámbar

Por encima, comienza a caer la primera nevada.

 

*

 

Sobre el camino

un ciervo

contemplando tranquilamente  la luna en un arroyo

 

*

El pico de un pollito picando la comida

Mis estudios también están lejos de concluir

*

Cuando los puestos cierran el último día de ventas

vislumbro de repente

A la madre de Samman que murió el año pasado

Y supongo que volvió para hacer las compras.

 

*

 

¿Qué puedo hacer?

Pétalos de flores de durazno

Se han estado acumulando todo el día dentro de la casa abandonada.

 

*

 

Hace treinta años

Una mujer hambrienta miró

Un millar de sacos de arroz en un espejismo.

 

*

 

Todo afuera de mi puerta

Es mi maestro

 

Maestro -una mierda

Maestro -qué tontería

Maestro, las pecas de los niños.

 

*

 

La gigantesca mansión de un magnate de negocios

La impotencia  de los necesitados

La esperanza de los ladrones.

 

*

 

¿Por qué?

¿Por qué?

¿Por qué?

 

Ocupar un día brillante con preguntas

Para niños de cinco años

Seguramente ellos saben

Que sin esos porqués

Todo sería nada.

 

 

 

 

Ku Sang

Nació en Seúl en 1919. Sus primeros poemas fueron escritos en Japón cuando aún era un estudiante, desde entonces ha escrito y publicado libros de poesía y ensayos sobre temas sociales, literarios y espirituales. También ha escrito una serie de obras de teatro y editado antologías de literatura. Los poemas de Ku Sang han sido traducidos al francés, al inglés, al alemán y al japonés.

 

 

 

Este año

Ya que este país se sacude como un bote en la tormenta de Galilea

Yo gasto todo mi año intentando no perder mi fe en Dios.

Haciendo sólo lo que debo hacer.

 

Somnoliento. Sufro por más de un mes

Me pesan tantas cosas en la familia y en el mundo

Pero soporto dócilmente  todo,

Esto es más valioso

Que la buena suerte de cualquiera.

 

Estos días, yo sueño con  brillantes fantasías más allá del mundo

Confió todas las cosas a su voluntad divina.

Incluso si  las tormentas se pronostican para el próximo año

No hay nada que yo tema.

 

 

 

Ishle Yi Park

Es una poeta de origen coreano que radica en Estados Unidos. Es la poeta más reconocida de Queens, Nueva York. Con su primer libro La temperatura de esta agua, se hizo acreedora al premio PEN America Beyon Margins en 2005.

 

 

 

Retrato de una habitación en Bronx

Máscara de carnaval

Enormes sábanas  pegadas a  la ventana

La helada sobre el plateado parachoques

del tren verde limón que se aleja, que avanza

agitando  las ventanas

cucarachas de cobre,  de  Bronx

Corrompiendo el fregadero.

La luz golpeando suavemente  la piel sobre mi pecho

Silencio en la alberca, congas  rojo-ciruela

Que música tan sensual

Vino y whiskey, argumentos

arrojados

Por un sucio arranque.

La habitación necesita

Un poco de luz

Un hálito brillante y cálido

5 mantas rotas calientan

El frío invierno

¿Qué boca,

qué  suaves párpados y largas piernas

qué secretos codiciaremos detrás de las puertas cerradas como labios?

¿Cómo sucumbirán mis huesos a la oscuridad?

 

¿Qué absurda imagen me sobrevivirá?

Toda esta comedia, un sofá sucio, sólo un instante

¿Quién seguirá amándome?

¿A quién moriré amando?

Tomemos esta noche

Sobre las tumbas

Iluminemos

Este espacio hueco,

Tu boca

Una ardiente flor negra.

 

 

 

 

Share Button

Escribe un comentario