Un poema de Luis Cardoza y Aragón



Presentamos un poema del ensayista, narrador y poeta guatemalteco Luis Cardoza y Aragón (1904-1992) en el aniversario de su nacimiento.Cardoza y Aragón radicó en Estados Unidos y posteriormente en Francia donde se relacionó con los surrealistas. Se estableció en México primero en 1944 y, después de una estadía en Guatemala, se estableció de forma permanente en México en 1954, por razones políticas.

 

 

 

 

 

 

A UN PERRO QUE AÚLLA

 

Muy lírica y antigua

brillaba hoy la estrella de la tarde,

con su suave veneno

y la nobleza evocadora

de sus misericordias y agonías.

 

Estaba triste yo, como el hombre primero

que vio morir el sol.

Como el hombre primero que lo vio renacer,

igual a la ola única y sin término del mar.

Y desleíame como una nube,

lívido gozo cruel donde el fervor

ceba su roja, amarga levadura,

con condición de brisa destinada a los árboles.

 

De pronto, me llamó a la vida

el aullido de un perro.

Elemental, sin saberse quejar,

de pedernales

y desobedecidos mandatos de silencio,

era como un ángel disfrazado

tocando las trompetas del Juicio Final.

 

¡Cómo nos duele el cielo,

su frenesí terrestre entre las tristes

fauces sin labios de la triste muerte!

Oh noche, madre de los sueños,

¿de qué me valen tus fantasmas?

 

Ni el oro fiel de las fieles estrellas,

ni los pechos de la lenta Esperanza,

pues habré de morir como he vivido,

con furia y abandono.

Izar todas las velas,

destrozar el compás y los ilusos mapas.

¡Seguir el fresco capricho del agua!

No hay rumbo para nadie. Y todo es vanidad

sin límites y absoluta demencia

en los graves remeros impasibles.

 

Ya sólo el yerto sueño,

cierto como el eterno

lucero del crepúsculo.

 

El yerto sueño bello contra el muro,

para hacerle ceder y abrir antes de tiempo

Las Áureas Puertas Definitivas.

 

De Venus y tumba, 1940