title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Apuntes para una literatura ancilar: El proceso, de Franz Kafka

05 Oct 2017

Presentamos, en el apartado de Apuntes para una literatura ancilar, un texto de Mario Bojórquez, que ensaya sobre las impresiones de la obra de Franz Kafka a propósito de la revisitación de su novela El proceso. Kafka es uno de los autores paradigmáticos del siglo XX, su obra ha influenciado a narradores como Italo Calvino, Jorge Luis Borges y Ricardo Piglia.

 

 

 

Apuntes para una literatura ancilar: El proceso, de Franz Kafka

 

Imaginemos que un día despertamos pensando en el desayuno y en nuestra alcoba entra un hombre desconocido; todavía en la cama, sorprendidos por la inaceptable intrusión, saltamos vestidos en ropa de dormir y en la habitación contigua otro desconocido nos comunica que estamos detenidos. Imaginemos que un día despertamos después de un sueño agitado y nos damos cuenta que nos hemos convertido en un asqueroso insecto. Imaginemos que nos despertamos en el lecho de paja de una taberna y nos es requerida la autorización para pernoctar en los límites del castillo del Conde de Westwest y no hay autoridad condal que a esa hora pueda expedirla.

8/sep/2013

Termino una nueva lectura de El Proceso, de Franz Kafka y me quedo con el corazón oprimido por el destino humano frente a las instituciones de la Justicia, instituciones que más bien parece que fueron hechas para oprimir al hombre que para darle esperanza.

Kafka expone en esta novela el desamparo del hombre frente a la frialdad de la Ley que lo coloca dentro del mundo de los objetos, lo vuelve cosa, una entelequia que respira y late pero que no encuentra un modo de defensa ante la hostilidad de los instrumentos de la Justicia, siempre opacos e inescrutables.

Ante la improbabilidad de obtener una Absolución Real, el atribulado Josef K puede elegir entre una Absolución Aparente o una Prórroga Indefinida.

La atmósfera general de la obra de Franz Kafka es la de un sueño perturbado, de una pesadilla.

Las mujeres que aparecen son por lo general representaciones de súcubos, formas demenciales del miedo, toda su consistencia es sexual, pero siempre de un modo descarado y reprensible. Los hombres tienen mutilaciones del ánimo difíciles de valorar, son andrajos humanos, construidos por hábitos desagradables que semejan vicios del alma antes que inclinaciones físicas desorientadas, las pulsiones meramente físicas denotan enfermedades morales terminales.

La arquitectura de los espacios donde ocurre la anécdota son siempre lugares imposibles, pasillos sin fin, puertas condenadas, ambientes reducidos hasta la opresión, grandes salones irregulares hasta la absurda magnificencia, la impresión de que se está en un laberinto de formas asimétricas y obscuridad, un aire enrarecido, calor insoportable, se podría decir que se participa de la atmósfera general del infierno.

La arquitectura de El Proceso es la de una pesadilla que se extiende más allá de la extenuación de nuestra voluntad.

“-Como un perro- dijo K., como si la vergüenza hubiera de sobrevivirle.”

Share Button

Escribe un comentario