CARGANDO...

Type to search

Poesía chilena: Armando Roa Vital

Poesía Panhispánica

Poesía chilena: Armando Roa Vital

Círculo de poesía febrero 11, 2018
Share

Presentamos un texto del poeta, ensayista, narrador y traductor chileno Armando Roa Vital (Santiago, 1966). Ha publicado El hombre de papel y otros poemasEl Apocalipsis de las Palabras/ La dicha de EnmudecerZarabanda de la Muerte Oscura, (galardonada el año 2000 con el Premio Nacional otorgado por el Círculo de Críticos de Arte), Estancias en homenaje a Gregorio Samsa y Hotel Celine entre otros. Ha traducido poemas de Robert Browning, Ezra Pound; teatro de Shakespeare, etc.

 

 

 

 

 

VARIACIONES A WILLIAM DUNBAR: EL LAMENTO POR LOS POETAS

 

Yo, que antaño disfruté de salud,
ahora me aflige esta enfermedad
que es augurio de llantos y ataúd.
El temor a la muerte me perturba.

Nuestras dichas, ay, son vano espejismo,
astucias de un destino transitorio;
débil la carne, de cara al abismo.
El temor a la muerte me perturba.

Suda el hombre su triste condición;
si ayer lozano, hoy envejecido
con nervio y tendón en demolición.
El temor a la muerte me perturba.

Nada hay firme o seguro en esta vida:
escuálida hojarasca que se agita
donde la voz del hombre es desoída.
El temor a la muerte me perturba.

En la muerte se hunden los estamentos,
príncipes, prelados y potestades,
ricos y pobres del polvo fermentos.
El temor a la muerte me perturba.

Reta en batalla, que tanto disfruta,
suyos el yelmo y el escudo, muerte
victoriosa ante asomo de disputa.
El temor a la muerte me perturba.

La torva tiranía de la muerte
arranca al tierno infante de su madre
y con furia su inocencia pervierte.
El temor a la muerte me perturba.

Hace suya la espada y el laurel,
la intrepidez del señor en combate,
la doncella, con ajuar y oropel.
El temor a la muerte me perturba.

No es indulgente ante el poder de reyes
o ante la dignidad del sacerdote:
su guadaña arrasa todas las leyes.
El temor a la muerte me perturba.

Profetas y teólogos y eruditos,
astrólogos, filósofos y magos,
todos, sí, todos son sus favoritos.
El temor a la muerte me perturba.

Del avezado, del docto y el diestro,
de jueces, comerciantes o galenos,
de todos la muerte urdirá secuestro
El temor a la muerte me perturba.

Y diviso también a los poetas
que sollozan: sus musas injuriadas
por el destino, mustias y obsoletas.
El temor a la muerte me perturba.

La muerte devoró salvajemente
al gran Chaucer, príncipe de poetas,
y también a John Gower, tan potente.
El temor a la muerte me perturba.

A Sir Hugh de Eglington cerró los ojos,
Heryot y Wyntoun, ambos desterrados
por la muerte al erial de los despojos.
El temor a la muerte me perturba.

Como un fiero escorpión ha envenenado
a maese James Affleck y a John Clerk,
muerte envilecida ante lo sagrado.
El temor a la muerte me perturba.

Por ella, hoy, se abisman en el miedo
Holland y Barbour y Sir Mungo Lokert.
A la muerte nada le importa un bledo.
El temor a la muerte me perturba.

El autor de Gawain, inolvidable
clérigo de Tranent, y Gilbert Hay
mancillados por esta miserable.
El temor a la muerte me perturba.

Hary, Sandy Traill, Patrick Johnstown: cada
uno ahogado por la barahúnda
de la muerte artera y desfachatada.
El temor a la muerte me perturba.

Merseir, que hizo del amor pulso vivo
de palabras gozosas, puso fin
a sus días, del gusano cautivo.
El temor a la muerte me perturba.

A Roull de Aberdeen lo abrazó la muerte;
también a Roull de Corstorphin, amigos
que ningún hombre podrá devolverte.
El temor a la muerte me perturba.

En Dunfermelin murmura insidiosa
sobre Robert Henrison y John Ros;
muerte alcahueta, tosca y alevosa.
El temor a la muerte me perturba.

Su guadaña no libró a los gentiles
John Reid y Quintin Shaw, a quienes hoy
lloran y lloran las gentes por miles.
El temor a la muerte me perturba.

Y Walter Kennedy tan bondadoso
sufrió ló indecible al morir, escrito
como estaba su destino ominoso.
El temor a la muerte me perturba.

Así la muerte a mis amigos hunde
de prisa y ya huele en quien esto escribe
la próxima presa que los secunde.
El temor a la muerte me perturba.

Remedio ninguno existe contra ella;
lo mejor es disponer de esta vida
antes que mi muerte inicie su mella.
El temor a la muerte me perturba.

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment