CARGANDO...

Type to search

62 voces de la poesía argentina actual: Liliana Ancalao

Iberoamérica Fojas de poesia Poesía Panhispánica

62 voces de la poesía argentina actual: Liliana Ancalao

Círculo de poesía May 14, 2018
Share

En el marco del dossier, Modelo para armar: 62 voces de la poesía argentina actual, con selección e introducción de Marisa Martínez Pérsico, presentamos a la poeta Liliana Ancalao (Comodoro Rivadavia,1961). Es Profesora en Letras. Coordinó un ciclo de Arte Popular en los barrios. Integra el grupo Peces del desierto y junto a los trovadores patagónicos difunde su poesía desde la oralidad. Como parte de la comunidad Ñamkulawen, promueve actividades de fortalecimiento cultural. Publicó, como poeta, Tejido con lana cruda (2001), y Mujeres a la intemperie-pu zomo wekuntu mew (2009), ambos poemarios reeditados en 2010 por El suri porfiado. Reunió sus ensayos en Küme miawmi – Andás bien (2016).

 

 

 

 

 

 

 

 

solicitud de desamparo

 

habiendo reunido cada requisito

en mis treinta y años residiendo estable

llegada a esta instancia

este día lunes seis de la mañana

con un sol certero que se me ha clavado

justo en la parada

 

solicito a ustedes innovar

así  casi formalmente

una firma apenas que me dé permiso

unas cuantas lunas

 

hace rato siento que me está faltando

la sangre en la sangre

y me he permitido tramitar un viaje

hasta mis regiones las más abisales

 

por si me demoro

por si tarda el lago en recuperarme

con imagen clara

tengan comprobante de que fue a pedido

y no sientan pena de cubrir vacante

 

adjunto las copias de certificados

de buena salud y de buena conducta

los estudios hechos no me han detectado

amor mal curado

ni es delito probo el haber parido hijas

como el fuego

 

sin quedar a espera y por triplicado

saludo señores  señores  señores

 

 

 

 

hijas

 

I

 

yo andaba

tan derramada por la vida

dando lástima imagino

qué dirían de mí

tan regalada al mar

 

y me nacieron

 

dos hijas madrugadas

de innumerables ojos

brillantes  impacientes

 

vinieron a juntarme

me ordenaron los días

en estantes de leche

trivisol

y vitina

 

sin consultar siquiera

me invadieron

 

 

 

II

 

nacieron

y los peces relampaguearon en la oscuridad

y hubo fauces por los cuatro costados

 

aprendimos  el lacerante miedo

de no tener pan

y abrigo

para ustedes

 

 

 

III

 

qué resistencia de personitas

al acecho

de un resquicio  una fisura

por donde filtrar su luz

su desbandada luz

su verdad insoportable

 

justo a nosotros

que nos hacemos los fuertes

justo a nosotros

que nos quedan grandes

 

 

 

 

IV

 

y cuando ya no puedo?

cuando el viento me arroja paladas de ceniza

y ya casi me tiene

ahí

apagada

 

abren a gritos la puerta más pesada

pasan a risas sobre el silencio más sordo

y me traen ¿para mí?

una flor amarilla de esas

que pegotean su perfume en el baldío

 

se van

tras el amigo nuevo que junta cascarudos

 

yo me quedo así

recordada

como una piedra

 

quién lo diría

voy a estar aquí

cada vez

que vuelvan

 

 

 

 

a una cerámica mapuche

vista en un museo de temuco

 

mezcle

en proporciones necesarias

una parte de agua de deshielo

y una parte de arcilla de la mapu

 

deje el corazón en vuelo

para que regrese a sus padres

y a los padres de sus padres

 

luego modele entre sus manos tibias

la imagen del principio

guarde la imagen en su ruka

y salga    a respirar el sol

 

después

vendrán los remolinos

que escupirán del mar

a gente extrañamente hambrienta

en las rocas quedará la impronta

de la sangre y de la lágrima

que correrán en surcos pares

 

nacerán los hijos y heredarán

una pena y una rabia

que no podrán encontrarse

 

después

habrá otro giro y otro tiempo en la marea

que dejará en la playa

barcos y hombres de ojos grises

los miraremos de lejos

hasta que nuestros hijos y sus hijos

nos enseñen a abrigarnos

de esta nostalgia azul  bajo la misma matra

 

pero otra vez se soltarán los vientos

que castigan la pobreza sin amparo

y andaremos todos

buscando el árbol al que aferrarnos

para aguantar el cimbrón de los desmadres

 

y usted  el alfarero del principio

ya no estará para acariciarnos el cabello

pero estará la imagen

tras el vidrio de un museo

aguardándonos

con su tierra    con su agua

 

nos miraremos en ella

y un modo de ser más transparente

comenzará a fluir nuestra vertiente

de pena de rabia de nostalgia

 

habrá como al principio

un gran silencio

contenido

 

después saldremos

con nuestra imagen fresca

a recibir el sol

a saludar al sol

 

el sol de siempre

 

 

 

 

yo he visto a los chulengos

 

yo he visto a los chulengos en manada

iluminados por la luna

 

cuando aparecen ellos

el invierno se entrega

cubierto de pelusas y de lana

he visto el aire estremecido entre sus ancas tibias

y a la libertad y a la ternura

galopando con ellos

sueltas

por la tierra

 

he visto  creo

más de lo que merezco:

he visto a los chulengos desde lejos

 

yo presiento que he de andar más todavía

quién sabe cuánto

hasta vencer el miedo de acercarme hasta ellos

para medirme en sus ojos tan profundos de espacio

y aceptar el milagro de un silencio de nieve

que desprenda la costra  los últimos abrojos

 

si resisto es posible que me permitan ellos

sumergirme en sus ojos  ingenuos infinitos

estaquearme un instante

en el centro del tiempo

 

ser la libertad ser la ternura

galopando con ellos

sueltos

por la tierra

 

 

 

Las mujeres y la lluvia (bilingüe)

 

pu zomo engu mawün

 

Fey chi pichikezomongeiñ amuiñ

montulngeiñ lepün mew

antü inantükueiñ mew kawellutu

welu küyen elürpaeiñ mew ñi pu ko nepeiñ mew

tüfey pun peiñ kiñe lom metawe, llawe pelaiñ

 

pu machikimelpeyel

llegiñ, feley, mülum mew

pepikawküleiñ, pu wampu ñi leliael ñamkülelu

ngenoshumelkezomo chiway mew

mawünwünn mew tapülfüna iñ kug

witrañpramlu wenu mew

 

 

keipüleimew ayün püñeñaimi

trapelngelaimi, llowaimi,

nge treifunakümlu mew, ñuin ayen ñi llallitun

mülekayay chi fainu eimi mi putramew

llükaalu am ñukengealu

kom kizulenche ñi ñuke miawlu rupu mew

 

 

wau mangitripalu chafozüaeimew

pu ishim zungulalu mew

traigen mew chem pepi pilaymi

welu llowaimi ñi wütruael pichi ñochi

chaliaimi, piaimi nien mawün

alütripaimi alüpramülewe mew

lafken mew wenu mew

ka ngütrawtuay lafkenkachu pu lom mew

 

 

Iñche kimün pu zomo turpu kamapukünuwlay

 

 

 

nülafingun chi wülngiñ ñi pu chirif

ka ngümaingün

ülpuingun chi fochon ekull

kütrüfingun, kafliftuyngün, katrüyngun pu cebolla

ngütantuyngün , lepüyngun, runkayngun pichikeche mew

küchayngun

chew kimüyngun

 

 

ka zomo rulpayngun ñi mongen

ñomümishimüyngun

ayülayngun ñi weyun ñi eluzungunon

pütokoy chi kaiñe

elkayngun ñi mülenon ñi mollfun amulewelalu anümche mew

pu zomo külliyngün ailiñ nütram mew, likan nütram mew

katakonuyngun rangiñ kaiñe

 

 

iñche nütramrakizuamün

nütramwitranentun perkan mew

pepi montulün aimeñ nütamtakuñman

atahualpa ñi mamüll üikülelu

tüfa nütram eluafiñ tüfeichi zomo

wütrungentulu, tüfeichi zomo katrütufingun ñi pu ishim

 

kiñechi  febrero mew, iñche mülen tüfey mew mapu mew

kom mawün müley

kiñeazngefuy kai kai ñi illku wente iñchiñ

wutrengey ko

pu kushe petulüyngün chi ngillatun

mülen ñi femagel

chumül müten yeiñ

trañmaleufü katrütufinge rume mawün

mapu ptokolay mapu rulmelay

chem no rume ngelaiñ

 

 

 

 

tiza wiri ñamümlu ko mew

 

 

pu pataka tripantü mew

chi antü nülakünuy pu tromu

meridiana epulef ñi füchazüngun

witrañpramuy kawellu taüll

rakizuamün kallfuwenu pepingeafuy

tüfa relmu kallfuwenu pepingeafuy

pu kawellu witrünkülelu

moro zaino pangare tostado bayo

chalifingun afmapu

 

 

küme nümüi mapu rupan füchamawün

 

 

 

 

las mujeres y la lluvia

 

cuando niñas vamos sueltas por el patio

y el sol nos persigue de a caballo

pero la luna implacable nos va dejando sus mareas

hasta que nos desvela

y esa noche  encontramos

un cántaro

en lugar de la cintura

 

aprendices de machi las mujeres

nacemos así al rocío

listas para mirar los barcos que se pierden

descalzas a la neblina antes de que amanezca

nervaduras de lluvia nuestras manos

levantadas al cielo

 

 

te  salpicará el amor

parirás sin amarras

y recibirás con ojos arrasados

la visita intermitente de la risa

permanecerá la llovizna en tu vientre

porque no te atreverás a ser la madre

de todos los desamparos

que andan  por la calle

 

caudal desubicado te desarmará

en pájaros que no saben hablar

a borbotones no podrás decir

lo que quisieras

mejor dejarlo que se derrame despacio

decir

permiso tengo lluvia y alejarse

a una altura al mar al cielo

hasta que vuelvan a apretarse los musgos

en las profundidades

 

 

yo conozco mujeres que nunca se alejan

le abren la compuerta a sus gorriones

y lloran

enjuagan el trapo mojado  lo estrujan

limpian con él la tabla

pican cebollas

igual hacen las camas

barren la casa peinan a los chicos

igual lavan

dónde aprendieron

 

hay otras que se pasan la vida  domesticando

a sus pájaros

porque no quieren que irrumpan sin aviso

y los beba el enemigo

guardan su sangre su ausencia quietos en el fondo

y apuntan con palabras nítidas de cuarzo

que van a dar al blanco

 

yo a las palabras las pienso

y las rescato del moho que me enturbia

cada vez puedo salvar menos

y las protejo

son la leña prendida de atahualpa

que quisiera entregar a esas mujeres

las derramadas las que atajan sus pájaros

 

 

 

 

una vez en febrero yo estaba ahí

en el campo

y se llovía todo

parecía la furia de cai cai sobre nosotros

el agua estaba helada

las ancianas prosiguieron el ritual

y tuve que quedarme

hasta cuándo aguantaremos

pará la lluvia dios es demasiada

no la bebe la tierra se atraganta

y somos casi nada

trazos de tiza borrados por el agua

 

después de unos siglos el sol abrió las nubes

la voz gastada de meridiana epulef

levantó el taill  del cauelo

 

pensé que dios podía ser ese arco iris

o los caballos en fila

moro zaino pangaré tostado bayo

saludando al horizonte despejado

 

huele tan bien la tierra después del aguacero

Print Friendly, PDF & Email
Tags:

You Might also Like

Leave a Comment