title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Xochitlájtoli: Florentino Solano

04 Sep 2017

Continuamos con la serie Xochitlájtoli, muestra de poesía en lenguas indígenas, coordinada por Martín Tonalmeyotl. Ahora es turno de Florentino Solano (Metlatónoc, 1982). Poeta, músico y narrador ñuu savi. Ha publicado los libros Todos los sueños el sueño (Secretaría de la Juventud Guerrero, 2003), La Luz y otras noches (CDI, 2012) y Cerrarás los ojos para no ver (ICBC-CONACULTA, 2013). En 2003 recibió el premio al mérito civil juvenil “José Azueta” del gobierno del estado de Guerrero. En 2009 recibió el Premio San Quintín Joven, en Baja California. Becario de PECDA Baja California en 2016 y del FONCA 2017-2018. Sus textos han sido publicados en revistas electrónicas como: Otro páramo, Sinfín, Rojo Siena, Periódico de poesía, Antología virtual de minificción mexicana, Cuadrivio,  entre otras. Licenciado en Educación y promotor de lectura. Actualmente vive en San Quintín, Baja California, donde desarrolla sus proyectos literarios.

 

 

 

Xa’a

 

Kókó

vaxi tá’ví ñuú nu yo

kándi xani

na ndií

chi tákú ndie’e kuu ndatava ñá xtan yú ndiví.

 

Ñuú ké nixikoo ndi’i ña”, káche xtan yú

“ñuú ña nixikuña

ra saá kú nú kaku na ndii

ra na ndii —ná kukoo ñu’u

xaa ná kaku see na

ra saá ké kaku yó” —káche xtan yú.

 

Suví sé’e ndiayá kú yó

See ña ñaa xí’ín see ndii va kú yó.

 

Ñuu ña ké

té kua’an ñá xtan yú

tá kánda tiáñú’ú:

in tíndia ña kua’n ña.

 

Ndi saá ñuú ra tuva ká’ndi va.

 


 

Origen

 

Devorando

viene la noche a reventar en la mirada:

estallido de sueños

de muertos

y de historias que mi abue dibujó con estrellitas en el cielo.

 

“De la noche surgió todo”, dice abue

“todo era noche

y la soledad parió a los muertos

y los muertos —hágase la luz—

comenzaron a dar a luz

y después vinimos nosotros”, dice abue.

 

No somos hijos de la chingada

sino de la oscuridad y de la muerte.

 

Mi abue se fue

una noche a oscuras

como el mar:

a tientas.

 

Cada noche es un estallido.

 

 

 

Ñuú ké xí’i ndi’i ñaa

 

Ñuú ké nixii ra xii

ra kuaan ndi’i ñaa xí’ín ra:

tuun nindatuun rá xa’a leko

ña kána ra savi

tuun ndíchi

ña un nixiyo ini ra

xén ndándukú ní ra in ndióxi.

 

Xáku yu’ú ra ndiakua té nixii ra

ndia ña ndú ra tina ikú

xén vatia ini ra

sá sáa rá ña tá’xin.

 

Xaku ndi té ninduxin na ra

saká’á na in yaa ndií

yuu xaku xé nixíní ka yu ra

na sava kán xaku xé nindoo na.

 

Iní ini ve’e ndandukúí ra

ndia té, niya’a kuiya,

kundaa ini niké kúni kachi tuun leko.

 

 

 

 

De noche mueren las cosas

 

De noche murió el abuelo

y se llevó todas las cosas:

el cuento del conejo

la predicción de la lluvia

el asunto de aconsejar

su ninguna forma de amar

y su búsqueda constante de un dios.

 

Risueño hasta la tumba

se llevó hasta la mueca

de payaso hombre lobo

con que torturaba sus silencios y los nuestros.

 

En su entierro lloramos

la banda esbozó un viento poblado de tristeza

yo lloré porque no entendí a dónde había ido

los demás porque se habían quedado.

 

Lo busqué por toda la casa

hasta que, pasados los años,

comprendí lo del cuento del conejo.

 

 

 

Á taán kunikun va

 

Á xa xíni tié’é kún

ndí’í xaa in ñuú ri?

 

Ñuu lo’o yó’ó ra

kuaa ní ña xíni ndi

in ñuú ra in tiaa kitaxíyo ra in kaa tuxií

mí nuu yá’vi

víspre vikó Samiyé.

 

Xa xíní tu yu

yuvi xí’n tachi ná tá’ví na ña táxin

tá tá’vi chiyo

ra koo kuchun sakútúvi na.

 

In ichí ndia xini yu

in ñu’u nda’va ña

ra mié ndinuni chi

tia ní nduvi

té xíño ñá ndí’í xaa ñá

té ñuú ñaa.

 

Ni ka ké kachi xú’ún:

yó’ó ké kaku na nda’ví.

Ñuú ra

ndákee ña ndiakua kándie nu yo.

 


 

No has visto

 

Has visto la noche

deshacerse frente a tus ojos?

 

En este pueblo

vieras qué cosas no vemos

la otra noche miré un hombre atravesar una bala

en medio de la plaza

en la víspera de la fiesta de San Miguel.

 

También he visto

voces quebrar el silencio

como si quebraran algo tan frágil

y no se detienen jamás.

 

Hasta vi

una luz apagarse

y no te imaginas

lo maravilloso que es

verla convertirse

en plena oscuridad.

 

Qué te digo:

los jodidos nacieron aquí.

Y la noche

se expande hasta estrellarse en la mirada.

 

 

 

Té ñuú kuun yu

 

“Ñuú va kuun yu, kachi ra ibá yu

“kuun yu sachún yu Morélo

chi kué koo ví yó’o

ni timiá nixín sata níma yu.

 

Tú ndáka’á ndó xaa yú ra

ka’vi ndó tiun ndiví

yuu kú chitá’án xu’ún

ra ndikó yu in kii

saá ké sata yo in ña’ñu lo’o indiví

ndiayá yó’o.”

 

Xa na’á ní va ké kuu saá

xa ka’vi ndi’i va ndi tiun ndiví ra

koorá xaa

ra ñá si’í yu ke ká’an chi xaá ka ra.

 

Katia siti va kú nú káchi sava na yuvi

sava tu na ká’an mií ndióxi kachi saá koo va

sava tu na ká’an mií ra nixító’ni va ra.

Ndísu xu’ún va ké:

chi xiíni ra ka’vi ra tuun sá’án

kuun ra chin ndikó ra

tá sáñá’á ra mástro Ndaví nduu

ña xa íyó ve’e ká’vi ndi ñuu yoo.

 


 

Me voy de noche

 

“Me voy de noche”, dijo mi padre

“voy a partirme el lomo en Morelos

porque aquí no la vamos a hacer:

el diablo no quiso comprarme el alma.

 

Si me extrañan alcen los ojos de noche

y cuenten las estrellas

allá estaré juntando peso sobre peso

para volver un día

y comprarnos un pedazo de cielo

en este infierno.”

 

Eso fue hace tiempo

y hemos contado todas las estrellas

y no llega

y mamá dice que no llegará.

 

Unos señores dijeron que fue el tren

otros dijeron que fue la voluntad de Dios

otros que fue el descuido de no mirar al cruzar.

Yo sé que fue el dinero:

él no sabía contar del 1 al 100

y al revés

como nos enseña el maestro David

ahora que hay escuela.

 

 

 

Xíkó

 

Nuu tá’ví tá’án kún

nuu sávikué nuu yú xí’n kún

ikán ndákaku

ña vaxi té kuu xina’á.

 

Ndútia si’va

nuu káku yó

ra yuu kú ra nindoñuu ini va

táxá ra kuaá ‘xá yu

ndándukú yu níma yu.

 

In táxiin ká ñuú

ndia nii ñaa ndakúní yu

tákua yó’ó va

xí’ín ña ndákanini va yu.

 

 

 

Vacío

 

En el vértigo de tu vértice

siniestro abismo de tu geometría

se reconstruye

el futuro de los tiempos ancestrales.

 

La efímera flor del hombre

gesta la semilla

y yo perdido

con mis ojos ciegos

en busca de algo parecido al alma.

 

Vacío profundo en los ojos de la noche:

nada puedo reconocer ni tocar

sino tu cuerpo

y mi pensamiento.

 

Share Button

Escribe un comentario