CARGANDO...

Type to search

Xochitlájtoli: Irma Pineda

Poesía en México

Xochitlájtoli: Irma Pineda

Círculo de poesía April 22, 2018
Share

Continuamos con la serie Xochitlájtoli, muestra de poesía en lenguas originarias, coordinada por Martín Tonalmeyotl. En esta ocasión es el turno de la poeta Irma Pineda. Originaria de Juchitán, Oaxaca, México. Es autora de varios poemarios bilingües (zapoteco-español) como: La Flor que se llevó (Pluralia/INBA); De la Casa del Ombligo a las nueve cuartas (CDI), Nostalgias del Mar (SEP) y Naxiña Rului’ ladxe / Rojo Deseo. Sus ensayos han sido publicados por la Universidad de Siena, Italia; la Dirección General de Culturas Populares y la UNISTMO, entre otras instancias.  Ha sido Becaria del FONCA en los programas de Jóvenes Creadores, Escritores en Lenguas Indígenas y el Sistema Nacional de Creadores.

 

 

 

 

Cándida

 

Jñaa bichiá neza lua’

ni rini’ ca beleguí ca

Gudaa ndaani’ diaga riuunda  binnizá

Biluí’ naa ca lana ni ricá lu la’ya’

bisiidi naa guiquiiñe’ aju lu guendaró

cuaa bia’ya’ ni nanaxhi ne canela

qui gahua ni naí’ pa ca cayete ndaane’

qui guidxibe’ pa xidxilaa ique yoo dexa

ra gaca xu

Laabe rului’be naa ni qui ganna’

Xisi qui ñuu dxi ninabadiidxa’ jñaa

xi naca guendanabani

ora dxuguiiba’ chiné xheelalu’

Xi naca gudxiilulu’ ca dxi ca

ne xizaa nandaca ñeelu’ ra canazou’

Xi ne diidxa’ gabilu’ ca xhiiñilu’

xiinga  “binni que guidxela”

Xi ne xigaba’ riuu bia’ ni que guinni

ca dxi nacahui ca

Xi ganda guzeeteneu’ guirá la

ca guidxi ni guzalu’ cuyubilu’ ti lu

guirá ca binniguenda guni’neu’ ti gului’ca lii

paraa guidxela ti binni zinecabe laa

 

 

 

 

Cándida

 

Mi madre descifró para mis ojos

el lenguaje de las estrellas

Depositó en  mis oídos los cantos de la gente nube

Me enseñó los signos de mi nombre

A usar el ajo en la comida

a medir el dulce y la canela

a evitar el limón cuando viene la regla

a no temer el crujido del techo de madera y teja

cuando la tierra tiembla

Ella resolvía las dudas

Pero nunca le pregunté a mi madre

cómo trascurre la vida

cuando los soldados se llevan al marido

Cómo se enfrenta lo cotidiano

con la incertidumbre tras los pies a cada paso

Con qué palabras se explica a los hijos

qué es “un desaparecido”

Con qué unidad se mide la ausencia

los días oscuros

Cómo nombrar de un solo golpe

las ciudades recorridas buscando un rostro

los espíritus consultados para tener indicios

de dónde encontrar a un desparecido

 

 

 

 

Qui zuuyu’ naa gate’

 

Qui zuuyu’ naa gate’

qui zanda gusiaandu’ naa

Naa nga jñou’

bixhozelu’

diidxa’ yooxho’ bixhozegolalu’

guira’ ni ma bisiaa ca dxi ca lii

nisa ruuna ti guesa ma stale dxi bibani

ti na’ yaga ni jmá nabana’

biniti lade bandaga

Qui zuuyu’ naa gate’

ti naa nga

ti dxumi su

ra caniibi ru’ na’

bixhoze bendabua’

benda ni gudó diuxi

beenda ni bichá ruaa ti lexu

lexu ni gudxite gueu’

gueu’ ni gubi lidxi bizu

dxiña bizu ni rindani lu xidxe’

xquipilu’ nga naa

ne qui zuuyu’ gate’

Neca zacuxhou’ ma guirá tu zé

qui zuuyu naa gate’

ziuu ti xuba’

ga’chi’ lade gui’xhi’ nuu lu neza

ndaani’ guidxi di’ zabigueta’

ne laa gusindani guendanabani

ne laa gaca gueta xquendanu

ne laa gusibani stiidxanu

ne qui zuuyu’ naa gate’

ti zácanu nadipa’

ti zabaninu xadxí

ti riuunda stinu qui zati

ti zacanu laanu ne lii

ne ca xiiñi’ xiiñinu

ne xu guidxilayú

ni gunibidxacha nisado’

ne zacanu stale ladxidó’

naaze dxiichi’ xquenda binnizá

ne qui zuuyu’ gate’

qui zuuyu’ naa gate’

qui zuuyudio’

naa gate’

 

 

 

No me verás morir

 

No me verás morir

no podrás olvidarme

Soy tu madre

tu padre

la vieja palabra de tu abuelo

la costumbre de los tiempos

la lágrima que brota de un anciano sauce

la más triste de las ramas

perdida entre las hojas

No me verás morir

porque soy

un cesto de carrizo

donde aún se mueven las tenazas

del papá del camarón

el pescado que Dios comió

la serpiente que devoró un conejo

el conejo que siempre se burló del coyote

el coyote que tragó un panal de avispas

la miel que brota de mis senos

tu ombligo soy

y no me verás morir

Aunque creas que todos se han marchado

no me verás morir

Habrá una  semilla

escondida entre los matorrales del camino

que a esta tierra ha de volver

y sembrará el futuro

y será alimento de  nuestras almas

y renacerá nuestra palabra

y no me verás morir

porque seremos fuertes

porque seremos siempre vivos

porque nuestro canto será eterno

porque seremos nosotros y tu

y los hijos de nuestros hijos

y el temblor de la tierra

que sacudirá el mar

y seremos muchos corazones

aferrados a la esencia de los binnizá

y no me verás morir

no me verás morir

no me verás

morir

 

 

 

 

Biuuza’

Ni bisiga’de’ Sebastián dxi biele’ ndaani’ ladxidua’

 

Ruluí’ cuxooñe’ mani’

ora ripapa ladxido’lo’ ndaane’,

biuuza’ zeedu’ neza,

cayápa ti biaanihuiini’ beeu gusiga’de’ lii

ne ti bichu’ naro’ba’ ra ga’chi’ nisadó’.

 

Naya’ cuzá ti bigá’ guie’chaachi’

ra ganda ladxidua’ ne chu’ yannilu’

sica rugaanda binni yoo yanni binni risaca

rigánna laanu.

 

Laga gueedandou’ chi ugaanda’ ique aju

rua yoo ne guiiru biaani’, ti guchibi bidxaa

gacaladxi’ gueda gué’ rini cubi.

Zuyube ti pumpu yu

ndaani’ guiapa doo yoo ne xquipilu’

ne guca’chinu laa xa’na ti yaga ro’ naga’nda

ti qui chu’ dxi gusiaandu’ layú

ni cayapa xquendalu’

ne qui chu’ binnidxaba’ guchiiña laa.

 

Zaqueca qui gusiaandu’

nadipa’ rini bia’neu’

ti binnizá nga laanu,

beedxe, yaga ne guié nga bixhozenu ne jñaanu

¡nandxó nga lii ndaani’ guidxilayú di’

biuuza’ ca’ru’ guedandalu’!

 

 

 

 

El huésped

A Sebastián, cuando floreció en mi corazón.

 

Un galopar de caballos

es el vuelo de tu corazón en mi vientre,

viajero que vienes en el camino,

guardo un rayito de luna para darte

y un caracol grande en donde habita la mar.

 

Mis manos tejen un collar de cacaloxúchitl

para ensartar mi corazón y colgarlo de tu cuello

como nuestra gente cuelga al cuello de los importantes

que visitan nuestro pueblo.

 

Mientras llegas, colocaré cabezas de ajo

en puertas y ventanas, para espantar al nagual

que quiera beber tu sangre nueva.

Buscaré una olla de barro

cuyo vientre guardará la casa de tu ombligo

y la enterraremos bajo un árbol grande y fresco

para que nunca olvides a la tierra

que guarda el alma de tu ser

y no haya demonio que la moleste.

 

Tampoco olvides

la fuerza de tu sangre

porque de las nubes venimos,

los tigres, árboles y peñascos son nuestros padres

¡bendito serás sobre esta tierra

viajero que aún no llegas!

 

 

 

 

Ni ruquixe donda

 

Sica ñaca ti guiiba’ nanda’

nuu guniná beela ladi binni

redandá xa ñee’ tobi ni napa ti bezalú si

Ne tobilucha si lu ca rizá neza dani

rididilaaga gui’xhi’ ne guiigu’

Sica ñaca ti gudxiu’ naduxhu’ runiná xa ndaane’

Ruuti

Rusibani

Riguiñe ne xhiana

Raxha ruaa’ guendaruuna

Casi ni ruquixe donda riguiñe bazeendu’

de ra gunadiaga cayete la bido’

 

 


 

El inquisidor

 

Dispuesto como clavo ardiente

para atormentar la carne

llega a mis torres el viejo cíclope

Con su único ojo recorre montes

atraviesa selvas y ríos

Como filosa daga hiere mi vientre

Mata

Resucita

Ataca con rabia

Arranca ayes y gemidos

Cual inquisidor castiga la herejía

hasta oír el nombre de dios

 

 

 

 

Dxi gucu’ guidxilayú xhabagueela’

 

lari ca beleguí lu

ni ruyadxidu guirá’  gueela’

sicasi ñacaca’ bacuzaguí nanda lu yaga tama

bedandácabe

ne lu nacabe nanda guiiba’ ne bele

bicaaguicabe gueela’

bicuaanicabe guidxilayú ne xridximanicabe

ne xquedaruuna mani’ ni gucaná

cuxhooñe

neza xhii ne yanni  ca bizana’

 

 

 

 

Cuando el mundo extendió su ropa de noche

 

su estrellado manto

el que nosotros solíamos mirar

como luciérnagas pendiendo del  frondoso tamarindo

vinieron ellos

con sus  brazos de metal y fuego

incendiaron la noche

despertaron a la tierra con sus gritos de fieras

y los gemidos de animal herido

que  escapaban

de la nariz y la garganta de mis hermanos

 

 

 

 

Dxi cheu’

 

Guyé laga nuu dxi si bi

laga caru guirá gueela

laga nuu xcandaru’ binni

ti guiruti gu’na’ neza lulu’

ti qui gucueeza guendanabana’ di lii

 

Dxido’ si biree

ne ra guiale’ siado’ guie’

ma  lu neza nga zuhuaalu’

ti qui uganda lii

sidi nisado’ ni bi’nadu’ di’

 

 

 

 

Cuando te vayas

 

Márchate con la paz del aire

antes de que acabe la noche

mientras el sueño permanece

para que no existan lágrimas frente a ti

para que no te detenga la tristeza

 

Vete en silencio

cuando florezca la mañana

estarás sobre el camino

y no te alcanzará

la sal del mar que hemos llorado

 

Print Friendly, PDF & Email
Tags: