title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Home, cuento de David Anuar.

06 Jun 2011

David Anuar1Presentamos un cuento de David Anuar (Cancún, 1989), que recibió el primer lugar en el Concurso de Cuento Corto Juan De la Cabada 2011, organizado por la Secretaria de Cultura del estado de Quintana Roo a través de la Casa de la Cultura de Cancún, el Taller de Creación Literaria Surgir, y la revista La Pluma del Ganso.

 

 

HOME

  

El lugar que habitamos,

sin importar dónde nos encontremos,

es siempre esta zona intermedia, el lugar

del anfitrión y parásito, ni dentro ni fuera.

J. Hillis Miller

 

 

Coming, almost coming, coming home. SEND.

Cerrarás la pantalla luminiscente, apagarás el equipo; empacarás. Darás vueltas en la cama, nervioso, con los intestinos tal cual manglares que penetran la constelación nocturna del mar. Insomnio. Despertarás sin haber dormido. Una vez más. SEND: Coming back, back today. Cerrarás la pantalla luminiscente, apagarás el equipo; cargarás las maletas; cerrarás esta puerta, esta casa, esta ciudad por última vez. No olvidar: la llave no es tuya, es de alguien más. (Ser un tipo distinto de criatura, ¿ha cambiado algo? Coming back, back to where?)

            Llegarás al lugar de los aviones, de las intersecciones, de tu regreso. Esperarás, esperarás, esperarás; recordarás la arena, la arena del mar, un mar de remembranzas. Montarás una nube de metal, cabalgarás sobre el velero de tus pensamientos, mientras ves la tierra firme quedar atrás, fina, delgada, dispersa, casi nada. (Hace cinco años. Cinco años de libros, de bibliotecas, de vivir lejos, en la nación de las letras.) Abrirás los ojos: “Welcome to Cancún, enjoy your visit”. Not coming back, back already. SEND. Saldrás a la selva de tus recuerdos, indagarás en el rostro de la ciudad: algo en tu memoria se fracturará como un junco mecido por el viento de un huracán.

            Bajarás del taxi y reconocerás la casa de tu madre, un pequeño departamento en el tercer piso de unos viejos condominios en el down-town. No tocarás a la puerta, usarás las llaves, las mismas que calentaras bajo tu pecho en las mil noches de tu éxodo estacionario. Subirás peldaño a peldaño, con tus maletas cargadas de pasado, y sudarás como sudabas antes de salir a las naciones de la Tierra. Y tu gozo no será cumplido, pues tu corazón estará perdido en el limbo de un viaje, cuyo inicio y final son difusos como la espuma del oleaje.

            Besarás a tu madre, y la amarás como siempre la has amado, desde el cordón umbilical hasta el abrazo de las últimas vacaciones. Dormirás bajo el techo de tu infancia, y sufrirás el bombardeo nocturno de otras pesadillas. (Egipcios, babilonios y filisteos, me aserruchan, me segmentan, y mi coraza se vuelve un retazo ensangrentado por sus heridas: en cáliz de tortuga se amalgaman nuestros rizomas en una fornicación homicida, suicida).

            Despertarás y andarás de un lugar a otro, sin entender, entenderás la ausencia en tu propia arena: Wol-Ha, Cinemas Tulúm, las avenidas sin tráfico, poder caminar sin tener una laguna de angustia en la garganta, en el estómago… Transitarás a lo más íntimo, y no habrá amigos, tampoco la solitaria playa donde saltaran delfines de marfil y plata, donde besaras los primeros labios, los primeros muslos. Tu blanca arena será la ceniza de mil cigarros turistas. Tus sagradas junglas se precipitarán a la miseria: infinitas casuchas de desarrollo popular, megalómanos spas, vorágines hoteleras…

            Andarás de un lugar a otro, con tu rostro entre las manos, o quizá colgado del armario itinerante de tus sueños. Llegarás a casa, y tomarás tu cuaderno de notas, y escribirás, con la tinta china que compraras en otra parte del mundo, un gran signo de interrogación: where is home? SEND. 

 

 

Datos vitales

David Anuar (Cancún, 1989) es estudiante de Literatura Latinoamericana en la ciudad de Mérida, Yucatán. Ha publicado cuentos cortos en las revistas electrónicas: ICOR y Cinosargo. Asistió al Primer encuentro de creación literaria del taller de la Facultad de Ciencias Antropológicas, llevado a cabo en la Casa del escritor, en la ciudad de Bacalar (Quintana Roo). Escribe poesía y narrativa. 

Share Button
  • ALLAN LOBE

    Pues es como un horoscopo o algo asi…dice que te pasara a futuro y ya, esto obviamente no es un cuento, no tiene ninguna historia solo busca ser una exhibicion retorica (“mirenme, creo que manejo muy bien el lenguaje”)

  • lourdes

    … por supuesto que tiene historia, ¿o acaso no sabe el autor del comentario anterior que lo que se cuenta ES historia aun cuando no haya sucedido? Le objetaría algunos acentos que omitió, qué pena que descuidara eso el autor o los que lo subieron a esta interesante página, pero sin lugar a duda es un buen cuento por donde quiera que se le mire (teoría, crítica o deleite). Felicidades a David por esta etapa que ofrece tintes autobiográficos.

  • Steek

    Muy bueno tu cuento David…
    Me gustó mucho la manera en la cual redactas una playa a lo largo de tu cuento y la misma idea de forma tal que describe una vida llena de “Y tu gozo no será cumplido, pues tu corazón estará perdido en el limbo de un viaje, cuyo inicio y final son difusos como la espuma del oleaje” incertidumbre.
    No sé si la idea fue esa, pero yo como lector lo entendí de esta manera. Espero que mi interpretación no sea molesta en tu cuento ya que la forma en la que escribo es sincera y de muchísima seguridad…

    Saludos
    Steeko

  • de villard

    Me gusto mucho, el lenguaje bien manejado, además me encanto la frase “Besarás a tu madre, y la amarás como siempre la has amado, desde el cordón umbilical hasta el abrazo de las últimas vacaciones”…..creo busca tambien que el lector se identifique o recuerde algún adiós o un encuentro, quien no se indentifica con eso.

  • Olaguibeth Alcocer

    Astuto comenzar citando a J. Hillis Miller; describes de manera más explicita y a tu ritmo lo que el menciona en unas cuantas palabras, y si; tu casa es cualquier lugar, por lo mismo podríamos adaptarnos a un nuevo hogar y al mismo tiempo tener nostalgia del anterior. Muy bien!! Muy bueno!! Felicidades David; por algo tuviste el primer lugar, y es que Dios te ha llenado de talento que estas sabiendo explotar; quiero mi revista impresa.

  • ALLAN LOBE

    Pues por mas que lo leo no encuentro nada valioso, solo habla de que estuvo cinco años ausente y que va a regresar ver a su mami (no se pq siempre sacan a la madre estos escritores edipicos), sin animo de ofender a los quintanaroenses, pero si este cuento gano un concurso estatal, deben estar en un nivel muy bajo en cuanto a literatura…esto lo veamos por donde lo veamos no es cuento, no posee ninguna historia, es mas como un pensamiento o algo asi.

  • nose

    Me iré de aqui, cerraré esta pagina, apagaré la computadora, caminaré con inconmesurable tristeza por las calles donde se entrelazan las apocalipticas peripecias del destino (no sé ni que dije) iré a casa de mami, le daré un abrazo, le diré que me perdone porque no se escribir…” ¿LES GUSTO MI CUENTO? NO SE LO PIRATEEN EH, GANO EL CONCURSO JUAN DE LA CAGADA, ORGANIZADO POR EL COMITE DE CULTURA DEL MUNICIPIO DE SAN BERNABE DE LOS MAGUEYES.

  • Cristian

    Lo importante es expresarse. Dejar las olas-ideas sobre la arena de las palabras para que otros las pisen o se acuesten sobre ellas. Felicidades Anuar.

  • gauchito

    Si, definitivamente que este “cuento” haya ganado un concurso si es preocupante, no quiero imaginarme como estarian los demas o de plano los miembros de jurado eran sus tios o sus cuates o algo asi.

  • david

    y un dia los mediocres dijeron “premiemos la mediocridad para que nadie se de cuenta de que no tenemos talento…si aparece algo bueno ¡A silenciarlo! Nadie debe saber que existen cosas mejores de las que hacemos nosotros. Hay que crear fundaciones, sociedades, fondos, desde ahi diremos quien es escritor y quien no lo es…solo pueden ser escritores nuestros adeptos y quienen no nos opaquen”

  • nose

    Pues viendo las obras que ganan premios, becas y todo eso, uno ya no sabe ni que pensar. Hay favoritismo y corrupcion o de plano en Mexico no tenemos ni un apice de talento…hasta las revistas de literatura parecen clubes.

  • luis alcaine

    Ay niño, aparte de tus metaforas rebuscadas como “el armario itinerante de tus sueños” ¿Que mas tienes?..me conmueves, ojala pronto veas a mami.

  • Claudia Yessica

    Claudia Yessica Flores Espinosa/ Universidad Autónoma de Querétaro:

    A mí me pareció maravilloso, de una gran fuerza introspectiva, de un lóbrego cáliz nostáligico.
    Se necesita una mirada más profunda y educada para deleitarse con una narrativa como la de David Annuar.
    Como decía paz y se la pasan diciendo en mi Facu:
    “Hay máquinas de rimar pero no de poetizar”
    Así que para darle el gusto bueno a un texto literario se necesita mas que una simple apreciación gramatical, sintactica o de vocabulario. Para poder apreciar la melodía de las palabras, las imágnes poéticas, el juego del lenguaje, el tiempo-espacio y al mismo Dios disolviendo este polvo cósmico en el corazón de un hombre, la fractura de la anticipación del recuerdo y un sutil hálito de amor, se necesita de una inteligencia no solo intelectiva sino emocional.
    Las palabras de este joven poeta son el labio de Dios que se enternece al desleir nuestra historia de vida y colisiona en nuestro interior y se cohesiona en nuestro actuar y apasiona nuestro decir para que podamos con profusa sabiduría des-leernos en un refinado periplo.

    Bueno pues que mas puedo decir, soy fan, le aprecio y le admiro con todo y su tilichero.=)

  • NOSE

    CLAUDIA YESSICA:, ES UNA FALACIA DECIR “NO ENTIENDES ESTO, PORQUE NO ERES EDUCADO”, ES PATETICA ARROGANCIA Y UNA VIL APOLOGIA DE LA MEDIOCRIDAD.

  • D Salvador Zavala

    La práctica
    Mi primera vez fue Rosario, guardo su nombre en mi memoria como el emblema de mi rito de iniciación. Mi madre guardará seguramente el día de mi nacimiento y mi primera comunión y el nacimiento de mis hijos. Y sí, Rosario era una puta, no, no es una ofensa, esa era su profesión y su estatus en la escala socioeconómica no le resta valor como el ser que le regalo libertad y valía a mi persona.
    La vi en la calle con su ropa diminuta y su contoneo característico, la invité a ofrecerme cuanto supiera, fijamos el costo y fuimos a un hotel. Actué con la falta de cordialidad y la premura que la hicieran pensar en mí como un cliente confiable. Le pedí desnudarse de espaldas a mí, entre la cama y el espejo mientras miraba con deseo vehemente su cuerpo. Deslicé mi mano sobre su pecho desde el seno derecho hasta llegar al otro lado y abrazar su cuello haciendo rodar un cordel invisible a sus ojos y regresé mi mano por el mismo camino dejando ese fino cable con un propósito determinado. La empuje suave y firmemente sobre la cama, su cuerpo experto en contorsiones dinámicas de aspecto sumiso se extendió con armonía sobre las sabanas mientras yo presionaba enérgico mis brazos sobre su espalda y hacía moverse la cama bruscamente al encajar mis rodillas sobre el colchón a los costados de su torso, ella se estremecía.
    Cuando al fin dejó de moverse corté el cordel, me puse de pie, entré a orinar y me lavé las manos sudorosas de un extraño placer. Salí de la habitación para no volver a ver jamás a Rosario. Sí, Rosario había sido una mujer fácil, una puta en un hotel de mala muerte, y eso no era un reto sin embargo con ella perdí el miedo al tabú y comprendí que por un breve instante sexo, amor, muerte, dolor y éxtasis son uno mismo.
    A Rosario la conocí hace un mes y siento como si hubiese sido hace mil años, con ella me hice hombre cabal y responsable. ¿Cómo?, ¿porqué?. Bueno, yo estaba acostumbrado a la comodidad de una familia que si bien no era acaudalada me había dado todo lo necesario incluyendo principios, una buena educación y una carrera profesional. Sí, soy contador titulado con postgrados y diplomados y eso no ha sido suficiente para lograr una vida digna enfrentando el mundo real.
    Durante tres años he deambulado a lo largo y ancho del país a la caza desesperada de un buen empleo digno de mis conocimientos y capacidades, he conocido el territorio desde las zonas más beneficiadas hasta las más marginadas y sólo he logrado perder la confianza en el sistema, el sacrificio de mis padres no dio el fruto esperado y me he visto en la necesidad de recurrir a todo; antes de ella probé incluso acceder a cualquier empleo digno aunque no fuere ni lo que merecía ni requería pero sí lo que creía posible obtener y aunque no presente mis títulos para obtener un puesto de asistente general padecía incluso de saber de más, probé incluso con lo que no era digno.
    Entonces, sólo entonces, después de agotar todas las posibilidades lícitas, decidí comenzar una nueva carrera con Rosario. Después de ella supe de lo que era capaz… de todo. Mandé hacer mis tarjetas de presentación, un impecable blanco con una manchita roja como gota de sangre salpicada de no sé quien, con ese brillo y viscosidad vivaz, una pleca negra y un seudónimo convincente, al centro mi función, mi cargo: Eliminador de Problemas. Obviamente, mi presentación incluye una breve lista de mis trabajos previos, mis clientes finales que refieren la limpieza de mis procedimientos y la eficacia terminal de mi desempeño sin mencionar jamás el nombre de quien en su afán de un mundo ideal me pide quite de su camino algún problemilla que deambula por ahí. Rosario fue justamente el inicio; un ave maría diez padres nuestros, trabajo constante y en aumento, la práctica más lucrativa en el mundo de vivos es quitarlos de esta interminable lista.

Escribe un comentario