CARGANDO...

Type to search

Xochitlájtoli: Humberto Ak-abal

Poesía Panhispánica

Xochitlájtoli: Humberto Ak-abal

Círculo de poesía agosto 5, 2018
Share

Continuamos con la serie Xochitlájtoli, muestra de poesía en lenguas originarias, coordinada por Martín Tonalmeyotl. Ahora es turno del poeta Humberto Ak-abal (Momostenango, Guatemala, 1952). Poeta maya K’iche. Sus obras han sido traducidas a más de una decena de idiomas. Algunos de los premios y reconocimientos que ha tenido son en 1993 Quetzal de Oro APG por la Asociación de Periodistas de Guatemala, en 1995 Diploma Emeritíssimum por la Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos de Guatemala, en 1998 Premio Continental Canto de América, por la UNESCO, México, en 2004 Premio Internacional de Poesía Pier Paolo Pasolini, Roma, Italia, en 2005 Condecorado Chevalier de l’Ordre des Arts et des Lettres por el Ministerio de Cultura de Francia y en 2003 declinó recibir el Premio Nacional Guatemalteco de Literatura Miguel Ángel Asturias. Algunos de sus libros son: AjyuqEl animalero (1995, Guatemala), Guardián de la caída de agua (2000, Guatemala), Retoño salvaje (1997, México, 2015, Guatemala), Desnuda como la primera vez (1998, México; 2000, 2004, Guatemala), Remiendo de media luna (2006, Guatemala; 2006 Venezuela),  Las palabras crecen (2009; Sevilla-España, 2010 Guatemala),  Cuando las piedras hablan (2012, España, 2014, Guatemala), Las caras del tiempo (2017, Guadalajara-México), IsmachiBigotes (2018, Guatemala), Tzarabin chikopPájaro encadenado (2018, Guatemala), Paráfrasis del Popol Wuj (3ra edición 2017, Guatemala), entre otros.

 

 

 

K’o ku riqa

 

K’o kuriqa

kintzolqomij ri nube

xa jewa kinnatisaj jun jasach.

 

We ta xa ta kolon kinbin cho nuwach,

kinkowinte nek’uri kinbij chawe

jas ri’ ri ucholaj  ri sachibal jolomaj.

 

 

 

 

De vez en cuando

 

De vez en cuando

camino al revés,

es mi modo de recordar.

 

Si caminara solo hacia adelante,

te podría contar

cómo es el olvido.

 

 

 

 

Ri abaj

 

Man xa ta che ri abaj emem,

xa kakik’ol ri kich’awem.

 

 

 

 

Piedras

 

No es que las piedras sean mudas,

solo guardan silencio.

 

 

 

 

K’amal rech tz’inowik

 

Chi k’o ri’, ri labaj

jela’, ri oj.

 

Ri uk’amal ri tz’inowik

yuqun ri’b

xa kureye’j  kat’oqkenik

che jun raqonchi’aj.

 

Chaq’ab ri’

ri xepu k’isinaq chik.

 

Janik’ jawi xqesaj ri qachuq’ab

che man xqaraq ta qachi’,

ri xibinel xk’is ri uchuq’ab:

 

xcholchob ri k’am,

are k’ut ri labaj xanimajik!.

 

 

 

 

La cuerda del silencio

 

De este lado estaba el espanto

y del otro lado nosotros.

 

La cuerda del silencio

estaba tan tilinte

que de un momento a otro

se rompería en un grito.

 

Era de noche

y la vela ya se había consumido.

 

No sé de dónde sacamos fuerzas

para no soltar el grito,

el espanto se dio por vencido:

 

se aflojó la cuerda

¡y desapareció!

 

 

 

 

Ri labaj

 

Jun q’ij xinwil unonoch’ jun labaj

uyuqun rib cho ri jun chunan tapia.

 

Ri ik’ xuk’u rib chwij

ri in kinbirbit che xibinaqil.

 

Chi uxol ri waqan

xin na’o jun maq’ina ja’

xin chomaj che wene ri labaj xin nuchuluj.

 

 

 

 

El espanto

 

Una vez vi la sombra de un espanto

alargado sobre una pared recién encalada.

 

La luna se escondió detrás de mí

yo temblaba de miedo.

 

Sobre mis pies

sentí caer un chorrito de agua caliente

y creí que el espanto me había orinado.

 

 

 

 

Ri k’ork’otik

 

We chaq’ab k’o jun kutotonata’ ri uchi’ja

ri qanan qas ku ta na ri’:

 

― Ri jun ch’awem man re winaq taj.

― Jas kaban la che uch’obik? kaqa ta chire,

― Are jampa re winaq,

ri uxojlinik maqin ri’, are we maj,

ri tonota’ kuya tew, maj uxojlinik.

 

― K’u re ri wachanim re jachin ri’?

― Re jun winaq ri k’ate xkamik

xwi xoj uch’abej kanoq…

 

 

 

 

El toquido

 

Si de noche alguien tocaba la puerta,

mamá escuchaba atenta:

 

─ Ese toquido no es de gente.

─ ¿Cómo lo sabe?, preguntábamos.

─ Cuando es de gente,

el eco del toque es caliente,

cuando no, el toque es frío y no tiene eco.

 

─ ¿Y ese toquido de quién será?

─ De alguien que acaba de morir

y sólo ha venido a despedirse…

 

 

 

 

Ri nonoch’

 

Ri ala kaxojowik

kuban jun xojowem ri man ilom taj,

xuquje xwi kuwilawichij ri ali.

 

― Ruk’ jachin kaxojowik?

Xu ta jun tzij.

 

― Ruk’ jun nonoch’,

xutzalij ubixik ri kaq’iq.

 

 

 

 

La sombra

 

Él bailaba

como nunca se le había visto bailar,

y sus ojos solo eran para ella.

 

─ ¿Con quién baila?

Preguntó una voz.

 

─ Con una sombra,

contestó el viento.

 

 

 

 

Maj uchi’ja

 

Ri qachoch k’o ta uchi’ja ,

rumal k’o ta sataq qe

man rajawaxik ta katoqaxik,

chupam xwi kokwi ri tew xuwuje ri oj.

 

 

 

 

Sin puertas

 

Nuestra casa no tenía puertas,

como no teníamos nada

no necesitábamos trancas,

a ella sólo entraba el frío y nosotros.

 

Tags: