title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Poesía joven de México: Erald Aguilar

03 Ene 2017

Presentamos un poema del joven autor Erald Aguilar (Torreón, Coahuila, 1989). Tiene estudios en derecho y es Licenciado en Educación Secundaria con especialidad en Español. Fue becario del Festival Cultural Interfaz, Los Signos en Rotación, Chihuahua 2016. Comparte su poesía en diversos foros de lectura de auditorio y en eventos político-culturales.

 

 

 

 

 

Martillazo

 

I

Después de ver una multitud de rostros felices y lenguas de fuera en tantas y tantas fotos en el muro de mi Féisbuc

me adentro en una reflexión enajenante

y me dan ganas de saludar al mundo con una sonrisa en una selfi dentro de un bar.

Es así como dejo que florezca este esperpento de sonrisa desquebrajada

que se desdibuja al instante

porque vienen a mí las imágenes de tantos y tantos cuerpos que brotan desde la fosa clandestina que es México.

 

II

Este país es un volcán haciendo erupción de cadáveres

y brotan con tal furia que los trozos de dientes y huesos calcinados cubren espacios inabarcables

y cae como copo de nieve la ceniza de quienes se extinguieron bajo las altas temperaturas de un crematorio ilegal

y me arde la nariz por el vaho del ácido donde se disolvieron tantos y tantos trozos de piel y hueso.

 

III

Según las cifras oficiales son treintayunmil

las personas reportadas como desaparecidas

pero yo me pregunto cuántos

en realidad cuántos cuerpos andarán navegando entre las raíces de los árboles

cuántos torsos y cuántas manos y cuántos pies y cuántas cabezas

estarán enterradas en esta megafosa comunitaria.

 

IV

Hay un huracán de personas desaparecidas sin un folio de denuncia

porque las familias le temen a la policía

y es que lamentablemente en este país roto de la conciencia

la policía municipal es el narco

la policía federal es el narco

el ejército es el narco

los alcaldes son el narco

los gobernadores son el narco

el presidente es el narco

el Estado es el narco.

V

Entre tanto y tanto desvelo y desesperación

se derriten mis rodillas para hablarle al Santo Señor de los cielos:

Santo y sordo Señor omnipotente no tumbes tu mirada

aguanta como los niños escondidos que han visto a través de una rendija cómo descuartizaban a sus padres

aguanta como las madres que han ido a la morgue a identificar a sus hijos despedazados

aguanta como los hombres que han sido obligados a ver cómo violaban a sus esposas.

 

Santo sordo y ciego Señor del paraíso

no nos condenes al infierno por haber dejado de creer en ti y en la fuerza de tu brazo justiciero

no nos condenes al infierno porque ya vivimos en este mar de azufre y fuego y espaldas latigueadas

no nos condenes al infierno porque ya vivimos derrumbados por este olor putrefacto que fecunda el viento.

 

VI

Escribo desde la rabia de un padre que busca a su hijo entre la marea espesa de la burocracia

desde la sólida valentía que proporciona el amor:

¡Mi hijo no está en ese montón de papeles ni debajo de sus escritorios!

 

Busco las palabras en el diccionario con la furia incontenible de una madre que busca a su hija a pasos cansados en el monte en el desierto

que la busca con la bandera de la esperanza de no encontrarla en las tristes fosas de los huesos calcinados

que la busca con la bandera de la esperanza para encontrarla viva.

 

 

 

 

Share Button

Escribe un comentario