title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Una entrevista a Metin Cengiz, poeta turco

09 Ago 2017

Presentamos la entrevista que Annabell Manjarrés Freyle le realiza al poeta turco Metin Cengiz (Göle, 1953). Metin Cengiz obtuvo el Premio Internacional de Poesía Tudor Arghezien 2011. Es autor de ocho poemarios: Después de un diluvio, (1988); El gran amor, (1980); El lirio que floreció en su veneno, (1991); Para İpek, (1993); Los Libros de Canciones, (1995); Años Juveniles, (1998); Himnos de Amor y Las composiciones Hüzzam de hoy, (2005); Poemas de libertad, (2008); y Las imágenes son mi casa, (2011). Además presentamos una muestra poética en la traducción de Jaime B. Rosa. 

 

 

 

 

 

 

 

Metin Cengiz, el poeta del amor y la revolución

Por Annabell Manjarrés Freyle

 

Conocí al poeta Metin Cengiz en Estambul. Fuimos convocados por el Festival Internacional de Poesía ‘Nazim Hikmet’ 2017. El día de la inauguración, Metin se acercó a saludarme y me entregó una selección de sus poemas en español traducidos por el valenciano Jaime B. Rosa. Abrí cualquier página y encontré en sus versos una voz muy sólida y genuina.

En el lobby del centro cultural Mustafa Saffet, ubicado en el distrito de Ataşehir, estábamos tres poetas de habla hispana mezclados con poetas de distintos lugares de Turquía. Mientras rodeábamos a la figura de Özdemir İnce,  el escritor homenajeado de la noche, abrí otra página al azar del libro de Metin. Al ratificar la solidez de su voz, me atreví a confesarle mi admiración y agradecimiento por el regalo.

Afectada por el jet lag, esa madrugada, en mi habitación del séptimo piso del Silence Hotel ubicado en la parte anatolia de Estambul, leí todo su poemario hasta escuchar el llamado del muecín desde algún minarete cercano. Al revisar su  biografía me enteré que ya había sido invitado a nuestro Festival Internacional de Poesía de Medellín en 2012.

En la contraportada del libro Poemas escogidos (2013) se dice que Metin Cengiz nació en Göle, Turquía en 1953. Su trabajo poético ha sido galardonado en su país y en el mundo. En 2011 obtuvo el Premio Internacional de Poesía Tudor Arghezi. Posee ocho poemarios: Después de un diluvio, (1988); El gran amor, (1980); El lirio que floreció en su veneno, (1991); Para İpek, (1993); Los Libros de Canciones, (1995); Años Juveniles, (1998); Himnos de Amor y Las composiciones Hüzzam de hoy, (2005); Poemas de libertad, (2008); y Las imágenes son mi casa, (2011).

Los últimos treinta años se ha dedicado a cantar y a pensar la poesía. Como crítico posee una extensa obra basada en la importancia de las imágenes en los poemas. También ha estudiado la poesía desde temas como la sexualidad, la religión, el modernismo, el socialismo, la filosofía, el estilo y la forma.

No esperé el amanecer. Le escribí a esa hora para comentarle que deseaba entrevistarlo. Esperaba que al despertarse leyera el mensaje pero Metin es madrugador. Chateamos un poco sobre su poesía, mi poesía, y algunos consejos. Era una mañana primaveral en Estambul, ese día atravesaría el Bósforo rumbo al lado europeo con el afán de conocer la mezquita de Sultán Ahmed en la compañía los poetas uruguayos Julio Pavanneti y Anabel Villar. Quedamos en desayunar en el restaurante del hotel a las ocho y media. El poeta me esperaba con una sonrisa: la sonrisa de alguien que encontró la paz en la turbulencia.

Tranquilo, con su aspecto bonachón, Metin hablaba de platos y tradiciones mientras acompañaba su desayuno con un te turco y, por supuesto, su inseparable raki.

Poeta, editor, ensayista, traductor y periodista, Metin Cengiz, el autor de bellos poemas como “Hojas de otoño”, “Bagdad” y “La lluvia” aceptó muy gentilmente contestarme algunas preguntas.

 

 

EL AMOR Y LA REVOLUCIÓN

 

En sus poemas la guerra y el amor son temas frecuentes. ¿En su poesía pesa más la experiencia personal, colectiva o la histórica?

Publiqué un libro en San Francisco, Estados Unidos: “Poemas para el amor y la revolución”. Me conocen en mi patria como el poeta del amor y la revolución. La revolución apunta a un sistema democrático en el cual la gente, no los cárteles, decide su propio destino. Un sistema de principios y derechos, no sólo un sistema de elecciones.

 

¿Por qué eligió ser poeta y en qué circunstancias se convirtió en uno?

No he elegido ser poeta. La poesía me eligió. Viví con la poesía desde que era un niño. Cuando crecí me encontré siendo un poeta.

En cuanto a las circunstancias… Mi familia amaba la poesía, la poesía popular y la tradición del trovador. Más tarde, por casualidad, me encuentro con profesores que tenían gusto por la poesía. Aprendí los clásicos con ellos: Fuzuli, Nedim, Şeyh Galip, Şeyhülislam Yahya. En la secundaria me encontré con la poesía moderna: Yahya Kemal, Ahmet Haşim, Nâzım Hikmet, Fazıl Hüsnü Dağlarca, Cemal Süreya, Ahmed Arif. Así, pude familiarizarme con toda la tradición de la poesía turca. Entonces moré en la poesía oriental: Tagor, Hafız, Ömer Hayyam.

¿Pertenece a una tradición poética en su país?

Mi país tiene una tradición de poesía muy rica. Me esforcé por abrazarla como un todo. Después de los años 80 escribí poemas centrados en la poética y las imágenes y también teoricé acerca de esa poesía. Sin embargo, en términos de estilo y la estructura de mi poesía soy un extranjero.

 

¿En qué sentido Nazim Hikmet influyó en su poesía?

Nazım Hikmet es un poeta universal. Ha influido en los poetas de todo el mundo. Pablo Neruda dijo una vez que si él fuera a armar una antología de un hombre, sería sobre Nazım Hikmet.

Me influenció el sonido único de su poesía y su uso de las imágenes. El sonido de su poesía resuena como una pistola. La suya es una poesía vocal. En mi poesía el sonido coopera con las imágenes.

Sus poemas reflejan un profundo amor por la humanidad. Este amor es también predominante en mis propios poemas. El amor y la guerra son los temas principales de mi poesía. Así que podemos decir que, desde Nazım hasta nuestros días, nada ha cambiado, por desgracia.

 

En algunos de sus poemas está claro que estuvo en la cárcel. ¿Cómo y por qué sucedió? ¿Algunas lecciones para la vida y la poesía?

En 1980 ocurrió un golpe militar en Turquía. Debido a mis opiniones izquierdistas fui arrestado y enviado a la cárcel por dos años y medio. Yo era un miembro activo de un sindicato de estudiantes universitarios. Me acusaron de intentar una revolución marxista. De hecho, fui condenado a muerte pero finalmente liberado.

En los años de prisión tuve la oportunidad de reflexionar sobre el socialismo. Yo creía que el socialismo ofrecía una perspectiva adecuada para criticar el sistema. Sin embargo, también me di cuenta que los socialistas aventajados tenían sus propias estructuras problemáticas. Mi interés íntimo por la poesía y la literatura crece en esos años. Así me entregué a leer poesía y literatura.

 

En poemas como “Otro” se siente la angustia de haber estado encarcelado ¿Cómo impactó su vida y su poética esta experiencia?

No afectó mi estado de ánimo para siempre, pero sí justificó mi odio hacia el fascismo y los sistemas políticos de opresión y violencia. La gente no debe ser acusada por sus creencias y opiniones políticas. La tortura y la violencia física deben prohibirse. Escribí “Otro” para enfatizar estos pensamientos y mostrar que la tortura es extremadamente inhumana.

 

EL CRÍTICO Y EL POETA

Usted ha reflexionado extensamente sobre la poesía y el trabajo del poeta. ¿Es posible definir la poesía, diferenciar sus procedimientos y atribuirle un sentido?

Por supuesto que es posible. El lenguaje diario es discursivo. Nos lleva a un significado. Depende de la declaración de conceptos y objetivos. Connotaciones y metáforas (elementos poéticos) apuntan esencialmente a la misma función. Son fundamentalmente informativos. En tal comunicación, la realidad externa está en la base. El lenguaje literal, por otra parte, no apunta al significado. Tiende a la propia comunicación en lugar de la realidad externa. Así, realiza una función poética. Esta es una función sensible. Sin embargo, esto no significa que la función poética no nos lleve a la realidad. Lleva a otra realidad que es ficticia y que es creada exclusivamente por nosotros.

 

¿Qué busca con la poesía?

Busco la poesía misma. Quiero que mis canciones sean reconocidas en todas las lenguas. Confío en mi trabajo. Quiero que las personas en dolor y las personas en alegría las lean para que puedan sentir la vida en una dimensión más profunda.

 

¿Cómo conviven en usted el poeta y el crítico?

El crítico siempre alimentó mi lado de poeta. Me permitió amar a otros autores. También me protegía de la mala poesía y de aquellos que abusaban del lenguaje. Mi identidad poética completó mi razón crítica a través de su riqueza sensible.

 

¿Cuándo se da cuenta que un poema suyo no está funcionando?

Si un poema no crea un mundo unificado, si mis imágenes no reflejan tal realidad, si no hace que la gente piense y sienta tal realidad, entonces ese poema para mí está inmaduro. Por supuesto, el mundo que planteo en las imágenes deben ir acompañadas por la música y la armonía de las palabras; estos también son factores importantes.

 

En el sentido técnico se preocupa por las imágenes de su poesía, sin embargo, ¿Qué intenta alcanzar con sus poemas?

Quiero llegar a la gente, afectarlos profundamente, y trabajar en sus sentimientos y pensamientos en una forma más elevada. Quiero ser recordado como un poeta leído por la gente.

 

¿Hay situaciones de su experiencia personal que no haya podido expresar por medio de la poesía?

La poesía cubre lo que experimentamos tanto como lo que no. La poesía no se escribe únicamente con el poder de la imaginación o la imaginación. La vida misma es también un poema. Un tremendo poema. Un maestro poeta puede reflejar cualquier cosa a través de la poesía. Sin embargo, no se puede escribir poesía con el lenguaje cotidiano, que apunta a su referente literal. Hay otras cosas, además, que se pueden expresar solamente con el lenguaje poético.

 

Sus poemas cuentan historias, ¿cómo guarda el equilibrio entre el canto y el cuento?

Las canciones son productos de sentimientos, imágenes e imaginación. Los cuentos son producto del deseo de la reorganización de la vida. La poesía, por otra parte, es la síntesis de ambos. Un poeta lo sabe intuitivamente.

 

¿Qué espera de su trabajo como poeta?

Sólo quiero completar algunos de mis proyectos que considero indispensables.

 

LA POESÍA DEL MUNDO

 

En el mayor de los casos los poetas siempre acuden a momentos tristes para escribir. ¿Cómo explica que el poeta mantenga viva la esperanza a pesar de la tristeza?

Gracias por estas preguntas. Son buenas preguntas que ayudan a expresarme. El dolor del poeta es el dolor de su edad, de su sociedad. Un poeta no puede vivir una vida feliz si todo el mundo es infeliz. Sin embargo, las canciones más tristes escritas en el momento más triste llevan un núcleo de esperanza.

 

¿Qué poetas hispanoamericanos están cerca de su concepción y práctica de la poesía?

La poesía en español es bastante rica: Cervantes, Lope de Vega, Antonio Machado, Miguel de Unamuno, Antonio Vallejo, Federico García Lorca, Rafael Alberti, Aleixandre Vicente…

En cuanto a los poetas latinoamericanos podemos citar algunos nombres: José Martí, Rubén Darío, Gabriela Mistral, César Vallejo, Jorge de Lima, Jorge Luis Borges, Nicolás Guillén, Pablo Neruda, Octavio Paz, Ernesto Cardenal, Otto René Castillo. Estos son los nombres que me vienen a la mente. Hay muchos otros.

 

¿Cómo ve la poesía en otros idiomas? ¿Encuentra puntos de contacto con la poesía turca?

Ambas lenguas tienen una fuerte historia poética y poetas muy influyentes. Veo que esos poetas mantienen viva su tradición. Turquía tiene un proceso de traducción muy activo. Muchos poetas importantes de otros idiomas se traducen al turco, y todavía muchos otros están siendo traducidos. La traducción es el puente entre las culturas.

 

¿Qué opinión le suscita la poesía escrita por los jóvenes en su país y en Europa?

Veo que los jóvenes poetas están muy ansiosos por la fama. Quieren estar en la cima de inmediato y disfrutar de la imagen de ser un poeta. Pero también hay quienes hacen el esfuerzo requerido por la poesía.

 

¿Cuál es su opinión sobre los festivales de poesía?

Son indispensables para mantener la conexión entre diferentes culturas e idiomas. Ninguna cultura o poesía es pura. Todos ellos son híbridos. Los poetas sirven a todas las lenguas de la tierra y producen una sola lengua: el lenguaje de la poesía.

 

 

 

 

¿De qué me conoces?

 

¡Oh! Jodedores de sueños de la sociedad poética

La palabra exacta es fría aunque la palabra debería ser cálida

Están medio locos esos santos niños del cielo

Con voz cazallera y que son la voz de la resistencia

Que creen en la libertad y la defienden en la plaza pública

Los cañones están aún calientes por las últimas balas

Dime de qué me conoces

Dímelo en nombre de la derrota que sufrimos en los ochenta

 

Ha llegado el momento de proclamar la república

 

Cuando sopla el viento de la mañana resucitan los viejos guerreros

En busca del pan y de la luz

Entre ellos los hay que son deshonestos y también los hay honrados

Los segundos primero se ganan el pan y después escriben poesía

Tu y yo nos distinguimos del uno y del otro por la lluvia interior

 

Tu vences la vida en la profundidad, pero me paso el tiempo borracho

 

Sin lluvia y escribiendo

Dime de qué me conoces

En el nombre del socialismo rencoroso y colapsado

Olvidado por la historia de las revoluciones

 

Juntos vayamos afligidos a ofrecer flores a los muertos

 

De qué me conoces ¡Oh! Sociedad

Olvida por un momento mi desenfreno

Mis ojos son una bandada de palomas volando en un patio

Que se arremolinan al posarse en el rostro de un sueño

Dímelo de una vez y mordazmente a la cara

Antes de que tu opinión se convierta en cotilleo

Lo que escribo se parece a una canción folk

 

Para la gente, para el amor, para todos

Incluidas las mentes rígidas como el cuerpo de un muerto

Un gorrión vuela a través de mi voz

Y en el nombre de todas las decepciones

Deja que se acerque e ilumine lo turbio y lo distante

 

 

 

 

Hojas de otoño

 

1

Lo que vivimos es como un sueño

Solía decir al despertar en la cárcel

Entre una miríada de guerras y derrotas

Y comenzaba a correr patio a través

 

Me pareció como una ciudad perdida

El sol en mi sueño, y la ciudad, su sombra

La ciudad en que trago a trago como borrachos

Los prisioneros hacían sonar sus tambores y guitarras

 

Los días ya se fueron como golpeados por un yunque

Se acabó la celda, pero no el martillo

 

2

Cuántos años de crueldad han transcurrido

Como trenes cruzando túneles

 

Los trenes tienen marcado el camino

El terruño se ubica más allá del tiempo pasado

El viento siempre se aleja y finalmente se oscurece

Como el hierro que se oxida si antes no deviene acero

 

La muerte con el apoyo de nuestros compañeros

Es una república comunista

En mi corazón guardo el lamento de un tren

Mi corazón guarda la bruma de una enfermedad

Llamada amor

 

3

 

Soy una montaña tristemente sublime

El viento no sopla sino el desierto a mi alrededor

 

En el camino por el que avanzo aúllo por nada

Hasta que me detengo para dispararme en la cabeza

O para vivir en tribal hermandad

Aunque los años venideros me golpeen

Como un látigo

 

Escucho sonidos que me dicen que la verdad

Está en la propia vida

Es estupendo oír los sones del tambor

Y del clarinete

 

 

 

Bagdad

 

Miro cómo cae la nieve hoy

A mi lado una radio a todo volumen

Parece gritar como un vendedor callejero

En Bagdad hace frío y nieva hoy

Bajo una lluvia de bombas, balas y explosiones

Con mi corazón partido

Siento el frío de Bagdad

 

Todo ello me hace pensar en la crueldad de la muerte

No es una madre que proteja a sus hijos

Cuán triste es la muerte cuando estás desesperado

Dice la radio que Bagdad es como una madre desesperada

Y como una madre desesperada me pongo a temblar

Tiemble Bagdad como una madre desesperada

 

Bagdad está tan lejos como el camino más cernano

Está tan lejos como un pájaro entre dos fuegos

Mi corazón está frío y rígido como la muerte

Mi corazón está tan lejos como Bagdad

 

Hoy he pensado resistirme a la muerte

Al frío, los muertos y las bombas

La radio dice qué bien resistir

Cuando se está desesperado

Resistir como un niño con una honda

A pecho descubierto frente a los soldados

Bagdad resiste

 

 

 

La lluvia

 

1

Ayer estuve viendo llover

La lluvia confunde cielo y tierra

Hace como que todo flota entre el aire y la tierra antes

[de estamparse en la pura piedra

Mi mente se aturdió y quedó colgando como pájaro en el aire

 

Vislumbre que tu mirada y tu cuerpo eran parecidos a la lluvia

Y yo mismo en sueños como lluvia

Mojé tu cuerpo

Algunos mirones se apiadaron de mi y dijeron

Este joven debe estar loco

Entonces grité: guardaos vuestras opiniones pero

Dejad que llueva

 

2

La lluvia moja también el alma y sus pesadas gotas

Golpean los versos creados con nostalgia por la mente

Tu vida tu rostro y también tus ojos son inundados

Aún recuerdo aquel puente

Sobre el que de pie y gritando agitaba mis puños en el aire

Contra un policía que con bastón y pistola me amenazaba

No importa cuán verdaderos sean los recuerdos en la vida

Pues como un sueño se abandonan siempre

En borrosa y sellada distancia

Contemplo con placer los reflejos que la lluvia

Crea al mojar las calles

Ese reflejo que la lluvia deposita en el alma de los seres humanos

Tanto como el amor y la esperanza

Nos encontramos en la calle, frente a nuestro hogar

Y en todas partes arde el fuego en las barricadas

Pienso que la vida es así

Y brota de mi garganta un grito intenso como el acero

Extiendo mi mano hacia el pasado

Y la coge la lluvia en el nombre de mi arruinada existencia

Que se vuelve agua y fluye

Entre mis cincuenta y cuatro años perdidos por una reivindicación

 

3

Cae la lluvia como una canción de folk libre

Como avalanchas de agua precipitándose contra una ventana

Chirrían las costuras del mundo

Mientras del cielo caen chuzos de punta

 

4

Recuérdame querida lejos de tu aura sublime

Lejos de los reflejos creados por la lluvia

Y de los fuegos olvidados de las barricadas

Recuérdame querida que como una ruina

He sido abandonado en este mundo asolado

 

5

El sol está cansado, el sol está triste, el sol está solo

Deja que caiga y que el mundo reviva con la lluvia

Pero tú levántate y olvida el sueño que surgió del letargo

 

De niño podía ver lo que se siente al nacer

Pero ahora no puedo entender la muerte

 

Tardan este año los capullos de este jardín en florecer

Sé tú mi lluvia mojada por la mía en las calles

 

Soy el agua que fluye por las calles

Sé tu mi rambla y el rostro de todos los rostros

Déjame fluir contigo por toda la eternidad

 

 

 

 

Share Button

Escribe un comentario