CARGANDO...

Type to search

Sobre la poesía de Reneé Acosta

La estantería

Sobre la poesía de Reneé Acosta

Círculo de poesía marzo 25, 2018
Share

Alejandra Torres García escribe sobre Walter Dardon en la octava dimensión (Cisnegro ediciones, 2017) de la poeta mexicana Reneé Acosta (1976). Ha sido becaria del FONCA 2009-2010. Recibió distinciones como el Premio Internacional Gabriela Mistral 2011, el Premio AMMPE 2011 (ensayo literario), el Premio de poesía experimental Fundación Ateneo Montjiuc 2012 y el Premio Hiperespacio José María Mendiola de poesía, entre otros. Alejandra Torres García ha publicado en diversas revistas locales, nacionales e internacionales como: Metamorfosis, Synthesis, Otro Paramo, Círculo de Poesía, Río Grande Review y Revista Asalto. Fue becaria del encuentro Signos en Rotación, del festival Interfaz del ISSSTE en febrero del 2015. Autora del poemario “Fata Morgana”, obra ganadora en el concurso Soltar las Amarras 2016.

 

 

 

 

Walter Dardon o el moderno Prometeo

 

Repasando una poderosa novela del librero, descubrí entre las primeras páginas un revelador razonamiento de Rodolfo Mendoza Rosendo, en su prólogo a Frankenstein o el moderno Prometeo, el cual decía: “El mayor anhelo del hombre ha sido ser universal. Ser uno y ser todos los hombres, como quiso Borges. Algo sale y algo entra al mismo tiempo cuando leemos un poema, vemos un paisaje.” En ese momento también yo vi un paisaje, un espectáculo de segundos fragmentados, un hostal marciano en el año 2226 donde Walter Dardon fue, es y/o será, una prostituta mutante transexual que se extiende como un jardín de senderos que se bifurcan (1941).

En 1816, se cree que en una cabaña junto al lago, en Ginebra, los truenos sacaron a Mary Wollstonecraft Shelley de una horrible pesadilla, que en seguida se convertiría en una novela cumbre: Frankenstein o el moderno Prometeo; 200 años después, de forma similar, una extraña poeta desértica que odia a los perros, y vive en una ciudad con nombre de perro, Chihuahua, despierta inquieta en la madrugada para dar vida a una criatura hecha de tiempo y conciencia suspendida, al Walter Dardon en la Octava Dimensión (2017).

La verídica poeta –por todos conocida como Walter Dardon- miró su reloj de bolsillo, miró su cama, miró desencajada y con atención la manecilla, segura de haber visto que avanzaba en reversa. Como en El Aleph borgeano, la poeta desértica caminó al revés por el espejo, de donde salía y entraba de un volcán en erupción un Walter Dardón cansado, reumático y con los ojos en blanco, fermentando en la glándula pineal ese punto mítico del universo donde todos los actos, todos los tiempos (presente, pasado y futuro), ocupan “el mismo punto, sin superposición y sin transparencia”.

Y estaba de vuelta ahí, yo, aquel, aquellos, él, ella, todos al mismo tiempo, con los ojos hexagonales frente al poema, al centro de la página mirando por la ranura del cero un reflejo sin sentido, pisando la médula de una conversación que es un monólogo de Walter

 

Esperma, muriendo trescientos mil millones de veces a la vez como un HÉROE ONTOLÓGICODE LAS MIL CARAS.

Hiperventiladamente,     alquímicamente,     transparentemente,              circularmente, dulcemente, abducciónadamente, enigmáticamente, LITERALMENTE, releo el poema. Me encanta. Afronto el vértigo que me produce, y atravieso en mi lectura, el significado, el sonido y el valor polivalentes, tal como en Matemáticas, el infinito y, por extensión, el universo.

El poema condensa en algunas cuantas páginas, las vidas, los cuerpos, las manos entrelazadas que vuelven al principio de todo; acontecimientos que han tardado siglos en producirse. Por ejemplo, cuando Walter Dardon guarda una espada del emperador de la penúltima dinastía Ming entre los años 1368 y 1644, y al mismo tiempo está iniciando un Fraude por email en la década de 1998. Los saltos en la cronología, las vueltas atrás en el tiempo, que tanto se han utilizado en literatura y que son comunes en el cine, reproducen cambios avasallantes en la cronología versada del poema.

Walter Dardon, no lleva marcado el estigma del tiempo, él es el tiempo, donde el contorno del “acaso” se consuma. Las tribulaciones fugaces en las que existe Walter Dardon, dan mayor oportunidad para llegar a lo sublime y más valor para alcanzar lo eterno que ya es. Libando el flujo y reflujo de las posibilidades de pensamiento sutil, se busca urdir un sinfín de horizontes y de posibilidades.

Reneé Dardon, nos concede una segunda o tercera oportunidad de reencarnar: en la Geisha más importante de Tokio, en un bebedor irlandés que pelea sólo porque tiene rabia, o tal vez, y sólo tal vez, en una palabra muy pequeña para explicarlo Todo. Nos concede una cuarta u octava dimensión para trascender y ser el viajero universal, advirtiéndonos con milésimas fracciones de segundos danzando frente al fuego, que la parte está en el todo y el todo en la parte sin ser solipsistas. Nos incita a existirnos en uno o varios cuerpos de forma simultánea, enamorándonos irremediablemente para al fin ser un YOSOTROS en la nada, y vivir y morir al mismo tiempo todo el tiempo.

Ante esa selva de figuras poéticas y eufonías espirituales conviene entregarse al transe que es la abstraccionada forma de paraíso.

Reneé ha elegido este vértice de múltiple peligrosidad para reunirnos a todos los Walter Dardon que estamos aquí, quizá para intercambiar las rutas que nos llevan a aquel puerto sin fronteras, y perder la conciencia en un click de existencia polivalente que nos permita empezar de nuevo, y EXISTIRNOS.

 

 

 

 

 

Datos vitales

Reneé Acosta. Premio Agustín Melgar de la Juventud 2002. Mención honorífica del premio Estatal de la Juventud 2006. Premio a la mujer chihuahuense destacada 2009 en Literatura, por el H. Congreso de Chihuahua. Medalla José Saramago de la ASOLAPO 2009. Becaria del FONCA 2009-2010. Premio Internacional Gabriela Mistral 2011. Premio AMMPE 2011 en ensayo literario. Becaria del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Chihuahua en jóvenes creadores, género ensayo, Creador con Trayectoria e Investigación artística 2012, 2013 y 2014. Premio de poesía experimental Fundación Ateneo Montjiuc 2012. Mención honorífica del Premio Francisco R. Almada 2013. Premio Hiperespacio José María Mendiola de poesía 2015 por Metratrón. Graduada con honores al mérito artístico en la carrera de Filosofía de la UACH 2007 con la tesis Seis principios vitales para una biofenomenología de lo poético. Diplomada en Gestión y promoción cultural de la UAC de Coahuila 2016. Posgrado en Relaciones culturales internacionales de la Universidad de Girona, España. Diploma de seminario Género y desarrollo de la OEI. Ha publicado El jardín del vértigo 1999. Milésima de segundo por la muerte de Pablo Ochoa. 2003. Moebius. Fondo Editorial de Tierra Adentro. 2006. El sentido de las horas UACH 2008. Metafísica del ojo. ICHICULT 2012. La holomúsica de esferas. Poetazos 2013. Dispersión simultánea Editorial Mantis 2014. Walter Dardon en la octava dimensión. Cisnegro ediciones 2017. Tras la luz de Diosa blanca (ensayo) Programa editorial del ICM 2018. Ha sido traducida al italiano y al inglés. Aparece en las antologías Sombra roja 2016 Vaso Roto ediciones. Lune  Venecia, Italia. Yo soy, mujer. Antología del Movimiento de poetas internacional. República dominicana. Ciudad de Cien. Festival de Poesía en Abril. Chicago, Michigan. El sol sobre los ojos. Ficticia Guadalajara 2014. 40 Barcos de Guerra. 2011. Los ángeles también cantan. Lima, Perú 2010. Literal Magazine, Houston, Tx. 2017.

 

 

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment