CARGANDO...

Type to search

Nueva poesía europea: Veronika Dintinjana

En el mundo

Nueva poesía europea: Veronika Dintinjana

Círculo de poesía March 7, 2018
Share

Versopolis es un programa que cuenta con el apoyo de Europa Creativa, el propósito que tiene es el de promover la poesía escrita por los jóvenes poetas europeos a través de una serie de festivales con distintas sedes en Europa como los que dirigen nuestros amigos y colaboradores Ales Steger y Mite Stefoski, directores de los festivales Days of Poetry and Wine, en Eslovenia, y el Struga Poetry Evenings, en Macedonia, respectivamente; en Círculo de Poesía creemos en la literatura que están escribiendo estos jóvenes poetas y hemos decidido presentar a cada uno de los poetas que han sido seleccionados en este programa. En esta ocasión presentamos, en versión de Adalberto García López, a Veronika Dintinjana (Ljubljana, 1977), poeta, editora y traductora eslovena. Ha merecido distintciones como Best Young Author en Eslovenia en 2002, ganó los certamenes de Maribor Poettry Tournament y el 6th Ljubljana Poetry Slam. Su primer libro, Rumeno Gori Grm Forzicij, obtuvo el Best First Book award en la 24th Slovenian Book Fair. Sus poemas han sido traducidos a diversas lenguas como el inglés, italiano, alemán, francés, gallego, serbio, croata, entre otros.

 

 

 

Un cuervo a través de una ventana de hospital

 

Vi a la muerte

sentarse al lado de él en la cama y quitarse las pantuflas.

Su presión sanguínea bajó,

su rostro palideció, mientras ella se recostaba.

Sus ojos estaban asustados.

Volé hacia fuera.  Como yo no

tenía cercanía con él

era justo no participar

en su muerte.

Media hora más tarde volví

por las migajas de pan

que estaban sobre el almuerzo.

 

 

 

Vrabec, skoz bolnišnično okno

 

Videl sem smrt,

kako je prisedla na posteljo in si sezula copate.

Pritisk mu je padel,

obraz je postal bel, ko je legla.

Oči prestrašene.

Odletel sem ven. Ker nisem imel

deleža pri njegovem življenju,

je bilo edino prav, da nimam deleža

pri njegovi smrti.

Čez pol ure sem se vrnil

po krušne drobtine,

ki so ostale od kosila.

 

 

El naranjo que está frente a la casa se encuentra en el cenit

 

Escucho la ausencia de viento en las ramas

y la deshabitada tarde.

 

Por tres cosas he dejado las cortinas abiertas,

por cuatro cierro la puerta.

 

Para la luna brillante que sisea cuando el herrero la hunde en el agua,

para la mañana que empalidece cuando el sol la mira en la cara.

Para el día que ruboriza la noche, y para el umbral

no habrá pies donde brillar, sólo pétalos.

 

Tres ascienden al cielo,

cuatro se van sin dejar algún ruido.

 

El filamento sopló en la bombilla,

una línea distraída ha desaparecido de mi cabeza.

A través de una ventana entreabierta entró el frío

y la cena encontró su lugar en la mesa.

 

Cuatro cosas que no puede comprender,

tres que no puedo olvidar.

 

La piedra redonda en la playa que de niña me enseñó

distinguir la rodilla derecha de la izquierda, un lado del camino al otro.

El inmenso dolor que me dejó un momento después.

El gentil mar que soñaba cada noche, que me espera en la puerta,

y durante el día envía gaviotas y otros mensajeros en busca de una respuesta.

 

Y el árbol que está sobre el mundo.

No puedes determinar qué está en movimiento y qué está quieto.

 

Por la longitud de la sombra establecemos las direcciones del cielo.

Por la longitud del paso sabemos la hora de la noche.

 

 

 

Oranževec pred hišo je v zenitu

 

Poslušam odsotnost vetra med listi

in neobljudeno popoldne.

 

Zaradi treh stvari puščam polkna priprta,

zaradi štirih zapiram vrata.

 

Zaradi lune, ki razbeljena zacvrči, ko jo kovač potopi v vedro.

Zaradi jutra, ki prebledi, ko ga v obraz pogleda sonce.

Zaradi dneva, ki zardi v noč, in zaradi praga,

namesto stopinj ga bodo obrusili cvetovi.

 

Trije se dvigajo v nebo,

štirje so šli brez najmanjšega šuma.

 

Šla je gorilna nitka v žarnici,

iz glave mi je ušla prekinjena vrstica.

Skozi priprto okno se je pririnil hlad

in za mizo si je prostor našla večerja.

 

Štirih stvari ne morem dojeti,

treh ne pozabiti.

 

Oblega kamna na obali, kot otroka me je naučil

razlikovati levo in desno koleno, levo in desno stran ceste.

Bolečine, ki je bila vseobsegajoča in je minila hip zatem.

Ljubeznivega morja, vsako noč ga sanjam, čaka me pred vrati.

Podnevi pošilja galebe in druge sle po odgovor.

 

In drevesa, ki zahaja nad svetom.

Ni moč videti, kdo se vrti okoli koga.

 

Po dolžini sence določamo smeri neba.

Po dolžini korakov, katera ura noči je.

Print Friendly, PDF & Email
Tags:

You Might also Like

Leave a Comment