CARGANDO...

Type to search

62 voces de la poesía argentina actual: Dardo Festino

Iberoamérica Fojas de poesia Poesía Panhispánica Portada

62 voces de la poesía argentina actual: Dardo Festino

Círculo de poesía April 1, 2018
Share

En el marco del dossierModelo para armar: 62 voces de la poesía argentina actualcon selección e introducción de Marisa Martínez Pérsico, presentamos al poeta Dardo Festino. Nació en Vicuña Mackenna, Córdoba. Actualmente reside en Mar del Plata. Fue Presidente de La Fundación de Poetas René Villar, Sede Central Mar del Plata (2006-2007). Ha publicado el poemario  Raíz de agua, Ed. Lágrimas de Circe, 2017.

 

 

 

 

 

 

Puerto Cardiel

 

El sol tiembla las aguas del alba
Camino descalzo entre los pecios de la arena
es demasiado temprano incluso para creer en algo
Las olas acercan la molienda de la noche reciente
todo en la playa es romo
Incansable
asmático
El océano tritura el mundo donde se apoyan los ojos
Alzo un trozo de madera que llega a mis manos
lo sopeso
miro los alrededores
no se ven hombres
no se ven árboles

Me pregunto
qué habrá pensado Cristo cuando tocó el madero
tan lejos y tan temprano
¿Habrá visto todos los naufragios?

 

 

 

 

En tanto

 

El habla de tus manos
se poya en un idioma secreto
En este diálogo de temperaturas
las palabras toman profundidad
cortan la piel del agua
Mientras andamos hacia el río
se llenan de tréboles los ojos
y la tarde nos habla de lo que no envejece

 

 

 

Somos en el aire

 

Tu voz
flecha de animales suaves
Un vértigo de fuego lento
hacia el templo de la respiración

Hay formas de arder en línea recta

 

 

 

Memorial

 

Hoy vine al Paraná
a retomar la sonrisa y tus ojos

Después de tantos años
vengo a entregarte esta flor de azúcar
a decirte los soles perdidos
El tiempo y los Pamperos
nos dejaron sin aliento
ni triciclos para visitarnos

¿Cuándo desmontamos
la infinita máquina de barro
con la que fabricábamos
silencio de vasijas en la siesta?

Me alcanzan los azahares
de aquel naranjo nocturno
los paraísos de nuestro patio
cuando jugábamos al fuego apagado
para no atraer a los dragones

Recuerdo todo esto
y se rompe mi cabeza
en una estela de peces
Ahora que el río es más grande
sigo pensando
que no hay nada mejor
que las manos pequeñas
para levantar flores del agua

 

 

 

 

Lo sabe el tiempo

Me inclino en el aire de la mañana
clavo los dedos en la helada para llegar a la grama

Disperso granos frescos en silencio

Hay un diálogo preciso con la tierra
que es anterior a mí

Print Friendly, PDF & Email
Tags:

You Might also Like

Leave a Comment