CARGANDO...

Type to search

Poesía italiana: Luigi Bressan

En el mundo

Poesía italiana: Luigi Bressan

Círculo de poesía junio 3, 2018
Share

Presentamos una muestra de Luigi Bressan (1941). Nacido en la región de Véneto, Italia, se mudó aún adolescente al contiguo Friuli, en donde ha trabajado como maestro y promotor cultural. Escribe en italiano y en su dialecto de origen. Su obra poética en dialecto ha sido reunida en El paradiso brusà (El paraíso quemado), mientras que en italiano ha publicado Quando sarà stato l’addio? (¿Cuándo habrá sido el adiós?, 2007) y la plaquette Oggi ho fatto la pace (Hoy hice las paces, 2011). Ha colaborado con varias revistas como «Lengua», «Il Belli», «tratti», «EnnErre»; ha sido redactor de «Diverse Lingue»; ha dirigido la colección de poesía «La Barca di Babele» del Círculo Cultural de Meduno. Sus poemas han sido publicados en antologías como Via Terra (1992), Dialect Poetry of Northern and Central Italy (2001), Nuovi Poeti Italiani (2004), Un altro Veneto (2014). Vive en Codroipo (Udine, Friuli). Versiones de Stefano Strazzabosco.

 

 

 

 

POESÍA

 

Querría escribir la más bella poesía

porque estoy enfermo de ella – no tanto

que me muera – para gastarla

como una moneda, la más ajada

o tal vez para cantarla, donarla

o echarla a la basura.

El viento me la quitaría

de las manos, o de la boca

entreabierta y sin besos

para guardarla en la maceta

de su sed, que conduce

al verde y a lo quemado.

Así me haría feliz

porque, perdida, yo la buscaría

y todos los demás también querrían.

 

 

 

 

PUISÌA

 

Vurìa scrìvare ’a pì bela puisìa

ca so’ malà de ela – no tanto

da murire – pa’ spéndarla

come ’a moneda pì fruà

o forse pa’ cantarla, pa’ donarla

o pa’ butarla via.


El vento me ’a torìa


dae man, da’ sbacjo

dea boca sensa on baso

pa’ tegnèrla tel vaso

dea so sen, che ’l porta

sol verde e sol brusà.

El me farìa contento

che, persa, ’a sercarìa

e anche tuti i altri ne vurìa.

 

 

 

 

MARRANA

 

Ven otra vez larga

marrana, de la que

cuando niño no podía zafarme

porque no había entendido

la verdad de tu hambre.

Ven otra vez con las ubres

aguadas, con los ojos de mal sueño:

todos tus hijos se los comieron lechones.

Ven a decirme al oído

el secreto, la agrura

suave de tu carne.

 

 

 

 

LUJA

 

Vieni oncora longa


luja, ca no jera


bon libararme da putèlo

parché no ghea capìo

la verità dea to fame.


Vieni oncora coe tete

molà, i ocj de cativo sono:


to fioi tuti i’ li ga magnà de late.

Vieni a dirme te na recja

el segreto, l’agresa

dolse dea to carne.

 

 

 

 

EL PARAÍSO QUEMADO

 

Ese balcón a media cuesta

que nos habíamos prometido para el verano

dura una jornada de invierno

mudos nosotros viendo hacia abajo

nuestro paraíso un poco quemado.

Pero tú piensas en el sol poniéndose:

en ese color que no puedes explicarte.

Las palabras sonarían: tan fuerte

es sólo, quizás, la muerte.

 

 

 

 

EL PARADISO BRUSÀ

 

Chel teraso a meza costa

ca s’ìimo inpromesso pa’ l’istà

dura na gjornada d’inverno

muti noantri a vardare basso


el nostro paradiso on fià brusà.


Ma ti te pinsi el sole a monte:


chel colore no ti si’ bona spiegàrteo.

’E parole sonaria: cussì forte


ze fursi solo ’a morte.

 

 

 

 

EXTRANJEROS

 

«Ese hijo que corre

por el campo es mi hijo»

necesito gritármelo

porque extranjeros somos todos

por una vez o muchas

y nos llamamos para hallarnos,

especialmente cuando, como hoy

los follajes nos atormentan

sacudidos por vientos

y un lago de celeste

nos mira y nos espanta.

 

 

 

 

FORESTI

 

«Chel fiolo che core

sol verto ze me fiolo»

bisogna ca me ’o siga

parché tuti semo foresti

na olta o tante

e se cjamemo pa’ catarse

màssime coando, come uncuò

le frasche ne tormenta


che se sbate col vento


e on lago de cjleste

ne varda e ne spaventa.

 

 

 

 

SIN PALABRAS

 

Cuando no estás aquí

voy cerrando los póstigos

y me echo en la cama.

De las rendijas entra

el son del aire horadado:

las tórtolas me llaman

los gorriones me acusan;

yo no contesto, callan

también mis pensamientos.

Entonces me pregunto:

¿sería posible estar

sólo así, escuchando?

 

 

 

 

SENSA PAROLE

 

Coando che ’on te ghe si’

me tiro su el belcón


me buto sora ’l leto.


Dae sfese me vien drento

el son de l’aria sbusa:

le tortore me cjama

le séleghe me acusa;

mi no respondo, tase

anche tuti i pinsieri.

Elora me dimando:

se podarìa canpare

solo cussì, scoltando?

 

 

 

 

EL CANTO DEL TILO

 

El sol ya va bajando: me doy cuenta

por la copa de un tilo, por el oro

que colora sus crestas, derramando

una nube de polvo y de sueño.

Todo el día cobijó las abejas,

y su canto era ya como miel.

Cuando habrá muerto el sol, el cielo oscuro,

como abejas cantarán las estrellas

un canto suave. Algo amargo también,

si se acompañará con los suspiros

que el árbol por la noche echa al aire

sintiendo aterrizar sus bellas flores.

 

 

 

 

EL CANTO DEL TILIO

 

El sole va calando: me n’incorzo

dala cjoma d’on tilio, tuta d’oro

dele so creste, che ghe spande fuora

na nuvola de pólvare e de sono.

Le ave tuto el dì ghe ze stà soto

e za el so canto jera come el miele.

Co sarà morto el sole, el cjelo scuro

co fa le ave cantarà le stele

on canto dolse. E pure on puoco amaro

se ’l se conpagnarà co i suspire

che l’àlbore de note manda in aria

co ’l sente ’ndare in tera i so bei fiuri.

 

 

 

 

NECESITABA UN FOCO

 

Necesitaba un foco

que manchara la niebla

para ver que la yedra

se ha tornado bermeja.

Los pasos se alejan

del café por las puertas

de la oscuridad. Nadie se voltea

hacia atrás, nadie mira.

Estábamos dentro callados

jugando desganados

y en tanto esta yedra se muría

hoja tras hoja.

 

 

 

 

GHE VOLÉA NA LANPADINA

 

Ghe voléa na lanpadina

che macjasse la nebia

pa’ incòrzarme de l’èlara

che ze deventà rossa.

I passi se luntana


dal bar pae tante porte

de’ scuro. Nissùn se ’olta

indrìo, nissuno varda.

Jèrimo drento muti


a zugare sensa ’oja


e intanto ’sta èlara murìa

a foja a foja.

 

 

 

 

PUEDE SER

 

Puede ser que no halles

ni un pedazo de lápiz

para anotar que la vida

se llevó otro día.

Puede que fuera nieve

como otrora ha pasado

que se acerque la hora

en que también te dormirás.

Puede ser que tú rumies

lo que te ha pasado

sin por eso entender

por qué razón se ha dado.

Puede ser que, pensando,

la luz se aleje tanto

que te quedes despierto

sin esperarla más.

 

 

 

 

PODARSE

 

Podarse che no te cati

gnanche on toco de matita

pa’ segnare che ’a vita

s’ha tirà drio nantro dì.

Podarse che fuora nèvega

come che ze stà oncora

che se visina l’ora

che te durmirè anche ti.

Podarse che te rùmeghi

cossa che ze sucesso

sensa capire istesso

parché che ’a sia cussì.

Podarse che, pensando,


’a lucje vaga via

e ti te resti in veja

sensa spetarla pì.

 

 

 

 

MEDIO

 

Medio póstigo cerrado

media cara que mira

media luna de medio día.

Se camina con un ojo

sobre la laguna del páramo

abandonado por el viento

se camina cegados.

A lo lejos una boca se ríe:

de cerca es un zapato

el hocico de un perro.

Se podría intercambiar

máscaras para buscarnos

para hallarnos más pronto:

algo de miedo fuera

algo de miedo dentro.

 

 

 

 

MEZO

 

Mezo belcón sarà


meza facja che varda

meza luna de mezo dì.

Se camina co ’n ocjo

soa laguna dea contrà

bandonà dal vento

se camina a la orba.

Ride na boca da luntàn:

da rente ’a ze na scarpa

la ze na boca de can.


Se podarìa scanbiarse

la màscara pa’ sercarse

pa’ catarse pì presto:

on fià de paura fuora


on fià de paura drento.

 

 

 

 

PASAJE

 

Desencovado, un conejo gris

corre hacia el centro del camino.

– ¿Qué animal será? – se preguntan

en el primer coche que desacelera.

Pasan, después otro coche

lo arrasa y se acabó.

Quedan los pocos árboles a lado

del camino, ni muertos ni vivos.

Dura con el último aliento

de la estación, rascando hojas secas,

la agonía de los vivos. No están

ni bien ni mal aquellos

que pasaron.

 

 

 

 

PASSAJO

 

Sburìo, on conejo biso


se remete i’ mezo ’a strada.


– Che bestia zea? – i’ se dimanda

tea prima machina che ralenta.

I’ passa, pò nantra


lo sfassa e ze finio.


Resta i puochi àlbari drio

el fosso né vivi né morti.


Dura co l’ultimo fià


de stajon, che grata ’e foje seche

l’angonìa di’ vivi. No sta


né ben né male coìi


che ze passà.

 

 

 

 

QUEDA CLARITA EL AGUA…

 

Queda clarita el agua

después que me he lavado. Estoy muerto?

Ha sido cuando una luz

ha atravesado el muro de la lluvia

que me he visto sonreír en el espejo

sereno, y me he visto alejarme.

Ha sido una chavita, a la que el viento

jalaba la sombrilla y la faldita

delante, que me hizo entender gesticulando

– una nada – en medio del chaparrón

que había llegado a otro lado.

Y yo, niño que no quiere saber

desde allá repiqueteaba en el vidrio.

Pero es cierto que la hoja de menta

en la boca tenía el sabor del aire y

las caras de la gente nadaban

en su tiempo con ojos de tristeza

y a mí no me importaba

pero igual les habría dado una caricia.

Ahora sé que la última agua

hará un charquito y dentro

yo no veré mi cara.

 

 

 

 

ZE CJARA L’ACOA…

 

Ze cjara l’acoa, che se perde

dopo ’erme lavà. Soi morto?

Ze stà coando na lucje


ga intraessà ’l muro dea piova

che pò a’ specjo m’ho ridesto

serin, e m’ho ’isto luntanarme.

Ze stà na toseta, che ’l vento


ghe tirava la onbrela e ’a cotoleta

davanti, farme capire a moto

– on gnente – i’ mezo a’ scoaso

ca jera rivà da nantra parte.

E mi, putelo che no vuoe saere

delà ghe batéa ’l véro.

Ma pò ze vèro che ’a foja de menta

in boca ghea ’l saore de l’aria
e

’e facje dea zente noava

tel so tenpo co ocj de tristesa

e a mi no m’inportava gnente

ma istesso garìa fato na caresa.

Esso lo so che l’ultima acoa

farà na posa e drento

no ’edarò ’a me facja.

 

Tags:

Leave a Comment