Aforismos de Don Paterson



Presentamos, en versión de Marco Aurelio Ángel-Lara algunos aforismos del poeta dramaturgo y músico escocés Don Paterson (Dundee, 1963). Ganó el Eric Gregory Award en 1990. Con Landing Light (2003), ganó el T. S. Eliot Prize y el 2003 Whitbread Poetry Award. Rain (2009), ganó el Forward Poetry Prize. Ha traducido a Antonio Machado.

 

 

 

 

 

El arte mediocre es peor que el malo. El malo no nos hace perder el tiempo.

 

 

 

De pronto nada que yo hiciera podía impresionarla. La palabrería deslumbrante, los halagos sublimes, los poemas y canciones que puse a sus pies… Empecé a temer lo peor: que, si era amado, era amado tan sólo por mí mismo.

 

 

 

Hay escritores para quienes ninguna forma existe: demasiado listos para la novela, demasiado escépticos para la poesía, demasiado verbosos para el aforismo. Lo único que les queda es el ensayo —el medio menos apropiado para ser escarnecidos. Terminan de críticos.

 

 

 

Cuando me alejo de un hombre y de su mujer, a ella le crecen alas y a él cuernos. Resisto a estos pensamientos hablando inmediatamente bien de él: es un gran tipo, es un gran tipo, es un tipazo… mi conjuro contra los demonios. Contra las alas, sin embargo, no tengo protección alguna.

 

 

 

Nunca logro ser suficientemente breve. Me extravío siempre en el lado equivocado del silencio.

 

 

El tiempo nos cura tan bien que nos borra a nosotros mismos. Somos sus heridas.

 

 

Los poemas verdaderos son fugitivos, avergonzados de su humana procedencia.

 

 

El estilo es una estrategia de evasión.

 

 

El lector puede atestiguar el intercambio, pero nunca participar en él. La poesía, en el final, es una transacción privada entre el autor y Dios. El poema verdadero es principalmente una cortesía espiritual, el acto de regresar un libro prestado.

 

 

 

Hablar con un amante frecuentemente resuelve los problemas de nuestro matrimonio, al evidenciar que no podría uno pensarse a sí mismo en otra parte.

 

 

 

El aforismo es un breve gasto de tiempo. El poema es un completo gasto de tiempo. La novela es unmonumental gasto de tiempo.