Poesía lituana: Donaldas Kajokas



En el marco del dossier de poesía de Lituania preparado y traducido por Dovile Kuzminskaite y María Sebastia Sáez, presentamos una muestra del poeta Donaldas Kajokas nació en Prienai, en 1953. En 1955 sus padres se mudaron a Kaunas, donde  cursó sus estudios de Secundaria. Continuó sus estudios desde 1971-1975 en la Escuela de Educación Física de Lituania. En 1975-1976 trabajó como entrenador de gimnasia, luego un breve periodo trabajó en una asociación de turistas e hizo de celador de ambulancia. Desde 1977-1980 trabajó en el Museo de Literatura y desde 1981-1989 en un laboratorio de química. Desde 1989 hasta 2012 trabajó en el periódico cultural lituano Nemunas. Ahora es escritor profesional. Durante más de treinta años de trabajo creativo ha publicado nueve poemarios, dos novelas y cuatro libros de ensayos. Le han sido otorgados numerosos premios por su obra. Donaldas Kajokas forma parte del canon de la literatura lituana contemporánea: su obra se analiza en las universidades y colegios, sobre su prosa y poemas se han escrito numerosos artículos académicos. Participó en festivales de poesía en Polonia, Ucrania, Irlanda, Inglaterra, Alemania, Suiza, Hungría, Georgia, Luxemburgo, EEUU, sus poemas fueron traducidos a aproximadamente 20 idiomas. Él mismo tradujo poesía, prosa y textos filosóficos, algunos de estos se publicaron en libros. También fue editor de más de veinte libros de otros autores lituanos.

 

 

 

el sábado, Alisa

 

los copos de nieve matutinos, del tamaño

de la palma de la mano, maldito sábado de marzo

 

y yo

saltando hacia ti, Dios,

atontado

conejo con la tripa merdosa,

reconciliemos digo

 

 

 

estudio: viento

 

a qué huele este viento al viento

huele este viento

 

 

 

Sobre el mar y la perla

 

sobre el mar escribo solo porque

en el está tu perla

 

sobre la perla escribo solo porque

esta está en tu mar

 

aunque la diferencia entre los dos

es minúscula solo que

 

nunca escribiría sobre el mar

si en este no estuviese tu perla

 

nunca escribiría sobre la perla

si esta no estuviese en tu mar

 

aunque de verdad quizá esta

no esté allí

 

-como si no lo supiera yo, como si

no lo supiera … -no te amargues

 

yo

no lo sé

 

 

 

sobre la soledad

 

la soledad es bella

hasta que se hace

un tanto

más profunda

que el huequecillo cálido

en la almohada

 

 

 

un folleto turístico

 

sí, aquí está Lituania,

aquí no hay nada, solo las nubes

 

amargados seres de gris azulado con miradas pesadas

criaturas de  no se sabe quién

 

entrenados a deambular dando un rodeo, cambiar

su apariencia, agruparse en pandillas

 

o en manadas, procrastinar sin parar

y llover y tronar y relampaguear

 

pero en general son pacíficos

 

sin estos, dicen, de verdad

aquí no hay nada bueno raras veces

 

unos arcoíris dobles