CARGANDO...

Type to search

Poesía colombiana: Norman Paba Zarante

Iberoamérica Fojas de poesia Poesía Panhispánica

Poesía colombiana: Norman Paba Zarante

Círculo de poesía December 14, 2017
Share

Presentamos una muestra de Norman Paba Zarante (Cartagena, 1985). Finalizó estudios en Literatura. Magister en Escrituras Creativas de la Universidad Nacional de Colombia en la línea de Poesía. Algunos de sus poemas han sido traducidos al francés y al inglés. Colaborador habitual de la editorial Piedra de toque Poesía Ambulante. Participó, entre otras, en la antología de poesía colombo-peruana “EN TIERRAS DEL CÓNDOR” del Taller de Edición Rocca; Antología Múltiple III, Luna nueva (Diecinueve miradas a la poesía colombiana). Ganador en el año 2017 de la convocatoria de IDARTES Residencias Artísticas EN BLOQUE Ciudad de Bogotá, con el proyecto Habitar el Relámpago (Fundación Poética de Espacios No Convencionales en la Ciudad de Bogotá). Dirigió y dictó el taller de creación y apreciación en poesía Ruido Ciego para la Dirección de Museos y Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de Colombia. Su libro de poemas La Noche Incinerada se encuentra inédito.

 

 

 

La dieta

 

Come toda la luz que puedas antes del desayuno.

Si tienes ansiedad

cálmala con cerveza

y espera, pero sé precavido

el tiempo es un cazador ciego.

Al almuerzo

traga países como manzanas, continentes completos.

Y toma tu intemperie y viértele mares y ríos y duras calles.

Repite esta rutina como respirar,

siempre cuida tus espaldas,

nunca confíes completamente en nadie.

Al cabo de no pocos años

habrás ganado un alma de lluvia,

inundarás las calles, regarás las cosechas,

te rebasarás y escaparás de ti mismo.

Y tu casa será la soledad, allí aprenderás a amar.

Y te hallarás libre y completo

porque no ardiste lentamente hasta desaparecer

como todo lo que alguna vez ha vivido en este mundo.

 

Tu camino es otro:

Un beso prolongado. Una ruta salvaje entre las estrellas.

 

 

 

El acto más pequeño

 

En la plenitud está implícito el vértigo.

El pájaro en vuelo

lo sabe,

y lo sabe el martillo del revólver

en el momento justo.

Todo late, todo vibra,

todo muere y vuelve a comenzar.

Hasta el acto más pequeño

está colmado de fervor,

el mundo completo respira

y sus flores

borrachas de rocío

se entregan una a una

al poderoso incendio de la vida.

 

 

 

Donde yace mi cuerpo

 

Donde yace mi cuerpo ha nacido un árbol.

Mis nervios se han vestido de follaje,

mis brazos por ramas, mis pies de raíces.

La tierra siente el pulso de una savia original.

Lo que quiero es emborracharme de brisa

mientras la hojarasca crece salvaje a mi alrededor,

lo que quiero es celebrar con el sol y con la lluvia y las estrellas.

He soñado hombres que bailan para reordenar el mundo,

hombres cuyas palabras se cierran como destinos.

Fogatas de doble sexo se multiplican

hiriendo la calma acuosa de la noche.

Ahora hay puertas donde antes cabalgaba el viento del sur.

Latidos que anuncian el corazón de la guerra.

Lo que ellos necesitan es una fidelidad materializada en milagro

y cantan a mi alrededor,

hunden sus brazos en el deseo,

devoran mis flores, fuman mis hojas,

ignoran que mi fruto no es sagrado ni luminoso.

Los niños enfilan sus lanzas contra el dios del mar.

Las mujeres se masturban frente a las olas.

Los hombres, en la profunda oscuridad de la noche sin luna.

 

 

 

El dios que vive en mis manos

 

Me inclino,

el dios que vive en mis manos

también se inclina.

Todo lo que vive en él

se concentra conmigo en oración,

y por un instante,

ardemos envueltos en el mismo fervor,

por un leve instante

somos humo que asciende y se hace pájaro

pájaro que surca el espacio hecho luna

espejo de la noche incinerada.


 

 

Unidad

 

Para María C. Gracia

 

Lo primero fue mi ojo izquierdo

saltó de mi cara y rodó calle abajo

perdiéndose entre las luces de los autos.

Luego huyeron mis manos

llevando consigo mi corazón de ceniza,

separándolo en gramos para el consumo de mis amantes.

Hígado, nariz, pulmones, piernas,

también se sumaron a la fuga.

Pero llegaste tú

traías una maleta llena de ruidos

y me reintegraste con paciencia

en la terrible perfección de los sentidos.

Ahora el centro es una llama otra vez.

Mi sexo, un puñal enamorado.


 

 

Visiones del ángel

 

Vi la columna vertebral de la noche

floreciendo plena en el puerto,

dibujando estrellas para los navegantes perdidos.

Sé que en el norte

hay nuevas lenguas y nuevas formas de amar.

Y al sur

una suma colosal de colores

donde desembarcan

boxeadores derrotados y sacerdotes del sueño.

Es preciso haber amado y muerto en ambos lugares,

y haber consumido mi droga

una mañana de invierno entre los eucaliptos.

Es preciso entrar y salir constantemente del incendio

sin ansiedad o desesperación,

fundirse plenamente con la madera y la piedra.

Y vi un mundo de símbolos

perceptible solo para quienes resplandecen

en la calidad de lo que trafico.

Y vi a Mercurio,

una huella diminuta en el cielo,

mientras el valor de la moneda corriente colapsaba.

Es preciso que me pagues con tu última felicidad

quiero esparcirla como polen

regarla por mis jardines de humo.

Búscame entre los pájaros y el aire.

Ya puede haber comercio entre nosotros.

 

 

 

Teoría del vuelo

 

All things are one.

All things are joined

even beyond the edge of sight.

Mark Strand

 

A diez mil pies de altura todas las cosas están hermanadas.

Partículas de polvo igualan el tamaño de planetas

y en las calles

los árboles arden y los niños arden

como bestias heridas

que segregan una única visión

de montaña enloquecida bajo un filo múltiple.

Y yo, perpetuo proyectil cayendo sobre los aeropuertos,

exhalo pasión por las piras funerarias

por el olor de la hierba mordida por la humedad.

 

A diez mil pies de altura

todas las cosas vuelven a ser una.

Luz aplastada hasta la ceniza.

Elemental equilibrio de fuerzas desatadas.

 

A diez mil pies de altura me desintegro

el pago por mis poemas no llega

y los días de oro son viejas amantes muertas

bailando la dura canción de una nostalgia salvaje.

Arruinado nuevamente

recurro a la poesía

ingrata puta de mil caras

prefiere una cena de piedra bajo la luz de las farolas

prefiere habitaciones calientes y el suave relámpago

de narcóticos aplicados vía intravenosa,

no la reprocho.

A diez mil pies de altura

lanzo un beso al libro de Miłosz olvidado sobre mi escritorio

¿Qué clase de poesía es aquella que no salva

naciones o pueblos? 

 

 

 

Suma

 

Ser un violento ángel de Caravaggio

visión narcótica de la Gracia.

Ser la pantalla borrosa de un cine pornográfico.

Ser el amante baleado a media noche

gacela herida en la tela del sueño.

Ser la calma anterior,

el jardín cercado por las llamas,

una ciudad aplastada por la artillería de dioses enemigos.

Ser Chet Baker, un diamante tallado y robado en Oklahoma,

delirio de trompetas volando entre lujosos hoteles

y la muerte.

Ser un monje salvaje en perpetuo éxtasis

adusta serenidad sobre el lomo curvado del relámpago.

Ser la fuga, la lluvia, un fuego de hojas secas.

Ser

el más hermoso cuchillo

clavado en el corazón del mundo.

 

 

 

Calma

 

Let’s do some living after we die

Keith Richards / Mick Jagger

 

Lanzarse a las vías de un tren que no existe

en una ciudad bombardeada y olvidada en el sueño.

Vivir en los libros, en la pantalla de un cine,

en minúsculas habitaciones donde solo palpita

tu respiración de puro fragor,

pulso de ruinas doradas

bajo el ojo salvaje del amanecer.

Bailar con cuchillos

mientras las ambulancias rugen y el mundo ruge

y la tranquila apariencia de las grietas

es la única música posible.

Derrochar todo dinero en cerveza y cocaína,

y una angustia tan bella

como para huir travestido en aerolitos de furiosa carne.

Jugar con las ilusiones perdidas hace tanto tiempo,

una tarde de agosto,

cuando atravesábamos la avenida Santander

en un viejo Mazda

y tú mirabas a través del parabrisas

a las gaviotas sobrevolando como diosas del destierro

la orilla del mar,

y yo pensaba que podíamos estar allí

en la carretera, para siempre, amándonos.

 

Tags:

Leave a Comment