Nueva Poesía Colombiana: Albeiro Montoya Guiral



En el marco de la muestra de Nueva Poesía Colombiana, preparado por Federico Díaz-Granados, presentamos los poemas de Albeiro Montoya Guiral (Santa Rosa de Cabal, 1986). Sus poemas aparecen en la muestra de poesía colombo-peruana En tierras del cóndor (2014), y otros textos suyos en revistas electrónicas de Chile y Argentina. Albeiro Montoya es Licenciado en Español y Literatura por la Universidad Tecnológica de Pereira y Magíster en Escrituras Creativas de la Universidad Nacional de Colombia.

 

 

 

 

 

 

 

 

El nombre del fuego

 

La vida es amarga, en consecuencia, besa.

Quémate si el fuego en que amamos es el último.

No temas a mis manos que aprietan tus senos

como si fueran dos azucenas vencidas por la noche,

así como yo no temo a tu delicada forma de abarcar mi cuerpo

de hombre o de sueño o de árbol ─qué sé yo─,

aprendí a olvidar de qué extraña sustancia amanezco

construido cada día.

Amar es lo único que nos queda por hacer.

Vivir en esta instancia de la muerte

es ínfimo comparado al amor.

Desnudarnos fue un acto apenas cotidiano

como soñar con rosas o bailar antes del sueño.

Desnuda sé amarte como si estuvieras hecha

de azucena estremecida

o de lluvia amaestrada para caer en la melancolía.

Sabe amar mi cuerpo desnudo de hombre o de sueño o de árbol.

No prestes atención a las dos palabras estremecedoras de mis ojos.

El nombre del fuego no se pronuncia:

se besa.

 

 

 

 

 

El verano

 

La tierra es un perro amarillo

que duerme a la sombra de un naranjo.

Las mujeres le llevan agua robada

en la noche de un secreto yacimiento,

pero él, indiferente, duerme el sueño del sopor.

 

Un pájaro de luto vuela en círculo

mientras lo espera ver morir.

 

Si yo no fuera niño

saldría de esta humedad donde me enterraron

para espantarle las moscas,

para espantarle la muerte al verano.

 

 

 

 

 

 

Última calle

 

                                A Carlos Héctor Trejos Reyes

 

 

Todas las noches vendrá a ladrarte una lejanía

y vas a soñar que te disparan con piedad.

Todas las mañanas despertarás

empuñando una paloma muerta.

De tus ojos saldrá

un agua de rosas antiguas

pero no podrás morir jamás.

La muerte te va a dejar esperando,

vestido y engalanado

a la altura de la mejor celebración.

 

Quienquiera que seas:

sin remedio tendrás que vivir.

A solas irás por la única calle que le queda a tu ciudad.

La imposibilidad del retorno y de la despedida

como aceite goteando de tus dedos.

Se te hizo muy tarde para morir.

Se te ha hecho tarde.

 

 

 

 

 

Piromanía

 

Quiero jugar el fuego

incendiarme en tus ojos

donde todo existe

porque nada existe fuera de la noche

 

Quiero jugar el fuego

esta sospecha de que no existo

y apenas soy un traficante de silencios

un vendedor ambulante de la memoria

 

Quiero jugar el fuego

incendiarme en tu boca

donde se accidentó el deseo

por pasar en rojo las palabras prohibidas

 

Quiero jugar el fuego

Besarte

robar las llamas

y ganar la muerte

 

 

 

 

 

Acta de defunción

 

Hago constar que ha muerto en mí

aquel que se pintó en la cara una nariz de poeta

para hacer reír al mundo.

Se entregan, para cumplir su última voluntad,

el ritmo de una canción,

el bullicio desenfrenado de un amor,

la camisa de rayas infinitas de su padre,

las manos musicales de la mujer

que lo puso en la tierra

como quien arrojara una flor en una tumba,

la foto de un perro amarillo

(de fondo unos muchachos sonrientes

antes de que se los tragara la montaña),

el sombrero de un hombre que murió

a la primera luz de un día aletargado toda una vida,

y el discurso ignorado de las horas untadas de vacío.

 

 

 

 

 

 

Datos vitales

Albeiro Montoya Guiral nació en Santa Rosa de Cabal, Colombia, en 1986. Licenciado en Español y Literatura por la Universidad Tecnológica de Pereira. Actualmente es profesor universitario, y Magíster en Escrituras Creativas de la Universidad Nacional de Colombia en la profundización de Poesía, con el poemario inédito Aladas sombrillas de los muertos. En 2011 realizó la investigación sobre los poetas Carlos Héctor Trejos Reyes y Orlando Sierra Hernández, titulada «Poesía de la muerte y muerte de la poesía» para el Portal Literario del Eje Cafetero. Sus poemas aparecen en la muestra de poesía colombo-peruana En tierras del cóndor (2014), y otros textos suyos en revistas electrónicas de Chile y Argentina. (Dirige el portal literariedad.co, y la sección Poesía Americana Contemporánea de la plataforma cultural española La Torre de Montaigne).