CARGANDO...

Type to search

Vaso Roto publica la poesía completa de Robert Lowell

Novedades Editoriales

Vaso Roto publica la poesía completa de Robert Lowell

Círculo de poesía January 28, 2018
Share

Vaso Roto Ediciones ha publicado, bajo la curaduría de Andrés Catalán, la poesía completa de Robert Lowell en los volúmenes Robert Lowell. Poesía-1. 1946-1967 y Poesía-2. 1967-1977. En el libro leemos que “la obra completa de Lowell puede leerse -si se lee por entero desde el principio hasta el final- como una extensa novela, como el monumental relato de una trayectoria no lineal, una historia épica de ambición poética que se desarrolla al mismo tiempo que la construcción de su autobiografía (no es un libro que constituya unas memorias, sino un libro que constituye la propia búsqueda, en zigzag, de expresión de esa memoria). Contarse a sí mismo, encontrar su propia identidad es, de alguna manera, la única historia que encierran las más de mil páginas de su obra”.

 

 

 

Álvaro Valverde ha escrito que a Lowell se le considera fundador de la “poesía confesional”, un “concepto polémico, parcial y confuso” que reacciona contra el Modernism y el New Criticism; un movimiento en el que, además de Lowell, se incluye a poetas tan influyentes como sus alumnas Sylvia Plath y Anne Sexton. La “vida íntima” y el “devenir diario” están en su centro de atención, expresados de una forma conversacional. De ahí que sea tan importante la novelesca biografía de Lowell. Nunca fue más cierto lo que dijo Paz: que la biografía de un poeta está en sus versos. Sin olvidar que propició “una confusión entre lo público y lo privado”; entre lo “personal y familiar” y “la historia americana”.

 

 

Un ciego guía a otro ciego

 

Nada apremia: cuando les vino en gana
mi padre, y el suyo antes que él, humanizaron
los campos abandonados y los apilaron en mi casa
de paja, nada que volara o brillara nos sorprendía
fuera de temporada, y el ratón aficionado al maíz
refrenaba sus salvajes pasiones. Hildesheim
sobrevivió al paso del ángel; ¿a quién necesitaría
nuestra pasión para la Pascua? Satanás roncaba
junto a la verja de latón mientras el leño rugía
y enroscaba sus vapores en el chapitel azul de Santa Gertrudis:
una tierra de azadones; por aquí caminaban los hermanos,
pesados como caballos con sus calzas de lana
y sus capas y sus espinillas: habían enganchado su azada
al hombro del compañero; junto a cada nariz
la vaga línea de flotación de los globos oculares muestra
su verdor. Están ciegos: ciegos al camino
y a su creador. Aquí mi padre vio al guía
darse de bruces con un chiquero, caer de cabeza,
las piernas abiertas, la bragueta rasgada, el violín destrozado…
Estos colosales vinateros se desangraron bailando en la paja.

(El castillo de Lord Weary, 1946)

 

 

Helen Vendler escribe sobre Lowell. Según ella, “La excentricidad de su vida empezó, podríamos decir, con su expulsión, por arrojar piedras, del Jardín Público de Boston; continuó con su partida de Harvard hacia Kenyon College; fue marcada por una conversión, aunque temporal, al catolicismo, seguida de un encarcelamiento durante la Segunda Guerra Mundial como objetor de conciencia; incluye continuos periodos de enfermedad mental y sucesivos matrimonios; y en su combinación de reclusión y acción pública, encarna sus propias contradicciones. Los libros que han surgido de esa vida trazan, al principio oscuramente y luego con franqueza, los contornos de la experiencia de Lowell, y nos ofrecen una poesía de difícil grandeza”.

 

 

 

Entierro

(Para_____________)

 

Seis o siete golondrinas mueven el aire
sin interrumpir el veloz juego de su vuelo,
como si una voz las llamara…
ahora hay menos moscas alrededor de mi cabeza.

Una avispa un poco plasta choca contra mí,
merodea, dispuesta, como si fuera a picarme;
me da golpecitos, me huele, atrapada
en la carnívora armonía de la naturaleza.

La niñita ha colocado una esquirla afilada
de arenisca sobre la tumba de un cuervo,
y con tiza y en letra gótica como en una tarjeta de crédito ha escrito:
“Para Charlie que murió esta pasada noche”.

Tu padre murió el mes pasado,
está enterrado… no demasiado hondo
para que como una pluma siga
a flote en la inmediata memoria.

(Día a día, 1977)

 

Consigue todos los libros de Vaso Roto Ediciones aquí

 

Print Friendly, PDF & Email
Tags:

Leave a Comment