title

CÍRCULO DE POESÍA

 

Poesía catalana: Joan Margarit

20 Mar 2014
Joan Margarit

Presentamos una serie de textos del poeta catalán Joan Margarit (1939).  Él mismo al castellano sus poemas y toda su obra se encuentra publicada en VISOR LIBROS. Ha merecido premios como el Premio Nacional de Poesía en el 2009 y el premio Poetas del Mundo Latino Víctor Sandoval. La selección corre a cargo de J. M. Rodríguez.

 

 

 

 

 

PRIMER AMOR

 

En la Girona trista dels set anys,

on els aparadors de la postguerra

tenien un color gris de penúria,

la ganiveteria era un esclat

de llum en els petits miralls d’acer.

Amb el front descansant damunt del vidre,

mirava una navalla llarga i fina,

bella com una estàtua de marbre.

Com que els de casa no volien armes,

vaig comprar-la en secret i, en caminar,

la sentia, pesant, dins la butxaca.

A vegades l’obria a poc a poc,

i sorgia la fulla, recta i prima,

amb la conventual fredor de l’arma.

Presència callada del perill:

vaig amagar-la, els trenta primers anys,

rere llibres de versos i, després,

dins un calaix, entre les teves calces

i entre les teves mitges.

Ara, a prop de complir els cinquanta-quatre,

torno a mirar-la, oberta al meu palmell,

tan perillosa com a la infantesa.

Sensual, freda. Més a prop del coll.

 

 

 

 

 

 

PRIMER AMOR

 

Triste Girona de mis siete años:

en la posguerra los escaparates

tenían un color gris de penuria.

Y, sin embargo, en la cuchillería,

en cada hoja de acero destellaba la luz

como si se tratase de pequeños espejos.

Descansando la frente en el cristal,

miraba una navaja larga y fina,

bella como una estatua de mármol.

Puesto que en casa no querían armas,

fui a comprarla en secreto y, al andar,

la sentía, pesada, en mi bolsillo.

Cuando, a veces, la abría, muy despacio,

surgía, recta y afilada, la hoja

con esa conventual frialdad del arma.

Silenciosa presencia del peligro:

la oculté, los primeros treinta años,

tras los libros de versos y, después,

en un cajón, metida entre tus bragas

y entre tus medias.

Hoy, cerca ya de los cincuenta y cuatro,

vuelvo a mirarla, abierta en la palma de mi mano,

igual de peligrosa que en la infancia.

Fría, sensual. Más cerca de mi cuello.

 

 

 

 

 

 

HAVENT SOPAT

 

Sento trucar a la porta i vaig a obrir,

però no hi ha ningú.

Penso en els que m’estimo i no vindran.

No tanco i mantinc la benvinguda.

Amb la mà al marc, espero.

La vida va afermant-se en el dolor

com les cases damunt dels fonaments.

I sé per qui demoro deixant el feix de llum

hospitalari en el carrer desert.

 

 

 

 

 

 

DESPUÉS DE CENAR

 

Han llamado a la puerta y voy a abrir,

pero no hay nadie.

Pienso en los que amo y no vendrán.

No cierro y mantengo la bienvenida.

Espero con la mano en el marco.

La vida se ha afianzado en el dolor

como las casas sobre los cimientos.

Sé por quién me demoro dejando el haz de luz

hospitalario en la desierta calle.

 

 

 

 

 

 

CASA DE MISERICÒRDIA

 

El pare afusellat.

O, com el jutge diu, executat.

La mare, la misèria i la fam,

la instància que algú li escriu a màquina:

Saludo al Vencedor, Segundo Año Triunfal,

Solicito a Vuecencia deixar els fills

dins de la Casa de Misericòrdia.

 

El fred del seu demà és en una instància.

Els orfenats i hospicis eren durs,

però més dura era la intempèrie.

La vertadera caritat fa por.

És com la poesia: un bon poema,

per bell que sigui, ha de ser cruel.

No hi ha res més. La poesia és ara

l’última casa de misericòrdia.

 

 

 

 

 

 

CASA DE MISERICORDIA

 

El padre fusilado.

O, como dice el juez, ejecutado.

La madre, ahora, la miseria, el hambre,

la instancia que le escribe alguien a máquina:

Saludo al Vencedor, Segundo Año Triunfal,

Solicito a Vuecencia poder dejar mis hijos

en esta Casa de Misericòrdia.

 

El frío del mañana está en la instancia.

Hospicios y orfanatos fueron duros,

pero más dura era la intemperie.

La verdadera caridad da miedo.

Como la poesía: un buen poema,

por más bello que sea, será cruel.

No hay nada más. La poesía es hoy

la última casa de misericordia.

 

 

 

 

 

 

 

ELS MORTS

 

Els tres cops dels palmells damunt del mur:

Un, dos, tres: pica paret.

Ens llancem endavant mentre ressonen

i ens aturem mirant l’esquena de la Mort,

que es gira molt de pressa per sorprendre

els qui es mouen encara amb l’embranzida

i els fa fora per sempre d’aquest joc.

 

Un, dos, tres: pica paret.

Se’n va la llum. Com un punt d’or, l’espelma

fa tremolar les ombres de la cambra.

Per què fa tant de fred a la postguerra?

La Mort es tomba i veu com la meva germana,

amb febre, es mou i plora sota el gel.

 

Un, dos, tres: pica paret.

El passat era el rostre del meu pare:

presons i cicatrius, desercions.

Com el terroritzaven aquests cops

dels palmells contra el mur.

No pot acabar un gest d’impaciència.

La ira i la por el van delatar a la Mort.

 

Un, dos, tres: pica paret.

No ens apartàvem mai del seu costat.

I ara jugo amb la meva filla morta.

Per què no vaig endevinar els seus ulls?

Però el futur, astut, sempre fa trampa.

No vaig sentir els tres cops: em va somriure

i vora meu hi havia ja el seu buit.

I el joc havia de continuar.

 

Un, dos, tres: pica paret.

Ja no m’importa si la Mort em veu:

em giro per somriure als qui em segueixen.

Ara que he arribat a prop del mur,

no sé res del que hi pugui haver al darrere.

Només sé que me’n vaig amb els meus morts.

 

 

 

 

 

 

LOS MUERTOS (*)

 

Tres golpes, tres palmadas contra el muro:

Uno, dos tres: al escondite inglés.

Resuenan y avanzamos, y quedamos inmóviles

mirando hacia la espalda de la Muerte,

que, rápida, se vuelve para así sorprender

a los que aún arrastra el propio impulso

y los echa del juego para siempre.

 

Uno, dos, tres: al escondite inglés.

Se va la luz. Igual que un punto de oro,

la vela hace temblar las sombras de la estancia.

¿Por qué hace tanto frío en la posguerra?

Y la Muerte se vuelve y ve a mi hermana

que se agita, febril, y llora bajo el hielo.

 

Uno, dos, tres: al escondite inglés.

El pasado era el rostro de mi padre:

prisiones, cicatrices, deserciones.

Qué terror le causaban las palmadas

contra el muro: no pudo terminar

un gesto de impaciencia.

La ira, el miedo

lo delataron a la Muerte.

 

Uno, dos, tres: al escondite inglés.

Nunca nos apartamos de su lado.

Y ahora juego con mi hija muerta.

¿Por qué no pude adivinar sus ojos?

Pero el futuro, astuto, hace trampas.

No escuché los tres golpes: me sonrió

y junto a mí ya estaba su vacío.

Pero el juego debía continuar.

 

Uno, dos, tres: al escondite inglés.

Ya no me importa si me ve la Muerte:

sonriente miro hacia los que me siguen.

Ahora, tan cercano ya del muro,

ignoro lo que pueda haber detrás.

Sólo sé que me marcho con mis muertos.


 

(*)Los muertos

Este poema se estructura alrededor de un juego infantil que, por lo que he podido comprobar, debe de ser casi universal. Un niño o una niña se coloca de cara a una pared y los demás a cierta distancia, mirando hacia la pared en cuestión. El que paga golpea tres veces con las palmas de sus manos la pared al tiempo que dice: uno, dos tres: al escondite inglés. Esta frase varía según los lugares. En catalán suele ser un dos tres: pica paret. Otras variantes en castellano son: uno, dos tres: chocolate inglés o: uno, dos, tres, pajarito inglés. Mientras se dan estos golpes, cada niño o niña avanza hacia el que golpea la pared que, al acabar, se vuelve rápidamente. Si ve a alguno de los que han avanzado aún en movimiento, este queda fuera del juego, que continua hasta que alguno de los que avanzan toca la espalda de quien golpea la pared.

 

 

 

 

 

HORARIS NOCTURNS

 

Estic dormint amb tu i sento passar els trens.

Em travessen el front els llums de les finestres

estripant el vellut blau fosc d’aquesta nit.

L’estona de silenci em deixa un llum vermell,

la nota a un pentagrama de cables i de vies

obscures i lluents. Estic dormint amb tu

i els sento com s’allunyen amb el soroll més trist.

Potser m’he equivocat no pujant en un d’ells.

Potser l’últim encert és -abraçat a tu-

deixar que els trens se’n vagin en la nit.

 

 

 

 

 

 

HORARIOS NOCTURNOS

 

Acostado contigo, oigo pasar los trenes,

y sus ventanas cruzan encendidas mi frente

rasgando el terciopelo de esta noche.

La pausa de silencio me deja una luz roja,

la nota en el pentágrama de cables y de vías

oscuras y brillantes. Acostado contigo,

oigo cómo se alejan con el ruido más triste.

Quizá me he equivocado no subiendo a uno de ellos.

Quizá el último acierto sea -abrazado a ti-

dejar pasar los trenes en la noche.

 

 

 

 

 

 

GENT A LA PLATJA

 

La dona aparca el cotxe a un carrer vora la sorra.

Baixa i, a poc a poc, treu i desplega

la cadira de rodes. Després, agafa el noi,

l’asseu i li col·loca bé les cames.

S’aparta uns quants cabells que li van a la cara,

i, sentint com li oneja la faldilla,

va empenyent la cadira cap al mar.

Entra a la platja pels taulons de fusta,

però els taulons s’aturen a uns quants metres de l’aigua.

A prop, el socorrista mira el mar.

La dona aixeca el noi: l’agafa

per sota els braços i, d’esquena a l’aigua,

camina arrossegant-lo mentre els peus

van deixant dos solcs tristos en la sorra.

L’ha dut fins a on arriben les onades,

l’ha deixat a la sorra i torna enrere

a buscar el para-sol i la cadira.

 

Els últims metres. Sempre falten

els maleïts, terribles últims metres.

Són aquests els que et trencaran el cor.

No hi ha amor en la sorra. Ni en el sol.

Ni en els taulons de fusta, ni en els ulls

del socorrista, ni en el mar. L’amor

són aquests últims metres. La seva soledat.

 

 

 

 

 

 

GENTE EN LA PLAYA

 

La mujer ha aparcado en una calle

junto a la arena.

Baja del coche y, sin prisa,

saca y despliega la silla de ruedas.

Después, coge al muchacho,

lo sienta y le coloca bien las piernas.

Se aparta unos cabellos de la cara

y, mientras siente como ondea su falda,

va empujando la silla de ruedas hacia el mar.

Entra en la playa por el pasadizo

de tablas de madera que, de pronto,

a unos metros del agua, se detiene.

Muy cerca, el socorrista mira al mar.

La mujer alza al chico:

lo coge por debajo de los brazos

y, de espaldas al agua, va arrastrándolo

mientras los pies inertes del muchacho

dejan dos surcos tristes en la arena.

Lo ha llevado muy cerca de las olas

y lo deja en la arena para volver atrás

a recoger el parasol y la silla de ruedas.

 

Estos últimos metros. Siempre faltan

los malditos, terribles metros últimos.

Estos te romperán el corazón.

No hay amor en la arena. Ni en el sol.

Ni tampoco en las tablas, ni en los ojos

del socorrista, ni en el mar.

Estos últimos metros

son el amor. Su soledad.

 

 

 

 

 

Datos vitales

Joan Margarit, poeta catalán, nace en 1938, en plena guerra civil española, en Sanaüja, un pequeño pueblo de la Cataluña profunda. La pérdida de la guerra por parte de la República significó 40 años de franquismo y represión de la lengua catalana. Aún hoy, en España, a pesar de haberle sido concedidos reconocimientos como el Premio Nacional de Poesía en el 2009, hay premios como el Cervantes al cual, por escribir en catalán no podrá tener nunca acceso, siendo como es un poeta más notable que muchos de los premiados. Todo lo contrario del pueblo mexicano que, en noviembre de 2013, lo ha distinguido, junto con José Emilio Pacheco, con el premio Poetas del Mundo Latino Víctor Sandoval.

Joan Margarit traduce él mismo al castellano sus poemas y toda su obra se encuentra publicada en VISOR LIBROS, la editorial de Madrid, en ediciones bilingües. Es arquitecto, catedrático jubilado de Cálculo de estructuras de la Escuela de Arquitectura de Barcelona, donde ha intervenido en el proyecto y construcción de edificios emblemáticos como el Estadio Olímpico de los JJOO de 1992 o en el cálculo y construcción del Templo de la Sagrada Familia.

 

 

 

 

Share Button

Escribe un comentario